Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

El Plan Marshall

El Plan Marshall, oficialmente Programa Europeo de Recuperación (ERP, por sus siglas en inglés), fue un programa de desarrollo económico históricamente importante de EEUU para la reconstrucción de los estados de Europa tras la Segunda Guerra Mundial.

En el periodo de 1948 a 1952, se proporcionó ayuda por un total de 13.120 millones de dólares (equivalente a unos 141.670 millones de dólares en 2020) a muchos estados, especialmente a los de Europa Occidental.

Entre los estados que participaron en el programa estaban Gran Bretaña, Francia y los países del Benelux, que fueron aliados de EEUU durante la Segunda Guerra Mundial, así como los enemigos de la guerra, la República Federal de Alemania y Austria.

También se ofreció ayuda a los Estados de Europa Central y Oriental y a la Unión Soviética. Sin embargo, la Unión Soviética no tardó en retirarse de las negociaciones y también prohibió la participación de los estados europeos bajo su influencia.

La ayuda consistía en gran medida en préstamos y en el suministro de materias primas, alimentos y productos industriales.

El programa se entendía como una ayuda para la autoayuda y estaba vinculado a condiciones como el desmantelamiento de las barreras comerciales, la estabilización de la moneda propia o la cooperación intergubernamental.

La iniciativa partió del entonces Secretario de Estado estadounidense George C. Marshall (en el cargo de 1947 a 1949), que dio nombre al programa y que, por tanto, también recibió el Premio Nobel de la Paz en 1953.

Dado que el auge de la posguerra comenzó en los países de Europa Occidental a partir de 1950 como muy tarde, el Plan Marshall fue y sigue siendo considerado muy exitoso por la población, especialmente en la República Federal de Alemania. Sin embargo, se discute la magnitud de su contribución real a la reactivación económica.

Sin duda, el Plan Marshall aceleró la recuperación económica de Europa. También fue un impulso decisivo para la integración europea y el desmantelamiento de las barreras comerciales entre los Estados de Europa Occidental. La Organización para la Cooperación Económica (OCDE o primera OEEC) se fundó como parte del Plan Marshall.

Situación inicial después de la Segunda Guerra Mundial

Alemania y Austria

Tras su derrota en la Segunda Guerra Mundial, tanto Alemania como Austria fueron divididas en cuatro zonas de ocupación. Aunque los aliados habían logrado acordar una posición común en la Conferencia de Potsdam, los choques de intereses se hicieron cada vez más evidentes.

Las potencias ocupantes tuvieron que enfrentarse a grandes problemas para abastecer a la población de alimentos y viviendas. Muchas ciudades fueron destruidas y las infraestructuras quedaron muy dañadas.

Además, había que atender a un gran número de refugiados de los antiguos territorios alemanes. El desmantelamiento de las plantas industriales y la exportación de carbón con fines de compensación agravaron los problemas, ya que faltaban los bienes que se necesitaban urgentemente para la reconstrucción y el abastecimiento de la población.

Ya en 1946, EEUU se sintió obligado a suministrar a los antiguos enemigos de guerra productos de ayuda (GARIOA). Sin embargo, en el duro invierno de 1946/47, el llamado Invierno del Hambre, los suministros se colapsaron en muchas ciudades alemanas.

En la Conferencia de Ministros de Asuntos Exteriores de París de mayo de 1946, las tensiones y la desconfianza entre EEUU y la Unión Soviética se hicieron cada vez más evidentes. Esto hizo que los estadounidenses y los británicos se replantearan la política de ocupación.

A finales de mayo de 1946, EEUU dejó de entregar las reparaciones de su zona a la Unión Soviética. Gran Bretaña y EEUU acordaron una mayor cooperación y decidieron establecer la Bizona en 1947. en 1948, se amplió para incluir los territorios ocupados por Francia y se convirtió en la Trizona.

Otros estados de Europa Occidental

En Gran Bretaña, el Partido Laborista, bajo el mando de Clement Attlee, ganó las primeras elecciones de la posguerra en julio de 1945 contra el conservador Churchill. Esta victoria electoral refleja la impaciencia y la frustración de la población después de haber ganado la “guerra popular”.

El gobierno laborista llevó a cabo amplias reformas en los años siguientes, como la creación del Servicio Nacional de Salud y la nacionalización de las industrias. Al mismo tiempo, Gran Bretaña se consideraba una potencia colonial y mantenía una flota y un ejército costosos, mientras comenzaba la descolonización.

Como resultado de la guerra, Gran Bretaña estaba muy endeudada con EEUU. Como la economía, que seguía orientada a la guerra, apenas producía nada para la exportación, el país apenas estaba en condiciones de pagar el servicio de sus deudas.

Cuando Estados Unidos dejó de pagar sus préstamos en agosto de 1945, el país estaba al borde de la insolvencia. La Ley de Préstamos Británica desactivó el problema, pero puso de manifiesto la debilidad de la antigua potencia mundial, Gran Bretaña, y su dependencia de Estados Unidos.

