La República Social Italiana: la vida en la República de Saló

Introducción

La vida de la República Social Italiana (R.S.I.), también conocida como República de Saló, fundada en septiembre de 1943 por Benito Mussolini.

Tras la liberación del cautiverio en Campo Imperatore, en el Gran Sasso, el 23 de septiembre de 1943 Benito Mussolini instituyó oficialmente la República Social Italiana (R.S.I.), también conocida como República de Saló, en honor a la pequeña ciudad del lago de Garda. A partir de ese momento, Italia quedó dividida en dos: al norte, la República de Mussolini y al sur, el reino de Vittorio Emanuele III, que asumió el poder en Brindisi tras el armisticio.

Benito Mussolini ante un joven miliciano fascista
Bundesarchiv, Bild 101I-316-1181-11 / Vack / CC-BY-SA 3.0

La liberación de Mussolini del Gran Sasso

El 12 de septiembre de 1943, por orden directa de Adolf Hitler, una unidad seleccionada del ejército alemán, bajo el mando de Otto Skorzeny, liberó a Benito Mussolini de su cautiverio en Campo Imperatore. El ex dirigente fue llevado en secreto a Múnich, donde permaneció unos días, discutiendo el destino de Italia con Hitler.

Mussolini quería retirarse a la vida privada en Romaña, pero el Führer adoptó una postura diferente y finalmente le obligó a establecer un gobierno fascista y colaboracionista. El 18 de septiembre, semanas después, los italianos volvieron a escuchar la voz del dictador, pronunciando un largo discurso desde Radio Múnich; la voz de Mussolini impresionaba por su tono cansado y resignado:

¡Italianos! Después de un largo silencio, aquí llega de nuevo mi voz y estoy seguro de que la reconocéis; es la voz que os ha convocado en tiempos difíciles y que ha celebrado con vosotros los días triunfales de la patria. He tardado unos días en dirigirme a ti, porque, tras un periodo de aislamiento moral, era necesario que recuperara el contacto con el mundo.

Durante su discurso, Mussolini, que parece haber perdido el sentido de la realidad, libera a las tropas italianas de su juramento de fidelidad al rey y expone los tres puntos principales de su nueva revolución:

  • tomar las armas junto a Alemania, Japón y los demás aliados;
  • la reorganización de las Fuerzas Armadas junto a las formaciones milicianas fascistas;
  • eliminar a los traidores del 25 de julio.

El nacimiento de la República Social Italiana

El 23 de septiembre nace oficialmente la República Social Italiana (R.S.I.), también conocida como República de Saló, un estado títere cuyas fronteras se corresponden con los territorios controlados por las fuerzas alemanas. Desde un punto de vista formal, la opción republicana representa el deseo de Mussolini de redescubrir los orígenes sociales, republicanos y revolucionarios del fascismo; está convencido de que la derrota y la caída del régimen pueden atribuirse exclusivamente a la monarquía y al progresivo abandono, a lo largo de los años, del sansepulcrismo, es decir, de la ideología original del fascismo. Está convencido de que la derrota y la caída del régimen sólo pueden atribuirse a la monarquía y al abandono gradual, a lo largo de los años, del sansepulcrismo, es decir, de la ideología original del fascismo, que puede remontarse al programa de San Sepulcro de la primavera de 1919.

Ya con el anuncio hecho por Radio Munich, el dictador fue explícito al respecto:

El Estado que queremos establecer será nacional y social en el sentido más amplio de la palabra: es decir, será fascista en el sentido de nuestros orígenes.

En realidad, sin embargo, la RSI se mostró desde el principio como un protectorado de Alemania; totalmente subordinada a las directrices de Berlín y carente de cualquier tipo de autonomía, los cerca de 800.000 jóvenes que se alistaron en la República de Saló empezaron a ser empleados por los alemanes para las operaciones de acorralamiento de judíos y de represión de las primeras formas de resistencia armada al nazifascismo.

