Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

La República de Weimar

La República de Weimar (Weimarer Republik) fue el nombre que recibió Alemania en el periodo comprendido entre 1918/1919 y 1933, cuando el país fue por primera vez una democracia de pleno derecho.

Introducción

La República fue la sucesora del Imperio alemán semidemocrático (1871-1918), que dejó de existir cuando el káiser Guillermo II fue depuesto al final de la Primera Guerra Mundial.

El nombre hace referencia a la ciudad de Weimar, donde la República recibió su constitución en 1919. En la República, que todavía se llamaba oficialmente Imperio Alemán, se utilizó inicialmente el nombre de República Alemana.

El término República de Weimar sólo se utilizó a partir de 1929, sobre todo con una resonancia negativa por parte de los opositores a la república (los conservadores, los nazis y los comunistas).

En la historia de Alemania, la República de Weimar está registrada como la primera democracia alemana completa (y la República Federal de Alemania a partir de 1949 como la segunda).

Las reformas de octubre de 1918 (y posteriores), así como la Revolución del 9 de noviembre de 1918, hicieron que la administración fuera republicana (aunque la mayoría de los partidos querían inicialmente continuar con una monarquía plenamente constitucional) y parlamentaria-democrática.

El emperador alemán hereditario (el rey prusiano) ya no estaba a la cabeza del Reich, sino un presidente del Reich elegido directamente por el pueblo: primero el socialdemócrata Friedrich Ebert, después el general conservador Paul von Hindenburg. Partes de la Constitución de Weimar y algunas de las costumbres y símbolos políticos de la época perviven en la República Federal (ver “Antecedentes” más abajo).

La República se vio muy afectada por el Tratado de Versalles, que selló el final de la Primera Guerra Mundial. Alemania tuvo que pagar reparaciones, desarmarse a gran escala y ceder territorio. En parte debido a esto, pasó mucho tiempo antes de que Alemania volviera a desempeñar un papel en la política internacional.

Dentro del propio país, hubo conflictos que parecían guerras civiles. Los extremistas políticos, principalmente los comunistas y los nacionalsocialistas, ganaron mucho apoyo, especialmente desde la Gran Depresión (1929 y años siguientes).

En 1933, el líder de los nacionalsocialistas, Adolf Hitler, tomó el poder y en muy poco tiempo transformó la república alemana en una dictadura totalitaria: la Alemania nazi.

Historia

Reforma de octubre y fin de la Primera Guerra Mundial

Desde 1914, las principales potencias europeas (Alemania, Austria-Hungría, Reino Unido, Francia y Rusia) se enfrentaron en una guerra sangrienta y sin precedentes.

En la primera mitad de 1918, Alemania había derrotado definitivamente a Rusia y había logrado la paz de Brest-Litovsk, pero estaba perdiendo gradualmente la guerra en el frente occidental, entre otros.

Una de las razones fue el eficaz bloqueo naval de los Aliados a Alemania, que provocó déficits cada vez mayores. Por otra parte, los aliados habían perdido un importante apoyo debido a la retirada de Rusia (Lenin tuvo que optar por la reconstrucción de su país).

Las tornas cambiaron finalmente para Alemania en agosto de 1918, cuando el ejército alemán se quedó finalmente sin materias primas, municiones, alimentos y hombres, y tuvo que retirarse lentamente de Francia y Bélgica debido a la Ofensiva de los Cien Días de los Aliados.

El mando del ejército alemán se dio cuenta de que las perspectivas inmediatas se habían vuelto desesperadas y que en cualquier momento podía producirse el colapso total del ejército, sobre el que los Aliados podrían lanzar su invasión de Alemania sin obstáculos.

El 29 de septiembre, informó al gobierno de la situación y quiso que éste incluyera a los socialdemócratas, a los católicos del Partido del Zentrum y a los liberales de izquierda; estos tres partidos reformistas tenían la mayoría en el Reichstag y ya habían presentado una resolución el 19 de julio de 1917 para una paz sin expansión territorial.

La resolución obtuvo la mayoría en el parlamento, pero fue ignorada tanto por el mando del ejército (que entonces todavía pensaba que era posible una victoria militar y estaba bajo la influencia del partido radical de derecha Deutsche Vaterlandspartei) como por los aliados.

El nuevo gobierno tuvo entonces que negociar un alto el fuego con Estados Unidos, que también se había unido a la oposición en abril de 1917, basándose en los 14 puntos del presidente Wilson a principios de 1918. El mando del ejército pensaba que un gobierno más democrático podría conseguir una paz más favorable para Alemania.

El 3 de octubre de 1918, el káiser Guillermo II encargó al príncipe Max de Baden, no partidista pero liberal, que formara un nuevo gobierno.

Los representantes del partido católico Zentrum, los liberales de izquierda y los socialdemócratas (SPD) ocuparon su lugar en él. La inclusión del SPD fue especialmente inusual; en aquella época el partido más grande siempre se había mantenido al margen.

En octubre, el nuevo gobierno negoció con EEUU, que se consideraba la potencia más importante entre los enemigos.

Una de las condiciones que Estados Unidos impuso a los alemanes, antes de hablar de un alto el fuego, fue que el sistema de gobierno semiconstitucional del imperio debía democratizarse aún más.

Los socialdemócratas y los liberales de izquierda alemanes también lo deseaban, de hecho desde mucho antes, pero nunca tuvieron la oportunidad de hacerlo debido a la oposición del káiser Guillermo II, el mando del ejército, la aristocracia y los partidos conservadores del parlamento.

Durante la reforma de octubre, se modificó la constitución alemana para que el jefe de gobierno (el canciller) ya no fuera nombrado únicamente por el káiser, sino que también necesitara la confianza del parlamento, el Reichstag.

El control del Kaiser y de la aristocracia sobre la política y el ejército se redujo. Sin embargo, muchas reformas nunca se pondrían en práctica debido a los acontecimientos que tuvieron lugar en las semanas siguientes.

La Revolución de Noviembre y la Abolición de la Monarquía

A finales de octubre de 1918, la dirección de la Armada alemana quiso enviar la flota a Inglaterra de forma “heroica”. Los marineros, por supuesto, no vieron nada en morir por una guerra ya perdida y se rebelaron, entre otras cosas, para promover un acuerdo de paz. También querían un mejor aprovisionamiento de alimentos.

La rebelión se extendió desde los puertos del norte de Alemania al resto del país y llegó a la capital, Berlín, el 9 de noviembre, donde estalló la Revolución de Noviembre. El canciller Max de Baden temía que se produjera un violento levantamiento similar al del año anterior en Rusia.

