La Dolchstoßlegende: la leyenda de la puñalada por la espalda

La Dolchstoßlegende (también Dolchstoßlüge o leyenda de la puñalada por la espalda) fue una teoría conspirativa creada por el Mando Supremo del Ejército alemán (OHL) para trasladar la culpa de la derrota militar del Reich alemán en la Primera Guerra Mundial, de la que era responsable, principalmente a los socialdemócratas, a otros políticos democráticos y a la “judería bolchevique”.

Decía que el ejército alemán había permanecido “invicto en el campo” en la guerra mundial y que sólo había recibido una “puñalada por la espalda” por parte de los civiles opositores “sin padre” de la patria. Los antisemitas vincularon además a los “enemigos internos” y “externos del Reich” con el espejismo de la “judería internacional”.

En la historia contemporánea, la mentira de la “puñalada por la espalda” se considera una falsificación deliberada de la historia y una ideología de justificación por parte de las élites militares y nacional-conservadoras del Imperio.

Con el aumento de la distancia temporal de la guerra, se convirtió en una herramienta central de propaganda de los grupos y partidos monárquicos, nacionalistas alemanes, völkisch y otros de extrema derecha que agitaban contra los resultados de la Revolución de Noviembre, contra la democracia y la República. En particular, el objetivo era desacreditar la constitución y los gobiernos de la República de Weimar, los partidos de izquierda y los judíos, y deslegitimar el Tratado de Versalles, que fue calificado de “dictado vergonzoso”. Los nacionalsocialistas, por ejemplo, siempre hablaban de los políticos democráticos como “criminales de noviembre”.

Término

“Puñalada por la espalda”

Según el historiador británico Richard J. Evans, la metáfora de la “puñalada por la espalda” fue utilizada por primera vez el 2 de noviembre de 1918 por el político bávaro Ernst Müller-Meiningen (Freisinnige Volkspartei), que advirtió en una asamblea popular: “Tendríamos que avergonzarnos ante nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos si apuñalamos al frente por la espalda”.

Kurt Eisner, posterior primer ministro bávaro, se expresó en el mismo tenor en el mismo acto. Ambos se refirieron a las acusaciones de los políticos y militares nacionalistas de que los partidos democráticos estaban “apuñalando al ejército combatiente por la espalda” con sus esfuerzos por lograr una paz amistosa, como se demostró, por ejemplo, en su resolución de paz del 19 de julio de 1917. Este pensamiento fue expresado por primera vez por el coronel general Hans von Seeckt poco después de la publicación de la resolución.

Según el político Richard Witting, la leyenda de Dolchstoß ya estaba extendida entre la población alemana a finales del año 1918/1919. Bajo el seudónimo de Georg Metzler, escribió en la revista Die Weltbühne el 9 de enero de 1919:

 “Para todo buen alemán medio es un hecho incontrovertible que un destino tremendamente pesado e inmerecido ha golpeado a nuestro pueblo amante de la paz, laborioso e inocente. Ninguna revelación, ninguna prueba documental, por muy convincente que sea, ninguna de las innumerables declaraciones, ninguna afirmación de todo el mundo puede hacer vacilar a este mismo pueblo en su convicción de que ha luchado a través de una santa guerra defensiva contra un mundo de enemigos de manera recta, piadosa y fuerte y, gracias a una brillante dirección militar, la ha llevado a un final “invicto”. Ningún hecho incontestable e indiscutible puede hacer tambalear su convicción de que sólo una complicación de circunstancias calamitosas: la debilidad temporal y la sobreexcitación nerviosa de un comandante por lo demás inconquistable, la agitación y la conspiración traicionera de canallas antipatrióticos en casa, el incumplimiento del juramento por parte de tropas indignas, seducidas y sin fe, le arrebataron sacrílegamente en el último momento la victoria, por lo demás inquebrantable. Sólo las perversas intrigas en casa, según creen estas personas, clavaron el puñal en la espalda del valiente e invicto ejército de primera línea; sólo un cuarto, medio año más para resistir, y todos los enemigos de Brandeburgo, Prusia y Alemania yacerían en el polvo para siempre. Tal era la opinión media alemana”.