El 27 de septiembre, Mussolini procedió a constituir el nuevo gobierno de la República de Saló, presidiendo la primera reunión del Consejo de Ministros y declarando:

En la mañana del 25 de julio, Italia, aunque salvajemente golpeada por los bombardeos angloamericanos, era un Estado y su territorio, con la excepción de Sicilia, estaba intacto. Hoy, dos meses después, el enemigo ocupa un tercio del territorio nacional (…) Las consecuencias del armisticio fueron sencillamente catastróficas: entrega de la Marina al enemigo; liquidación humillante, mediante el desarme, de todas las demás fuerzas militares italianas; destrucción profunda del alma nacional; continuación de la guerra en nuestro territorio…

La República de Saló y el Reino del Sur

En el centro del agitado período histórico de la República de Saló está el tema de la traición: por un lado están los alemanes, que consideran a los italianos como verdaderos traidores y por ello actúan con gran desconfianza y ferocidad; por otro lado están los numerosos fascistas que permanecieron fieles a Mussolini, deseosos de lavar la vergüenza del 8 de septiembre y ansiosos de vengarse de los traidores del 25 de julio.

A estos últimos se suman todos aquellos miembros del partido fascista que ocultaron su falsedad bajo una afiliación formal, ocuparon altos cargos durante años y años y en el momento de la prueba, en los días del golpe, se pasaron al enemigo.

La inesperada resurrección de Mussolini creó más dolores de cabeza para las fuerzas aliadas y una enorme confusión entre la población. El nacimiento de la República de Saló, que vino a oponerse al Reino del Sur con capital en Brindisi, planteó también la delicada cuestión de la legitimidad de los dos gobiernos enfrentados en suelo nacional.

La intención del gobierno del monarca de Saboya era aparecer como el único legítimo; por ello, el 24 de septiembre, el rey Víctor Manuel III se dirigió a los italianos desde los micrófonos de Radio Bari. Tras recordar los motivos de su traslado a Apulia, el soberano proclamó:

Mi gobierno, encabezado por el mariscal Badoglio, está a mi lado, nuestras valientes tropas están conmigo, luchando con renovado entusiasmo para expulsar la furia devastadora del enemigo del sagrado suelo de la patria…

El objetivo principal de este mensaje radiofónico es desautorizar públicamente a la República de Saló que acaba de establecerse en el norte y mostrar a los italianos el camino a seguir:

Estoy profundamente amargado por esa ínfima minoría de italianos que intenta crear un gobierno ilegítimo en la sombra en torno a un régimen que forma parte del pasado y que ha sido condenado por la voluntad del pueblo. Cada traidor será castigado, cada cobardía expuesta, cada dificultad superada. Tan pronto como sea posible, el gobierno del mariscal Badoglio ampliará su base para que todos puedan participar en la vida política del país (…) ¡Italianos! ¡Escucha la voz de tu rey! ¡Que nadie permanezca insensible a la llamada de la Patria!

A partir de ese momento, la península se convirtió en el escenario de la sangrienta guerra civil que enfrentó a los partisanos con las fuerzas nazi-fascistas y que duró hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.

El Manifiesto de Verona y la vida de la República Social Italiana

Tras crear el nuevo Partido Fascista Republicano (PFR), Mussolini formó el gobierno, confiando los ministerios a los fascistas que no se habían comprometido con el gobierno de Badoglio. Aunque Roma seguía en territorio nazi-fascista, su proximidad al frente fue fundamental para la decisión de trasladar todos los ministerios al norte: los de Asuntos Exteriores y Cultura Popular tenían su sede en Saló, en el lago de Garda, y Mussolini fijó su residencia en esa zona, precisamente en Gardone. Por ello, la República Social Italiana también es conocida como la República de Saló.

A pesar de los esfuerzos propagandísticos, la opinión pública italiana sigue ajena a la ideología y al programa político de la nueva República y, muy a menudo, la indiferencia se convierte en actos hostiles de sabotaje y resistencia pasiva. Dentro del propio PFR, hay desacuerdos sobre la estructura que debe darse al nuevo Estado.

Las divisiones se hacen evidentes durante la primera asamblea celebrada en Verona los días 15 y 16 de noviembre de 1943, al final de la cual se aprueba el Manifiesto programático conocido como Los 18 puntos de Verona, que prevé, entre otras cosas: una normalización de la vida política con elecciones quinquenales, la identificación de los judíos como enemigos, una legislación social a aplicar en sentido avanzado y la colectivización de las empresas públicas.

Este programa fue papel mojado durante toda la existencia de la República Social Italiana y contó con la fuerte oposición de los industriales, especialmente en lo que respecta a la socialización de las empresas, en la que ni siquiera los trabajadores mostraron mucho interés. Para darse mayor credibilidad y tratar de afirmar su autoridad, la República de Saló llevó a cabo una purga interna; es en este contexto en el que debe verse el Juicio de Verona de enero de 1944 contra los traidores del 25 de julio de 1943, que fueron declarados culpables y condenados a ser fusilados.

