Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

El discurso de Hitler en el Reichstag

El discurso de Adolf Hitler como Canciller del Reich ante el Reichstag alemán el 23 de marzo de 1933 se conoce también como el discurso de la Ley de Habilitación.

El discurso fue la segunda comparecencia de Hitler ante el Reichstag tras el Día de Potsdam y condujo a una votación en el Parlamento que abolió la separación de poderes de la Constitución de Weimar y, por tanto, la democracia de facto en Alemania durante un periodo inicial de cuatro años.

Como Canciller del Reich nombrado por el Presidente del Reich, Hitler buscó ese día la aprobación parlamentaria de esta ley que rompía la Constitución. Tres horas después de su discurso, lo consiguió.

La Ley de Habilitación entró en vigor un día después. El discurso parecía una declaración programática del gobierno; ya contenía rasgos esenciales de la política nazi.

Para la mayoría de los parlamentarios, ésta fue la primera oportunidad de ver a Hitler y oírle hablar en persona. Algunas figuras centrales de la izquierda, como Rudolf Breitscheid (SPD), estaban de vacaciones o, como Ernst Torgler (KPD), ya en la cárcel.

Hitler se presentó con una camisa marrón y comenzó su discurso de algo menos de 50 minutos muy tranquilamente con la supuesta mentira de que sólo Alemania tenía la culpa de la Primera Guerra Mundial.

La mentira de la culpa de la guerra y la enorme influencia de los marxistas en la política alemana fueron responsables de la miseria y los agravios en el Reich.

Prometió trabajar para la ejecución de los marxistas arrestados en relación con el incendio del Reichstag, y extendió las amenazas a todos los grupos dedicados a la traición contra el país y el pueblo. Aquí el discurso se volvió ardiente, y los diputados del NSDAP aplaudieron eufóricamente.

Hitler anunció que debilitaría la estructura federal del Reich. Habló de los valores básicos comunes de los nacionalsocialistas con ambas iglesias cristianas, prometió a las iglesias protección bajo el nuevo gobierno, pero les señaló que tampoco debían oponerse a él.

Los medios de comunicación del Tercer Reich (radio, periódicos) tendrían que estar al servicio del gobierno en el futuro, y el arte debía orientarse hacia la sangre y la raza. Es el único lugar del discurso en el que aparece raza, elemento clave del nazismo.

La política antisemita y, por tanto, el Holocausto fueron los únicos temas centrales que faltaron en esta aparición. Hitler anunció que el poder judicial sería reestructurado. Los jueces tendrían que mostrar elasticidad de juicio con el fin de preservar la sociedad y proceder con una crueldad bárbara.

En la segunda mitad del discurso, Hitler abordó la economía: Había que salvar a toda costa a los angustiados campesinos de la quiebra, en parte porque eran el único grupo obrero importante que se resistía al marxismo.

El trabajo tenía que volver a tener sentido y servir al conjunto nacional. Anunció que se reforzaría la clase media y se permitiría a la industria seguir sus propias leyes de mercado. La propiedad privada era el pilar de la economía.

Con la declaración de que quería reforzar el Reichswehr, Hitler pasó a la parte de política exterior del discurso. Abordó la cercanía a la Italia fascista, la piedad por Austria y las etnias alemanas de la zona que rodeaba al Reich.

Alemania quería exportar, pero sólo como socio igualitario con otros países. Rechazó la distinción entre vencedores y vencidos y, por tanto, el Tratado de Versalles.

Dijo que cualquiera que cuestionara esto tendría que esperar una reacción de autoconfianza por parte del nuevo gobierno. La declaración fue recibida con entusiasmo por los derechistas de la sala.

Hacia el final, vino a hablar de la Ley de Habilitación. Era absolutamente necesario aplicar la nueva política. El Reichstag no sería abolido, pero ya no sería necesario en su forma actual. Sólo al final de su discurso Hitler amenazó con que el gobierno también estaba preparado para afrontar el rechazo y la resistencia. Concluyó con las palabras:

Que ustedes, señores diputados, tomen ahora su propia decisión sobre la paz o la guerra.

A esto le siguió una ovación y el aplauso en pie del Deutschlandlied.

El posterior Ministro de Propaganda de Hitler, Joseph Goebbels, escribió sobre el discurso en su diario un día después: El Führer habla al Reichstag alemán. Está en una forma fabulosa. Todo su discurso es el relato de un inteligente estadista superior. Muchos en la Cámara lo ven por primera vez y están bastante aturdidos por la grandeza de su apariencia.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