Por esta razón, y por su mala reputación internacional, obligó al Kaiser a dimitir y entregó su cancillería al líder del SPD, Friedrich Ebert. También Ebert se oponía a una revolución violenta y quería dirigir el desarrollo político en una dirección gradual.

Al principio, muchos partidos, como el SPD de Ebert, seguían queriendo continuar con una monarquía plenamente constitucional y buscaban un pariente aceptable del emperador depuesto para sustituirlo. Sólo los socialistas y comunistas más extremistas exigieron el fin inmediato de la monarquía.

Sin embargo, Philipp Scheidemann, otro destacado socialdemócrata, proclamó la República el mismo 9 de noviembre, adelantándose por cierto a los socialistas radicales y a los comunistas, que estaban a punto de proclamar su propia República Socialista radical.

Ebert se lo reprochó porque, según él, no correspondía a Scheidemann, sino a un constituyente (una asamblea nacional) elegir entre la monarquía existente y una nueva república alemana.

Pero como entretanto el Káiser había huido a los Países Bajos y los demás príncipes alemanes también habían sido depuestos a causa de los acontecimientos pasados, ahora era inevitable que Alemania se convirtiera en una república de todos modos.

El gobierno de Ebert, del 10 de noviembre de 1918 al 13 de febrero de 1919, se llamó “Consejo de Comisarios del Pueblo”, porque expresiones como gobierno o ministros habrían sonado demasiado burguesas para los partidos más radicales de izquierda cuyo apoyo necesitaba.

Al principio, el Consejo estaba formado por tres socialdemócratas moderados y tres socialdemócratas más radicales (del Partido Socialdemócrata Independiente, USPD).

Después de que el Consejo, con la ayuda de las tropas imperiales y las bandas de soldados libres, aplastara los levantamientos izquierdistas (incluida la Rebelión de Espartaco), los representantes del USPD abandonaron el Consejo.

La decisión más importante del Consejo fue convocar elecciones a la Asamblea Nacional en enero de 1919.

Asamblea Nacional y Constitución

Como en Berlín reinaban condiciones similares a las de la guerra civil (seguían las luchas callejeras entre los radicales de izquierda, el ejército y los Cuerpos Libres), los delegados de la Asamblea Nacional se reunieron en Weimar (Turingia), donde se reunieron en el teatro local.

Los socialdemócratas (SPD) habían recibido bastantes votos y los liberales de izquierda del Deutsche Demokratische Partei (DDP) también estaban mucho más representados que en los parlamentos alemanes anteriores o posteriores. Junto con el partido católico Zentrum, formaron la coalición de Weimar.

Sin embargo, esta coalición perdió definitivamente la mayoría absoluta en junio de 1920. Casi todos los gobiernos entre 1920 y 1932 incluían al Zentrum y a los partidos liberales DDP y Deutsche Volkspartei (DVP), apoyados por los socialdemócratas o los conservadores.

La nueva constitución(Verfassung für das Deutsche Reich, el mismo nombre que su predecesora) del 11 de agosto de 1919 fue en su momento una de las constituciones más modernas del mundo.

Entre otras cosas, preveía el derecho de las mujeres a votar y a presentarse a las elecciones, lo que todavía era bastante singular en aquella época, los referendos y los derechos fundamentales de los alemanes.

Su principal autor fue el ministro liberal del Interior, Hugo Preuß. El jefe de Estado alemán, que antes era el emperador hereditario, pasó a llamarse “Presidente del Reich”.

Fue elegido por el pueblo para siete años y se le otorgó el poder de alejar el peligro de la república en tiempos de crisis. Sin embargo, el Reichstag tenía derecho a revocar las medidas del Presidente del Reich.

El gobierno, por ejemplo, era nombrado por el presidente del Reich, pero el Reichstag podía obligar a los miembros del gobierno a dimitir. Desde su reunión del 6 de febrero de 1919 hasta las elecciones de junio de 1920, la Asamblea Nacional actuó como un parlamento provisional.

El 11 de febrero, eligió a Ebert como primer presidente del Reichstag y fue también el primer parlamento alemán que incluyó a mujeres.

Debido a la situación, a menudo inviable, de las coaliciones de gobierno, en las que el partido gobernante necesitaba siempre el apoyo de los demás partidos en el parlamento, el propio presidente del Reich tuvo que tomar cada vez más decisiones e impulsar leyes por decreto.

A la larga, el Presidente del Reich había llegado a tener mucha más influencia en la política gubernamental de la que se pretendía. Su influencia real en la política alemana a principios de los años 30 no fue mucho menor que la del antiguo káiser.

Tratado de Versalles

Ya el 11 de noviembre de 1918, una comisión dirigida por el católico de izquierdas Matthias Erzberger firmó el Armisticio con las potencias aliadas Francia, Gran Bretaña y EEUU.

En aquel momento, los políticos alemanes esperaban que más adelante se negociara con los Aliados un tratado de paz definitivo, basado en los Catorce Puntos del presidente estadounidense Woodrow Wilson, que no debería ser demasiado duro para los alemanes. En junio de 1919, la Nationalversammlung escuchó las demandas de paz de los vencedores:

  • Alemania fue declarada la única culpable de la guerra y tuvo que pagar todos los costes de la misma. Se confiscaron los bienes alemanes en el extranjero (entre otras cosas, las cuentas bancarias, los derechos de patente sobre inventos alemanes y los bienes muebles e inmuebles, como las sucursales extranjeras de empresas alemanas) y, durante cinco años, Alemania tuvo que conceder a los vencedores grandes ventajas comerciales (principio de la nación más favorecida, Meistbegünstigung).
  • Alemania perdió el trece por ciento de su territorio europeo y el diez por ciento de su población (principalmente, pero no exclusivamente, personas de otros orígenes étnicos). Alemania también perdió todas sus colonias.
  • El ejército alemán tuvo que ser reducido a 100.000 miembros (muchos menos de los que tenían Francia o Polonia) y no se le permitió poseer ciertas armas pesadas y aviones. Algunas zonas de Alemania tuvieron que ser despejadas de personal militar y fortificaciones alemanas.
  • Renania, la zona alemana al oeste del Rin, fue ocupada por las tropas aliadas, algunas durante cinco, otras durante diez y otras durante quince años.

