El incendio del Reichstag

El incendio del Reichstag fue un incendio ocurrido el 27 de febrero de 1933, en el que el edificio del Reichstag alemán en Berlín ardió en gran parte. El comunista holandés Marinus van der Lubbe fue detenido, procesado y ejecutado como autor del incendio, pero aún se debate entre los historiadores si realmente lo provocó y, en caso afirmativo, si actuó solo o contó con ayuda.

El motivo

El 30 de enero de 1933, Adolf Hitler llegó al poder en Alemania. Su NSDAP era un feroz opositor al comunismo, y los partidos comunistas siempre habían reaccionado con fuerza. En el Reichstag y en los periódicos la batalla se libró con palabras, y en las calles regularmente también con los puños. Marinus van der Lubbe era un comunista apasionado que creía en la utopía comunista.

En 1932 incluso quiso visitar la Unión Soviética, pero fue detenido en la frontera y enviado de vuelta a Holanda. Allí fue hospitalizado debido a la mala salud de sus ojos cuando Adolf Hitler llegó al poder.

Decidió viajar a Alemania, probablemente para animar a los comunistas de ese país y tal vez para incitar un levantamiento o una revolución. Es probable que decidiera actuar él mismo cuando se dio cuenta del estado de ánimo apático-enfadado de los comunistas.

El fuego

En la noche del lunes 27 de febrero de 1933, los guardias observaron varios pequeños incendios en el edificio del Reichstag. Se informó a los bomberos. A las nueve y cuarto encontraron a Van der Lubbe sin su ropa exterior en la gran sala de conferencias, que ya estaba en llamas.

Por lo tanto, la conclusión de que se trataba de un incendio provocado era evidente, ya que el autor fue capturado con las manos en la masa. Hitler, que en ese momento estaba celebrando una cena íntima con Goebbels y su esposa, fue llamado y salió a toda prisa hacia el Reichstag. Göring ya estaba allí con los bomberos y gritó que aquello era el comienzo de una revolución comunista.

Las detenciones y el juicio

Pronto surgió la pregunta de si Van der Lubbe había iniciado el fuego por sí mismo. Al fin y al cabo, era un edificio muy grande, y sin suficiente combustible es muy difícil que un edificio se incendie, y mucho menos que se queme. Por lo tanto, las especulaciones eran abundantes. Los nazis declararon que Van der Lubbe había sido efectivamente ayudado por comunistas.

Además de Van der Lubbe, fueron detenidos otros cuatro sospechosos principales: el comunista alemán Ernst Torgler y los comunistas búlgaros Georgi Dimitrov, Blagoi Popov y Wassil Tanev. Además de estas detenciones, las autoridades y las SA procedieron a detener, intimidar y golpear en masa y al azar a comunistas y otros opositores a los nazis.

Goebbels explotó el incendio como una maniobra de propaganda, mientras que Göring dirigía las detenciones. El juicio se utilizó para acabar de una vez por todas con los partidarios del comunismo. Los escaños del Reichstag de los comunistas fueron declarados perdidos y su partido fue prohibido.

Las pruebas finales fueron un fiasco. Göring estaba presente a menudo, pero sólo hacía el ridículo con su comportamiento gritón. Tras perder una guerra de palabras con el búlgaro Dimitrov, se mantuvo al margen, probablemente para evitar una mayor pérdida de prestigio.

Marinus van der Lubbe se comportaba de forma apática, lo que dio lugar a afirmaciones de que era retrasado. Lo más probable es que Van der Lubbe supiera que tendría que morir de todos modos, que se sintiera decepcionado por las consecuencias de su acto y que, además, pudiera haber sido maltratado o drogado.

Los búlgaros se defendieron ferozmente. Finalmente, el tribunal tuvo que absolver a todos, excepto a Van der Lubbe. Esto fue un revés para los nazis y una oportunidad para “limpiar” el sistema judicial. Van der Lubbe fue finalmente decapitado en Leipzig el 10 de enero de 1934.

Hipótesis

Hay varias teorías sobre el incendio del Reichstag, que se centran en las siguientes cuestiones:

  • ¿Provocó el fuego el propio Van der Lubbe?
  • Si no, ¿quién lo hizo?
  • Si es así, ¿le ayudaron y quién lo hizo?

La primera teoría es la de los nazis. Según ellos, Van der Lubbe había iniciado el fuego él mismo, pero sus socios comunistas le habían proporcionado materiales como productos químicos.

Quizá algunos de los incendios fueron provocados por ellos. Se decía que los comunistas pretendían que el incendio fuera un acto, que sería el inicio de un levantamiento comunista. Van der Lubbe, según muchos no dotados de un gran intelecto o incluso retrasados, era un peón en su partida de ajedrez.