A pesar de todos los desmentidos, el término acuñado estaba ya en el mundo y fue retomado por los extremistas de derecha alemanes y los enemigos de la República. Uno de los primeros en lanzarlo al debate político fue Albrecht von Graefe, antisemita declarado y miembro de los nacionalistas alemanes en la Asamblea Nacional de Weimar, a finales de octubre de 1919.

Sin embargo, la metáfora de la “puñalada por la espalda” sólo se hizo generalmente conocida y popular en los círculos de extrema derecha cuando Paul von Hindenburg la hizo suya. Ante la “Comisión de Investigación de Cuestiones de Culpabilidad” creada por la Asamblea Nacional, dijo el 19 de noviembre de 1919

 “Un general inglés dijo con razón: El ejército alemán ha sido apuñalado por la espalda”. – Paul von Hindenburg

Erich Ludendorff, adjunto de Hindenburg, también afirmó ante la comisión que un general británico había hablado primero de una puñalada por la espalda. En sus memorias, relata una supuesta conversación durante la cena con el general Neill Malcolm en julio de 1919 en la que le explicó las razones de la derrota alemana, a lo que Malcolm le respondió: “¿Me está diciendo, general, que le han apuñalado por la espalda?” – Al igual que Maurice antes que él, Malcolm negó enérgicamente haber utilizado la expresión.

La figura retórica se refería al asesinato de Sigfrido en el Nibelungo. Hindenburg confirmó esta asociación en sus memorias en 1920:

“Como Sigfrido bajo el engañoso lanzamiento de la lanza del feroz Hagen, así cayó nuestro cansado frente; en vano había intentado beber nueva vida de la menguante fuente de la fuerza nativa”.

Al hacerlo, había declarado en otra parte del libro

“La guerra y los nervios habían creado una vez la maravillosa fuerza de las tropas. Pero cuando se pasaba constantemente “por encima de la fuerza”, la fuerza nerviosa de las tropas se rompió finalmente. Esto debe afirmarse con independencia de toda influencia política”.

“La leyenda del la puñalada por la espalda”

Los que se oponían al mito de la conspiración hablaron de la “leyenda de la puñalada por la espalda” inmediatamente después de que surgiera a principios de los años 20. Como uno de los pocos conservadores alemanes, el historiador militar Hans Delbrück contrarrestó los retratos de Hindenburg y Ludendorff. En su texto Ludendorffs Selbstporträt (Autorretrato de Ludendorff), publicado en 1922, citó una declaración del oficial Erhard Deutelmoser en el Berliner Tageblatt del 3 de octubre de 1921:

 “No sólo los defensores de la revolución, sino también dos antiguos oficiales, el teniente coronel Deutelmoser, primer jefe de la oficina de prensa de guerra en Berlín, y el coronel Schwertfeger han rechazado enérgicamente la acusación contra la patria. La “leyenda de la puñalada por la espalda” es el “punto de vista fundamental de Deutelmoser, un sinsentido evidente” – Berliner Tageblatt, 3 de octubre de 1921

En la afirmación de Ludendorff de que los soldados alemanes se habían dejado engañar para rendirse por los agitadores socialistas, Delbrück vio un insulto a las tropas.

Erich Kuttner, del periódico del partido SPD Vorwärts, escribió en 1924: “Nada es más característico de la leyenda de Dolchstoß que el hecho de que incluso su versión externa se basa en una falsificación. De hecho, la palabra del General Maurice fue inventada de la A a la Z”.

Expresiones

Se pueden distinguir tres versiones de la leyenda de la puñalada por la espalda, algunas de las cuales se contradicen entre sí:

 Una versión amplia explica la derrota por el colapso del frente interno, es decir, por la dislocación económica y social en el Reich alemán, que habría obstaculizado la producción de armas, minado la moral general y debilitado así a las tropas combatientes.

