Nicholas Winton

Sir Nicholas Winton MBE (nacido el 19 de mayo de 1909 en Londres; fallecido el 1 de julio de 2015 en Slough, Berkshire) fue un ciudadano británico que organizó el rescate del Holocausto de 669 niños de confesión u origen judíos de Checoslovaquia poco antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

La mayoría de ellos eran niños de familias de refugiados judíos de Alemania y Austria a los que se había concedido asilo en Checoslovaquia. Esta acción se conoció como el Kindertransport checo. A Winton, que era de ascendencia judía, se le llamaba a menudo el “Schindler británico”, aunque esto no le convenía.

Primeros años

Nicholas Winton era hijo de Rudolf Wertheim y Barbara Wertheim, de soltera Wertheimer, alemanes que se habían convertido del judaísmo al cristianismo y emigraron a Inglaterra en 1907. El 29 de julio de 1915, durante la Primera Guerra Mundial, la familia cambió su apellido por el inglés Wortham.

Tras la muerte de su padre, el 6 de julio de 1937, volvieron a cambiar de nombre en 1938, de Wortham a Winton. Tras asistir a la escuela y completar un aprendizaje bancario, Nicholas Winton trabajó en bancos de Inglaterra, Hamburgo (L. Behrens & Söhne), Berlín (Deutsche Bank bajo la dirección de Oscar Wassermann) y, a partir de 1931, en la Banque Nationale du Crédit de París, que más tarde se convertiría en BNP Paribas. De regreso a Londres, trabajó como agente de bolsa.

El rescate de los niños judíos

Invitado por unos amigos, en lugar de ir de vacaciones a esquiar a Suiza, visitó Praga en la Navidad de 1938, invadida por los refugiados tras la crisis de los Sudetes y la ocupación de los Sudetes a raíz del Acuerdo de Munich.

Sensibilizado por sus propios antecedentes, intentó ayudar y, a su regreso a Londres, organizar la entrada de al menos niños. Esto fue posible tras los pogromos de noviembre gracias a una ley británica para menores de 17 años (Movimiento de Niños Refugiados).

Consiguió hacerlo gracias a ayudantes en Praga y en Gran Bretaña, encontrando padres adoptivos, recaudando donativos para visados, fianzas y gastos de viaje. El último transporte de niños estaba previsto para el 3 de septiembre de 1939. Tras el estallido de la guerra, este tren no se materializó.

Winton, que siguió haciendo obras de caridad en su vejez y fue honrado por ello con la Orden del Imperio Británico, no habló de sus hazañas durante décadas. Los salvados por Winton tampoco tenían ni idea de su contribución. Creían que la Cruz Roja estaba implicada. No fue hasta 1988 cuando su mujer encontró material relevante en una maleta del desván de su casa e hizo públicos los hechos.

Muerte

Winton falleció el 1 de julio de 2015 a los 106 años en el Hospital Wexham Park de Slough, donde había ingresado una semana antes debido al deterioro de su salud, según el sitio web de su familia. Vivió por última vez en Maidenhead, en el condado inglés de Berkshire. El funeral se celebró en privado, de acuerdo con los deseos de Winton.

Familia

Nicholas Winton estuvo casado con Grete Gjelstrup (1919-1999) de 1948 a 1999. El matrimonio tuvo un hijo y una hija. Winton también tenía dos nietos. En 2014, su hija Barbara Winton escribió la biografía sobre su padre Si no es imposible…: La vida de Sir Nicholas Winton.

Adaptaciones cinematográficas

En 1997, Matej Mináč, cineasta eslovaco, produjo el largometraje Todos mis seres queridos, al final del cual hay una escena con Winton. Esta escena tuvo un impacto tan fuerte que Mináč decidió hacer un documental sobre la vida de Winton: Nicholas Winton – El poder del bien. La película ganó el Premio Emmy Internacional en la categoría de documental en 2002.

En 2001, Charles y Rita Gelman, de Ann Arbor (Michigan, Estados Unidos), visitaron la República Checa poco después del 11-S. Allí también conocieron a Matej Mináč y vieron la película. Después, los Gelman estaban convencidos de que todos los estudiantes estadounidenses debían ver esta película. Hoy, la “Gelman Educational Foundation” presta gratuitamente esta película a profesores de toda Norteamérica.

En 2011 se estrenó la película Sir Nicky – Held wider Willen, originalmente La familia de Nicky. Matej Mináč también dirigió este documental.

Peticiones para el Premio Nobel de la Paz

Por iniciativa de alumnos checos, se creó una petición en la que estudiantes de secundaria y bachillerato pedían a los órganos competentes del Parlamento noruego que concedieran el Premio Nobel de la Paz a Nicholas Winton por sus servicios. A 9 de octubre de 2007, la petición tenía 32.233 firmas.

Las peticiones se volvieron a realizar en 2011 y 2013. En 2013, 212.000 personas firmaron la petición. Un recuento del 14 de julio de 2014 llega incluso a 281.012 firmas. Winton fue nominado para el Premio Nobel de la Paz en 2008, 2011 y 2013, pero no lo ganó.

Reconocimientos

Nicholas Winton vivía en Maidenhead, Inglaterra. Fue nombrado Miembro de la Orden del Imperio Británico en 1983 por su labor benéfica en favor de los ancianos, principalmente por la fundación de Abbeyfield Houses.

En la República Checa, fue galardonado con el Premio de la Libertad de la capital, Praga. El 28 de octubre de 1998, Winton recibió la Orden de Masaryk de manos del presidente Václav Havel. El 5 de julio de 2001, un asteroide recibió el nombre de Winton: (19384) Winton.

En diciembre de 2002, Winton fue nombrado caballero por la reina Isabel II por sus servicios a la humanidad. El 28 de octubre de 2014, el presidente Miloš Zeman le concedió la Orden del León Blanco, la más alta condecoración estatal de la República Checa.

A la edad de 100 años, Nicholas Winton vivió en Londres la ceremonia conmemorativa a la que los niños habían llegado 70 años antes. El 4 de septiembre de 2009, el histórico tren “The Winton Train”, en el que iban sentados algunos de los supervivientes del Holocausto, llegó a la estación de Liverpool Street. Tanto ellos como sus hijos y los hijos de sus hijos dieron las gracias personalmente a Nicholas Winton.

La Sinagoga Beth Emeth Bais Yehuda de Toronto honró a Winton en mayo de 2010 con el premio “Yakir Hakahal” (Persona especialmente valiosa para la comunidad). Debido a su edad, su hijo aceptó el premio.