La segunda teoría es la de los comunistas, que también se sostiene en muchos países occidentales. Esta teoría se basa en el testimonio bajo juramento del general Franz Halder en los Juicios de Núremberg en 1946, según el cual Göring había hecho la siguiente declaración en la fiesta de cumpleaños de Hitler en 1942: “El único que sabe realmente lo que pasó en el Reichstag soy yo, porque lo incendié”, tras lo cual había golpeado fuertemente su mano sobre la mesa.

Según esta teoría, los nazis buscaban una excusa para consolidar su posición de poder, inicialmente bastante inestable, y zanjar el asunto con la izquierda de una vez por todas. El incendio fue un plan de Goebbels que debía llevar a cabo Göring. Un grupo de nazis provocaría el incendio y culparía a los comunistas.

La noche anterior al incendio, Van der Lubbe fue visto diciendo que iba a incendiar el Reichstag. Los nazis lo encajaron en su plan, se hicieron pasar por comunistas y lo animaron, y se dice que ya han colocado productos químicos en el Reichstag.

Esa noche, siete guardias de asalto entraron en el edificio a través de un pasillo subterráneo con Van der Lubbe, encendieron los productos químicos y se produjo el incendio. Supuestamente, Van der Lubbe fue dejado atrás para que pudiera ser “atrapado con las manos en la masa”.

Esta declaración fue negada por Göring durante los juicios. Por cierto, Bruno Loerzer ya había declarado en una conversación con Albrecht Freiherr von Freyberg-Eisenberg-Allmendingen el 28 de febrero de 1933: “No entiendo las tonterías que la gente está difundiendo sobre el incendio del Reichstag. He recibido la orden de mi amigo Göring de incendiar el Reichstag con un grupo de hombres de las SA”).

La tercera teoría es que Van der Lubbe lo hizo todo él mismo. Sus pocos familiares y amigos lo afirmaron, al igual que el autor Martin Schouten, biógrafo de Van der Lubbe, uno de los pocos en Holanda que investigó el caso.

Se dice que Van der Lubbe, conmocionado por la toma del poder, viajó a Berlín, donde encontró a los comunistas esperando con miedo. Allí habría decidido pasar a la acción. El edificio habría ardido fácilmente porque había mucho material seco e inflamable. Además, cuando la cúpula de cristal estalló debido al calor, el fuego pudo aspirar más oxígeno y el edificio ardió en gran parte.

Consecuencias

Antes del incendio, el régimen de Hitler aún no era muy eficaz. Hitler todavía tenía que tolerar una gran oposición comunista-socialista y la mayoría de los ministros de su gabinete no eran nazis. Muchas resoluciones y leyes introducidas por su gobierno fueron rechazadas por el parlamento y este primer periodo se caracterizó por una gran desconfianza hacia los nazis.

Por tanto, el régimen nazi se centró en consolidar su poder tras las elecciones que iban a tener lugar en marzo de 1933 y esperaba un incidente que le proporcionara una excusa para enfrentarse a sus oponentes antes de las elecciones y reforzar la posición de Hitler.

Tras el incendio, el edificio del Reichstag fue restaurado y se volvieron a celebrar reuniones. Sin embargo, Hitler promulgó una legislación de emergencia en respuesta al incendio que le otorgaba amplios poderes “para restablecer el orden”. La Reichstagsbrandverordnung y la Ermächtigungsgesetz redujeron drásticamente los poderes del Reichstag. Este fue el primer paso hacia la dictadura personal.

Los amplios poderes de Hitler le permitieron culpar a los comunistas del incendio y hacer encarcelar o intimidar de otro modo a las principales figuras. Como resultado, el KPD ya no pudo llevar a cabo una campaña eficaz. Además, muchos alemanes se tragaron la teoría de que el incendio era una acción comunista y votaron a los nazis.

En marzo de 1933, el KPD perdió el 4,2% de los votos y el SPD el 2,1%. En contra de lo que se esperaba, el NSDAP no obtuvo la mayoría absoluta, pero con el 44% de los votos se convirtió en el partido más grande. Junto con un socio de coalición, el Partido Nacional Popular Alemán, que había perdido el 8% de los votos, los nazis pudieron reunir suficientes escaños para reformar el Estado según sus deseos y dejar de lado el Parlamento.

Tras el incendio y las elecciones, sólo el ejército, las SA y el antiguo presidente Von Hindenburg eran factores de poder con los que Hitler tenía que lidiar. Este fue el primer paso hacia una dictadura absoluta, que finalmente se hizo realidad con la muerte del presidente Paul von Hindenburg y la Noche de los Cuchillos Largos.

Según algunos, sin el incendio la dictadura nazi nunca habría podido establecer su poder en Alemania con tanta eficacia y en tan poco tiempo, lo que hace que el incendio sea un factor importante en el período previo a la Segunda Guerra Mundial.

En noviembre de 1933 se celebraron nuevas elecciones en las que se presentó a los votantes una lista unificada. A partir de 1934, el papel político del Reichstag se acabó. A partir de 1942, ya no se mantuvieron las apariencias y las reuniones cesaron.