Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

El Plan Morgenthau

El Plan Morgenthau de agosto de 1944 fue un proyecto iniciado por el entonces Secretario del Tesoro de EEUU, Henry Morgenthau, para transformar a Alemania en un estado agrario tras la previsible victoria de los aliados en la Segunda Guerra Mundial.

A largo plazo, esto debía impedir que Alemania pudiera volver a librar una guerra de agresión.

El memorándum se preparó en el Departamento del Tesoro de EEUU en agosto de 1944 y se publicó en EEUU por una indiscreción el 21 de septiembre de 1944.

El presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt rechazó el proyecto al cabo de unas semanas; nunca llegó a una fase de planificación concreta y nunca estuvo destinado a la realización política.

La propaganda nacionalsocialista se apoderó rápidamente de la publicación, presentando el plan de Morgenthau como uno de los llamados judíos del mundo para la “esclavización” de los alemanes, dando así peso a sus consignas de perseverancia.

En el revisionismo histórico de extrema derecha, el borrador, que fue irrelevante para la posterior política de ocupación de los Aliados, sigue utilizándose para las teorías conspirativas antisemitas debido al origen judío de su iniciador y a su afiliación al gobierno, de forma análoga a la propaganda nacionalsocialista (“leyenda de Morgenthau“).

Morgenthau dimitió de su cargo en abril de 1945 debido a sus diferencias políticas con el nuevo presidente Harry S. Truman, pero siguió activo como miembro de un grupo que abogaba por una “paz dura” con Alemania junto con otras figuras destacadas como Eleanor Roosevelt, la antigua Primera Dama.

En octubre de 1945, publicó un libro titulado “Alemania es nuestro problema” (“Deutschland ist unser Problem”, Harper and Brothers), en el que explicaba su plan.

Contenido

El Plan Morgenthau contenía los siguientes catorce puntos:

  1. Desmilitarización de Alemania
  2. Reorganización territorial: división de Prusia Oriental entre la Unión Soviética y Polonia, entrega del sur de Silesia a Polonia, entrega del Sarre y de algunas zonas de la orilla izquierda del Rin entre el Rin y el Mosela a Francia, división de Alemania en dos estados independientes en el norte y el sur, unión aduanera entre el estado del sur y Austria
  3. Desmantelamiento completo de la industria en el Ruhr, Renania y las zonas industriales vecinas, así como en las inmediaciones del Canal de Kiel, administración de la zona desindustrializada como zona internacional por parte de las Naciones Unidas, prohibición de reindustrialización en un futuro previsible.Ver también: Estatuto del Ruhr
  4. Indemnizaciones y reparaciones de los bienes actuales, pero no pagos o transferencias futuras
  5. Desnazificación de escuelas, universidades, periódicos, radiodifusión y posterior cierre y reconstrucción bajo la dirección de una Comisión de Educación Aliada
  6. Descentralización política mediante la federalización
  7. El control de la economía nacional por parte de los alemanes, sin la responsabilidad de las autoridades militares
  8. Control de la economía nacional alemana por parte de las Naciones Unidas durante el período de los próximos veinte años para evitar el establecimiento de una industria militar
  9. Castigo a los criminales de guerra
  10. Destrucción de los latifundios, distribución a los campesinos y cambio del derecho de herencia
  11. Prohibición de los uniformes y los desfiles militares
  12. Prohibición de que los alemanes piloten aviones
  13. Retirada de las tropas estadounidenses, transferencia de las tareas de ocupación a los países vecinos de Alemania, quedando los poderes decisivos en manos de EEUU
  14. Nombramiento de un Alto Comisionado de EE.UU. como autoridad de control político más importante

Creación

Coordinación de la política de los aliados hacia Alemania tras la Conferencia de Teherán

En la Conferencia de Teherán de 1943, los Estados aliados de EEUU, Gran Bretaña y la Unión Soviética llegaron a un consenso básico sobre la división de Alemania, la separación de los territorios de Alemania Oriental y la retirada de Prusia del poder, pero no se pusieron de acuerdo sobre los detalles concretos.

También hubo negociaciones sobre el desmantelamiento, la desmilitarización y el castigo de los autores nacionalsocialistas. Posteriormente, varios ministerios británicos y estadounidenses desarrollaron cada uno sus propios planes para la política aliada hacia Alemania después de la guerra.

Los conceptos suaves competían con los más estrictos, tanto dentro como entre los ministerios implicados. El Departamento de Estado de EEUU, bajo el mando de Cordell Hull, se había pronunciado varias veces desde 1942 contra una partición forzosa de Alemania.