Este Tratado de Versalles se produjo sin ninguna negociación con Alemania sobre los términos, los alemanes tuvieron que aceptarlo todo (por lo que el tratado se llamó a menudo el Diktat de Versalles en Alemania), y además la delegación alemana fue deliberadamente humillada en la conferencia de paz de Versalles.

El Ministro de Asuntos Exteriores alemán, Ulrich von Brockdorff-Rantzau, por su parte, actuó deliberadamente de forma grosera al hacer su declaración sentado. Los aliados amenazaron con reanudar la guerra y ocupar completamente Alemania si se negaba a firmar el tratado. Incluso el bloqueo de los puertos alemanes, que seguía en vigor, no se levantaría entonces.

Mientras tanto, el bloqueo había provocado una verdadera hambruna; se calcula que 100.000 ciudadanos alemanes, principalmente niños pequeños, enfermos y ancianos, habían muerto ya de desnutrición.

Ebert (que, al igual que el resto de Alemania, se oponía firmemente a los términos de la paz) había preguntado a Hindenburg si había una mínima posibilidad de que el ejército pudiera detener una invasión aliada, en caso de que Alemania se negara a firmar el tratado.

Sin embargo, el ejército se había desmovilizado y desarmado en gran medida, de modo que Alemania ya no podía hacer nada a cambio. Por lo tanto, la delegación alemana, a pesar de las fuertes protestas contra el curso de los acontecimientos, finalmente no tuvo otra opción que firmar el tratado.

En Alemania, el tratado fue recibido de forma muy negativa. Aparte de las pérdidas materiales, la afirmación de que Alemania era la única culpable de la guerra no fue bien recibida.

Sin embargo, a pesar de todas las duras exigencias, el tratado supuso que Alemania siguiera existiendo como país y, al cabo de un tiempo, pudiera volver a ser una superpotencia comparable a Francia y Gran Bretaña.

Años de crisis 1919-1923

La joven república lo pasó muy mal en sus primeros cuatro años, en parte debido a sus numerosos oponentes políticos internos que no temían la violencia: la mayoría de los partidos radicales tenían unidades paramilitares o escuadrones de puñetazos que se enfrentaban con frecuencia a los oponentes en las calles y en las reuniones, y también eran habituales los ataques (asesinatos) a los oponentes.

En el lado izquierdo del espectro político estaba el Kommunistische Partei Deutschlands (KPD), apoyado por los soviéticos. Alemania ocupaba un lugar importante en los planes de conquista del mundo de los comunistas, que querían principalmente hacer comunistas a los países industrialmente avanzados.

De 1919 a 1923, los comunistas intentaron repetidamente tomar el poder en Alemania, a nivel local y nacional. El intento de golpe más famoso fue probablemente el Levantamiento de Hamburgo en 1923.

En el otro bando había radicales de derecha de diversos orígenes ideológicos, desde monárquicos que querían restaurar el antiguo imperio hasta chovinistas alemanes radicales y racistas que querían eliminar todo lo que consideraban “no alemán”.

Entre estos últimos se encontraban los nacionalsocialistas (“nazis”) del NSDAP de Adolf Hitler, que querían tomar el poder en Baviera en 1923 (el llamado Bierkellerputsch, pero que hoy en día se llama el Hitler-Putsch en Alemania).

Grupos radicales secretos de derecha asesinaron, entre otros, al ex ministro de Finanzas Matthias Erzberger en 1921 y al ministro de Asuntos Exteriores Walther Rathenau en 1922.

Algunos miembros de las antiguas élites aristocráticas y militares también se mostraron radicales y cooperaron en parte con los radicales de derecha. En 1920, oficiales y soldados reaccionaron con el Kapp-putsch a su despido.

Debido a la falta de voluntad de los funcionarios para cooperar con los golpistas, el golpe terminó al poco tiempo, pero se demostró que los enemigos de la república tenían muchos partidarios.

Especialmente el conservador DNVP, pero en parte también el liberal de derecha DVP, apoyaron a los golpistas o al menos no fueron claros en su postura.

A nivel local, Alemania tuvo que enfrentarse a los separatistas, que querían establecer estados independientes en Renania, apoyados por los ocupantes franceses. En el Este, el problema eran los nacionalistas polacos, que eran especialmente activos en la Alta Silesia, disputada étnicamente.

La crisis general, así como la económica, alcanzó su punto álgido en 1923. El crecimiento del dinero estaba completamente fuera de control y esto condujo a la hiperinflación.

En opinión de una comisión aliada, Alemania no había entregado suficiente madera y carbón para pagar sus deudas (reparaciones) a los Aliados. Por lo tanto, Francia y Bélgica (en una interpretación muy amplia del Tratado de Versalles) enviaron tropas a la zona del Ruhr para llevarse el carbón inmediatamente.

El gobierno del Reich reaccionó con una “resistencia pasiva”: los funcionarios y los mineros no tenían que cooperar con las fuerzas de ocupación, pero recibían sus salarios del gobierno.

La ocupación y la resistencia alimentaron aún más la inflación alemana: el gobierno pagó en el interior con billetes recién impresos. En noviembre de 1923, un dólar estadounidense costaba un billón de marcos.

En ese momento, el nuevo gobierno de Gustav Stresemann ya había acabado con la resistencia pasiva. El mes de noviembre de 1923, con sus levantamientos comunistas y el Putsch de Hitler (fallido), fue el nadir de la crisis. Después, las cosas mejoraron lentamente.

Los años 1923-1929

Una relativa prosperidad, una relativa estabilidad política y una relación relativamente buena con las potencias occidentales caracterizaron los años 1923 a 1929. También se les llama Era Stresemann, porque el liberal de derechas Stresemann, ministro de Asuntos Exteriores en aquella época, era el ministro más influyente.

Durante la guerra, Stresemann ya estaba a favor de la introducción del sistema de gobierno parlamentario; aunque su prestigio entre los demás partidos democráticos se había resentido porque durante la guerra había defendido la expansión territorial alemana.

Pero ahora Stresemann era un fuerte pilar de la República y, con sus acciones, ganó también un gran prestigio en el extranjero, incluso en Francia.

Mediante el Plan Dawes de 1924 se saldó parcialmente el pago de las deudas de Alemania, la moneda volvió a ser sana y Alemania pudo pedir mucho dinero prestado a Estados Unidos.

En el ámbito de los asuntos exteriores, el Acuerdo de Locarno de 1925 fue el más importante. Estableció definitivamente la frontera actual entre Alemania, por un lado, y Francia y Bélgica, por otro.

