Maxwell Taylor

Soldado y estadista consumado, la carrera de Maxwell Davenport Taylor abarcó algunos de los momentos más importantes del siglo XX.

Graduado en la Academia Militar de EE. UU. en 1922, el ascenso constante de Taylor a través de los rangos le llevó finalmente a la 82ª División Aerotransportada, donde fue Jefe de Estado Mayor bajo el mando de Matthew Ridgeway. También sirvió como comandante de artillería de la División en las operaciones de Sicilia e Italia.

Taylor no era partidario de dejar que sus soldados asumieran todos los riesgos de la guerra. Se le atribuye haber pasado “a través de las líneas enemigas 24 horas antes de la invasión aliada de Italia (1943) para conferenciar con los líderes italianos sobre la posibilidad de llevar a cabo un asalto aéreo a Roma”.

Varios meses antes de la Operación Overlord, Taylor asumió el mando de la 101ª División Aerotransportada después de que su primer comandante resultara herido en un salto de entrenamiento. Taylor saltó con sus tropas a Normandía el día D y comandó la División hasta el final de la guerra.

A finales de 1944, sus “Bastardos de Bastogne” se hicieron famosos por defender Bastogne durante la Batalla de las Ardenas, aunque estaba ausente por asistir a una conferencia en Washington DC.

En Tras las líneas de Hitler, el hijo de Taylor, Thomas, relata cuál podría haber sido la respuesta de su padre al famoso ultimátum de rendición emitido por el mando alemán:

“Años más tarde [le] pregunté a Taylor cómo habría respondido a Luttwitz [el general alemán que hizo la demanda] si hubiera regresado a tiempo para el ultimátum de rendición. La respuesta de Taylor fue que, dado que se trataba de una comunicación internacional, habría respondido en francés, la lengua propia de la diplomacia, y habría dicho algo así como: ‘Estas siguen siendo las Ardenas, pero ya no estamos en 1940′”.

El general Taylor llegó a la División tres días después de que se entregara el ultimátum, y para entonces “¡Necio!” (la respuesta del general McAuliffe) salió “al mundo y a la historia”. A pesar de su ausencia en Bastogne, Taylor dirigió posiblemente una de las mejores divisiones de combate del teatro de operaciones europeo.

Después de la guerra, Taylor sirvió como comandante de las tropas aliadas en Berlín y más tarde como Jefe de Estado Mayor del Ejército. Se retiró del ejército en 1959, pero fue llamado a filas por el presidente Kennedy en 1962.

Taylor actuó como jefe del Estado Mayor Conjunto hasta 1964 y como embajador en Vietnam del Sur de 1964 a 1965. El general Taylor murió en 1987.