Werner Mölders

Werner Mölders nació en Gelsenkirchen, Westfalia, Alemania, hijo del profesor Viktor Mölders y de Annemarie Mölders (de soltera Riedel), siendo el tercero de cuatro hijos.

El mayor de los Mölders era oficial subalterno de reserva en el 145º Regimiento de Infantería del Rey alemán; murió en combate el 2 de marzo de 1915 en el bosque de Argonne, en Francia, durante la Primera Guerra Mundial.

A la muerte de su padre, la madre de Mölders trasladó a la familia a la casa de sus padres en Brandenburg an der Havel (Alemania). Le gustaban los deportes acuáticos, por lo que fue miembro de dos clubes de remo sucesivamente.

Se graduó en el Gymnasium Saldria en 1931 y luego se alistó en el ejército alemán en Allenstein, Prusia Oriental, Alemania, el 1 de abril de 1931 como cadete de oficial del II./2 Regimiento de Infantería.

En octubre de 1932, completó su formación militar inicial, y luego asistió a la escuela militar de Dresde, Alemania, completando sus estudios el 1 de junio de 1933, tras lo cual fue ascendido al rango de Fähnrich.

Ahora, como miembro del 1er Batallón de Pioneros Prusiano del mismo regimiento, fue enviado a la Escuela de Pioneros de Munich, Alemania, para realizar más estudios. Fue en esta época cuando quiso convertirse en piloto.

En un principio, fue declarado no apto para volar, ya que tenía tendencia a marearse y vomitar en vuelo, pero pudo conseguir un permiso condicional para comenzar la formación de piloto.

Entre el 6 de febrero y el 31 de diciembre de 1934, recibió formación de piloto militar en la Deutsche Verkehrsfliegerschule de Cottbus, Alemania; durante ese tiempo, el 1 de marzo, fue transferido a la Fuerza Aérea Alemana: la Luftwaffe.

Entre el 1 de enero y el 30 de junio de 1935, recibió formación de piloto de caza en Tutow y luego en Schleißheim, Alemania; el 21 de mayo de 1935 obtuvo el certificado de piloto de la Luftwaffe.

El 1 de julio de 1935, fue destinado a la I./JG 162 “Immelmann”; con esta unidad, voló en misiones sobre la región del Ruhr de Alemania durante la remilitarización alemana de Renania, convirtiéndose en uno de los primeros aviadores alemanes en llegar a Düsseldorf, Alemania.

Ascendido al rango de Oberleutnant el 20 de abril, fue nombrado oficial al mando de un escuadrón de entrenamiento en el 2º Grupo de la Jagdgeschwader 134 “Horst Wessel”, que estaba bajo el mando de Theodor Osterkamp. El 15 de marzo de 1937, fue nombrado jefe de escuadrón del 1er escuadrón de la Jagdgeschwader 334.

Durante la Guerra Civil española, Mölders fue miembro voluntario de la Legión Cóndor que fue enviada a España para luchar del lado de los nacionales en la Guerra Civil Española. Al llegar a España en abril de 1938, fue asignado al 3er Escuadrón del Jagdgruppe 88 bajo el mando de Adolf Galland, volando primero cazas He 51 y después Bf 109 B-2; en mayo, se convirtió en el comandante del escuadrón.

Consiguió su primera victoria, un caza I-15, cerca de Algar, España, el 15 de julio de 1938; pronto se convertiría en el principal as de la Legión Cóndor con 14 muertes confirmadas (de 15 reclamadas). Por su servicio, el ejército español le concedió posteriormente la Medalla de la Campaña y la Medalla Militar.

De regreso a Alemania el 5 de diciembre de 1938, fue miembro del 1er Grupo de la Jagdgeschwader 133 entre el 6 de diciembre de 1938 y marzo de 1939; parte de ese tiempo también ocupó un puesto de personal en la oficina del Inspector de Cazas del Ministerio del Aire en Berlín, Alemania, para desarrollar tácticas de caza.

Durante el banquete de estado de junio de 1939 en la Cancillería del Reich en Berlín para honrar la victoria en España, se sentó en la primera mesa junto a oficiales alemanes y españoles de alto rango, incluido el general Hugo Sperrle.

Al principio de la guerra europea, Mölders estaba destinado en el oeste de Alemania, cerca de la frontera francesa. Resultó herido en un incidente de aterrizaje forzoso el 8 de septiembre, lesionándose la espalda, pero volvió a la acción 11 días después.

El 20 de septiembre, consiguió su primera muerte de la guerra europea entre Contz y Sierck, en el noreste de Francia; la víctima fue el caza P-36 del sargento Queginer del Grupo de Chasse II/5 de la Fuerza Aérea francesa.

Obtuvo la medalla de la Cruz de Hierro de 2ª Clase como resultado de esta primera muerte. A finales de septiembre de 1939, fue nombrado oficial al mando del III./JG 53.

El 22 de diciembre, entre Metz y Thionville (Francia), derribó junto con su compañero Hans von Hahn dos cazas Hurricane, convirtiéndose en los primeros pilotos alemanes en hacerlo. Conseguiría 9 victorias antes de la invasión alemana de Francia.

Durante la invasión alemana de Francia, Mölders fue derribado el 14 de mayo sobre Sedan (Francia), pero pudo saltar y evitar lesiones. El 27 de mayo consiguió dos victorias, lo que le llevó a ser el primer piloto de caza en recibir la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro.