La versión más estrecha de la leyenda de la puñalada por la espalda fue defendida por los militaristas y nacionalistas durante la República de Weimar: Acusaron a la izquierda de socavar deliberadamente el esfuerzo bélico mediante huelgas, disturbios y, finalmente, la Revolución de Noviembre, con el fin de derrocar el régimen imperial y establecer un estado socialista.

Por último, la versión antisemita consideraba que los judíos actuaban así no por una conspiración, sino por su constitución genética, que no les dejaba otra opción, es decir, enfurecerse y agitar contra la “raza aria”.

En sentido estricto, sólo la segunda versión es una teoría de la conspiración, ya que sólo ella explica la derrota alemana en la guerra con una conspiración, es decir, con acuerdos secretos de un pequeño grupo de actores. Otra diferencia es la visión contrafactual de las perspectivas de victoria de Alemania o al menos de una paz de compromiso. Estos no parecen existir en la primera versión, mientras que las otras dos versiones suponen que el ejército y el pueblo podrían haber seguido luchando en defensa de la patria con alguna perspectiva de éxito.

Surgimiento durante la Primera Guerra Mundial

El patrón básico de la leyenda era trasladar la derrota en la guerra de la esfera militar a la civil. Los creadores no culparon a los objetivos de la guerra, a los errores de la dirección de la guerra y del ejército, al agotamiento de los soldados o a la superioridad económica y militar de los estados contrarios, sino a ciertos grupos de civiles alemanes.

La imagen de un ataque “furtivo” a la “espalda” del ejército seguía la lógica de la primera guerra total histórica, en cuyo transcurso se movilizaron todos los potenciales económicos para la guerra. Expresaba una perspectiva militarista: La “patria”, el interior, debía apoyar de todo corazón al “frente” que se enfrentaba al enemigo; sólo con esta cohesión se podría conseguir la victoria; ésta dependía únicamente de la voluntad de una nación de ganar; sólo la perseverancia en el sentido de la lealtad al Nibelungo le haría honor, todo lo demás sería derrotismo y sabotaje.

El desarrollo histórico real fue al revés: sólo la continuación de la guerra y el mantenimiento de los objetivos de anexión a pesar de las cada vez mayores bajas de guerra y la cada vez más evidente falta de posibilidades de victoria generaron gradualmente una amplia oposición interna a la guerra.

La supresión de la participación democrática, la escasez de alimentos, el hambre, el comercio en el mercado negro, los beneficios de la guerra, la intensificación de los antagonismos sociales y la falta de perspectivas de reforma política le permitieron crecer.

El derrocamiento del zar en la Rusia de la potencia entrante por la Revolución de Febrero de 1917 y el posterior agravamiento de la situación interna rusa por la Revolución de Octubre de 1917 le dieron un impulso considerable. Las huelgas de abril de 1917 y la huelga de enero de 1918 en las fábricas de armamento de Berlín respondieron con reivindicaciones políticas de gran alcance para la democracia.

Los poderes dictatoriales del Tercer OHL desde julio de 1917 y su adhesión al objetivo de una paz victoriosa tras la fallida ofensiva occidental de abril de 1918 provocaron una amplia pérdida de autoridad entre la población y entre los soldados alemanes. La mayoría de los alemanes ya no creían que la guerra se librara en defensa de los intereses alemanes y que su continuación tuviera sentido; cada vez exigían más a gritos la “paz a cualquier precio”.

Por otra parte, los periódicos del ejército y los periódicos autorizados del Reich presentaron las huelgas de abril de 1917 y la huelga de enero de 1918 como “traiciones” de los trabajadores: Habían “apuñalado por la espalda” a los soldados combatientes y querían “asesinarlos” por la espalda.

