Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Pierre Seel

Pierre Seel (Haguenau, 16 de agosto de 1923 – Toulouse, 25 de noviembre de 2005) es el único francés que ha hecho una declaración abierta sobre sus experiencias durante la Segunda Guerra Mundial, cuando fue deportado por su homosexualidad.

Biografía

Pierre Seel era el quinto y último hijo de una rica familia católica alsaciana, y nació en el castillo familiar de Fillate, en Haguenau. A los once años descubrió que su hermana Josephine (la llamaba Fifine) era en realidad su sobrina, adoptada por el padre de Seel tras la muerte de su madre.

Su padre tenía una exitosa confitería y tienda de dulces en Mulhouse. Su madre, Emma Jeanne, era gerente de unos grandes almacenes y se incorporó al negocio familiar tras su matrimonio.

Hacia los 17 años, Seel se unió a la subcultura gay de Mulhouse (Alsacia) y a la de los Zazou.

Sospechaba que su homosexualidad estaba relacionada con la moral católica restrictiva de sus padres, que le prohibían mirar a chicas de su edad durante su adolescencia. Le resultaba difícil aceptar su homosexualidad y se describía a sí mismo como una persona de temperamento caliente.

En 1939, visitó el parque Le Square Steinbach, un conocido lugar de encuentro gay para hombres. Allí le robaron el reloj que había recibido de su madrina (su tía) por su reciente comunión.

En su ignorancia, denunció el robo a la policía, sin saber que su nombre aparecería en una lista de homosexuales que tenía la policía. La homosexualidad estaba legalizada en Francia desde 1792 y el régimen de Vichy no perseguía a los homosexuales, pero en agosto de 1942 se prohibió a los adultos mantener relaciones sexuales con jóvenes menores de veintiún años.

La invasión alemana de Rusia truncó las esperanzas de Seel de estudiar textiles en Lille. Completó su formación profesional como contable, decorador y vendedor y encontró un trabajo como ayudante de vendedor en una empresa vecina.

En Schirmeck-Vorbrück

El 3 de mayo de 1941, Seel fue detenido. Fue torturado y violado con una punta de madera. El 13 de mayo de 1941 fue trasladado al campo de Schirmeck-Vorbrück, a unos 30 km al oeste de Estrasburgo.

Su uniforme de la prisión estaba marcado con una banda azul (que representaba a los presos católicos y “antisociales”), que en realidad era mejor que el infame triángulo rosa que no se utilizaba en Schirmeck.

Pierre Seel dijo: “No había solidaridad para los presos homosexuales; pertenecían a la clase más baja. Otros presos, incluso entre ellos, utilizaban a los gays como objetivo”.

El 6 de noviembre de 1941, tras meses de hambre, mala atención y trabajos forzados, Seel fue liberado sin explicaciones y se convirtió en ciudadano alemán. Tuvo que jurar ante el comandante del campo, Karl Buck, que mantendría sus experiencias en secreto y también que informaría diariamente a la Gestapo.

El resto de la guerra

Entre el 21 de marzo y el 26 de septiembre de 1942, Seel se vio obligado a alistarse en el Reichsarbeitsdienst (RAD) para recibir cierta formación militar. Primero fue enviado a Viena como ayudante de un oficial alemán. Luego se dirigió a un aeródromo militar en Gütersloh, cerca de la frontera germano-holandesa.

El 15 de octubre de 1942 fue obligado a alistarse en la Wehrmacht y se convirtió en un malgré-nous (literalmente “a pesar de nosotros”); los jóvenes nacidos en Alsacia o Lorena eran obligados a alistarse en el ejército alemán contra su voluntad para luchar contra el enemigo y sus partidarios.

Sin poder recordar realmente dónde y cuándo fue, pasó los tres años siguientes recorriendo Europa. También fue enviado a Yugoslavia. Mientras luchaba contra el movimiento de resistencia local, él y sus compañeros quemaron aldeas remotas habitadas por mujeres y niños.

Un día se encontró cara a cara con un partisano que le rompió la mandíbula a Seel, haciéndole perder todos los dientes. Seel no se recuperó de las consecuencias y fue enviado a Berlín herido, donde ocupó un puesto administrativo.

En la primavera de 1943, para su desgracia, Seel fue enviado a un hogar de Lebensborn en Pomerania. Seel se quedó allí unos días.

En el verano de 1943, Seel se incorporó voluntariamente al Reichsbank, donde se convirtió en empleado de banca en los trenes de los soldados que se dirigían a Belgrado y Salónica.