El Departamento de Guerra de EEUU, bajo el mando de Henry L. Stimson, abogaba por un periodo de ocupación relativamente corto y por la retirada tras el castigo de los criminales de guerra; su División de Asuntos Civiles quería dejar todas las decisiones políticas sobre el tratamiento de los alemanes a las administraciones militares de las zonas de ocupación sobre el terreno.

A principios de 1944, los ministros de Asuntos Exteriores británico, soviético y estadounidense formaron la Comisión Consultiva Europea (CAE ) para redactar los términos de la rendición y un estatuto de ocupación para Alemania.

En el verano de 1944, los funcionarios del Departamento de Estado de EEUU redactaron dos memorandos en los que se rechazaba una partición forzada de Alemania, se buscaba su pronta recuperación económica, se favorecía la reparación a través de productos en lugar de multas y un alto nivel de producción con poco control aliado, así como una amplia democratización de Alemania.

Debate sobre el futuro de Alemania en Estados Unidos

En junio de 1944 también se publicó el “Manual para el Gobierno Militar en Alemania”, aprobado por el general estadounidense Dwight D. Eisenhower, que preveía un gobierno central alemán, una pronta reconstrucción, la autosuficiencia de Alemania y excedentes de exportación alemanes para Europa.

Por lo tanto, Alemania debía conservar gran parte de su industria y los alemanes debían recibir raciones de alimentos adecuadas. La tercera versión de este manual apareció a principios de agosto.

El 5 de agosto de 1944, según el propio informe de Morgenthau, leyó el manual de camino a Gran Bretaña. También había tenido conocimiento del segundo memorando del Departamento de Estado.

Consideró que ambos planes eran insuficientes. El 7 y el 12 de agosto, informó a sus interlocutores Eisenhower, el primer ministro británico Winston Churchill, el secretario de Estado de este último, Anthony Eden, y el secretario del Tesoro, John Anderson, de sus preocupaciones: Alemania debe perder permanentemente su capacidad de hacer la guerra, por lo que su armamento y su industria pesada deben quedar irreversiblemente desprovistos de poder, incluso después de una retirada estadounidense de Europa.

Esto también debería servir para la reconstrucción y la competitividad económica de Gran Bretaña. Tras su regreso a EEUU, Morgenthau formó un comité sobre la política alemana en su ministerio a mediados de agosto de 1944 e informó al presidente estadounidense Roosevelt de sus críticas al manual de Eisenhower.

En una reunión del gabinete del 25 de agosto, Roosevelt compartió su crítica: las medidas previstas hasta entonces para Alemania eran demasiado suaves. En una carta a Stimson escribió Toda la nación alemana había violado los fundamentos de la civilización.

Los historiadores juzgan la actitud de Roosevelt en ese momento como una consideración a las demandas de reparación de Josef Stalin, a los intereses de exportación británicos y a la población estadounidense durante su campaña de reelección.

A sugerencia de Stimson, Roosevelt hizo que se formara un comité del gabinete para establecer las directrices de las tropas aliadas en Alemania. Nombró a Hull, Stimson, Morgenthau y Harry Hopkins como miembros del comité.

El 1 de septiembre, tras ser informado de las reservas de Morgenthau, Hull dispuso un nuevo memorando del Departamento de Estado: según éste, la desindustrialización de Alemania sólo sería posible matando o expulsando a muchos alemanes. Las reparaciones serían entonces imposibles.

También se siguió rechazando la partición de Alemania. El 2 de septiembre, Harry Dexter White presentó al comité un primer borrador de los puntos de vista de Morgenthau, más tarde llamado Plan Morgenthau.

Se desconoce el texto completo; los detalles se conocieron a través del propio informe de Morgenthau en 1950.

El proyecto respondía a los acuerdos ya alcanzados por varios ministerios británicos y estadounidenses que preveían una desmilitarización amplia y permanente, pero no una agrarización económica de Alemania, y a los planes del Alto Mando Aliado bajo Eisenhower que se centraban en la eliminación del régimen nazi y del Partido Nazi del poder.

El borrador de Morgenthau pretendía iniciar un debate sobre qué industrias habían hecho posible el ascenso de Hitler y la guerra de agresión y cómo podían ser eliminadas del control de las futuras élites alemanas.

Sin embargo, no quería limitar este debate a Alemania, sino utilizar su ejemplo para desarrollar estrategias políticas contra la delincuencia gubernamental en general.