En Francia e Italia, la pobreza de la posguerra hizo crecer a los partidos comunistas, que también habían desempeñado un papel importante en los movimientos de resistencia. En Francia, el Partido Comunista Francés se convirtió en la fuerza más fuerte en las elecciones a la Asamblea Nacional de 1945.

Además, el gobierno provisional de De Gaulle se enfrentó a considerables problemas. Tras los cuatro años de ocupación de Francia por Alemania, hubo que reconstruir el país y redactar una constitución. En enero de 1946, De Gaulle dimitió por conflictos con la mayoría socialista de la Asamblea Nacional.

Le siguieron otros tres primeros ministros hasta 1947. La situación en Italia era igualmente inestable.

Aunque la posibilidad de que Francia e Italia se convirtieran en comunistas es considerada hoy en día como remota por los historiadores, algunos políticos de las potencias occidentales veían esto como una amenaza real y el Plan Marshall como un posible remedio.

Estados Unidos y el inicio de la Guerra Fría

Los Estados Unidos de América fueron el único país que salió fortalecido de la Segunda Guerra Mundial. El país no tuvo que enfrentarse a la destrucción de la guerra. Además, Estados Unidos experimentó un auge económico durante la Segunda Guerra Mundial, ya que se produjeron allí muchos bienes de guerra.

Sin embargo, la reconversión de la economía después de la guerra hacia los bienes de consumo privado no estuvo exenta de problemas, ya que no existían los mercados de venta en Europa. Así, aunque la demanda de alimentos y productos industriales de EEUU era grande en Europa, los países de allí no tenían las reservas de dólares necesarias.

La futura orientación de la política exterior del país no era en absoluto indiscutible. Hubo llamamientos, especialmente por parte de los republicanos, para que se volviera al aislacionismo.

El presidente demócrata Truman, en cambio, opinaba que EEUU debía asumir su responsabilidad política global. Sin embargo, el miedo al comunismo también estaba extendido entre los republicanos.

Uno de los factores que desencadenó la decisión de apoyar a los países europeos, incluida Alemania, fue la política de contención del presidente Truman. El discurso del presidente estadounidense del 12 de marzo de 1947 suele considerarse un punto de inflexión y, por tanto, el inicio de la Guerra Fría.

En el discurso prometió a todos los “pueblos libres” apoyo contra los intentos de la Unión Soviética de derrocarlos. La ocasión era la situación en Grecia y Turquía, donde la Unión Soviética intentaba ampliar su esfera de influencia. Debido a la ayuda financiera proporcionada por EEUU en 1947, la URSS no pudo hacerlo.

Surgimiento del Plan Marshall

Primeros conceptos

El 6 de septiembre de 1946 ya se indicó un cambio de dirección en la política estadounidense hacia Alemania en el discurso del Secretario de Estado estadounidense James F. Byrnes, el llamado Discurso de la Esperanza, en Stuttgart.

Cuando la Conferencia de Ministros de Asuntos Exteriores en Moscú terminó en la primavera de 1947 sin ningún resultado tangible, esto llevó al Secretario de Estado estadounidense Marshall a darse cuenta de que EEUU debía hacer más para estabilizar a los países de Europa.

Inmediatamente después de su regreso de Moscú, encargó a George F. Kennan que elaborara las líneas generales de un programa de reconstrucción. En cuanto a la política de ocupación, el Departamento de Estado estadounidense, responsable de la misma, se encontró en un dilema.

En el marco de la política de contención, era necesario impedir que la Unión Soviética extendiera su influencia a las zonas de ocupación occidentales de Alemania y Austria. Por lo tanto, se consideró necesario construir Alemania y Austria económica y moralmente.

Sin embargo, a la reconstrucción económica se opusieron las restricciones a la industria y las reparaciones, como la exportación casi libre de compensaciones del carbón y otras materias primas.

Francia, en particular, insistió en la compensación. Por ello, Marshall temía que la ayuda económica a Alemania provocara un “desastre político en Francia” y en el resto del mundo. “Marshall no quería exponer a Estados Unidos al reproche de pasar por encima de sus amigos y aliados para ayudar al enemigo recién derrotado a reconstruirse”

Discurso de Marshall del 5 de junio de 1947

En un famoso discurso de unos diez minutos ante los graduados de la Universidad de Harvard, el Secretario de Estado Marshall propuso por primera vez un programa de ayuda para todos los estados de Europa el 5 de junio de 1947.

En el discurso, Marshall habla primero de los trastornos económicos en Europa en términos muy generales. Al hacerlo, subraya “que la […] devastación visible es probablemente menos trascendental que la desorganización de todo el tejido de la economía europea”.

Describe que las relaciones comerciales se disolvieron como consecuencia del régimen nazi y de la guerra. Además, “la base de la civilización moderna”, la división del trabajo entre la ciudad y el campo, dejó de funcionar. Esto ha provocado una crisis de suministro, especialmente en las ciudades.

Subraya que el interés económico y político de EEUU en una Europa estable es evidente. La ayuda estadounidense “no se dirige contra ningún país o punto de vista, sino contra el hambre, la pobreza, la desesperación y el caos” Invita a todos los países de Europa a participar, aunque una indirecta a la URSS, aunque no se diga explícitamente, ya es clara:

Estoy convencido de que cualquier gobierno que desee cooperar en la reconstrucción encontrará el pleno apoyo de Estados Unidos. Pero un gobierno que trabaja para obstruir la reconstrucción de otros países no puede esperar ninguna ayuda de nosotros. Además, cualquier gobierno, partido político o grupo que pretenda perpetuar la miseria humana para beneficiarse de ella políticamente o de otro modo debe esperar el antagonismo de Estados Unidos.

El enfoque de Marshall, al que más tarde también se refiere como “ayudar a la gente a ayudarse a sí misma”, sólo lo explica al final del discurso. Enumera las condiciones impuestas a la oferta de ayuda:

Está claro, sin embargo, que, […] los países europeos deben llegar a un entendimiento […] en cuanto a los requisitos de la situación y la parte que ellos mismos asumirán. No sería ni apropiado ni eficaz que el gobierno de Estados Unidos estableciera unilateralmente un programa destinado a devolver a Europa a su posición económica. Eso es un asunto para los europeos. Creo que la iniciativa debe venir de Europa. […] El programa debería ser elaborado conjuntamente por las naciones europeas y aprobado por varias de ellas, si no por todas.

Un requisito previo para la ayuda es que las naciones europeas participantes se pongan de acuerdo entre ellas y estén dispuestas a contribuir. Describe el papel de EEUU como “ayuda amistosa en el establecimiento de un programa europeo” y en “el apoyo a dicho programa […] en la medida en que nos parezca factible”.

Reacción y negociaciones

El discurso de Marshall provocó reacciones ampliamente positivas en Europa. Ya el 27 de junio de 1947, los ministros de Asuntos Exteriores de los Aliados se reunieron en una conferencia extraordinaria en París para discutir la ayuda.

Sin embargo, el ministro de Asuntos Exteriores de la Unión Soviética, Molotov, no tardó en abandonar las negociaciones alegando que EEUU se inmiscuiría en los asuntos internos de los estados con el programa de ayuda.

El rechazo de la Unión Soviética al programa de ayuda no podía ser una sorpresa, ya que se basaba en los principios capitalistas y en el libre comercio. Se puede dudar de que Marshall esperara seriamente que la URSS participara en el programa de ayuda, en parte porque la mayoría en el Congreso, dominado por los republicanos, habría sido entonces cuestionable.

La Unión Soviética reaccionó en julio de 1947 con el Plan Molotov. Impidió que los países de Europa Central y Oriental situados en su esfera de influencia se incluyeran en el Plan Marshall, aunque algunos Estados, como Bulgaria, Checoslovaquia, Polonia y Hungría, manifestaron su interés.

En cambio, la Unión Soviética inició la creación del Cominform y, en enero de 1949, del Consejo de Ayuda Económica Mutua (CMEA) como alternativa político-económica.

Tras la conferencia de ministros de asuntos exteriores, los representantes de un total de 16 estados se reunieron en París el 12 de julio de 1947 para negociar medidas de apoyo mutuo y la ayuda necesaria de EEUU.

Además de Francia y Gran Bretaña, que desempeñaron un papel destacado en las negociaciones, estuvieron representados los países del Benelux, Dinamarca, Grecia, Irlanda, Islandia, Italia, Noruega, Portugal, Suecia y Turquía, así como las zonas de ocupación occidental de Alemania y Austria.

En el Departamento de Estado de EEUU, que en un principio no participó directamente en las negociaciones, se habían acordado de antemano unos principios que representaban las condiciones de la ayuda estadounidense.

Estos principios consistían, además de la asistencia mutua de los Estados europeos y la ayuda a la autoayuda, en la liberalización del comercio intraeuropeo, la convertibilidad de la moneda y la creación de una institución supranacional. Además, la reintegración de Alemania Occidental (Trizona) en el comercio europeo era una importante preocupación de EEUU.

Resultó muy difícil para los Estados europeos ponerse de acuerdo sobre la ayuda conjunta. Para Francia, el tratamiento de la cuestión del Ruhr, así como el futuro papel de Alemania, fue controvertido durante mucho tiempo.

También Gran Bretaña no estaba en absoluto de acuerdo con todas las exigencias de EEUU. A finales de agosto de 1947, Estados Unidos estaba decepcionado con los resultados de las negociaciones: las expectativas de los europeos ascendían a 29.000 millones de dólares, sin promesas concretas de ayuda propia.

Sólo tras una considerable presión por parte de EEUU se llegó finalmente a un acuerdo a finales de septiembre de 1947, de modo que los estados europeos firmaron el tratado el 22 de septiembre de 1947.

