Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Milada Horáková

Milada Horáková (Praga, 25 de diciembre de 1901 – Praga, 27 de junio de 1950) fue una política socialdemócrata checa, doctora en derecho, activista de los derechos de la mujer, luchadora de la resistencia durante la Segunda Guerra Mundial y superviviente de un campo de concentración.

Horáková ocupa el puesto 36 en La mejor checa. Debido a sus críticas al régimen comunista checoslovaco, se convirtió en objetivo de la StB; la policía secreta.

Horáková se ha convertido en un símbolo de la resistencia al comunismo debido a un juicio espectáculo montado por el Partido Comunista de Checoslovaquia, similar a los Juicios de Moscú, en el que fue condenada a muerte por cargos inventados de: conspiración y traición.

Es la única mujer que ha sido ejecutada por el régimen comunista a causa de sus convicciones políticas. Solicitudes de clemencia firmadas por: Winston Churchill, Albert Einstein y Eleanor Roosevelt en vano. En la República Checa, el día de su ejecución es el Día del Recuerdo de las Víctimas del Régimen Comunista.

Biografía

Vida temprana

Horáková nació el 25 de diciembre, día de Navidad de 1901, en Praga, de Milada Králová, hija de Čeňek Král y Anna Králový. En aquella época, Praga era una importante ciudad del Imperio Austriaco y parte del Imperio Austrohúngaro.

Horáková era la segunda hija de la familia. Su padre, vendedor de un fabricante de lápices, era partidario del Partido Realista (checo: realistické strany) del liberal de izquierdas Tomáš Masaryk, más tarde primer presidente de Checoslovaquia, que defendía una amplia autonomía en la parte checa del imperio.

La participación política de su padre despertó su interés por la política. En 1914, perdió a su hermana mayor Martička y a su hermano menor Jiříček, que murieron por complicaciones de la enfermedad infecciosa escarlatina. En 1915 nació su hermana menor Věra.

Activismo y educación

En la época de la Primera Guerra Mundial, en 1918, mientras asistía a la escuela secundaria en el Gimnasio Femenino del distrito praguense de Vinohrady, participó en una manifestación ilegal contra la guerra y fue expulsada de la escuela, por lo que tuvo que continuar su educación en el Liceo Femenino y se graduó en 1921.

Después de licenciarse, fue inmediatamente a estudiar Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad Carolina de Praga. En 1920, a la edad de 18 años, la propia Horáková se vio afectada por la escarlatina, pero se recuperó de la enfermedad.

En 1926 se licenció en Derecho. Durante sus estudios conoció a Bohuslav Horák, su futuro marido, que entonces estudiaba economía agrícola.

Carrera política y matrimonio antes de la guerra

Tras sus estudios, se incorporó al Consejo Municipal de Praga y al Consejo Nacional de la Mujer, donde preparó proyectos de ley que promovían los derechos de la mujer y propuestas que garantizaban la igualdad de la mujer en la sociedad y en los conflictos sociales.

También luchó para que las mujeres fueran contratadas por los empresarios en función de su cualificación y calidad de trabajo. En 1927 se casó con su amigo de la universidad, el editor y director de radio Bohuslav Horák, con quien tuvo su única hija Jana en 1933. Se fueron a vivir al barrio de Smichov, en Praga.

En la escalinata del Rudolfinum, que en aquella época era el edificio del parlamento de la república checoslovaca, conoció a la fundadora del Consejo Nacional de la Mujer y senadora feminista Františka Plamínková, de la que más tarde fue asistente y con la que entabló una gran amistad. En 1929 se afilió al Partido Socialista Popular Checoslovaco, un partido social-liberal conservador.

En este periodo y hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, viajó con frecuencia a varios países europeos donde dio conferencias sobre los derechos de la mujer, entre otras cosas. En 1930, visitó La Haya para una conferencia sobre la codificación del Derecho Internacional.

Después de que los Sudetes pasaran a formar parte de la Alemania nazi por la Convención de Múnich, Horáková ayudó a los refugiados checos de la zona ocupada al interior de la República Checa.

La Segunda Guerra Mundial

Poco antes de la ocupación de Checoslovaquia por la Alemania nazi, Horáková se vio obligada a dimitir del Ayuntamiento de Praga. Se unió a un grupo de resistencia llamado Seguimos siendo fieles (en checo: My zůstáváme věrni), organizando el alojamiento de los escondidos y pasando información a los espías durante la ocupación.

El 2 de julio de 1940, junto con Bohuslav, su marido, fue detenida por los nazis. Se dice que fue brutalmente interrogada por los nazis, pero que nunca dio ninguna información. Durante los dos años siguientes estuvo encarcelada en Praga.

Tras el éxito de la Operación Antropoide, es decir, el atentado contra el Reichsprotektor Reinhard Heydrich del Protectorado de Bohemia y Moravia el 27 de mayo de 1942, Horáková fue trasladada al campo de concentración de Theresienstadt.

Allí tuvo un breve reencuentro con la senadora y buena amiga Františka Plamínkova, que fue fusilada el 30 de junio de 1942 en el campo de tiro militar del barrio de Kobylisy de Praga. Bohuslav, el marido de Horáková, también había sido deportado a Theresienstadt, pero no se les permitió volver a reunirse.

Luego, en junio de 1944, fue trasladada a las prisiones de Leipzig y Dresde, respectivamente. En octubre de 1944, Horáková fue inicialmente condenada a muerte, pero la sentencia fue conmutada por ocho años de prisión.

En la primavera de 1945, Horáková fue liberada por las tropas estadounidenses mientras estaba encarcelada en Aichach, Baviera, Alemania.

Reanudación de la carrera política y golpe de estado de los comunistas

Tras la liberación en mayo de 1945, Horáková se reunió con su marido Bohuslav y su hija Jana por primera vez en cuatro años. Jana había pasado los años de la guerra en la casa de la hermana menor de Horáková Věra.

El presidente democrático checoslovaco Edvard Beneš la convenció de que volviera al Partido Socialista Popular Checoslovaco y fue elegida diputada en octubre en la Tercera República Checoslovaca.

También fue presidenta del Consejo de Mujeres Checoslovacas y vicepresidenta de la Unión de Presos Políticos Liberados. En su trabajo, Horáková se enfrentó con frecuencia a comunistas y socialdemócratas en materia de política exterior y derecho penal.

Se opuso a la fuerte concentración en la Unión Soviética y a la exclusión de Occidente, y criticó la arbitrariedad de las penas en los tribunales. Pronto los comunistas ganaron más y más poder y se reforzaron los lazos con la Unión Soviética.

Horáková se dio cuenta de que Checoslovaquia tenía que reforzar sus relaciones con Occidente para poder luchar contra Iósif Stalin. Se vio obligada a renunciar a su escaño después de poco más de dos años y medio, en febrero de 1948, tras el Golpe de Praga, en el que el Partido Comunista de Checoslovaquia, con el apoyo de la Unión Soviética, tomó el poder en el país y Checoslovaquia fue la última en incorporarse a los países del Bloque del Este.

Tras el golpe, Horáková fue dada de baja de todas las organizaciones y declarada persona non grata. Horáková tuvo la oportunidad de huir al extranjero, pero decidió quedarse en Checoslovaquia para seguir difundiendo sus ideales democráticos. Cooperó con organizaciones declaradas ilegales y mantuvo contactos con políticos en el exilio.

Detención

El 27 de septiembre de 1949, Horáková fue detenida bajo la sospecha de conspiración y traición para derrocar el régimen. Bohuslav, su marido, pudo esconderse y posteriormente huir a Estados Unidos.

Para legitimar la detención, se mostraron al público fotografías falsificadas de armas y propaganda nacionalsocialista supuestamente encontradas en el domicilio de Horáková.

El juicio público comenzó el 31 de mayo de 1950 y se celebró según un guión, inspirado en los Juicios de Moscú de los años 30, organizados por los soviéticos en el marco de la Gran Purga.

El juicio fue transmitido por la radio y se mostraron imágenes en los noticiarios. No era raro que un caso se llevara a cabo según un guión; a menudo el acusado había sido torturado hasta tal punto que cumplía el guión. Sin embargo, Horáková se negó a desempeñar su papel.

Muchos checos estaban convencidos de que los juicios eran auténticos y también creían en la culpabilidad de los acusados. El conocido fiscal Josef Urválek pidió la pena de muerte para Horáková y se la impusieron. Horáková pudo ver a su hija Jana durante 20 minutos el 26 de junio de 1950, un día antes de su ejecución.

