La Conferencia de Potsdam: los orígenes de la Guerra Fría

Es el 17 de julio de 1945. En Potsdam, cerca de Berlín, en el interior del suntuoso Palacio de Cecilienhof, se reúnen los Jefes de Gobierno de los Estados Unidos, el Reino Unido y la URSS, las tres potencias de la Gran Alianza que está concluyendo la guerra victoriosa contra Japón, la única que queda entre las Fuerzas del Eje enfrentadas.

La Conferencia de Potsdam es la última de una serie de reuniones entre los tres líderes para establecer las prioridades y condiciones del proceso de paz resultante de la Segunda Guerra Mundial. Para una parte de la historiografía, el resultado de Potsdam representa el inicio del proceso que dividirá a Europa en dos esferas de influencia y dos bloques de alianzas opuestas, el llamado sistema de la Guerra Fría.

Antecedentes: Teherán y Yalta

Winston Churchill, Franklin D. Roosevelt y Iósif Stalin, los “Tres Grandes” Jefes de Gobierno del Reino Unido, Estados Unidos y la Unión Soviética respectivamente, se reúnen por primera vez en Teherán en noviembre de 1943.

Los acuerdos militares definidos en la capital iraní se referían a las acciones que debían emprenderse para aniquilar las fuerzas armadas de la Alemania nazi y del Imperio japonés; el compromiso de un desembarco para el “segundo frente” que debía realizarse en el mes de mayo de 1944, mientras que Stalin prometía la apertura en el lado soviético de un frente contra Japón. En el plano político, los temas de los acuerdos convergieron en la paz, el nacimiento de las Naciones Unidas y la lucha contra el colonialismo.

“En cuanto a la paz, tenemos la convicción común de que ganaremos y que nuestros acuerdos harán que la paz sea duradera. Sentimos una responsabilidad suprema, compartida con todas las Naciones Unidas, de restablecer la paz y evitar a las generaciones futuras el azote de la guerra y el terror”.

Fue en Teherán donde Roosevelt esbozó su proyecto de los “cuatro policías”, los cuatro estados policías (EE.UU., URSS, Reino Unido y China) que deberían trabajar juntos como garantes del orden internacional después de la Segunda Guerra Mundial. Los cuatro policías son responsables de mantener la paz en sus “esferas de influencia”: Gran Bretaña en su imperio y Europa Occidental, la Unión Soviética en Europa Oriental y Asia Central, China en Asia Oriental y el Pacífico Occidental y los Estados Unidos en el Hemisferio Occidental. Como medida preventiva contra nuevas guerras, los países que no sean las cuatro potencias mencionadas deben ser desarmados.

La visión de Roosevelt sólo se adopta marginalmente con la creación del Consejo de Seguridad de la ONU, en el que los cuatro gobiernos policiales se convierten en miembros permanentes, pero con un poder significativamente menor que el previsto por el estadista estadounidense. Cuando se crean oficialmente las Naciones Unidas en 1945 (sobre las cenizas de la antigua Sociedad de Naciones), la Francia de De Gaulle se añade como quinto miembro permanente del Consejo de Seguridad por insistencia de Churchill.

Es una tradición muy extendida, aunque bastante simplista, señalar la posterior Conferencia de Yalta (4-11 de febrero de 1945) como el lugar donde se decidió la división del viejo continente en dos esferas de influencia, Europa Occidental para los estadounidenses, Europa Oriental para los soviéticos, y donde se esbozó por primera vez el sistema de la Guerra Fría.

En realidad, como acabamos de ver, fue en Teherán donde apareció el concepto de esferas de influencia, aunque de forma mucho más pacífica que como se desarrolló a partir de 1946. El objetivo de la reunión de Yalta era principalmente sentar las bases de un nuevo orden político en el sistema de relaciones internacionales, ante el inminente fin de la guerra en Europa (las fuerzas soviéticas estaban a menos de cien kilómetros de Berlín).

En Yalta se decidió desarmar a Alemania, dividirla en cuatro zonas de ocupación (estadounidense, británica, francesa y soviética) y se alcanzaron importantes acuerdos sobre cómo tratar la situación política en determinados territorios (principalmente Polonia), sobre la creación de la nueva organización internacional (ONU) y sobre cómo continuar el conflicto contra el Eje.

Los objetivos comunes de los tres grandes aliados se recogen en una “Declaración sobre la Europa liberada”, uno de cuyos puntos fundamentales es el restablecimiento del orden y la reconstrucción de la vida económica de las naciones, que debe lograrse mediante procesos intermedios que permitan a los pueblos liberados crear sus propias instituciones democráticas y elegir libremente la forma de gobierno deseada. Una visión utópica que, desgraciadamente, fue barrida en los años siguientes en los países del bloque comunista soviético.

El Acuerdo de Potsdam y la bomba atómica

En los cinco meses transcurridos entre las Conferencias de Yalta y Potsdam se produjeron muchos cambios que influyeron enormemente en las relaciones dentro de la Gran Alianza. El Ejército Rojo había conquistado recientemente Berlín y provocado la derrota de la Alemania nazi. Stalin controlaba ahora Europa central, así como los Estados bálticos, Polonia (donde había impuesto un gobierno prosoviético), Checoslovaquia, Hungría, Bulgaria y Rumanía.

El dictador soviético insiste en que su control de Europa del Este es una medida defensiva contra posibles ataques futuros y afirma que es una esfera legítima de influencia soviética, un derecho moral justificado por el excesivo precio pagado por la URSS en términos de vidas humanas para derrotar a Hitler. El objetivo de Stalin era claro: no estaba interesado en restablecer el equilibrio de poder en Europa, sino en dominar el continente, rompiendo todas las promesas que había hecho a sus aliados británicos y estadounidenses en Yalta.

