Simon Wiesenthal

Simon Wiesenthal (Buczacz, Austria-Hungría (ahora Ucrania), 31 de diciembre de 1908 – Viena, 20 de septiembre de 2005) fue un conocido cazador de nazis judío-austríaco.

Localizó a varios criminales de guerra nazis y los llevó ante la justicia. El propio Wiesenthal fue un superviviente del Holocausto: estuvo preso en doce campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial y fue liberado por las tropas estadounidenses en 1945.

Wiesenthal se casó con Cyla Müller en 1936. Durante la Segunda Guerra Mundial, ambos fueron detenidos y acabaron en el campo de concentración de Janovska, cerca de la ciudad de Lwów, donde vivían.

Desde allí, Simon fue transportado al campo de Mauthausen, en Austria. Mientras tanto, se las había arreglado para conseguir papeles falsos para su mujer, que consiguió escapar en 1942.

Se escondió en Varsovia hasta 1944; desde allí fue trasladada a Alemania, donde tuvo que trabajar como trabajadora forzada (todavía con su nombre falso).

Simon Wiesenthal sobrevivió al campo y se volvieron a ver después de la guerra. Las dos familias, Wiesenthal y Müller, perdieron un total de 89 familiares en el Holocausto.

En 1946, el matrimonio Wiesenthal se instaló en Viena. Allí tuvieron una hija, Paulinka.

En 1947, Simon Wiesenthal abrió la Jüdische Historische Dokumentation en Linz, Austria. Este centro no sólo recogió pruebas, sino que también proporcionó asistencia práctica a los supervivientes de los campos.

En 1954, el centro fue cerrado de nuevo. El motivo del cierre fue que en aquella época parecía haber poco entusiasmo en Europa Occidental por su obra. Cuando el centro cerró, Wiesenthal entregó los documentos a Yad Vashem.

Wiesenthal continuó su trabajo, en parte en colaboración con el servicio secreto israelí.

En 1961, tras la detención y el juicio de Eichmann, se creó en Viena el Centro de Documentación Judía, más conocido como Centro Simon Wiesenthal.

Esta organización judía de derechos humanos quiere mantener viva la memoria del Holocausto. La sede de la organización está actualmente en Los Ángeles.

Wiesenthal y su Centro de Documentación Judía, con sede en Viena, desempeñaron un papel fundamental en la detección y condena del cerebro de la ejecución de la Solución Final, Adolf Eichmann.

En total, los esfuerzos de él y de sus asociados condujeron a la detención y el juicio de unos 1.100 criminales de guerra que huyeron y se escondieron.

En 1963, por ejemplo, Wiesenthal encontró a Karl Silberbauer, antiguo oficial de la Gestapo, que ahora trabajaba para la policía en Viena. Como oficial de la Gestapo, Silberbauer había detenido a Ana Frank. Su confesión ayudó a refutar las afirmaciones revisionistas de que el diario de Ana Frank era una falsificación.

También gracias a las actividades de Wiesentahl, fue detenido Franz Stangl, que había sido comandante de los campos de exterminio de Treblinka y Sobibór.

Hermine Ryan-Braunsteiner fue encontrada en Estados Unidos. Había supervisado el asesinato de cientos de niños en Majdanek. Fue extraditada a Alemania en 1973.

En 1977 se creó el Centro Simon Wiesenthal con el objetivo de mantener viva la memoria del Holocausto.

El Instituto Wiesenthal de Viena para Estudios sobre el Holocausto es un centro de investigación dedicado a la investigación, documentación y educación sobre todos los aspectos del Holocausto.

El instituto fue fundado por Simon Wiesenthal y otros investigadores internacionales y austriacos. El Instituto tiene su sede en Viena y está financiado por la ciudad de Viena y el Ministerio Federal de Ciencia, Investigación y Economía.

Dinko Sakic, comandante del campo de concentración de Jasenovac (Croacia), fue encontrado en Argentina en 1998. Posteriormente fue juzgado en Croacia.

Un criminal de guerra que Simon Wiesenthal buscó en vano fue Josef Mengele (murió en 1979).

En abril de 2003, a la edad de 94 años, Simon Wiesenthal anunció que se retiraba, afirmando que había encontrado a los asesinos en masa que buscaba: “He sobrevivido a todos ellos. Si quedara alguno, sería demasiado viejo y tendría una salud demasiado precaria para ser juzgado. Mi tarea está completa”.

Según Wiesenthal, el único criminal de guerra austriaco superviviente era Alois Brunner, la mano derecha de Adolf Eichmann, que se dice que está escondido en Siria. La esposa de Wiesenthal, Cyla, murió el 10 de noviembre de 2003 a la edad de 95 años. Simon Wiesenthal murió dos años después, a la edad de 96 años.

En 1986, Simon Wiesenthal se negó a declarar criminal de guerra al candidato presidencial austriaco Kurt Waldheim. Esto fue en contra de los deseos del Congreso Judío Mundial.

Waldheim había sido miembro de grupos nacionalsocialistas como las SA, y había ocultado sus acciones como oficial en Salónica de 1942 a 1943. En cambio, habría sido herido en el Frente Oriental y habría pasado los años restantes de la guerra en Austria.

En Estados Unidos, Waldheim fue incluido en una lista de vigilancia en 1987. Esto significaba que se le prohibía entrar en el país como ciudadano particular.

Wiesenthal recibió muchos premios internacionales por su trabajo, incluido el de Caballero de la Legión de Honor francesa.

En los Países Bajos fue nombrado Commandeur en la Orde van Oranje-Nassau y recibió el Premio Erasmus. En EE.UU. recibió el Premio Cuatro Libertades por la Libertad del Miedo, y en el año 2000 el más alto galardón civil estadounidense, la Medalla Presidencial de la Libertad.

También hubo críticas más duras contra Wiesenthal. En el libro The Pursuit of Evil, de Guy Walters, por ejemplo, se escribió:

“Toda la historia de la vida de Wiesenthal es una mentira. No estuvo con los partisanos durante la guerra, no aportó nada útil a la búsqueda de Eichmann. Wiesenthal era un buen defensor de la causa judía, pero era cualquier cosa menos un cazador de nazis. Hizo que fuera más difícil averiguar la verdad difundiendo todo tipo de tonterías. Era un aficionado, que con acusaciones descuidadas llegó a destruir la vida de un inocente. Simon Wiesenthal era un charlatán”.