Esto terminó con el atentado contra la vida de Hitler, que endureció aún más la autoridad. Seel ayudó a los berlineses que habían permanecido bajo tierra durante 40 días y noches a causa de un ataque aliado.

Cuando el Imperio alemán comenzó a desmoronarse, Seel fue enviado a Smolensk, en el frente ruso. Tras dejar escapar el caballo del oficial al que servía, él y otro alsaciano fueron enviados a una zona peligrosa y desprotegida.

El enemigo siguió disparando contra ellos y pronto su compañero fue asesinado. Seel permaneció allí durante tres días, casi se volvió loco y se creyó olvidado.

Cuando el colapso de Alemania era inminente, su oficial al mando sugirió a Seel que desertaran juntos. Poco después, el oficial fue asesinado y Seel, que se había quedado solo, decidió rendirse a las tropas rusas y las siguió hacia el oeste.

En algún lugar de Polonia fue detenido y amenazado con ser fusilado, en represalia por el asesinato de un oficial. Salvó su vida dando un paso al frente y cantando La Internacional frente al pelotón de fusilamiento.

En Polonia, Seel abandonó el ejército ruso y se unió a un grupo de supervivientes de los campos de concentración que fueron llevados a Francia. La Cruz Roja no tardó en hacerse cargo y organizó un convoy de trenes.

Desgraciadamente, ésta no se dirigió hacia el oeste, sino hacia el sur, hacia Odessa y el Mar Negro, en condiciones sanitarias espantosas. Cuando se declaró el armisticio el 8 de mayo de 1945, Seel seguía en Polonia.

En Odessa, donde le pusieron al frente del campo de refugiados en el que estaba, contrajo la malaria. Allí también le aconsejaron que cambiara su nombre por el de “Celle” y que dijera que era de Belfort y no de Alsacia.

Tras una larga espera por un barco que le llevara a Francia desde Odesa, “Pierre Celle” llegó finalmente a París en tren tras viajar por Europa a través de Rumanía, Alemania, Países Bajos y Bélgica. Seel fue reclutado de nuevo para un trabajo administrativo; tenía que mecanizar largas listas de refugiados que regresaban a casa.

Al llegar a Mulhouse, Seel se dio cuenta de que tendría que mentir sobre su verdadera historia y, como tantos otros, mentir sobre la razón por la que había sido deportado: “Ya estaba censurando mi memoria y me di cuenta de que, a pesar de mis expectativas y de lo que había imaginado sobre la ansiada alegría de volver, la verdadera Libertad era para otras personas

Después de la guerra

Tras el final de la guerra, se modificó el código penal francés, aboliendo las leyes antisemitas. Sin embargo, la prohibición de las relaciones homosexuales entre adultos y menores se mantuvo hasta 1982.

Para las víctimas que regresaron, el ambiente homófobo de los años comprendidos entre 1940 y 1960 hizo que la oportunidad de contar su historia se viera frustrada por el miedo a una mayor estigmatización.

En su libro, Pierre Seel también describe un aumento de los ataques homófobos en Mulhouse después de la guerra. Incluso dentro de su propia familia, Seel sintió una reacción negativa respecto a su homosexualidad. Incluso sus propios parientes se negaron a sacarlo a relucir, mientras que otros miembros de la familia hacían bromas humillantes al respecto. Su padrino le repudió.

Después de que Seel empezara a trabajar como reponedor en un almacén de ropa, creó una sociedad para ayudar a las familias necesitadas de la zona con comida y ropa.

También se hizo cargo del cuidado de su anciana madre, con la que desarrolló una estrecha relación y que fue la única persona a la que contó sus experiencias en treinta años.

Los cuatro años siguientes fueron, como él mismo dijo, los años de la vergüenza; Seel llevó una vida de “dolorosa pena”, llegando lentamente a la decisión de que tenía que distanciarse de su homosexualidad.

Siguió los pasos de sus padres y visitó una agencia de citas. El 21 de agosto de 1950 se casó con la hija de un disidente español. El matrimonio se celebró en Saint-Ouen el 30 de septiembre de 1950. Decidió no contarle a su mujer su homosexualidad.

Su primer hijo nació muerto, pero finalmente tuvieron dos hijos (en 1952 y 1954) y una hija (en 1957).

En 1952, antes del nacimiento de su segundo hijo, se trasladaron a Chevreuse, cerca de París, donde Seel abrió un negocio de ropa que no tuvo mucho éxito. Pronto se vio obligado a trabajar para una empresa de ropa más grande en París.