Pero Roosevelt y Churchill, por diferentes razones, no pudieron imponer su experiencia y habilidad en Potsdam. El presidente estadounidense falleció tres meses antes del inicio de la conferencia y su muerte marcó también el fin del proyecto de los Cuatro Policías, que no fue llevado a cabo por su sucesor Harry S. Truman; el estadista británico, a pesar de haber llevado a la nación británica a la victoria, fue derrotado estrepitosamente en las elecciones generales y tuvo que dar paso, una vez iniciada la conferencia, al nuevo primer ministro Clement Attlee. La Unión Soviética, por el contrario, fue la única de las potencias vencedoras que mantuvo el mismo liderazgo político, sin ser cuestionado durante más de quince años.

La Conferencia de Potsdam, inaugurada el 17 de julio de 1945 en el Palacio de Cecilienhof, se convirtió rápidamente en un diálogo de sordos, ya que los aliados de la guerra se habían convertido en potencias competidoras en el orden mundial, nadie quería dar marcha atrás en sus convicciones y posiciones, por lo que las negociaciones produjeron resultados modestos.

El orden del día de los tres gobernantes era muy amplio e incluía las cuestiones de las reparaciones de guerra, el futuro de Alemania y de sus antiguos aliados, así como las exigencias militares y estratégicas de Stalin para controlar el estrecho del Mar Negro (esencialmente las mismas exigencias que las planteadas a Hitler en 1940).

Así pues, en vista del poco tiempo disponible, los dirigentes políticos decidieron limitarse a enunciar principios generales y crear un Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores (ampliado a Francia y China), que posteriormente se ocuparía de redactar los acuerdos de paz con Italia, Bulgaria, Rumania, Hungría y Finlandia y de proponer soluciones para las cuestiones territoriales surgidas tras el final de la guerra en Europa.

Sin embargo, un aspecto es sin duda ampliamente compartido y se refiere a los principios que deben adoptarse para gobernar el territorio alemán durante el período del “Consejo de Control Aliado”: Alemania debe ser “desnazificada” y las estructuras restantes del nazismo deben ser prohibidas, al igual que los responsables de los crímenes contra la humanidad deben ser juzgados; la administración de Alemania debe orientarse hacia la descentralización de las estructuras políticas y el desarrollo de las responsabilidades periféricas, gracias a la restauración de los gobiernos locales elegidos a través de los principios democráticos.

Para reducir permanentemente el potencial bélico de Alemania a cero, se prohíbe la producción de armas, municiones, vehículos de guerra, aviones y barcos de todo tipo. La producción metalúrgica, química y vegetal vinculada a la economía de guerra debía reducirse drásticamente y ser estrictamente controlada. Se define el mecanismo cuatripartito por el que, dentro de su propia zona de ocupación, cada potencia (incluida Francia) puede gestionar el alcance de las reparaciones de guerra de forma independiente.

En Potsdam se trazaron definitivamente las fronteras entre Alemania y Polonia a lo largo de la línea de los ríos Oder y Neisse, a petición de los soviéticos, y se decidió que toda la población alemana en territorio polaco, checoslovaco y húngaro debía ser expulsada y absorbida por Alemania.

Sin embargo, el episodio más controvertido y crucial de la Conferencia de Potsdam tuvo que ver con un tema que no figuraba en el orden del día: la bomba atómica. La víspera del inicio de la conferencia, los científicos y militares que participaron en el Proyecto Manhattan realizaron con éxito la “Prueba Trinity”, el primer artefacto nuclear jamás fabricado, que explotó en el desierto de Nuevo México, cerca de Alamogordo.

Para el presidente estadounidense Truman, fue la ocasión de lanzar un ultimátum a Japón, la amenaza de “destrucción inmediata y completa” que se incluyó en los términos de la rendición japonesa en Potsdam (Declaración del 26 de julio). El sucesor de Roosevelt no eligió sus palabras al azar: fue en Potsdam donde decidió utilizar la bomba atómica contra Japón.

El objetivo militar del bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki era el fin de la guerra y la rendición incondicional de Japón, que tuvo lugar el 15 de agosto de 1945. Destacados historiadores revisionistas de la Guerra Fría ven en realidad un uso estratégico de la bomba atómica, destinado a intimidar a la Unión Soviética. Según estos estudiosos, fueron las dos devastaciones de Hiroshima y Nagasaki las que generaron el juego bipolar del “equilibrio del terror” y la carrera armamentística que marcó las relaciones entre las dos grandes potencias al menos hasta la década de 1970.

La Conferencia de Potsdam finalizó el 2 de agosto de 1945 con algunos acuerdos provisionales, pero fueron las posteriores reuniones de ministros de Asuntos Exteriores las que terminaron con claros fracasos en las negociaciones. La tremenda demostración de poder en Japón no fue suficiente para suavizar las posiciones de los delegados soviéticos y la brecha entre las posiciones de la política exterior estadounidense y soviética, así como el entrelazamiento de múltiples factores de estrategia militar y desarrollo científico tecnológico, arrastraron al mundo hacia la Guerra Fría.

La responsabilidad recae en ambas superpotencias por no haber sabido conciliar objetivos políticos divergentes para preservar una estructura de alianza de posguerra. Es en este fracaso donde se encuentran las raíces de la Guerra Fría, derivadas en gran medida de la irreconciliabilidad de las ideologías subyacentes a los sistemas estadounidense y soviético, con posiciones e intereses geopolíticos contrapuestos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *