Pietro Badoglio

Pietro Badoglio, nacido en Grazzano Monferrato (Asti) el 28 de septiembre de 1871, fallecido en Grazzano Badoglio (topónimo modificado por el podestá en 1939 en honor al mariscal italiano) el 1 de noviembre de 1956, fue militar y político ittaliano.

Fue jefe de estado mayor de un cuerpo de ejército durante la Gran Guerra y jefe de estado mayor durante el fascismo, gobernador de Tripolitania y Cirenaica y virrey de Etiopía.

Con la caída de Benito Mussolini (25 de julio de 1943), el mariscal de Italia fue llamado por Vittorio Emanuele III para presidir un nuevo gobierno. Lo formó excluyendo toda participación de los partidos antifascistas, cuidando de no dar espacio a las fuerzas populares, comprometiéndose a negociar en secreto el armisticio con los aliados, preocupado sobre todo por salvaguardar la monarquía.

Los cuarenta y cinco días de su gobierno, inaugurados por el anuncio de la continuación de la guerra junto a los alemanes y la brutal represión de las manifestaciones a favor de la paz y la liberación de los presos políticos (especialmente en Emilia Romagna y Apulia), terminaron con la estipulación del armisticio y la desastrosa gestión de su proclamación el 8 de septiembre de 1943.

El armisticio, que dejó a nuestros soldados desorganizados, coincidió con la huida a Brindisi del rey, de los jefes de las fuerzas armadas y del propio Pietro Badoglio, sin la más mínima organización para la defensa de Roma y de la Resistencia.

Los siguientes pasos del gobierno de Pietro Badoglio fueron los siguientes:

  • la estipulación del largo armisticio (29 de septiembre de 1943);
  • la declaración de guerra a Alemania y la cobeligerancia junto a los aliados (13 de octubre de 1943);
  • el traslado de los ministros y del tribunal a Salerno (febrero de 1944);
  • la constitución del segundo gobierno de Badoglio (22 de abril de 1944); y
  • el primer gobierno de unidad nacional, es decir, con la participación de representantes de los partidos antifascistas unidos en el Comité de Liberación Nacional

La liberación de Roma (4 de junio de 1944) coincidió con la dimisión de Badoglio y el establecimiento del gobierno de Bonomi. El mariscal se retiró entonces a la vida privada, al igual que el rey Vittorio Emanuele III, que dejó las prerrogativas de jefe de Estado en manos de su hijo Umberto, nombrado teniente general del reino.

Después de la guerra, Piettro Badoglio perdió su puesto de senador y participó en el de la derrota del ejército italiano en Caporetto (1917). Sin embargo, Italia no le pedirá cuentas por las atrocidades cometidas durante la guerra de Etiopía, a pesar de que el gobierno italiano incluyó el nombre de Badoglio en una lista de criminales italianos presentada a las Naciones Unidas en 1948.