Gran Bretaña e Italia garantizaron esta frontera. El tratado protegió a Francia y Bélgica de una invasión alemana en 1914 y a Alemania de una invasión franco-belga en 1923. En cuanto a las fronteras disputadas con sus vecinos del este, Alemania prometió que al menos no intentaría cambiar las fronteras por la fuerza.

El Tratado de Locarno también allanó el camino para que Alemania se uniera a la Sociedad de Naciones. Esta organización, fundada en 1920, tenía que hacer que el mundo fuera seguro combatiendo militar, política y económicamente a los estados atacantes.

Alemania se opuso a la adhesión porque, debido a su obligada debilidad militar, no se atrevía a participar en esas acciones. En la práctica, se trataba de que Polonia corría el riesgo de un ataque de la Unión Soviética (similar a la situación de 1920), en cuyo caso Alemania no quería ayudar a Polonia.

Tras una confirmación franco-británica de que Alemania no tenía que hacerlo, y tras resolver problemas menores, Alemania pudo unirse a la Sociedad de Naciones en octubre de 1926.

Sin embargo, incluso en la Era Stresemann, los principales problemas de Alemania seguían existiendo. El extremismo político continuó, Renania siguió ocupada hasta 1929/1930 y la relativa prosperidad se basó en los préstamos a corto plazo del extranjero.

Además, el sistema federalista se veía obstaculizado por el hecho de que Prusia constituía dos tercios del territorio y la población alemanes. Por último, el gran número de partidos políticos en el Reichstag dificultó la formación de gobiernos estables.

El problema de las reparaciones alemanas aún no se había resuelto, y Alemania era demasiado débil para defenderse de un ataque exterior.

Para solucionar esto último, el ejército alemán creó tropas secretas, la llamada Schwarze Reichswehr. Incluso la mayoría de los miembros del gobierno apenas conocían la existencia o la fuerza de estas tropas.

En febrero de 1925 murió el presidente del Reich, Ebert. En la primera ronda de votaciones, el liberal de derechas Karl Jarres, apoyado por el conservador DNVP, había obtenido la mayoría de los votos; en segundo lugar quedó el socialdemócrata Otto Braun, primer ministro de Prusia.

Pero los partidos de centro-izquierda tenían juntos más votos, y en la segunda votación fueron con el católico Wilhelm Marx, porque temían que Braun no encontrara suficiente apoyo entre los no socialdemócratas.

Ante la derrota, los partidos de derecha presentaron un nuevo candidato, el ex general de guerra Paul von Hindenburg. Ya tenía 77 años y no era miembro de ningún partido, pero seguía siendo popular y se dejó convencer para presentarse. Ganó con un 3% más que Marx.

Las opiniones siguen siendo diferentes sobre la elección de Hindenburg como presidente del Reich. Los optimistas demócratas pensaban que Hindenburg podría reconciliar a los conservadores con la República, los pesimistas veían en Hindenburg una poderosa arma de los conservadores contra la República, tal y como querían los impulsores de su candidatura.

En realidad, sus partidarios estaban decepcionados: Hindenburg se mantuvo personalmente fiel a sus preferencias por la monarquía, pero se tomó muy en serio su juramento a la constitución republicana. En 1932, cuando fue reelegido, Hindenburg dejó de contar con el apoyo de sus antiguos partidarios.

Nueva crisis a partir de 1930

La crisis económica de 1929 en EEUU se extendió gradualmente a Europa. Los préstamos estadounidenses se retiraron de Alemania, el desempleo aumentó y los extremistas políticos pudieron aumentar su apoyo.

En las elecciones al Reichstag de septiembre de 1930, los nacionalsocialistas pasaron del 15,7% al 18,2%, y los comunistas mejoraron hasta el 13,1%.

El éxito de los nacionalsocialistas fue recibido con gran preocupación en el país y en el extranjero. El partido de Hitler se presentó como una alternativa radical a la república pluralista-parlamentaria, que aparentemente no podía manejar los problemas económicos.

Los diferentes grupos de población debían fusionarse en una Volksgemeinschaft (unidad nacional), una expresión que ya habían utilizado los socialdemócratas y los liberales.

Aparte de los antiguos no votantes, Hitler atrajo principalmente a los votantes liberales y conservadores, e incluso a un diez por ciento de los antiguos votantes del SPD.

Entre sus partidarios había proporcionalmente más protestantes que católicos, más autónomos y pensionistas que obreros, otros empleados y parados. Sin embargo, el NSDAP era mucho más Volkspartei que los demás partidos, que seguían estancados en sus antiguos medios (“pilares”).

Desde 1928 existía una Gran Coalición (de SPD, Zentrum, DDP, DVP y el BVP bávaro) bajo el mando del socialdemócrata Hermann Müller. Sin embargo, su gabinete no había sido una verdadera coalición; los partidos participantes no se sentían obligados a apoyar a “sus” ministros.

Las tensiones eran especialmente fuertes entre los socialdemócratas y los liberales de derecha, y al final el gabinete cayó por un pequeñísimo aumento de la cotización al seguro de desempleo. La coalición se deshizo en marzo de 1930.

El nuevo canciller Heinrich Brüning, del ala derecha del partido católico Zentrum, formó un gabinete en minoría con su propio partido, los liberales y otros partidos burgueses.

Para poder gobernar, habían pensado en trabajar con el artículo 48 de la constitución. Ese artículo otorgaba al Presidente del Reich el derecho a firmar decretos en caso de emergencia.

Si Brüning no encontraba una mayoría para un proyecto de ley importante en el Parlamento, lo hacía firmar por el Presidente del Reich como un decreto. Sin embargo, esto no funcionó sin la ayuda de los socialdemócratas: el Reichstag podía derogar un decreto.

Los extremistas lo intentaron, pero los socialdemócratas no apoyaron sus intentos, porque temían que la caída de Brüning condujera a una dictadura. Pero Brüning era muy impopular debido a su política de austeridad.

El sistema de Brüning se llama Präsidialkabinett, porque dependía especialmente de la cooperación del Presidente del Reich. En muchos aspectos, poco cambió, porque ya en los años 20 gobernaba un gabinete minoritario burgués que necesitaba el apoyo parlamentario de los socialdemócratas.

Pero el instrumento de los decretos de emergencia socavó el sistema parlamentario: la responsabilidad de la legislación pasó gradualmente del parlamento al presidente del Reich.

En marzo/abril de 1932 tuvo lugar otra elección para presidente del Reich. Hindenburg fue convencido por Brüning para que se presentara de nuevo. Los partidos democráticos pidieron el voto para Hindenburg, porque temían que el candidato nacionalsocialista, Adolf Hitler, ganara.