Tampoco tuvo éxito el intento fascista de convencer a los prisioneros italianos de los campos alemanes de que se unieran a la nueva realidad política y se incorporaran al ejército comandado por el mariscal Rodolfo Graziani. Hay que añadir que la llamada a las armas en sí misma no dio buenos resultados; varios jóvenes se presentaron en los distritos militares, que son difíciles de cuantificar, pero muchos se escondieron, formando los primeros grupos partisanos en las montañas.

Después de las primeras semanas, Renato Ricci obtuvo el permiso de Mussolini para crear un cuerpo autónomo del ejército, la Guardia Nacional Republicana (GNR), que se unió a lo que quedaba de las unidades de Carabinieri, muchas de las cuales habían sido deportadas a Alemania.

La formación de la Guardia Nacional Republicana contribuyó a aumentar las divisiones entre las fuerzas encargadas de mantener el orden público. La propia GNR se divide en diferentes facciones que acaban dependiendo más de los líderes locales que de las autoridades centrales, actuando muy a menudo con total autonomía.

Este proceso alcanzó su punto álgido con la creación de las Brigadas Negras, creadas el 3 de agosto de 1944, que se convirtieron en el verdadero brazo armado del partido y se hicieron conocidas por su crueldad y salvajismo.

La última publicación del historiador Amedeo Osti Guerrazzi se centra en la guerra contra los civiles, la violencia y la brutalidad de los métodos represivos. Junto a la violencia, la vida de la República Social Italiana se caracterizó sobre todo por la fragmentación ideológica y política que afectó a todo el aparato estatal, económico y administrativo.

Entre las razones que impulsaron a muchos hombres a unirse a la República, más que una convicción ideológica, estaban el sentido del deber y la responsabilidad frente al fascismo y la ilusión de que la guerra aún no estaba perdida y que todo era posible, el miedo al bolchevismo, el odio racial contra los judíos y la aversión al modelo de civilización propuesto por los estadounidenses.

Cuando el odio y el miedo se fundieron en un solo sentimiento, se desataron las más feroces represalias, en una combinación cada vez más estrecha de ataques partisanos y represalias nazi-fascistas y la visión de los rebeldes ahorcados se hizo cada vez más frecuente precisamente porque el ahorcamiento del enemigo se convirtió en el símbolo macabro de la guerra.

La 10.ª Flotilla MAS durante la República Social Italiana

Merece una mención especial la 10.ª Flotilla MAS, un comando especial de asalto naval bajo el mando del príncipe Junio Valerio Borghese, creado en marzo de 1941 con el nombre inspirado en la legión favorita de Cayo Julio César. Tras el armisticio del 8 de septiembre de 1943, Valerio Borghese se negó a rendirse a los aliados y reunió a unos dieciocho mil voluntarios en La Spezia para servir a la República Social Italiana.

La X MAS entró en acción contra las fuerzas aliadas durante el desembarco en Anzio en febrero de 1944 y, al mismo tiempo, se empleó en los distintos frentes de guerra y, en particular, en la guerra de guerrillas antipartisana.

Soldados de la República Social Italiana desplegados durante la Batalla de Anzio
Bundesarchiv, Bild 101I-311-0926-04 / Fraß / CC-BY-SA 3.0

La unidad se mueve de forma autónoma y sin escrúpulos, mostrando una clara apoliticidad y afirmando que quiere luchar por encima de todo para redimir el honor de la Patria. El X MAS pronto se distinguió por su crueldad y falta de clemencia con los que consideraba enemigos de la patria.

Sin embargo, en cuanto al aspecto más estrictamente político, el poder personal ejercido por Borghese es visto con recelo por las autoridades republicanas, hasta el punto de que la unidad entra en conflicto con algunos núcleos fascistas y es acusada por éstos de no ser verdaderamente fiel a la ideología fascista.

La X Flotilla MAS se caracteriza por la exaltación de la muerte, que también es querida por los Arditi; el escudo de la formación es una calavera sonriente con una rosa entre los dientes, mientras que el lema grabado en sus ametralladoras es Pietà l’è morta (La piedad está muerta).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *