Los bonos Mefo

Los bonos Mefo (Mefo-Wechsel en alemán) fueron un instrumento de financiación del Estado nazi introducido por el presidente del Reichsbank, Hjalmar Schacht, en 1933, en forma de crédito en bonos de la Mallurgische Forschungsgesellschaft m. b. H. (de ahí el nombre “Mefo”).

Las letras de cambio crearon prácticamente una moneda paralela al Reichsmark, ya que el Reich garantizaba su reembolso al cabo de cinco años como máximo.

Así, las empresas de armamento que se pagaban con ellas podían a su vez utilizarlas como medio de pago, por ejemplo, para los proveedores.

Los bonos Mefo permitían entonces financiar los gastos del gobierno sin tener que recurrir a los préstamos bancarios y, al mismo tiempo, servían para crear empleo público.

La Metallurgische Forschungsgesellschaft m. b. H. (Mefo) se fundó en julio de 1933. Sirvió únicamente para ocultar el endeudamiento del Reich alemán y proporcionar fondos para el rearme de la Wehrmacht con el fin de prepararla para la Segunda Guerra Mundial.

La cantidad total de bonos emitidos alcanzó un máximo en 1938, con 12.000 millones de Reichsmarks. Debido a su limitado vencimiento, habrían tenido que ser reembolsados por el Reich a partir de 1938 como máximo.

Sin embargo, el ministro de Economía Walther Funk declaró que el Reich no lo haría, sino que emitiría Reichsschuldverschreibungen al Reichsbank.

El Reichsbank advirtió contra esta reprogramación de la deuda, que consideraba un peligro para la estabilidad de la moneda. Schacht fue entonces destituido como presidente del Reichsbank y Funk fue nombrado su sucesor.

Cuando Hitler puso el Reichsbank bajo su control directo en 1939, le obligó a conceder préstamos al Reich por el importe que quisiera. Esto hizo innecesaria la financiación mediante los bonos Mefo.

El ministro de Finanzas del Reich, el conde Schwerin von Krosigk, comentó el abandono de los bonos Mefo en una carta a Adolf Hitler fechada el 1 de septiembre de 1938:

“Desde la asunción del poder, se ha seguido deliberadamente el camino de financiar los grandes gastos puntuales de la primera creación de empleo y el rearme mediante la contratación de préstamos. En la medida en que esto no podía hacerse mediante el recurso normal a los mercados de dinero y de capitales, es decir, el aumento anual del ahorro en Alemania, la financiación se efectuó mediante letras de cambio (bonos Mefo) descontadas en el Reichsbank, es decir, mediante la creación de dinero.”

El Reich financió de esta manera el gasto gubernamental en rearme no pagando en bonos, sino aceptando letras de cambio emitidas por la industria armamentística. Sin embargo, no fue el propio Reich el que aceptó las letras de cambio, sino una empresa ficticia llamada Metallurgische Forschungsgesellschaft m. b. H., fundada específicamente para este fin en mayo de 1933.

Al mismo tiempo, los bonos Mefo sirvieron para financiar las medidas de rearme sin recurrir al mercado internacional de capitales. Se consideraban efectos comerciales y no tenían que figurar en el presupuesto del Reich ni en el registro de la deuda del Reich.

Dado que los accionistas de Metallurgische Forschungsgesellschaft mbH eran respetados representantes de la industria alemana, el Reichsbank pudo descontar las letras de cambio de la industria armamentística con el fin de refinanciar Metallurgische Forschungsgesellschaft mbH de acuerdo con la Ley del Reichsbank.

La limitación de la deuda pública prevista en la Ley del Reichsbank fue eludida por los bonos Mefo. Un plan económico ingenioso para tratar de financiarse en un escenario adverso.