Hindenburg ganó con el 53,1% frente al 36,7% de Hitler en la segunda ronda de votaciones. Pero poco después Hindenburg quiso deshacerse de Brüning, en parte porque quería reducir aún más la influencia de los socialdemócratas.

El 1 de junio de 1932 Franz von Papen, un insignificante político del Zentrum, se convirtió en el nuevo canciller. Sin embargo, el Zentrum no estaba satisfecho con el trato de Brüning y quería expulsar a von Papen del partido, pero éste abandonó él mismo el partido poco después de asumir el cargo.

Von Papen no era muy capaz políticamente, pero actuó con mucha confianza en sí mismo, sólo apoyado por el DNVP.

Como los socialdemócratas tampoco querían ayudar a su gabinete de conservadores sin partido, hizo que Hindenburg convocara nuevas elecciones al Reichstag. Los nacionalsocialistas duplicaron su apoyo electoral en julio, hasta el 37,3%.

Los nacionalsocialistas y los comunistas tenían juntos la mayoría absoluta en el Reichstag, un sistema a la manera de Brüning ya no hubiera sido posible. Los socialdemócratas apoyaron una moción de censura contra el gobierno de von Papen.

Para ganar tiempo, von Papen hizo que el Reichstag fuera reelegido y, en noviembre de 1932, el apoyo de los nacionalsocialistas disminuyó ligeramente, pero el problema se mantuvo. En cuanto se reuniera el nuevo Reichstag, habría otra moción de censura.

A principios de diciembre de 1932, Kurt von Schleicher se convirtió en canciller. El general había sido muy influyente en el fondo en los años anteriores. Había acelerado la caída de Brüning y también había promovido al débil von Papen.

Ahora él mismo tenía que convertirse en jefe de gobierno. Intentó, a través de los sindicatos y del ala izquierda de los nacionalsocialistas, que los socialdemócratas y los nacionalsocialistas apoyaran a su gabinete (estrategia del Querfront).

Esto no tuvo éxito, por lo que Schleicher propuso al presidente del Reichstag, Hindenburg, una dictadura temporal disolviendo el Reichstag y quizás no haciéndolo reelegir hasta el otoño de 1933. Hasta entonces, cabe esperar una reactivación de la economía.

Pero von Papen ya había acudido a Hindenburg con esta propuesta, y entonces Schleicher, que quería la salida de von Papen, había afirmado que una dictadura de este tipo conduciría a una guerra civil. Además de la guerra civil, Hindenburg también temía ser acusado de violar la Constitución ante el Reichstag.

Hitler y la caída de la República

Desde 1930, Schleicher y también Brüning planeaban involucrar a los nacionalsocialistas en el gobierno. Querían utilizar los partidarios que Hitler había ganado repentinamente para sus propios fines, para desplazar el sistema político hacia la derecha.

Pero Hitler quería unirse a una coalición de Zentrum, DNVP y otros partidos burgueses sólo si él mismo se convertía en canciller. Los demás lo rechazaron. Brüning no luchó consecuentemente contra los nacionalsocialistas porque al principio todavía creía en una coalición de este tipo.

Von Papen quería volver a alcanzar un alto cargo tras su caída en noviembre de 1932. Se consideraba un confidente de Hindenburg e ideó un plan para una coalición del conservador DNVP con el NSDAP. Pensó que, como confidente de Hindenburg en el gabinete, sería tan fuerte que incluso una cancillería de Hitler sería inofensiva.

Durante mucho tiempo, el presidente del Reich, Hindenburg, no quiso nombrar a Hitler canciller. Tenía una mala opinión de Hitler y no confiaba en él ni en los nazis. No se sabe por qué Hindenburg aceptó finalmente nombrar a Hitler como jefe de gobierno.

En cualquier caso, asesores como su hijo Oskar von Hindenburg desempeñaron un papel importante. Hindenburg también temía que el envío del Reichstag a casa durante un periodo más largo (lo que exigía Schleicher) pudiera llevarle a los tribunales. Quizá también influyó el creciente deterioro mental de Hindenburg: ya era muy mayor y empezó a mostrar signos de demencia.

El Gabinete de Hitler, que tomó posesión el 30 de enero de 1933, sólo incluía a otros dos nacionalsocialistas además del canciller Hitler. Los comentaristas políticos consideraron que el verdadero jefe del gabinete era el presidente del DNVP de extrema derecha, Alfred Hugenberg.

Muchos pensaron que Hitler, como secuaz de los conservadores, sólo duraría unos meses. Hindenburg también se consideraba una garantía para el Estado de Derecho; al fin y al cabo, Hindenburg tenía derecho a deponer al canciller inmediatamente.

Sin embargo, este escenario no funcionó. Ya en febrero, Hitler hizo suspender importantes derechos civiles mediante decretos de emergencia firmados por Hindenburg (tras el incendio del Reichstag, entre otras cosas, que sirvieron a Hitler).

Su paso más importante hacia la dictadura fue la Ley de Habilitación del 23 de marzo: mediante la manipulación y las amenazas de violencia, obtuvo una mayoría de dos tercios en el Reichstag a favor de esta ley, que otorgaba al gobierno entonces en funciones el poder legislativo.

En aquella época ya se perseguía abiertamente a los opositores a los nacionalsocialistas. En junio/julio, todos los partidos, excepto los nacionalsocialistas, fueron prohibidos.

La conclusión del proceso de Machtergreifung (toma del poder) fue un decreto de agosto de 1934: tras la muerte de Hindenburg, Hitler asumió los derechos del Presidente del Reich, en lugar de elegir un nuevo Presidente del Reich.

Hitler tenía ahora todo el poder y se había convertido en el dictador de facto de Alemania. Ahora podía obligar a la población a entrar sin trabas en la camisa de fuerza del nacionalsocialismo y transformar el país en el “Tercer Reich”. Sin embargo, la Constitución de Weimar nunca fue derogada formalmente.

Reflexión

Los catorce años de la República de Weimar se sitúan entre el Imperio semidemocrático y la dictadura nacionalsocialista de 1933-1945. Por lo tanto, a menudo se consideran un apéndice de la primera o una mera prehistoria de la segunda.

A la historiografía le pesa la cuestión de cómo pudo ser posible la dictadura de Hitler, y la política después de 1945 trató de hacer imposible una nueva dictadura.

