El Plan Madagascar

El Plan Madagascar era un plan nazi para deportar a los judíos de Europa a Madagascar, una isla bajo dominio francés en la costa sureste de África.

Desde la Primera Guerra Mundial, el Plan Madagascar ha sido defendido por antisemitas franceses, británicos, holandeses y polacos. El primero en proponer activamente la expulsión de los judíos de Europa a Madagascar fue el británico-rodesiano Henry Hamilton Beamish.

En 1937, el gobierno polaco envió una comisión a Madagascar para investigar las posibilidades y en 1938 Adolf Eichmann hizo lo mismo. No fue hasta 1940, cuando Adolf Hitler ocupó parte de Francia y el resto del país fue gobernado por el gobierno colaboracionista nazi de Vichy, que el plan Beamish llegó a oídos de los altos cargos nazis.

El plan consistía inicialmente en deportar a Madagascar al menos a 1,5 millones de judíos del Protectorado de Bohemia y Moravia y de Polonia. Finalmente, incluso todos los judíos europeos iban a ser deportados a Madagascar.

Los judíos que habían sido deportados perderían su ciudadanía. Aunque se afirmaba que se concedería a los judíos un cierto grado de autonomía, los alemanes tenían pocos deseos de “dar” tierras a los judíos “por las que se había derramado sangre alemana”.

Además, no era ciertamente la intención de dar a los judíos la oportunidad de construir un estado que pudiera suponer una amenaza a largo plazo. En realidad, Madagascar se convertiría esencialmente en una colonia alemana, gobernada como un estado policial por las SS, como una especie de “supergueto”. Además, los judíos podrían servir de “rehenes” a los aliados, incluido el lobby judío en Estados Unidos.

El plan nunca se llevó a cabo porque el gobierno de Vichy se opuso. No quería renunciar a la colonia. Además, la Armada británica tenía ventaja en el mar sobre los alemanes y no era posible el transporte marítimo a gran escala en tiempos de guerra. En febrero de 1941, los nazis consideraron inviable el plan de Madagascar.

En el año 1941, los nazis se fueron acercando a la idea de exterminar físicamente a los judíos. Durante la Operación Barbarroja (junio de 1941) los judíos ya eran asesinados en masa por los Einsatzgruppen entrenados para ello.

Se supone que Hitler tomó la decisión de aniquilar en septiembre de 1941, y que la ejecución precisa se discutió en la Conferencia de Wannsee el 20 de enero de 1942. Cuando Japón entró en la guerra en 1941-42, los aliados invadieron Madagascar el 5 de mayo de 1942 y ocuparon la isla, temiendo que el gobernador francés la entregara a la armada japonesa (Operación Ironclad). Mientras tanto, en diciembre de 1941, los alemanes habían comenzado a gasear a gran escala a los judíos.