Esta propaganda dirigida se hacía pasar por las propias opiniones de los soldados para contrastar sus intereses con los del “frente interno”. Los trabajadores en huelga fueron llamados “fratricidas”. Al mismo tiempo, se les acusó inicialmente de debilitar los suministros y la moral de los combatientes, pero no de frustrar la victoria que aún se creía posible.

El 27 de septiembre de 1918, las tropas aliadas rompieron la posición Sigfrido, la fortificación alemana más fuerte del Frente Occidental. La situación militar se volvió así desesperada.

El 29 de septiembre de 1918, la OHL pidió en última instancia al gobierno del Reich que realizara el cambio constitucional que hasta entonces había descartado estrictamente: había que formar un nuevo gobierno dependiente de la mayoría del Reichstag y negociar entonces un armisticio.

La facción más fuerte del Reichstag, el Partido Socialdemócrata Mayoritario de Alemania (MSPD), debía participar en el gobierno y, por tanto, ser responsable de las duras condiciones de paz que se esperaban. Erich Ludendorff lo explicó a sus oficiales de Estado Mayor el 1 de octubre de 1918: “Sin embargo, he pedido a Su Majestad que ahora también incorpore al gobierno a los círculos a los que debemos en gran medida el haber llegado tan lejos.

Que hagan ahora la paz que debe hacerse ahora. Que coman ahora la sopa que nos han traído”. Esta declaración se considera el nacimiento de la leyenda de la puñalada por la espalda. La intención de los generales de la OHL era trasladar la derrota de la guerra a las partes que habían exigido una paz negociada.

Las reformas de octubre pretendían evitar una derrota total y una revolución social en la línea de la Revolución de Octubre y preservar la posición de poder de los militares en una monarquía parlamentaria.

Hindenburg confirmó esta intención en sus memorias en 1920: “¡Estábamos en el final!  Nuestra tarea ahora era salvar la existencia de las fuerzas restantes de nuestro ejército para la posterior reconstrucción de la patria. El regalo se perdió. Así que sólo quedó la esperanza del futuro”.

Los grupos y partidos llamados “anexionistas”, que desde el principio de la guerra habían exigido la conquista y la hegemonía alemana en Europa como únicos objetivos de guerra aceptables, buscaban ahora también “culpables” de la situación que ellos mismos habían contribuido a provocar.

Así, el 3 de octubre de 1918, el presidente de la Asociación de Todos los Alemanes, Heinrich Claß, exigió la fundación de un “gran, valiente y gallardo partido nacional y la más despiadada lucha contra la judería, a la que debe desviarse toda la sólo demasiado justificada mala voluntad de nuestro buen y equivocado pueblo”.

Este empeño ya se había iniciado desde octubre de 1914 con las campañas antisemitas contra la supuesta evasión de los judíos alemanes del servicio en el frente, y además, a partir de 1916, contra los representantes judíos de las compañías de guerra creadas para el abastecimiento. Esto también preparó la forma específicamente antisemita de la leyenda de Dolchstoß. El “censo judío” iniciado por el Ministerio de Guerra en octubre de 1916 lo favoreció.

También en Austria, los altos mandos militares representaban patrones de pensamiento correspondientes. Así, el coronel general Arthur Arz von Straußenburg comentó en su diario de guerra el armisticio de Compiègne del 11 de noviembre, la retirada ordenada de las tropas del frente y la disolución formal de la alianza bélica germano-austriaca a finales de noviembre de 1918:

“De repente, como si le hubiera caído un rayo, el viejo y glorioso ejército de Austria-Hungría se derrumbó tras cuatro años de admirable lucha con un mundo de enemigos, cuando el imperio se hizo añicos y se rompieron todos los lazos. Gracias a la valentía y el coraje de las tropas, había conseguido hacer retroceder al enemigo por todas partes más allá de las fronteras del imperio y, situándose en lo más profundo del territorio enemigo, había construido un sólido dique contra el que las olas de los ataques del enemigo debían romperse una y otra vez. Si esta presa finalmente se rompió por el paso del tiempo y las influencias corrosivas del interior, no fue culpa del ejército. Este último cumplió con su deber. Honra su memoria”.

Propagación después de la fundación de la República de Weimar

El curso de la Revolución de Noviembre estuvo determinado esencialmente por la decisión de Friedrich Ebert y de la dirección del SPD de impedir el control y la subordinación del Reichswehr al Consejo de Diputados del Pueblo, como se exigió en el Consejo de Consejeros de Berlín el 16 de diciembre de 1918, ya que había llegado a un acuerdo secreto con el sucesor de Ludendorff en la OHL, Wilhelm Groener, en este sentido en la noche del 9 de noviembre de 1918. Por ello, el 6 y el 24 de diciembre de 1918, Ebert intentó destituir o neutralizar a la División de la Marina Popular, considerada poco fiable, con la ayuda de las tropas imperiales.

En consecuencia, los miembros del USPD abandonaron el gobierno provisional el 28 de diciembre de 1918 y se unieron al llamado Levantamiento de Espartaco a partir del 5 de enero de 1919, en un intento de persuadir a Ebert para que cediera o lo derrocara. El 6 de enero, Ebert había ordenado a Gustav Noske que utilizara el ejército contra los insurgentes.

Después de que, a finales de mayo de 1919, el Reichswehr y los Freikorps hubiesen sofocado la sublevación y las repúblicas soviéticas se hubiesen establecido en algunas de las principales ciudades alemanas y las potencias vencedoras hubiesen anunciado las condiciones del Tratado de Versalles en junio de 1919, se intensificó el debate público sobre la cuestión de la culpabilidad de la guerra. Una campaña de los partidos de derecha y de los medios de comunicación cercanos a ellos denunció ahora también a los propios representantes de la coalición gubernamental de Weimar -SPD, Partido de Centro, DDP- como “criminales de noviembre”.

En particular, el firmante del armisticio con los aliados, el diputado del Centro Matthias Erzberger, se vio expuesto a una campaña de desprestigio, especialmente por parte de Karl Helfferich, un destacado político del DNVP, a raíz de la reforma de Erzberger.

Sorprendentemente, Erzberger encontró el apoyo del antiguo general Berthold Deimling, que se había convertido al pacifismo. Deimling culpó a la OHL de la derrota de Alemania, diciendo que la OHL había dejado fracasar todas las posibilidades de una paz amistosa con unos objetivos de guerra y una conducción de la guerra equivocados, provocando así la “paz dictatorial” de Versalles.

En la siguiente correspondencia con Erich Ludendorff, que había emigrado a Suecia, éste declaró “que una paz de entendimiento no era posible ante la voluntad de destrucción de los enemigos”, salvo en condiciones similares a las de Versalles. Había creído en la victoria y había intentado hasta el final hacer todo lo posible para que fuera posible. No era la superioridad del enemigo lo que había forzado la derrota, sino:

 “Fuimos derrotados en territorio enemigo gracias a las condiciones en casa”.

Por tanto, la idea básica de la leyenda de la puñalada por la espalda ya estaba pronunciada antes de que surgiera esta metáfora.

El testimonio de Hindenburg el 18 de noviembre de 1919 ante la “Comisión de Investigación de Cuestiones de Culpabilidad”, creada por la Asamblea Nacional de Weimar y reunida en público, hizo pública la leyenda de la puñalada por la espalda. Afirmó con referencia al año 1918:

“Durante este período, comenzó una desintegración planificada de la flota y el ejército como continuación de fenómenos similares en la paz. Las buenas tropas, que se mantuvieron libres del desgaste revolucionario, sufrieron duramente el comportamiento de sus camaradas revolucionarios, que era contrario a su deber; tuvieron que soportar todo el peso de la lucha. Las intenciones de los dirigentes ya no podían llevarse a cabo. Así, nuestras operaciones tenían que fracasar, tenía que haber un colapso; la revolución era sólo la piedra angular. Un general inglés dijo con razón: “El ejército alemán ha sido apuñalado por la espalda”. El buen núcleo del ejército no tiene la culpa. Se ha demostrado claramente dónde está la culpa”.

