La Ley de Préstamo y Arriendo (Lend-Lease Act)

La Ley de Préstamo y Arriendo del 11 de marzo de 1941 fue una ley estadounidense que permitió a Estados Unidos proporcionar apoyo material (inicialmente) al Reino Unido (y más tarde a otros países) en la primera parte de la Segunda Guerra Mundial, sin violar el principio de neutralidad.

La ley otorgaba al gobierno estadounidense el poder discrecional de poner equipos de defensa a disposición de los estados cuya defensa fuera considerada vital para la defensa de EEUU por el presidente estadounidense.

Antes de que la Ley de Préstamo y Arriendo entrara en vigor, EE.UU. y el Reino Unido mantenían una serie de acuerdos en virtud de los cuales se intercambiaban equipos e instalaciones de defensa. Entre ellos se encontraban 50 destructores estadounidenses más antiguos, frente a los derechos estadounidenses de uso de las bases navales británicas en el Caribe.

Sin embargo, para respetar las leyes de neutralidad estadounidenses, esto debía hacerse sobre la base de una (presunta) proporcionalidad. Después de todo, EEUU no estuvo en guerra hasta el ataque japonés a Pearl Harbor el domingo 7 de diciembre de 1941 y la declaración de guerra alemana a EEUU el 11 de diciembre de 1941. Los opositores argumentaron que la ley arrastraría a EEUU a la guerra.

Para ganarse el apoyo del pueblo estadounidense, el presidente Roosevelt, en un discurso radiofónico el 17 de diciembre de 1940, utilizó la famosa metáfora del vecino cuya casa está ardiendo y le pide prestada la manguera del jardín. “No le diría entonces: vecino, mi manguera de jardín cuesta 15 dólares y usted tiene que pagármela primero. No necesito 15 dólares, sólo quiero que me devuelvan mi manguera de jardín cuando se apague el fuego”.

Fue en parte gracias a esta analogía por lo que se aprobó la ley, a pesar de que hubo un feroz debate en el Congreso.

Los primeros países en recibir ayuda a través de la Ley de Préstamo y Arriendo fueron Grecia y el Reino Unido. En virtud de esta ley, Estados Unidos podía proporcionar ayuda militar al Reino Unido por unos 1.000 millones de dólares hasta octubre de 1941.

El Reino Unido no habría podido pagar tal suma en aquella época, teniendo en cuenta que el poder adquisitivo de dicha suma era muchas veces mayor entonces que hoy, tres cuartos de siglo después.

Al final, hasta agosto de 1945, cuando se derogó la ley, se proporcionarían ayudas por valor de más de 50.000 millones de dólares a 37 países diferentes, de los que el Reino Unido fue con diferencia el mayor receptor. Este país y la Commonwealth británica (Canadá, Australia, Nueva Zelanda) recibieron ayudas por un total de más de 31.000 millones de dólares.

El programa Lend-Lease fue crucial para los Aliados porque la propia industria de guerra británica no era ni de lejos capaz de producir la cantidad de material bélico que se necesitaba. Incluso después de que Estados Unidos se implicara en la guerra, el programa siguió siendo necesario: la construcción de sus propias fuerzas armadas estaba lejos de completarse a finales de 1941.

A cambio, el Reino Unido tuvo que dar a EE.UU. acceso al comercio dentro de su Commonwealth. Aquí se enmarcan tratados entre los dos países como el Acuerdo Maestro de Préstamo y Arriendo, negociado en 1941-1942 y el Acuerdo Monetario de Bretton Woods en 1944.

En el marco del Lend-Lease Act o Ley de Préstamo y Arriendo, el Reino Unido también proporcionó a Estados Unidos conocimientos técnicos en ámbitos como el radar y la propulsión a reacción. El segundo mayor receptor de ayuda estadounidense fue la Unión Soviética, con 11.000 millones de dólares.

En un principio, Roosevelt se mostró reacio a prestar ayuda al país comunista y no fue hasta octubre de 1941, varios meses después de la invasión alemana de Rusia, cuando autorizó la ayuda inicial. Inicialmente se hizo por mar a través del Atlántico Norte.

A esto se añadió más tarde el Paso del Nordeste, el puerto de Vladivostok, vía Basora a través de Irán y vía el Alsib, la ruta aérea de Alaska vía Uelkal a Krasnoyarsk. La ayuda incluía 13 millones de pares de botas del ejército, spam y, lo que es más importante, locomotoras y camiones del ejército.

La ayuda estadounidense era bastante limitada en comparación con la producción soviética de material militar, pero permitió a la Unión Soviética concentrar su producción en determinadas ramas. Otros países que recibieron mucha ayuda fueron Francia y sus colonias (3.200 millones de dólares) y China (1.600 millones de dólares). Los Países Bajos y sus colonias también recibieron 251 millones de dólares en ayuda y el Congo Belga 159 millones.

El 30 de agosto de 1945, la ley fue derogada por el presidente Harry Truman y cesó la ayuda. En mayo de 2022, la ley entró en vigor bajo una nueva forma para los suministros de armas a Ucrania.