Adopción por el Congreso

Sólo después de que los europeos llegaran a un acuerdo fundamental se pudo presentar el proyecto de ley en el Congreso en septiembre de 1947.

Tras las deliberaciones en la Cámara de Representantes y el Senado, el Plan Marshall fue finalmente aprobado por una amplia mayoría el 3 de abril de 1948 y firmado como ley por el presidente estadounidense Harry S. Truman ese mismo día.

La ayuda debía volver a solicitarse anualmente, por lo que el Congreso seguía teniendo voz. Se destinó un total de 17.000 millones de dólares, que no tuvieron que agotarse del todo al final del programa en 1952.

Motivos de EEUU para el Plan Marshall

Cuando el Secretario de Estado estadounidense Marshall pronunció el 5 de junio de 1947 el discurso sobre el programa de ayuda que más tarde llevaría su nombre, no tenía en mente ningún concepto elaborado.

Más bien, EEUU se enfrentaba a diversos problemas en Europa y buscaba una forma de estabilizar la situación política y económica para contener la influencia soviética en Europa (ver Política de Contención).

La investigación ha debatido una serie de razones que impulsaron a EEUU a emprender el programa de ayuda global, sin llegar a una conclusión concluyente.

El consenso es que diferentes motivos condujeron al Plan Marshall. Algunos investigadores subrayan que fue precisamente el logro diplomático del Plan Marshall el que desactivó problemas muy diferentes con un programa de ayuda. Entre los aspectos que se mencionan con frecuencia están los siguientes

  • la mala situación económica en Europa: por ejemplo, la crisis monetaria en Gran Bretaña, Francia e Italia
  • el fracaso de los programas de ayuda anteriores
  • el interés de EEUU por el libre comercio y por Europa como mercado de exportación
  • los éxitos de los partidos comunistas en Francia e Italia
  • la situación desesperada en las zonas de ocupación: la situación catastrófica del abastecimiento, los costes crecientes para las potencias ocupantes, las protestas contra el desmantelamiento y la resignación de la población
  • La negativa de Francia a reducir las reparaciones de Alemania (cuestión del Ruhr)
  • la decisión de ayudar a Grecia y Turquía para hacer retroceder la influencia de la Unión Soviética
  • la debilidad de Gran Bretaña.

John Gimbel evalúa así el desarrollo del Plan Marshall desde su primera concepción en mayo de 1947 hasta su adopción por el Congreso en abril de 1948:

La ya conocida evolución del Plan Marshall a partir de las decisiones de Moscú sobre Alemania es una complicada historia de toma y daca entre el Congreso y la administración Truman; entre el Ejército y el Departamento de Estado; entre los franceses por un lado, los británicos y los estadounidenses por otro, y entre los propios europeos.

Aplicación del Plan Marshall

Gestión de fondos: CEPA y OCDE

Estados Unidos creó una agencia, la Administración de Cooperación Económica (ECA), para organizar la ayuda. Hasta 1950, la ECA estuvo dirigida por Paul G. Hoffmann, un experimentado gestor industrial, y llegó a tener hasta 7.000 empleados. Mantenía oficinas en todos los países participantes.

Un gran departamento de la ECA estaba situado en París, con 600 empleados solamente. Las sucursales en Europa debían mantener un estrecho contacto con los gobiernos y coordinar y supervisar el uso sensato de los fondos. Además, se celebraron acuerdos bilaterales con cada país receptor.

De los dieciséis países europeos que participaban en el Plan Marshall, el 16 de abril de 1948 se fundó en París el Comité de Cooperación Económica Europea (CEPE), precursor de la actual OCDE.

La fundación de esta organización fue una condición impuesta por EEUU y pretendía reforzar la cooperación entre los países de Europa. La tarea de la OEEC era elaborar propuestas sobre cómo repartir el dinero entre los países receptores y para qué utilizarlo.

Para ello, se recogieron datos económicos y se elaboró una especie de plan cuatrienal con objetivos relativos a la producción industrial y de materias primas, así como a las inversiones necesarias. Sobre la base de estos objetivos, se elaboraron propuestas sobre cómo y para qué deberían utilizarse los fondos del Plan Marshall.

Estos objetivos se revisaron anualmente y se ajustaron en consecuencia. Sin embargo, la decisión sobre el uso de los fondos seguía correspondiendo a EEUU y al Congreso.

Las tareas de la OEEC también provocaron la resistencia de los gobiernos europeos, ya que afectaban a la soberanía nacional. Por ello, Francia y Gran Bretaña en particular habrían preferido negociar directamente con EEUU, pero el TCE insistió en la necesidad de una estrategia económica común en Europa, que debía elaborarse en la OEEC.

Además, EEUU estaba convencido de que el desmantelamiento de las barreras comerciales era necesario para reconstruir la economía europea. Esta tarea también recayó en la OEEC.