Como prueba de ello, Hindenburg también se refirió a su antiguo intendente general Erich Ludendorff. Al hacerlo, ocultó:

  • que los generales de OHL habían gobernado con poderes casi dictatoriales desde 1916.
  • que habían engañado deliberadamente al Reichstag y a los miembros del gabinete civil sobre la verdadera situación con informes embellecidos hasta finales de septiembre de 1918.
  • que habían aceptado una oferta de negociación del canciller del Reich, Theobald von Bethmann Hollweg, en 1916, y que el 29 de septiembre de 1918 habían pedido en última instancia al gobierno del Reich que abriera negociaciones de armisticio con el presidente estadounidense Wilson, tras el fracaso de la ofensiva de verano de 1918 y la petición de armisticio por parte de Austria-Hungría.
  •  que la tregua concluida con los partidos del Reichstag en 1914 había permitido al gobierno cuatro años de censura de prensa sin obstáculos y de supresión de cualquier esfuerzo de oposición, de modo que no podían ejercer casi ninguna influencia política en la conducción de la guerra.
  • que su propia guerra había aumentado enormemente la resistencia pasiva y activa, así como las deserciones en el ejército alemán, de modo que no era la resistencia de la “patria”, sino en el propio ejército, lo que había limitado aún más su capacidad de lucha.

Tras la aparición de Hindenburg, los medios de comunicación y los partidos de la burguesía conservadora hicieron suya la metáfora y la difundieron. El teólogo berlinés Ernst Troeltsch resumió la función de este punto de vista en diciembre de 1919, en vista de las luchas de tipo guerra civil del año pasado, de la siguiente manera:

“La gran leyenda histórica en la que se basa toda la reacción, que un ejército victorioso fue apuñalado hacia atrás y masacrado por los compañeros sin padre de la patria, se ha convertido así en el dogma y la bandera de los descontentos”.

Causas del éxito de la propaganda

El hecho de que Hindenburg, que como comandante victorioso de la batalla de Tannenberg aún gozaba de gran estima entre los militares y la burguesía, adoptara públicamente el modelo explicativo de un ejército invicto al que sólo los revolucionarios impidieron la victoria, dio a la leyenda de la puñalada por la espalda un gran impulso en los medios de comunicación. La supuesta cita de un general británico le dio más credibilidad. En 1920, siguieron los folletos de propaganda en los que los antiguos estados mayores trataban de fundamentar su opinión con relatos de sus experiencias.

La leyenda de la desintegración interna se vio alimentada por el hecho de que la petición de armisticio se hizo en un momento en que el ejército alemán estaba todavía en los estados ocupados y ningún soldado de la Entente había pisado suelo alemán. La retirada de las tropas alemanas se produjo de forma independiente y ordenada, lo que dio la impresión de que el ejército no volvía a casa por pura necesidad, sino por decisión política.

Por lo tanto, el hecho de que esta decisión se hubiera tomado en una situación de emergencia completamente desesperada desde el punto de vista militar y con el fin de evitar una ocupación de Alemania, el colapso total del frente y un retroceso desordenado de los soldados alemanes, no fue inmediatamente evidente.

Además, la propaganda del gobierno imperial había pintado la inminente victoria con colores brillantes durante más de cuatro años. La victoria sobre Rusia en el tratado de paz de Brest-Litovsk del 3 de marzo de 1918 pareció confirmar esta propaganda.

En las negociaciones del armisticio de Compiègne, el gobierno también prefirió presentar la petición de fin de los combates como una decisión política, ya que criticar a los generales y admitir la derrota militar habría debilitado aún más su posición negociadora. No insistió en que los generales firmaran los acuerdos de alto el fuego y posteriormente los de paz, para luego poder distanciarse de ellos sin tener que rendir cuentas de sus propios fracasos.