Última carta

En el corredor de la muerte, Horáková escribió una última carta a varias personas. La carta más conocida es la larga carta a su hija Jana que escribió en la madrugada del 27 de junio de 1950, poco antes de su ejecución.

Es una larga carta en la que Horáková intenta enseñar a su hija algunas lecciones de vida. Jana no recibió la carta hasta 40 años después, tras la Revolución de Terciopelo de noviembre de 1989 que derrocó al régimen comunista.

No tengas miedo ni estés triste porque no volveré. Aprende, hija mía, a ver la vida desde temprano como un asunto serio. La vida es dura, no mima a nadie y por cada caricia te da diez bofetadas. Acostúmbrate a ello rápidamente, pero no dejes que te venza. Decide luchar. Ten valor y objetivos claros y superarás la vida. Hay muchas cosas que aún no están claras para tu joven mente, y no me queda tiempo para explicarte las cosas que quieres preguntarme. Un día, cuando crezcas, te preguntarás por qué tu madre, que te quería mucho y cuyo mayor regalo eras tú, vivió su vida de una forma tan extraña. Quizá entonces encuentres la solución adecuada a ese problema, quizá una mejor que la que yo podría darte hoy.– Pasaje de la última carta de Milada Horáková a su hija Jana. Escrito el 27 de junio de 1950

Ejecución

El 27 de junio de 1950, día de la ejecución, Horáková sería la última de un total de cuatro personas condenadas a muerte. Los que la precedieron fueron Jan Buchal (1913-1950), funcionario de la seguridad del Estado; Oldřich Pecl (1903-1950), antiguo director de minas; y Záviš Kalandra (1902-1950), periodista.

A las 05:35, en el patio de la prisión de Pankrác, Horáková fue colgada de la horca corta. No se cayó, no se rompió el cuello y, según los relatos de los testigos, se asfixió lentamente con la soga que le rodeaba el cuello. Tras 14 minutos, un médico presente la declaró muerta. Su cuerpo fue incinerado en un ataúd cerrado y anónimo.

No se entregó a la familia una urna que contuviera sus cenizas o algún resto y nunca se encontró. Por ello, se ha colocado un cenotafio en honor a Horáková en el cementerio de Vyšehrad. Milada Horáková-Králová vivió hasta los 48 años.

Rehabilitación

La sentencia contra Horáková fue anulada en junio de 1968, durante la Primavera de Praga, pero debido a la invasión de los países del Pacto de Varsovia que se produjo a continuación, la reputación de Horáková no pudo ser totalmente rehabilitada hasta después de la Revolución de Terciopelo de 1989 por el presidente Václav Havel.

Una importante carretera principal, en el distrito municipal de Praga 7, cerca de la colina Letná en el barrio de Bubeneč, recibió su nombre en 1990; Ulice Milady Horákové. En 1991 se le concedió a título póstumo la Orden de Tomáš Garrigue Masaryk (1ª clase). También se decidió en 1991 que el 27 de junio, día en que fue ejecutada Horáková, sería el Día de la Memoria de las Víctimas del Régimen Comunista en la República Checa.

Milada 70: Zavražděna komunisty

el 27 de junio de 1950, fecha de la ejecución de Horáková, es el Día del Recuerdo de las Víctimas del Régimen Comunista en la República Checa. El 27 de junio se cumplieron exactamente 70 años de la ejecución de Horáková. Para conmemorarla, se colgaron grandes pancartas o carteles en muchos lugares de Praga con una foto de Horáková en el tribunal con el mensaje Asesinada por los comunistas en checo.

Estaban colgadas en un edificio de apartamentos de la calle Milada Horáková; en el interior del Museo Técnico Nacional; en la fachada de la Galería Nacional de Praga: en el lugar Palác Kinských, en el barrio de Staré Město, en el casco antiguo; y en la entrada de la Universidad Carolina. También hubo proyecciones luminosas de Horáková o del texto zavražděna komunisty por todo el centro de Praga.

Película

En 2017, el director checo David Mrnka estrenó su primera película biográfica Milada, sobre la vida de Milada Horáková. El papel de Horáková fue interpretado por la actriz israelí Ayelet Zurer. El papel del marido de Horáková, Bohuslav Horák, ha sido interpretado por el actor estadounidense Robert Gant.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