El 5 de junio, alrededor de las 18.40 horas, fue derribado de nuevo cerca de Compiègne, Francia, por el piloto francés René Pomier-Layrargues en un avión D.520; saltó en paracaídas con éxito, pero fue capturado en tierra, convirtiéndose en prisionero de guerra durante las tres semanas siguientes.

Durante su cautiverio conoció a Pomier-Layrargues, que moriría en combate el mismo día de su encuentro. Durante su cautiverio, un guardia francés le robó la medalla de la Cruz de Caballero, pero el oficial Capitaine Giron localizó la medalla robada y se la devolvió.

Tras ser liberado, un guardia que había maltratado a Mölders fue condenado a muerte; Mölders solicitó al jefe de la Luftwaffe, Hermann Göring, clemencia para el guardia, que le fue concedida.

Mölders regresó a Alemania en julio de 1940. Como oficial al mando del ala de cazas JG 51, voló su primera salida de combate en la Batalla de Inglaterra el 28 de julio; en esta misión, participó en un combate aéreo contra el caza Spitfire pilotado por el teniente de vuelo J. L. Webster de la Real Fuerza Aérea, que le mantuvo fuera de combate durante un mes.

El 28 de agosto, perdió en combate a su copiloto, el teniente primero Kircheis, que fue derribado y capturado; el teniente primero Georg Claus fue elegido como nuevo copiloto. El 5 de octubre de 1940, su hermano menor Victor Mölders, también piloto de caza, fue derribado y capturado.

El 20 de septiembre, derribó dos cazas Spitfire del Escuadrón nº 92 de la RAF, convirtiéndose en el primer piloto de caza en lograr 40 victorias, y al día siguiente se le concedieron las Hojas de Roble a su medalla de la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro por esta hazaña; esta medalla fue concedida personalmente por Adolf Hitler en la Cancillería del Reich en Berlín, Alemania.

Fue ascendido al rango de Oberstleutnant a finales de octubre de 1940 tras conseguir 50 victorias, pero se mantuvo fuera de combate debido a una grave gripe; mientras estaba fuera de la lista de servicio activo, su copiloto Georg Claus murió en acción sobre el río Támesis en Inglaterra, Reino Unido.

Su última victoria del año la consiguió el 1 de diciembre de 1940. Él y sus compañeros de la JG 53 tuvieron un descanso a finales de diciembre, esquiando en el sur de Alemania, en la región de Vorarlberg, que sería devuelta a Austria después de la guerra. En enero de 1941, a Mölders se le asignó el Oberleutnant Hartmann Grasser como su nuevo copiloto al volver a combatir en Francia.

Mölders era muy querido por sus hombres, ya que era conocido por estar siempre atento al bienestar de los que estaban bajo su mando. También se aseguraba de que los aviadores enemigos capturados bajo su mando recibieran un trato justo.

Günther Rall, as de la Segunda Guerra Mundial y futuro jefe del Estado Mayor de la Luftwaffe en la posguerra, recordaría a Mölders como “un maravilloso táctico”. Mi admiración por él era ilimitada. Tenía un gran ingenio y una gran personalidad. Era el hombre con más principios que he conocido”.

En junio de 1941, Mölders fue trasladado al pronto inaugurado Frente Oriental. El 22 de junio de 1941, el día de la apertura de la Operación Barbarroja, derribó tres bombarderos SB y un caza Hawk, lo que le valdría las espadas de su Cruz de Caballero, que una vez más le entregó personalmente Adolf Hitler.

El 30 de junio derribó tres bombarderos soviéticos, elevando su cuenta de victorias a 82, con lo que superó el récord de 80 establecido por Manfred von Richthofen, “Barón Rojo”, durante la Primera Guerra Mundial.

El 15 de julio de 1941 alcanzó el hito de las 100 muertes, lo que le llevó a la concesión de Diamantes a su Cruz de Caballero; fue el primer piloto del mundo en lograr 100 muertes. El 20 de julio de 1941 fue ascendido al rango de Oberst y trasladado a Berlín.

Mölders fue nombrado Inspector General de Cazas del Alto Mando de la Luftwaffe el 7 de agosto, lo que le hizo responsable de la doctrina táctica y operativa en curso. En septiembre de 1941, estableció un puesto de mando en el aeródromo de Chaplinka, en Ucrania, desde donde volaba con su avión personal Fi 156 Storch para visitar varios aeródromos de cazas cerca del frente.

Aunque oficialmente se le prohibió volar en misiones de combate, realizó en secreto varias más durante los meses siguientes; se calcula que derribó unos 30 aviones soviéticos durante este tiempo, pero ninguno de ellos aparecería en los registros oficiales.

El 22 de noviembre de 1941, Mölders viajó como pasajero a bordo de un avión He 111 de Ucrania a Alemania para asistir al funeral de Ernst Udet. En el camino, el avión se estrelló en Breslau, Polonia, durante el aterrizaje en una tormenta eléctrica, matando a Mölders así como al piloto Oberleutnant Kolbe y al ingeniero de vuelo Oberfeldwebel Hobbie.

Los investigadores descubrieron que tenía la espalda y muchas costillas rotas, y plantearon la hipótesis de que podría haber sobrevivido al accidente si se hubiera abrochado el cinturón de seguridad. Su unidad, la Jagdgeschwader 51, fue bautizada como “Mölders” en su honor a las pocas horas de su muerte.

El 28 de noviembre se celebró un funeral de Estado en el Ministerio del Aire del Reich en Berlín, en el que Hermann Göring pronunció el panegírico. Fue enterrado junto a Udet y Richthofen en el Invalidenfriedhof de Berlín.