La familia se involucró en la comunidad católica local. A Seel le resultaba difícil establecer un vínculo con sus hijos; se mostró reticente cuando nació su hija, sin saber cómo mostrar su amor a sus dos hijos sin que se le malinterpretara.

Los años sesenta trajeron poca estabilidad a la familia, que se trasladó a Blois, Orleans, Compiègne, Rouen y de nuevo a Compiègne para que Seel pudiera seguir su carrera. Esta inestabilidad provocó más tensiones en su matrimonio.

En mayo de 1968, Seel quedó atrapado en la Sorbona asaltada durante cuatro días cuando fue enviado allí como observador por la asociación local de padres.

Siguió viajando a Toulouse para ver el nuevo piso que acompañaba al nuevo trabajo de su mujer en el gobierno. Allí fue detenido como sospechoso de alentar a los jóvenes manifestantes. La familia acabó instalándose en Toulouse.

En los diez años que siguieron, Seel y su mujer se distanciaron cada vez más y él se vio atormentado por sentimientos de inadecuación, vergüenza y confusión sobre su sexualidad.

Cuando la pareja se divorció en 1978, él ya estaba bajo la influencia de sedantes. Empezó a beber y se consideró un indigente; incluso durmió en la calle tres veces para ponerse a prueba. Cuando uno de sus hijos le amenazó con no volver a verlo si Seel seguía bebiendo, visitó un grupo de asesoramiento.

En 1979, todavía intentando reconciliarse con su esposa separada, trabajaba en una compañía de seguros cuando asistió a un debate en una librería local para lanzar la edición francesa del libro de Heinz Heger Los hombres de los triángulos rosas. Después, Seel mantuvo una conversación con los ponentes y quedaron en reunirse al día siguiente.

Visitó la rama local de David et Jonathan, una sociedad para gays y lesbianas católicos. El 9 de abril de 1989 volvió a los campos de Schirmeck y Natzweiler-Struthof por primera vez.

Compartió los últimos doce años de su vida con su compañero Eric Feliu, con quien criaba perros, lo que le ayudó a superar su miedo a los perros. Ese miedo había surgido cuando Jo, el primer amor de Seel en Schirmeck, fue despedazado vivo por los pastores alemanes delante de todos los prisioneros.

En 2005 Seel murió de cáncer a los 82 años en Toulouse. Fue enterrado en Bram, en el departamento de Aude.

Testimonio

En 1981, el testimonio recogido por Jean-Pierre Joecker (director y fundador de la revista gay Masques) se publicó de forma anónima en una edición especial de la obra Bent.

En respuesta a las declaraciones antigay y a las acciones de Léon Elchinger, el obispo de Estrasburgo, Seel habló abiertamente en abril de 1982 y escribió una carta abierta al obispo el 18 de noviembre.

Al mismo tiempo, distribuyó una copia de esa carta a su familia. La carta se publicó el 11 de diciembre en el número 47 del semanario Gai Pied. Al mismo tiempo, también inició un procedimiento judicial para obtener una indemnización del Estado francés.

Entre 1980 y 1990, Seel fue atacado e incluso recibió amenazas de muerte. Tras aparecer en la televisión francesa, fue agredido y golpeado por jóvenes que gritaban insultos homófobos.

Catherine Trautman (PS), entonces alcaldesa de Estrasburgo y posteriormente ministra de Cultura, se negó en una ocasión a estrechar la mano de Seel en un acto conmemorativo.

En 1994 publicó el libro Moi, Pierre Seel, déporté homosexuel (“Yo, Pierre Seel, homosexual deportado”).

Apareció en la televisión francesa y en la prensa francesa. La historia de Seel apareció en el documental de 2000 sobre la deportación de homosexuales en la IIGM: Párrafo 175. Tras el estreno del documental en el Festival Internacional de Cine de Berlín, Seel, que volvía a Alemania por primera vez desde la guerra, recibió una ovación de cinco minutos.

En 2003, Seel fue reconocida oficialmente como víctima del Holocausto por la Organización Internacional para las Migraciones, que presta asistencia a las víctimas del nazismo.

En abril de 2005, en la Journée nationale du souvenir des victimes et des héros de la déportation, Jacques Chirac dijo: “En Alemania, pero también en el territorio francés, aquellos cuya vida personal se desviaba, pienso en los homosexuales, fueron perseguidos, detenidos y deportados”

El 23 de febrero de 2008, una calle del municipio de Toulouse fue rebautizada en honor a Seel. El letrero de la calle dice “Rue Pierre Seel – Déporté français pour homosexualité – 1923-2005”.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