Mientras que al principio el gobierno estadounidense se centró en restablecer el Acuerdo de Bretton Woods, a partir de 1949 se hizo hincapié en reactivar el comercio intraeuropeo.

Esto requería no sólo el desmantelamiento de las restricciones comerciales, sino también la liberalización de las operaciones de pago en Europa. por ello, en 1950 se fundó la Unión Europea de Pagos (UEP) en el marco de la OEEC, que introdujo un sistema de tipos de cambio fijos entre las monedas europeas.

Subvenciones a la importación y fondos de contrapartida

El noventa por ciento de los fondos del Plan Marshall se destinó a las subvenciones concedidas a las mercancías importadas de EEUU. Sin embargo, los gobiernos de los países receptores tuvieron que pagar el valor equivalente de estas subvenciones en moneda nacional a los fondos de contrapartida.

Esto se hacía normalmente vendiendo las mercancías a precios de mercado en moneda nacional. Los fondos de contrapartida eran gestionados por los gobiernos, pero su uso debía ser aprobado por el TCE.

Los Fondos de Contrapartida se utilizaron para promover la reconstrucción nacional. De este modo, se financiaron las inversiones en la industria y las infraestructuras. Sólo en Gran Bretaña y Noruega los fondos de contrapartida se utilizaron principalmente para reducir la deuda nacional.

En las zonas de ocupación alemanas y austriacas, los bienes especiales no se entregaron a los gobiernos nacionales hasta más tarde y la ayuda tuvo que devolverse parcialmente. La ayuda a la inversión de los fondos de contrapartida se concedió allí como un préstamo a bajo interés.

En Alemania, el Kreditanstalt für Wiederaufbau (KfW) sigue administrando los activos especiales creados originalmente a partir del Plan Marshall.

En Austria, el gobierno estadounidense entregó el Fondo de Contrapartida al gobierno el 1 de julio de 1962. Desde 2002, este fondo está gestionado por Austria Wirtschaftsservice Gesellschaft (aws), el banco de desarrollo y financiación de la República de Austria.

Relaciones públicas y apoyo técnico

El Plan Marshall se acompañó de amplias medidas de relaciones públicas, que también se financiaron con el presupuesto de ayuda. Todos los beneficiarios de la ayuda estaban obligados a utilizar tableros para llamar la atención sobre el Plan Marshall.

También se produjeron carteles, exposiciones y películas para informar a la población incluso antes de que llegara la ayuda. Una exposición móvil sobre el Plan Marshall fue enviada a través de la República Federal de Alemania en un tren contratado especialmente para ello.

Además, un programa cultural acompañó al Plan Marshall. Se construyeron casas americanas en toda Europa para transmitir la cultura americana. Especialmente en Alemania Occidental y Austria, se fundaron muchas instituciones de este tipo.

También sirvieron para explicar la forma de entender la democracia por parte de EEUU y, por tanto, formaron parte de las medidas de reeducación o desnazificación. En Francia e Italia, los políticos y sindicalistas proamericanos fueron apoyados con fondos del Plan Marshall.

Uno de los objetivos del Plan Marshall era aumentar la productividad de la industria y la agricultura europeas. Para ayudar a los europeos a alcanzar este objetivo, se organizaron medidas de asistencia técnica. Numerosos expertos viajaron desde EEUU a Europa. A la inversa, muchos directivos europeos visitaron EEUU para aprender los métodos de producción y contabilidad de allí.

Hasta 1949, se habían reservado 5 millones de dólares para la asistencia técnica, en virtud de la cual se habían enviado 350 expertos de Estados Unidos para prestar servicios, y 481 personas de Europa habían acudido a Estados Unidos para recibir formación. A finales de 1951, con más de 30 millones de dólares gastados, más de 6.000 europeos, entre directivos, técnicos y mano de obra, habían acudido a Estados Unidos para realizar periodos de estudio de los métodos de producción estadounidenses.

Dado que Estados Unidos produce con métodos más avanzados que Europa en muchos sectores económicos, no hay que subestimar la importancia de esta transferencia de conocimientos.

Además de los modernos métodos de gestión y producción, el comportamiento del consumidor y los modelos de negocio estadounidenses se dieron a conocer en Europa.

Características especiales en cada país

Gestión de fondos en la República Federal de Alemania

En el marco del Plan Marshall, EEUU concedió fondos por un total de casi 14.000 millones de dólares, de los que Alemania Occidental recibió unos 1.400 millones.

La suma total corresponde a unos 130.000 millones de dólares en valor monetario actual (en 2015). De la suma total a Alemania Occidental, alrededor de 1.000 millones fueron pagados directamente por el gobierno federal a través del presupuesto en 1966 y el resto fue renunciado.

El Kreditanstalt für Wiederaufbau (KfW), que empezó a funcionar en Fráncfort del Meno el 16 de diciembre de 1948, adquirió una importancia especial.