Coordinación entre Gran Bretaña y Estados Unidos

En la segunda Conferencia de Québec (11-19 de septiembre de 1944), Churchill y Roosevelt llegaron a un acuerdo sobre la ampliación de la ayuda militar y económica de EEUU (Ley de Préstamo y Arriendo), que establecía objetivos comunes formulados de forma general, como la prevención del rearme alemán y el desmantelamiento de las industrias armamentísticas.

Por último, el texto del acuerdo incluía una frase del borrador de Morgenthau: “Este programa de eliminación de las industrias de guerra en el Ruhr y el Sarre tiene por objeto transformar a Alemania en un país de carácter predominantemente agrario y rural.”

El Secretario de Asuntos Exteriores británico, Anthony Eden, y el Secretario de Estado estadounidense, Cordell Hull, protestaron. El gabinete británico también rechazó la fórmula de agrarización del Acuerdo de Quebec.

Por una indiscreción deliberada, el plan se filtró al público el 21 de septiembre de 1944. La reacción pública fue tan hostil que Roosevelt se distanció. El Departamento de Estado de EEUU formuló su oposición en un memorando, refiriéndose a dos de las Cuatro Libertades:

Estados Unidos, desde su creación, se ha adherido a la creencia fundamental de que todos los hombres tienen derecho a vivir como individuos libres y a buscar su propia felicidad. Según la Carta Atlántica, vencedores y vencidos tienen el mismo derecho a la prosperidad económica. Sin embargo, el tratamiento propuesto para Alemania, si fuera factible en absoluto, privaría deliberadamente a muchos millones de personas del derecho a estar libres de la miseria y del miedo. Todos los demás pueblos del mundo verían así sacudida su confianza en nuestros principios y empezarían a dudar de la eficacia de nuestras medidas económicas y políticas hacia los vencidos.

Churchill también se distanció de las ideas sobre el futuro económico de Alemania que había firmado en Quebec.

Recepción

Aliados

El autor estadounidense John Morton Blum describió las ideas de Morgenthau sobre la política estadounidense hacia Alemania en un libro publicado en 1968, basado en los diarios y notas de Morgenthau en la Biblioteca Franklin Delano Roosevelt y con el permiso y la ayuda de Morgenthau.

Blum también se basó en los documentos del Secretario de Guerra de EEUU, Henry L. Stimson, de la biblioteca de la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut, quien rechazó la “venganza colectiva” por considerarla “inútil y peligrosa” y declaró en un memorando dirigido a Roosevelt con fecha 25 de agosto de 1944:

Tampoco puedo estar de acuerdo en que uno de nuestros objetivos de guerra sea mantener a los alemanes en el nivel de subsistencia cuando esto significa prácticamente la pobreza total.

Además, según Blum, declaró

El pueblo alemán se vería así condenado a la esclavitud, y no podría mejorar su posición en la economía mundial ni siquiera con extrema diligencia. Las consecuencias serían nuevas tensiones y resentimientos que superarían con creces la ventaja inmediata para la seguridad y, además, harían olvidar la culpa de los nazis.

A finales de septiembre de 1944, el proyecto de Morgenthau fue abandonado sin ser considerado por las comisiones correspondientes. Por lo tanto, el proyecto no desempeñó ningún papel en la política de ocupación real de los Aliados en la Alemania de posguerra.

Alemania nacionalsocialista

La propaganda nacionalsocialista, dirigida por el ministro de Propaganda del Reich, Joseph Goebbels, utilizó el borrador de Morgenthau para demonizar al enemigo estadounidense tras conocerse en septiembre de 1944.

A principios de octubre de 1944, el Völkischer Beobachter informó de que los planes estadounidenses equivalían a abandonar a 30 millones de alemanes a la inanición.

El plan del “judío Morgenthau”, llamado así con intención antisemita, se alineó con el libro de 1941 Alemania debe perecer, de Theodore N. Kaufman, que proponía la esterilización de la población alemana y que Goebbels llamó inmediatamente “Plan Kaufman” y publicó.

Goebbels elevó el escrito de Kaufman, que era completamente desconocido en EEUU, a la categoría de plan personal de Roosevelt para Alemania y dispuso que se distribuyera en un documental comentado titulado “El objetivo de guerra de la plutocracia mundial”. Hasta el día de hoy, estas publicaciones sirven a los grupos radicales de derecha como gancho para la propaganda antisemita.