La burguesía conservadora-nacionalista alemana hizo suya la metáfora con facilidad, ya que proporcionaba una explicación bienvenida a lo que se percibía como una sorprendente derrota en el otoño de 1918.

En lugar de la inferioridad estructural militar y económica de las Potencias Centrales frente a la Entente, que se había reforzado decisivamente con la entrada de EEUU en la guerra, y el fracaso de su propia dirección político-militar, el resultado de la guerra se explicaba ahora por las supuestas maquinaciones desintegradoras de la izquierda política.

Además, los políticos en puestos de responsabilidad se expresaron de forma similar: el presidente del Consejo de Representantes del Pueblo, el presidente del SPD Friedrich Ebert, saludó a los soldados alemanes que regresaban con la exclamación de que habían permanecido “invictos en el campo de batalla”, y el alcalde de Colonia, Konrad Adenauer, del Partido del Centro, certificó que el Reichswehr volvía a casa “no derrotado y no vencido”.

Por su parte, la ideología oficial de la nueva Rusia soviética confirmó este punto de vista transfigurando la Revolución de Noviembre en un desempoderamiento intencionado de los militares alemanes. El ministro de Asuntos Exteriores soviético Chicherin, por ejemplo, afirmó:

“El militarismo prusiano fue aplastado no por las armas y los tanques del imperialismo aliado, sino por el levantamiento de los trabajadores y soldados alemanes”.

Proceso de la leyenda del apuñalamiento por la españda

El DNVP, la Völkische Bewegung y los nacionalsocialistas retomaron la leyenda de la puñalada por la espalda, la vincularon a la afirmación de una mentira de los Aliados sobre la culpa de la guerra y la explotaron propagandísticamente para sus propios fines.

Porque si el supuestamente invicto ejército alemán se vio privado de la victoria por una “puñalada por la espalda” de los judíos y los comunistas, entonces los revolucionarios de noviembre de 1918 y los políticos democráticos fueron los culpables de la derrota y del posterior Tratado de Versalles. Por ello, se les llamó “criminales de noviembre” que habían causado la derrota de Alemania con su “traición”.

Esta propaganda era una pesada carga para la joven democracia de Weimar. Contribuyó significativamente a la deslegitimación pública de los partidos de la coalición de Weimar que apoyaban al Estado y al fracaso de la república. En este contexto, los radicales de derecha también cometieron varios asesinatos políticos a principios de los años 20, por ejemplo de Matthias Erzberger y Walther Rathenau.

Friedrich Ebert recibió presiones legales y mediáticas para justificar su conducta en el último año de la guerra en el “Dolchstoßprozess”. Un informe de los Archivos del Reich de Potsdam puso de manifiesto los procesos de toma de decisiones de la OHL; Wilhelm Groener reveló su acuerdo secreto con Ebert del 9 de noviembre de 1918. Esto exoneró a Ebert de las acusaciones, quien, sin embargo, humillado por las injustificadas acusaciones y con una salud precaria, murió poco después de una apendicitis arrastrada.

Papel en el nacionalsocialismo

El volumen 14 de la serie Der Weltkrieg 1914-1918, publicado por el Reichsarchiv en 1942/43, concluye con las palabras:

“Y, sin embargo, no fue la disminución de las fuerzas de combate del frente, sino la revolución interna, la “puñalada por la espalda” del ejército combatiente, lo que le obligó a aceptar el dictado del armisticio del enemigo el 11 de noviembre de 1918, sin haber agotado los últimos medios de resistencia.”

La leyenda de Dolchstoß también formaba parte de la ideología de los principales nacionalsocialistas. Adolf Hitler escribió en el Völkischer Beobachter en 1923:

 “Debemos recordar siempre que cada nueva lucha hacia el exterior, con los criminales de noviembre a nuestras espaldas, volvería a clavar inmediatamente la lanza en la espalda del Sigfrido alemán”.