Alemania Occidental recibía los fondos en forma de bienes económicos, principalmente alimentos, combustible y medicamentos, cuyo precio de compra iba a parar al KfW, que a su vez utilizaba estos fondos para conceder préstamos, por los que Alemania Occidental soportaba la carga de la deuda en dólares estadounidenses de las importaciones que EEUU financiaba por adelantado, lo que en conjunto constituía también un programa de estímulo económico de EEUU.

El 5 de noviembre de 1948, el Consejo Económico del Espacio Económico Unido había creado las condiciones. Hermann Josef Abs se convirtió en miembro del Consejo de Administración.

En la actualidad, el KfW Bankengruppe gestiona el Fondo Especial ERP de doce mil millones de euros en nombre del Ministerio Federal de Economía y financia con él programas de desarrollo económico.

Austria

Austria fue el único estado que recibió ayuda del Plan Marshall que estaba (parcialmente) ocupado por tropas soviéticas (ver Zona de Ocupación Soviética en Austria). El acuerdo entre EEUU y Austria se celebró el 2 de julio de 1948, tras lo cual Austria recibió los fondos como subvenciones (regalo) en especie.

A cambio, Austria debía estabilizar el chelín y mantener el presupuesto nacional lo más equilibrado posible. La Unión Soviética tenía su acuerdo comprado en la Comisión Aliada con un tipo de cambio diferente para sus activos en efectivo.

Las mercancías recibidas debían venderse al precio nacional. Los ingresos de estas ventas debían ingresarse en una cuenta de contrapartida. Las entregas de mercancías tuvieron lugar hasta 1953 y alcanzaron un valor de unos mil millones de dólares.

El 1 de julio de 1962, el gobierno estadounidense entregó a Austria la cuenta de contrapartida con un saldo acreedor de 11.200 millones de chelines, que se convirtió en el Fondo ERP, administrado desde 2002 por la Austria Wirtschaftsservice Gesellschaft (aws), el banco de desarrollo y financiación de la República de Austria.

Las subvenciones para Austria eran relativamente altas. Esto se debe a dos razones: En primer lugar, Austria estaba muy poco industrializada antes de la Segunda Guerra Mundial y primero tuvo que establecer una industria; en segundo lugar, la zona de ocupación soviética fue explotada económicamente por los soviéticos (las empresas de la USIA no pagaban impuestos al Estado).

A diferencia de Alemania, Austria no tuvo que pagar reparaciones a la Unión Soviética según el art. 21 del Tratado de Estado de Austria de 1955. 22 dice: “La Unión Soviética recibirá concesiones sobre yacimientos petrolíferos correspondientes al 60% de la producción de petróleo en Austria en 1947 durante un período de treinta años […] La Unión Soviética recibirá refinerías de petróleo con una producción total anual de 420.000 toneladas de crudo […] La Unión Soviética recibirá los activos de la DDSG situados en Hungría, Rumanía y Bulgaria”.

También se consideró que Austria era especialmente digna de apoyo por su efecto propagandístico durante la Guerra Fría.

Estados no alineados

Dos Estados de Europa Occidental (Finlandia y España) no participaron en el programa. Después de 1945, Finlandia siguió una política neutral y no alineada, que tuvo en cuenta las sensibilidades de la Unión Soviética debido a la situación geopolítica del país, y por ello se abstuvo.

España solicitó participar en el programa, que fue rechazado porque el régimen franquista español tenía rasgos fascistas que EEUU no quería apoyar. Hacia finales de los años 50, España recibió ayudas de un fondo especial de la OEEC, lo que dio lugar al “milagro económico español”.

Yugoslavia pudo participar en el Plan Marshall después de un retraso tras la ruptura con la Unión Soviética en 1948.

Evaluación del Plan Marshall

Es difícil dar una visión completa de los resultados de la amplia investigación sobre el Plan Marshall. Dado que el Plan Marshall afectó a dieciséis países con diferentes condiciones económicas, políticas y sociales, las medidas y los efectos pueden diferir entre países.

Además, el Plan Marshall no siempre puede distinguirse claramente de otros programas de ayuda estadounidense para Europa. El siguiente resumen se basa en gran medida en la presentación del estado de la investigación en los volúmenes 18 y 19 de la serie Oldenbourg Grundriss der Geschichte. Uno de ellos se centra en la evolución de la República Federal de Alemania.

Importancia económica

Si se compara con los objetivos formulados por el Congreso y la OEEC, el Plan Marshall fue un éxito total. en 1951, la productividad de la industria y la agricultura en Europa estaba muy por encima del nivel de preguerra de 1938 y superaba las expectativas puestas en el programa.

Aunque la balanza comercial entre Europa y EEUU seguía siendo negativa, el déficit se había reducido a la mitad en 1952 respecto a 1948. Además, en 1952 se hicieron grandes progresos en la reducción de las barreras comerciales. Además, estos objetivos se alcanzaron en menos tiempo del esperado y con menos recursos de los previstos inicialmente.