El intento de la propaganda nacionalsocialista de presentar la inminente ocupación británica y estadounidense con colores de horror a la población alemana en la fase final de la guerra fracasó rotundamente.

Así, la oficina de campo del SD en Kitzingen informó ya a finales de 1943: “Si perdemos la guerra, los americanos vendrán a nosotros, y entonces no estaremos mucho peor que antes”.

En octubre de 1944, cuando las primeras unidades norteamericanas ya habían cruzado la frontera del Reich, el administrador del distrito de Bad Aibling y Rosenheim informó al consejo regional de Munich: “Está muy extendida la creencia de que los ingleses y los norteamericanos actuarían con menos brutalidad que los pueblos del Este en caso de ocupación… Algunos prácticamente se complacen en descripciones acogedoras de la “cortesía” anglosajona”

Tras entrevistar a 450 prisioneros de guerra alemanes a mediados de enero de 1945, la División de Guerra Psicológica (PWD) del Cuartel General Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada registró “una notable ausencia de hostilidad o miedo a la ocupación estadounidense-británica”.

Un mes más tarde, el Jefe de la Sección de Inteligencia de PWD señaló: “Independientemente de sus opiniones políticas, la mayoría de los prisioneros de guerra no tienen ningún temor especial ni a la conducta de las fuerzas de ocupación americanas y británicas ni a las condiciones generales de vida que cabe esperar en una Alemania bajo el dominio de la ocupación americana y británica.”

Clasificaciones históricas

Gebhard Diemer afirmó en 1979:

Para Henry Morgenthau, los alemanes eran lo que los judíos eran para los nacionalsocialistas: la encarnación del mal en la política. Al ceder territorio, desmembrar el Estado y volver a transformar a Alemania en un Estado agrario, Alemania, el perturbador internacional de la paz, iba a quedar privada para siempre de los medios para hacer la guerra. Morgenthau quería aceptar la muerte por hambre de muchos millones de alemanes.

Los historiadores atribuyen el hecho de que el proyecto de Morgenthau fuera interpretado y transmitido de esta forma distorsionada, a pesar de su irrelevancia para la realpolitik, a la función de liberar a Alemania de la necesaria confrontación y responsabilidad por las consecuencias de la era nazi.

El proyecto era adecuado para imputar a los Aliados, al menos como intención, el tipo de crímenes que Alemania había llevado a cabo bajo el régimen nazi. A partir de ahí, a la potencia ocupante estadounidense se le negó a menudo el derecho moral a los juicios nazis, a la reeducación y a la desnazificación.

En cambio, el director del Centro de Investigación sobre el Antisemitismo de la Universidad Técnica de Berlín, Wolfgang Benz, juzgó que Morgenthau había sido partidario de las ideas románticas agrarias y había entendido la transformación de Alemania en un Estado agrario que pretendía no sólo como un acto de castigo y una medida para evitar otra guerra, sino también como la realización de una utopía positiva.

Benz cuenta la recepción histórica revisionista del borrador de Morgenthau entre las leyendas persistentes más importantes sobre el nacionalsocialismo:

El Plan Morgenthau desempeña un papel considerable como prueba de la voluntad judía y estadounidense de exterminar a Alemania, que tiene poco que ver con la realidad histórica, pero que es eficaz como estimulante antiamericano y antijudío hasta el día de hoy. […] Para la ocupación y la política alemana de los Aliados, el episodio quedó sin importancia. Pero Goebbels y Hitler utilizaron el “plan de asesinato de Judas” para la “esclavización de Alemania” con tanto éxito para su propaganda de retención que muchos llegaron a creer que el programa se había realizado en 1945. En el periodismo de extrema derecha, el plan sigue desempeñando este papel hoy en día.

El historiador Johannes Heil juzga la frecuente invocación del topos de Morgenthau para cuestiones de conflictos políticos actuales:

Los creadores de tales argumentos… pueden haber pasado por alto el hecho de que la familiaridad actual con el Plan Morgenthau, o más bien su título, es sólo el resultado de un error y de su explotación propagandística por parte de los nacionalsocialistas. Aquí hay tres puntos en juego: El memorando no oficial de Henry Morgenthau se conoció en el verano de 1944. Su autor era judío. Su autor, de origen judío, era un miembro del gobierno estadounidense. Esto permitió que el “Plan Morgenthau” se convirtiera en la propaganda nazi en lo que precisamente no era: una política oficial que exponía los objetivos del enemigo.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