Recientemente, la República de Weimar se ve a menudo de forma más positiva que, por ejemplo, en los años 50 o 70. En una exposición sobre los cancilleres del Reich, Bernd Braun señaló sus grandes logros en tiempos difíciles.

La Reichsfinanzreform hizo que el Reich fuera financieramente independiente de los Länder, la Reichsbahnreform unificó y nacionalizó los ferrocarriles, y en 1927 se introdujo el seguro de desempleo. Casi todas las normas discriminatorias del Tratado de Versalles fueron abolidas antes de 1933.

La República de Weimar aún tenía muchos problemas sin resolver del Imperio. Hubo una lucha por la desconfesionalización de las escuelas, la futura configuración de Prusia y la situación económico-política en el este de Alemania.

El extremismo político de derecha e izquierda ganó mucho apoyo en relación con las consecuencias de la guerra, como la experiencia de la violencia por parte de una gran parte de la población masculina. Sin embargo, sus raíces estaban en las ideas revolucionarias antisemitas o de izquierdas de antes de 1919.

En la República Federal (desde 1949), el recuerdo de la República de Weimar se utilizó para justificar los acuerdos políticos. Por ejemplo, se restringió el papel del Presidente Federal porque el Presidente del Reich habría tenido demasiado poder.

Y los referendos no se celebraron porque los extremistas de izquierda y de derecha habían hecho un mal uso de este instrumento con fines propagandísticos.

Por otra parte, insultar al jefe del Estado estaba castigado con extrema severidad en el derecho penal, recordando los problemas que Ebert había tenido para defenderse legalmente de la propaganda radical de derechas.

Mirando al final de la República de Weimar, la República Federal se consideraba una wehrhafte Demokratie, una democracia que sabía defenderse.

La vida en la República de Weimar

Sociedad

La República continuó muchos desarrollos sociales de los últimos años del Imperio. A pesar de la guerra y las pérdidas territoriales, la población creció un 17,5% entre 1907 y 1925. Alemania era entonces una sociedad básicamente industrial y tenía más de sesenta millones de habitantes. Los habitantes de las zonas agrícolas del sur y el este se trasladaron a las áreas metropolitanas del Ruhr, Berlín y Sajonia.

De la antigua élite, la burguesía poseedora de riqueza permaneció intacta, mientras que la nobleza perdió su acceso privilegiado al poder político.

Los cancilleres del Reich ya no se llamaban Fürst Hohenlohe o Graf Hertling, sino Scheidemann o Wirth. Eran hijos de artesanos y pequeños empresarios y a menudo no eran considerados iguales por la antigua élite. Como la nueva élite política no solía tener riqueza propia, dependía más de sus partidos políticos.

Mientras que en 1925 la clase alta constituía un pequeño porcentaje de la población, un tercio de los alemanes pertenecía a la clase media. La clase media se dividió en dos grupos igualmente grandes, la antigua clase media de los autónomos y sus familias ayudantes, y la nueva clase media de los asalariados.

Los pequeños autónomos, que por ejemplo tenían una tienda, querían seguir siendo independientes, aunque sus ingresos reales estuvieran a menudo por debajo de los de un empleado que realizara un trabajo similar.

Los agricultores, en particular, no estaban muy abiertos a nuevos desarrollos y métodos de trabajo. Otro 13% pertenecía a la pequeña burguesía, por ejemplo, autónomos sin empleados y pequeños pensionistas. Los problemas económicos de la clase media la hicieron susceptible a las influencias nacionalistas y antisemitas.

La clase baja, es decir, las personas con pocos ingresos y poca influencia, constituían más de la mitad de la población. A pesar de la industrialización, la clase baja no se convirtió en un grupo unido, un Proletariado que, según el marxismo, se enfrentara a una Bourgoisie cada vez más reducida.

En el campo seguían existiendo muchas tradiciones antiguas, los criados y las criadas seguían perteneciendo a la familia campesina, y los artesanos valoraban sus gremios y costumbres.

Entre los trabajadores industriales de las ciudades, la conciencia de clase marxista podría ocupar el espacio de las tradiciones preindustriales. Sin embargo, había una brecha entre el trabajador sin formación y el más cualificado.

Especialmente para estos últimos, los estilos de vida burgueses eran atractivos. Los salarios aumentaron, y en 1929 los trabajadores ganaban por término medio incluso algo más que antes de la guerra.

A los jóvenes, en particular, les resultaba difícil hacer frente a las experiencias de los tiempos de guerra, posguerra e inflación. Culpaban al joven Estado de sus problemas para construir su propia vida profesional y familiar. Así, quedaron bajo la influencia de los antidemócratas de una generación anterior.

En 1925, el 0,9% de la población alemana era judía (564.379 personas). La mayoría de ellos habían vivido en Alemania durante generaciones, aproximadamente una quinta parte había llegado recientemente de Europa del Este (Ostjuden).

Estos últimos, pero no sólo ellos, se convirtieron en el blanco de ataques antisemitas. La mayoría de la población reaccionó ante el antisemitismo de forma bastante pasiva y mostró poca solidaridad. Tras el asesinato del ministro Walther Rathenau en 1922, se prohibieron las organizaciones terroristas-antisemitas.

Aparte de los nacionalsocialistas, especialmente el conservador DNVP utilizó el antisemitismo verbal en su lucha contra la República Judía, pero los comunistas también utilizaron consignas antisemitas en su lucha “anticapitalista”.

Economía

En general, hubo que esperar hasta finales de los años 20 para que la economía alemana alcanzara el nivel de antes de la guerra. Durante la guerra, Alemania quedó aislada económicamente y, tras la guerra, muchos países protegieron su propia economía con elevados peajes.

La posición a menudo monopolística de los productos alemanes antes de 1914 era cosa del pasado; los territorios de venta se compartían ahora con los competidores. Según el artículo 280 del Tratado de Versalles, Alemania no podía decidir sobre su propio comercio exterior y tenía que conceder (unilateralmente) a los Estados de la Entente las ventajas comerciales que daba a cualquier otro país(Meistbegünstigung).

Lo típico de la producción moderna es la producción en masa de bienes estandarizados. Este desarrollo fue promovido por la guerra, cuando era importante producir mucha munición, armas, coches, etc. de forma barata y rápida.

En 1917 se creó el Normenausschuss der Deutschen Industrie, el posterior Deutsches Institut für Normung con las conocidas normas DIN. Esto continuó en tiempos de paz, siguiendo también el ejemplo de Estados Unidos. La producción tenía que estar mejor pensada y organizada mediante la racionalización.

