La crisis de los Sudetes

De las cenizas de la Primera Guerra Mundial

Tras la Primera Guerra Mundial, los alemanes derrotados fueron sometidos a una serie de condiciones humillantes en el Tratado de Versalles, incluida la pérdida de gran parte de su territorio. Uno de los nuevos estados creados por el tratado fue Checoslovaquia, que contenía una zona habitada por un gran número de personas de etnia alemana a la que Hitler denominó los Sudetes.

Hitler llegó al poder gracias a la ola de malestar generada por el tratado, que siempre se había considerado demasiado duro en Gran Bretaña. Como resultado, los gobiernos británicos hicieron en gran medida la vista gorda a las promesas de Adolf Hitler de deshacer gran parte del tratado tras ser elegido en 1933.

En 1938, el líder nazi ya había vuelto a militarizar Renania, que debía ser una zona de amortiguación entre los enemigos históricos Alemania y Francia, y había incorporado a Austria a su nuevo Reich alemán.

Adolf Hitler pone sus ojos en los Sudetes

Tras años de política de apaciguamiento, la postura agresiva de Hitler hacia sus vecinos empezaba a preocupar a Gran Bretaña y Francia. Sin embargo, Hitler no había terminado con sus afanes expansionistas tras hacerse con Austria pacíficamente.

Tenía sus ojos puestos en los Sudetes, que eran ricos en los recursos naturales necesarios para una ya inminente Segunda Guerra Mundial y estaban convenientemente poblados por alemanes étnicos, muchos de los cuales querían realmente volver al dominio alemán.

El primer movimiento de Adolf Hitler fue ordenar al Partido Nazi de los Sudetes que exigiera al líder checo Benes la plena autonomía de los alemanes étnicos, a sabiendas de que estas exigencias serían rechazadas.

A continuación, hizo circular historias de supuestas atrocidades checas cometidas contra los alemanes de los Sudetes y subrayó su deseo de volver a estar bajo dominio alemán, en un esfuerzo por legitimar su anexión del territorio checo.

Por si sus intenciones no estuvieran ya suficientemente claras, se enviaron 750.000 soldados alemanes a la frontera checa, oficialmente para realizar maniobras. Como era de esperar, estos acontecimientos alarmaron enormemente a los británicos, que estaban desesperados por evitar otra guerra.

El (infructuoso) apaciguamiento continúa

Con Hitler exigiendo abiertamente los Sudetes, el Primer Ministro Neville Chamberlain voló para reunirse con él y con el líder nazi de los Sudetes, Henlein, los días 12 y 15 de septiembre. La respuesta de Hitler a Chamberlain fue que los Sudetes negaban a los alemanes checos el derecho a la autodeterminación, y que las “amenazas” británicas no eran apreciadas.

Después de reunirse con su gabinete, Chamberlain volvió a reunirse con el líder nazi. Declaró que Gran Bretaña no se opondría a una toma de posesión alemana de los Sudetes. Hitler, consciente de que tenía la sartén por el mango, negó con la cabeza y le dijo a Chamberlain que los Sudetes ya no eran suficientes.

Quería que el estado de Checoslovaquia se dividiera y se repartiera entre varias naciones. Chamberlain sabía que no podía aceptar estas condiciones. La Segunda Guerra Mundial se vislumbraba más claramente que nunca en el horizonte.

Cuando faltaban horas para que las tropas nazis cruzaran la frontera con Checoslovaquia, Hitler y su aliado italiano Benito Mussolini ofrecieron a Chamberlain lo que parecía ser un salvavidas: una conferencia de última hora en Múnich, a la que también asistiría el primer ministro francés Daladier. Los checos y la URSS de Stalin no fueron invitados.

El premier británico Neville Chamberlain en su llegada a Múnich el 29 de septiembre de 1938
Bundesarchiv, Bild 183-H13008 / CC-BY-SA 3.0

En las primeras horas del 30 de septiembre se firmó el Pacto de Múnich, y los nazis obtuvieron la soberanía sobre los Sudetes, que cambiaron de manos el 10 de octubre de 1938.

Chamberlain fue recibido inicialmente como un heroico pacificador a su regreso a Gran Bretaña, pero las consecuencias del Pacto de Múnich sólo significarían que la guerra, cuando comenzara, lo haría en los términos de Hitler.

Tambores de guerra atronadores

La pérdida de los Sudetes paralizó a Checoslovaquia como fuerza de combate, con la mayor parte de su armamento, fortificaciones y materias primas cedidas a Alemania sin que tuviera nada que decir al respecto.

Reacciones diferentes a la ocupación en los Sudetes (octubre de 1938)
Bundesarchiv Bild 183-H13160, Beim Einmarsch deutscher Truppen in Eger

Incapaz de resistir sin el apoyo francés y británico, a finales de 1938 todo el país estaba en manos de los nazis. Y lo que es más importante, la exclusión de la URSS en la reunión convenció a Stalin de que no era posible una alianza antinazi con las potencias occidentales.

En cambio, un año después, se firmó el Pacto Nazi-Soviético con Hitler, dejando el camino abierto para que éste invadiera Europa del Este sabiendo que podía contar con el apoyo de Stalin.

Desde el punto de vista británico, lo único bueno de Múnich fue que Chamberlain se dio cuenta de que no podía seguir apaciguando a Hitler. Si Hitler invadía Polonia, Gran Bretaña y Francia tendrían que entrar en guerra.

Y así ocurrió con el inicio de la batalla de Polonia. Arrancaba así la Segunda Guerra Mundial el 1 de septiembre de 1939.