La rápida recuperación económica de Europa tras la guerra es indiscutible. La participación del Plan Marshall en este éxito se ha cuestionado repetidamente. En términos puramente nominales, el historiador económico Barry Eichengreen calculó un aumento del producto interior bruto entre 1948 y 1951 mediante la ayuda de la ERP de una media del 0,5% anual, lo que supuso menos del 3% de la renta nacional de los 16 países apoyados.

En el caso de la República Federal, Werner Abelshauser ha argumentado, en particular, que la destrucción causada por la guerra fue menor de lo que se suponía y, por tanto, la recuperación de la economía en la Zona Oeste tras la reforma monetaria comenzó en gran medida sin los fondos del Plan Marshall.

En cuanto a la evolución en Europa Occidental, Abelshauser también concluye que el auge comenzó inmediatamente después de la guerra y sólo se interrumpió en el invierno de 1946/1947.

Según esto, el Plan Marshall no estuvo al principio de la recuperación económica de Europa, sino que se limitó a apoyarla. Otros investigadores contradicen esta tesis y subrayan que el Plan Marshall sí tuvo una “influencia decisiva en el desarrollo económico de Alemania Occidental y Europa”.

Muchos investigadores también justifican el rápido crecimiento de la posguerra con la política de liberalización promovida por el Plan Marshall y la OEEC, que garantizó la reducción o la supresión de las restricciones comerciales interestatales.

A esto se añade el efecto estabilizador de la ayuda sobre las monedas europeas y la superación de la llamada “brecha del dólar”.

Existe un acuerdo generalizado de que esta evolución ha sido positiva para la economía europea. Sin embargo, también se ha preguntado si la liberalización del comercio y la superación de la crisis monetaria en Europa se habrían producido sin el Plan Marshall.

El orden económico capitalista-liberal en Europa ya había sido perturbado desde la Gran Depresión de 1929, y los gobiernos europeos tendieron a la nacionalización de la industria y al control estatal de la economía después de la guerra.

Estos “experimentos socialistas en Europa Occidental” terminaron pronto y algunos investigadores hablan de una “restauración capitalista” después de 1948 aproximadamente.

A menudo se ha argumentado que el Plan Marshall propició o al menos fomentó la vuelta a un orden económico liberal según el modelo estadounidense.

Abelshauser no está de acuerdo con esta tesis y argumenta que los conceptos de política económica de los partidos socialdemócratas y socialistas de Gran Bretaña y Francia simplemente no se ajustaban a la realidad económica de los años de posguerra y, por tanto, tuvieron que adaptarse de forma pragmática.

Por supuesto, EEUU intentó contener la influencia comunista en Francia e Italia, y también utilizó el Plan Marshall para ello. Pero hay pocas razones para atribuir todos estos efectos -en la medida en que se produjeron- al Plan Marshall. Europa Occidental no se vio obligada a ceder a todas las presiones políticas y económicas de Washington. Su posición negociadora no era débil, aunque sólo fuera porque Estados Unidos también necesitaba aliados en Europa y no podía abandonar simplemente a un país occidental a su suerte. Francia, en particular, jugó esta baza una y otra vez. Por el contrario, el Plan Marshall -especialmente en Inglaterra y Francia- cofinanció indirectamente precisamente aquellos fenómenos y experimentos económicos que contradecían las convicciones políticas de Washington, en aras de estabilizar económicamente a Europa Occidental.

Además, se ha argumentado, especialmente en los documentales de divulgación científica, que el Plan Marshall sirvió esencialmente a los intereses económicos estadounidenses en Europa.

Sin duda, el comercio entre EEUU y Europa aumentó durante este periodo y se tuvieron en cuenta los intereses de las distintas industrias estadounidenses en la planificación del programa. Sin embargo, el superávit estadounidense en la balanza comercial disminuyó.

Además, había voces en EEUU que temían lo contrario: que el dinero de los contribuyentes estadounidenses se utilizara para crear competidores (por ejemplo, en la marina mercante).

Importancia política

Es indiscutible que el Plan Marshall contribuyó a la formación de bloques en el marco de la política de contención del presidente estadounidense Truman.

Con ello, EEUU quería “lograr una estabilización global [que] también presionara a Europa para asegurar no sólo la cooperación económica sino también la política” Así, el Plan Marshall promovió la aceptación de la posición hegemónica de EEUU en Europa Occidental.

El papel que desempeñó la oferta a la URSS y a sus estados aliados de participar en el programa ha sido objeto de controversia.

Tras analizar los archivos de la antigua Unión Soviética, los investigadores han llegado a la conclusión de que, al menos al principio, los dirigentes de la URSS consideraron seriamente la posibilidad de participar en el programa.

En el caso de EEUU, Hogan llega a la conclusión de que, en realidad, sólo había que apoyar a los Estados de Europa Occidental. Si EEUU hizo retroceder la expansión soviética con el Plan Marshall o si persiguió activamente y provocó la división de Alemania y Europa con él, es también una cuestión de punto de vista político y, por tanto, controvertida.