Algunas industrias y empresas fueron pioneras, mientras que otras -en parte debido a la falta de capital- apenas comenzaron a utilizar los nuevos métodos de trabajo. Hasta 1926, el fabricante de automóviles Opel no integró todos los procesos de trabajo en el sistema de cadena de montaje.

Desde 1913, la proporción de trabajadores en la población ha aumentado; en 1925 era del 66% de hombres y del 36% de mujeres. Esto se debe a que hay más mujeres que trabajan y a los muchos jóvenes nacidos entre 1900 y 1910. Incluso en el apogeo de la República de Weimar, el desempleo era elevado. Esto se vio reforzado por la racionalización.

La república se caracterizó por un gran déficit en las arcas del Estado: en 1926/1927, por ejemplo, hubo un déficit de 820 millones de RM, es decir, casi el 9% de todo el gasto.

Gran parte del dinero que el país tuvo que gastar como resultado de la guerra, como dos millones de dólares en reparaciones. El país tuvo que endeudarse por ello. A ello se sumaron los problemas financieros de los estados y municipios, que pagaban la mayor parte de los servicios sociales.

Tecnología y ciencia

Durante el Imperio, los científicos alemanes fueron líderes mundiales en muchos campos de la ciencia y la tecnología. Por tanto, una gran parte de los premios Nobel de la primera mitad del siglo XX eran de origen alemán.

El káiser Guillermo II estaba personalmente muy interesado en la ciencia y la tecnología y, por iniciativa suya, fundó el Kaiser-Wilhelm-Institut, que facilitaba la investigación gratuita a los científicos.

En poco tiempo, este instituto se hizo mundialmente famoso y estudiantes y académicos de todo el mundo vinieron a estudiar aquí.

En las renombradas universidades de Gotinga y Berlín trabajaban juntos los mejores matemáticos y físicos del mundo y acudían estudiantes y académicos de todo el mundo para investigar o enseñar.

Este alto nivel continuó incluso después de la perdida “Gran Guerra” y famosos eruditos siguieron enseñando y estudiando en la República de Weimar. Sin embargo, tras la llegada al poder de los nazis en 1933, todo cambió.

Los nazis, racistas y chovinistas, querían eliminar de la sociedad todas las “influencias extranjeras no alemanas” y especialmente a todos los judíos. Pronto la mayoría de los mejores científicos, muchos de los cuales eran judíos, se marcharon o huyeron al extranjero, especialmente al Reino Unido y a EEUU.

Entre los académicos famosos que se marcharon están Albert Einstein, Edward Teller y Emmy Noether. Por cierto, no sólo se fueron los científicos de origen judío, sino también muchos no judíos. Alemania nunca pudo recuperar esta pérdida de conocimientos y reputación.

A pesar de problemas como las diferencias de voltaje, la electrificación en Alemania aumentó: en 1925 sólo una cuarta parte de los hogares de Berlín tenía electricidad, en 1928 ya era la mitad. En 1918 se produjeron 4.700 kWh y diez años más tarde fueron casi diez mil kWh más.

Los que tenían electricidad en sus casas primero compraban luz, una placa de cocina y una plancha, y sólo después compraban una radio, por ejemplo. Las lavadoras estaban todavía en fase experimental y los frigoríficos eran todavía demasiado caros. La cocina alemana cambió muy poco en la década de 1920.

Durante la Primera Guerra Mundial, la producción de camiones aumentó, y después de la guerra cada vez más empresarios utilizaron los coches, que dejaron de ser sólo un pasatiempo y un símbolo de estatus para los ricos. En 1924 se vendieron 132.000 turismos, en 1929 433.000.

Sin embargo, sólo los más ricos podían permitirse un coche; las masas conducían motos. La producción de automóviles se vio afectada no sólo por el limitado número de clientes potenciales, sino también por la multitud de tipos diferentes y su dependencia del clima económico.

Las autopistas, como la AVUS en Berlín o la A1 cerca de Colonia, se construyeron de forma experimental. El cambio real de los carros de caballos a los coches no se produjo hasta la década de 1950.

Los descubrimientos y las nuevas teorías en el campo de la física también atrajeron el interés del público en general. Científicos naturales como Werner Heisenberg, que se convirtió en profesor en Leipzig en 1927 a la edad de 26 años, y sobre todo Albert Einstein, gozaban de un cierto estatus de estrella.

Los libros de Hermann Oberth (por ejemplo, Die Rakete zu den Planetenräumen, 1929) inspiraron al posterior ingeniero de la NASA Wernher von Braun. El geógrafo Alfred Wegener se hizo famoso como investigador en el Ártico, pero su teoría de la deriva continental sólo obtuvo reconocimiento más tarde.

Los ingenieros alemanes siguieron siendo líderes en muchos campos técnicos. En la ingeniería aeronáutica, por ejemplo, se hicieron contribuciones innovadoras para mejorar los motores de los aviones, los perfiles de las alas y los dirigibles en rápido desarrollo, como el zepelín.

También se mejoraron los productos técnicos domésticos, como lavadoras, frigoríficos, radios e iluminación. En la industria química, se desarrollaron nuevos plásticos y productos farmacéuticos.

Entre bastidores, también se produjeron avances en el ámbito militar. Ya en la década de 1920 se realizaron experimentos con cohetes y turbinas a reacción, y se desarrollaron tanques ligeros. Sólo durante (y después) de la Segunda Guerra Mundial quedó claro lo mucho que los alemanes estaban por delante de otros países en este aspecto.

Arte y cultura

La rica vida cultural del Imperio continuó en la República. Las nuevas influencias incluían las corrientes políticas e ideológicas, así como las posibilidades técnicas. Las películas se hicieron más largas a partir de 1918 aproximadamente y se dotaron de sonido a partir de 1927.

Una de las películas sonoras más conocidas de la República de Weimar es el musical Die Drei von der Tankstelle (1930), con, entre otros, Willy Fritsch y Heinz Rühmann, que fueron grandes estrellas en la época de Hitler y la República Federal. Otros actores de la República de Weimar, como Peter Lorre y Conrad Veidt, tuvieron que huir después de 1933.

Una de las películas más caras de la época fue Metrópolis (1927), de Fritz Lang, el realizador de M – Eine Stadt sucht einen Mörder (1930). Los conocedores del cine recuerdan clásicos experimentales como Das Cabinett des Dr. Caligari (1920) o Nosferatu (1922).

