Renya Mutaguchi

Renya Mutaguchi (7 de octubre de 1888 – 2 de agosto de 1966) fue un teniente general del Ejército Imperial de Japón durante la Segunda Guerra Mundial.

Natural de la prefectura de Saga, Mutaguchi se graduó en la Academia Militar del Ejército Imperial Japonés en 1910 y en la Academia Militar Superior del Ejército Imperial Japonés en 1917. Participó en la intervención en Rusia y más tarde trabajó como miembro de la misión militar japonesa en Francia.

Mutaguchi fue ascendido al rango de mayor en 1926 y de coronel en 1930. De 1933 a 1936, sirvió en el Cuartel General, y en 1936 fue trasladado a China y tomó el mando de la guarnición japonesa en Beiping.

De 1936 a 1938, dirigió el 1º Regimiento de la 1ª División de Infantería (en China) y luego fue destinado al Cuartel General del Ejército de Kwantung. Las fuerzas de Mutaguchi en China se vieron implicadas en el incidente de “Lugoutsiao” en 1937, que dio comienzo a la guerra chino-japonesa.

Fue ascendido a General de División en 1938 y sirvió como Jefe de Estado Mayor del 4º Ejército de 1938 a 1939. Luego fue llamado a Japón y sirvió como Comandante de la Escuela de Formación Militar de 1939 a 1941. Fue ascendido al rango de Teniente General en 1940.

En abril de 1941, Mutaguchi se convirtió en comandante de la 18ª División que participó en la invasión de Malaya tras el estallido de la guerra en el Pacífico. En febrero de 1942, Mutaguchi fue herido durante la batalla de Singapur.

Tras la caída de Singapur, la 18ª División fue trasladada a Filipinas, donde participó en la destrucción de las tropas estadounidenses en la península de Bataan. En abril de 1942, la 18ª División fue trasladada a Birmania.

A partir de marzo de 1943, Mutaguchi se convirtió en comandante del 15º Ejército e impulsó su plan de ataque a Assam, que condujo a la batalla por Imphal. Tras el fracaso de la ofensiva, Mutaguchi se negó a dar permiso a los comandantes de división para que se retiraran y, en cambio, destituyó a tres de ellos.

De los 65.000 subordinados de Mutaguchi, 50.000 murieron, en su mayoría de hambre y enfermedad. Debido a su completo fracaso, Mutaguchi fue relevado de su mando y llamado a Tokio. En diciembre de 1944 se vio obligado a dimitir.

Mutaguchi fue llamado brevemente de nuevo al servicio en 1945, ocupando su antiguo puesto de Comandante de la Escuela de Formación Militar.

Al final de la guerra, Mutaguchi fue detenido por las autoridades de ocupación estadounidenses y extraditado a Singapur, donde se le sometió a un consejo de guerra acusado de crímenes de guerra. En marzo de 1948 Mutaguchi fue liberado de la cárcel y regresó a Japón.