Charles Bettelheim parte de la base de que sólo el Plan Marshall permitió a Francia librar la Guerra de Indochina en una situación económicamente crítica.

La importancia política del Plan Marshall para las tres zonas de ocupación occidentales y la República Federal de Alemania, fundada en 1949, ha sido investigada intensamente. Hay pocas dudas sobre la gran importancia del Plan Marshall para Alemania Occidental.

La investigación subraya que la inclusión de las tres zonas occidentales en el Plan Marshall contribuyó significativamente a los posteriores vínculos de la República Federal con EEUU.

La consecuencia fue también que bajo Konrad Adenauer no se llevó a cabo una Ostpolitik independiente y la mayoría de la población la apoyó. Además, la República Federal ya estaba integrada en las estructuras de la OEEC cuando ésta se fundó, por lo que los alemanes volvieron a ser socios de discusión y negociación en Europa.

Así, el Plan Marshall preparó el camino para el regreso de la República Federal de Alemania a la escena internacional y su integración en el comercio mundial.

El Plan Marshall se considera el primer paso hacia la integración europea. Casi toda la cooperación económica entre los Estados de Europa Occidental adoptada en la década de 1950 se remonta a las ideas que se habían debatido y negociado en la OEEC.

Se pueden citar como ejemplos la Unión del Carbón y del Acero o la Unión Europea de Pagos. Por ello, los investigadores han argumentado que el éxito del Plan Marshall fue lo que afianzó la idea de unificación y cooperación en Europa.

El jefe del TCE, Paul Hoffman, habló de los “Estados Unidos de Europa” ya en 1949, en un discurso ante los representantes de la OEEC.

Impacto en la población

Además de las consecuencias políticas y económicas, las recientes investigaciones sobre el Plan Marshall han planteado nuevas cuestiones temáticas y metodológicas, como la “estabilización mental de Europa”, es decir, su efecto sobre la población.

El estudio de las actividades propagandísticas de EEUU en Europa desempeña aquí un papel. En última instancia, muchos estudios también se ocupan de la cuestión de cómo los EEUU consiguieron ascender en poco tiempo hasta convertirse en la primera potencia de Europa Occidental, que además fue ampliamente aceptada por la población.

Esto es especialmente cierto en el caso de la República Federal de Alemania, donde el Plan Marshall gozó de una gran aprobación entre la población y fue acogido por todos los partidos, excepto el KPD.

A pesar de los recelos y la oposición de los miembros comunistas, en el congreso sindical celebrado en Recklinghausen del 16 al 18 de junio de 1948, la mayoría votó a favor del Plan Marshall.

Un rechazo habría sido probablemente difícil de transmitir a la mayoría de los miembros. Respecto a los efectos del Plan Marshall en Alemania Occidental, Erich Ott llega a la siguiente conclusión:

La acción a gran escala y de alto perfil [es decir, el Plan Marshall], junto con acontecimientos tan importantes como la reforma monetaria, el bloqueo de Berlín y la intensificación de la Guerra Fría, fue utilizada por los estadounidenses para cambiar positivamente su imagen, en gran medida negativa, en la conciencia de los ciudadanos de la Zona Oeste o de la República Federal, permitiendo a Estados Unidos presentarse como salvador y ayudante. El efecto político-ideológico de estos hechos puede valorarse ciertamente como más eficaz y duradero -sobre todo en lo que respecta a la constitución de la República Federal y al orden de la economía de mercado- que la ayuda material efectivamente prestada.

Elke Kimmel también llega a la conclusión de que la población asociaba muy altas esperanzas con el Plan Marshall y habla de un mito muy poderoso en un dossier de la Agencia Federal de Educación Cívica:

Sobre todo teniendo en cuenta el recuerdo aún fresco de los crímenes de guerra y el castigo por parte de los Aliados, la integración actuó como un reconocimiento de que esta vez Alemania iba por el buen camino. Por otra parte, esto llevó a muchos alemanes a reprimir los crímenes del periodo nazi con demasiada rapidez: en consonancia con la política de reorientación de los estadounidenses, prefirieron mirar hacia el futuro.

El rechazo forzado del Plan Marshall en los países de Europa del Este fue recibido con incomprensión por amplios sectores de la población de esos países.

Según Kimmel, demostró una vez más a la población de Polonia y Checoslovaquia lo dependiente que era la dirección de su país de la Unión Soviética. El investigador también ve los efectos del “mito del Plan Marshall” en la antigua RDA:

Ya sea justificada o injustificada, hasta el día de hoy ha persistido aquí [en los nuevos estados federales] la convicción de que la carga y la responsabilidad de los crímenes nazis y de la Segunda Guerra Mundial fueron asumidas en solitario. En este sentido, el programa de Reconstrucción del Este representó una especie de “Plan Marshall” para los nuevos estados federales, aunque en condiciones mucho menos favorables.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