La mayor fábrica de películas era la Universum Film AG (UFA) con sus estudios en Babelsberg, cerca de Berlín. Der blaue Engel, con Marlene Dietrich (1930), tuvo incluso éxito internacional.

También era nueva la radio, que se emitió por primera vez en Alemania desde Königs Wusterhausen, cerca de Berlín, el 22 de diciembre de 1920. En 1925, un millón de hogares alemanes tenían una radio, en 1928 ya eran 2,8 millones.

En las grandes ciudades, el 30% de los hogares eran oyentes de radio, en las zonas rurales bastante menos debido a la falta de transmisores. En la radio, la gente escuchaba principalmente música; las obras de radio y los informes políticos se añadieron relativamente tarde.

Gerhart Hauptmann fue el autor más valorado durante la época de la República, aunque sus obras más importantes ya eran historia. Autores muy conocidos y aún leídos son los hermanos Thomas Mann (Premio Nobel de 1929) y Heinrich Mann; entre los autores de libros infantiles están Erich Kästner(Emil und die Detektive) y Waldemar Bonsels (Die Biene Maja).

Muchos escritores se sintieron atraídos por el partido comunista, como Bertolt Brecht, Lion Feuchtwanger o Kurt Tucholsky. Alfred Döblin fue considerado un maestro de la técnica del montaje (Berlín Alexanderplatz).

Un autor de derechas fue, por ejemplo, Ernst Jünger con sus memorias de la Primera Guerra Mundial (In Stahlgewittern). Stefan George era igualmente escéptico respecto a la República, y atraía a un círculo de jóvenes con sus poemas visionarios-neorrománticos.

En las artes plásticas, nombres como Max Liebermann y Lovis Corinth representaron la transición del impresionismo al expresionismo. Los expresionistas más conocidos fueron Max Pechstein, Otto Dix y Käthe Kollwitz.

El dadaísmo amaba el arte absurdo y sin sentido, con una actitud antisistema hacia las normas y la moral. A menudo continuaba los desarrollos de los años anteriores a la guerra. Un artista más joven y nuevo fue Otto Dix, que tematizó los horrores de la guerra. La sátira política fue dibujada por George Grosz, por ejemplo.

Gran parte del arte de la República de Weimar fue calificado por los nacionalsocialistas como “entartet”, por ser incompatible con la “sensibilidad moral y estética del pueblo alemán”, y posteriormente fue prohibido tras la toma del poder. En la República Federal, en cambio, recibió mucho aprecio.

En Alemania (y en otros países), las formas musicales más antiguas, como la opereta, seguían siendo muy populares, por ejemplo Das Land des Lächelns de Franz Lehár, de 1929.

Pero la influencia estadounidense también fue muy fuerte en el campo de la música en los años 20. Quizá el más popular era el sexteto Armonistas Comediantes, con un amplio repertorio de jazz, piezas clásicas y música folclórica. En 1934/1935, los tres miembros judíos abandonaron Alemania.

Política

Reichstag

La República de Weimar fue la primera Confederación alemana democrática. El Reichstag (el parlamento) tenía los derechos y las posibilidades de control de un parlamento moderno.

El Reichstag eligió al Canciller de la República y promulgó leyes. En los años 1919-1924 y a partir de 1930, el Reichstag fue gradualmente soslayado por leyes de habilitación y por decretos de emergencia del Presidente del Reich.

Partidos políticos

Los partidos políticos existen en Alemania desde la década de 1860. En la República de Weimar, no sólo influyeron en la legislación, sino que también determinaron la composición de los gobiernos.

Los grandes partidos del Zentrum, los socialdemócratas (SPD) y los dos partidos liberales del Imperio siguieron existiendo, aunque con nombres diferentes (los liberales de izquierda del FVP se convirtieron en el DDP, los liberales de derecha del Partido Nacional Liberal en el DVP).

Los dos partidos conservadores se fusionaron en el Deutschnationale Volkspartei. No asumió el papel de un partido del sistema de derecha moderada y luchó contra la República, especialmente bajo su presidente Alfred Hugenberg (desde 1928).

Los conservadores moderados abandonaron el partido (Konservative Volkspartei), pero no pudieron conseguir un número de seguidores significativo.

El SPD perdió muchos miembros y votantes en favor del USPD radical de 1917, especialmente en las elecciones de 1920.

El USPD ya se dividió en dos grupos en 1922, como resultado de la cuestión de si el partido debía aceptar el desarrollo violento en la Rusia soviética. Los moderados volvieron al SPD, los radicales al Kommunistische Partei Deutschlands, que sólo entonces consiguió un verdadero seguimiento de masas.

La siguiente lista está ordenada de izquierda a derecha en el espectro político.

  • Kommunistische Partei Deutschlands (KPD, desde 1918); se consideraba la rama alemana de la Internacional Comunista y apoyaba la política de Stalin.
  • Unabhängige Sozialdemokratische Partei Deutschlands (USPD, hasta 1923, formalmente 1931); tras la escisión de 1922, el USPD continuó como partido escindido.
  • Sozialdemokratische Partei Deutschlands (SPD); de 1919 a 1932 fue el mayor grupo político del Reichstag
  • Deutsche Demokratische Partei (DDP, desde 1930 Deutsche Staatspartei); los liberales de izquierda perdieron casi todo su electorado, especialmente después de 1930.
  • Deutsche Zentrumspartei (Zentrum); de 1919 a 1932 estuvo constantemente representado en el gobierno. Como partido de católicos, sus resultados electorales fueron muy estables (entre el 11 y el 13%).
  • Bayerische Volkspartei (BVP); la rama bávara del Zentrum se independizó en 1918 y también quería ver una Baviera más independiente. El partido era claramente más de derechas que el Zentrum, pero participó en los gobiernos estatales de 1923/1925.
  • Deutsche Volkspartei (DVP); a pesar del intento de un partido liberal conjunto, los liberales de derecha mantuvieron su propio partido. Tras la muerte de Stresemann en 1929, la política del partido se volvió más derechista.
  • Deutschnationale Volkspartei (DNVP); el partido de las viejas élites, que también enarbolaba consignas antisemitas, estaba dividido en un ala moderada y otra radical; de 1928 a 1930, perdió la mitad de sus afiliados y miembros del partido, principalmente a favor del NSDAP.
  • Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei (NSDAP); los nacionalsocialistas obtuvieron el primer puesto entre los grupos de derecha radical en las elecciones de 1928. En 1930, tuvieron un éxito repentino. Después de julio de 1932, se convirtieron en el mayor partido del Reichstag.

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