En su programa de 1925, Mein Kampf, Hitler acusó a la leyenda de Dolchstoß de antisemita: A raíz de sus reflexiones sobre la Revolución de Noviembre, que vivió herido en un hospital militar, sostuvo que los “dirigentes del marxismo”, a los que el káiser Guillermo II ya había tendido la mano de la reconciliación, ya habían “buscado el puñal” con la otra. De ello concluyó: “No hay pacto con el judío, sino sólo el duro o…”. Pero decidí convertirme en político.

La derrota militar no reconocida hizo que los nacionalsocialistas y la cúpula militar no se dieran cuenta del papel que el poder económico y militar de EEUU había desempeñado en esta derrota. Esto fomentó la gran subestimación de las posibilidades estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial.

La leyenda de Dolchstoß también desempeñó un papel fatídico a partir de 1942: muchos oficiales de la Wehrmacht se negaron a participar en un golpe de estado o en un intento de asesinato contra Hitler, incluso cuando ya no había ninguna posibilidad de victoria militar. Temían ser considerados traidores y crear una nueva leyenda de puñalada por la espalda. Esto contribuyó al fracaso del intento de asesinato del 20 de julio de 1944.

De las 35.000 sentencias dictadas por la justicia militar nazi por deserción, incluidas al menos 22.750 condenas a muerte y 15.000 ejecuciones, las dictadas en la fase final de la guerra se justificaron con especial frecuencia con el argumento de que había que evitar a toda costa una nueva “puñalada por la espalda” de los “evasores del servicio militar”.

Sin embargo, en general, como resume el historiador británico Richard J. Evans, la leyenda de Dolchstoß sólo desempeñó un papel subordinado en la propaganda nazi. En Mein Kampf sólo aparece una vez, en las diversas ediciones de las fuentes de los discursos y escritos de Hitler en menos del dos por ciento de las páginas. La derrota en la guerra se achacó más bien al gobierno imperial y a su supuesta debilidad de voluntad, de la que los nacionalsocialistas no querían exonerarlo señalando una conspiración o un fracaso del frente interno.

En este contexto, los motivos electorales también habrían desempeñado un papel en la fase ascendente del nacionalsocialismo, ya que las mujeres y los ancianos que se habían quedado en casa durante la guerra mundial formaban parte del grupo objetivo de sus campañas electorales.

La propaganda se dirigió con más fuerza contra los llamados criminales de noviembre, es decir, los que habían firmado el armisticio y el Tratado de Versalles y, por tanto, habían perdido la paz por traición, que contra los conspiradores de Dolchstoß.

Hacia una explicación realista

Según el historiador alemán Gerd Krumeich, el radicalismo despiadado con el que los nacionalsocialistas afinaron la tesis de la puñalada por la espalda hizo que se descartara en el discurso histórico como ilegítima desde el principio.

Sin embargo, en realidad hay una explicación realista de los acontecimientos de 1918/19 detrás del topos: si el ejército no se hubiera visto impedido por la Revolución de Noviembre de continuar la lucha después de que se conocieran las rígidas disposiciones del Tratado de Versalles el 7 de mayo de 1919, que se exigieron en última instancia a la delegación alemana sin firmar las negociaciones, se podría haber llegado a un acuerdo de paz más favorable.

El historiador británico Richard J. Evans lo contradice: de hecho, la moral de las tropas ya había empezado a desmoronarse en la primavera y el verano de 1918, por razones militares, no políticas internas.

Desde principios de octubre, cuando aún no había señales de una revolución, el Frente Occidental se había desintegrado de hecho. Si los soldados cansados de la guerra hubieran seguido luchando, habrían sido fácilmente aplastados por las superiores unidades aliadas, que fueron reforzadas por unidades americanas frescas.