Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Sebastián Romero Radigales

Sebastián Romero Radigales (nacido el 20 de enero de 1884 en Graus, provincia de Huesca; fallecido el 31 de julio de 1970 en Madrid) fue un diplomático español que fue honrado póstumamente como Justo entre las Naciones.

Biografía

Sebastián Romero Radigales nació en Graus en 1884, tercer hijo de Ellena Radigales y del senador Evaristo de Romero. Tras su formación escolar, estudió derecho y luego hizo carrera en el servicio diplomático.

Durante el mandato de Miguel Primo de Rivera, fue cónsul de España en Bulgaria en 1925. En 1927 fue nombrado cónsul en Rumanía. En 1928 se casó con Elena Cutavá Anino, de padres griegos y nacida en Rumanía. Como el matrimonio no tuvo hijos, adoptaron a una niña de la familia de su esposa.

En octubre de 1934, Sebastián Romero Radigales fue enviado a Chicago por el presidente español Niceto Alcalá Zamora y el 7 de diciembre recibió las credenciales del presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt.

Durante la Guerra Civil española, entre 1937 y 1939, sirvió como representante del gobierno nacional español bajo Francisco Franco en Grecia. En abril de 1943, durante la ocupación alemana, fue nombrado Cónsul General de Atenas y Salónica, en sustitución del diplomático Eduardo Gasset.

A finales de enero de 1943, España recibió un ultimátum de Alemania para repatriar a los judíos de nacionalidad española de Grecia o aceptar su inclusión en las “medidas generales para los judíos”.

Como único estado neutral, España se negó inicialmente a aceptarlos. Sólo el 15 de marzo de 1943 el gobierno revisó esta decisión. Sin embargo, la nacionalidad debía ser estrictamente comprobada y los repatriados debían ser llevados a un tercer país tras unos días de estancia con la ayuda de operaciones de ayuda judía.

Más de 500 judíos españoles que vivían en Salónica estaban en peligro inmediato de ser deportados a Auschwitz.

En 1943, Radigales demostró ser el diplomático español que más hizo por ayudar a los judíos. Bajo su propia responsabilidad, contradijo el mensaje de que el gobierno español no tenía ningún interés en el destino de los judíos de Salónica y los salvó de la deportación inmediata.

Después de que se le comunicara la posición española revisada, Radigales intentó eludir los estrictos criterios de reconocimiento de la ciudadanía española. Sin respaldo, planeaba ser deportado en barcos suecos.

Cuando se produjeron las detenciones, transmitió los datos del tren de deportación a la embajada española en Berlín para que siguieran sacando a sus protegidos.

Sus actividades fueron reprendidas el 1 de julio de 1943 por el ministro de Asuntos Exteriores español, que dijo a su embajador en Berlín que frenara el “excesivo celo” de Radigales.

Debido a que España retrasó las medidas de repatriación, 367 “judíos de intercambio” fueron deportados desde Salónica al campo de Bergen-Belsen el 2 de agosto. Estos judíos no llegaron a España hasta febrero de 1944.

A principios de 1944, estos acontecimientos se repitieron en Atenas, que ahora también estaba bajo la ocupación alemana. Allí vivían 200 judíos de origen español, de los cuales 155 fueron detenidos en marzo de 1944.

Una vez más, Radigales presionó para que se le reconociera generosamente la ciudadanía y -en vano- para que se le repatriara rápidamente. Los judíos detenidos fueron finalmente rescatados a través de Bergen-Belsen y Suiza.

En 1954, a la edad de 70 años, se retiró del servicio diplomático y pasó su tiempo en la casa familiar de “Villa Elena” en Graus (Huesca). Murió en Madrid en 1970 tras una corta enfermedad.

Reconocimientos

  • El 21 de mayo de 1951, Sebastián Romero Radigales fue condecorado por el presidente de la Cruz Roja griega por sus servicios a la nación durante la ocupación alemana.
  • El 18 de julio de 1954 se le concedió la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil en España.
  • Sebastián Romero Radigales fue honrado póstumamente como Justo entre las Naciones en 2014. Es el séptimo español que recibe este premio y un lugar de honor en Yad Vashem como persona no judía.
  • En el cortometraje griego de Edward Serotta Una librería en seis capítulos, se describe su operación de rescate con el ejemplo de una acción en su piso particular.

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