Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

María Altmann

María Altmann (nacida el 18 de febrero de 1916 en Viena, Austria-Hungría, con el nombre de Maria Victoria Bloch; fallecida el 7 de febrero de 2011 en Cheviot Hills, Los Ángeles) fue una empresaria estadounidense.

Perseguida como judía durante la época nazi, emigró a EEUU. Se dio a conocer como heredera del industrial vienés Ferdinand Bloch-Bauer.

Tras años de litigios, en 2006 recibió cinco cuadros de Gustav Klimt de la herencia de su tío, que hasta entonces se exponían en la Österreichische Galerie del Palacio del Belvedere de Viena, entre ellos el retrato Adele Bloch-Bauer I.

En 2015 se estrenó el largometraje La dama de oro, en el que Maria Altmann fue interpretada por Helen Mirren.

Tabla de contenidos

Vida y familia

Maria Altmann era hija de Gustav Bloch-Bauer (nacido el 22 de septiembre de 1862 en Jungbunzlau, Bohemia; fallecido el 2 de julio de 1938 en Viena), abogado, y de su esposa Therese Bauer (nacida el 26 de mayo de 1874 en Augsburgo, Baviera; fallecida en 1961 en Canadá).

Su abuelo paterno fue el industrial azucarero David Bloch (c. 1819-1892), y su abuelo materno fue el director del Bankverein de Viena Moritz Bauer (1840-1905), procedente de Buttenwiesen (Baviera).

Su padre era hermano de Ferdinand Bloch-Bauer y su madre era hermana de Adele Bloch-Bauer (de soltera Bauer). Los dos hermanos Bloch, Ferdinand y Gustav, cambiaron el apellido Bloch por el de Bloch-Bauer en 1917 porque todos los hijos de la familia Bauer se habían quedado sin hijos o habían tenido exclusivamente hijas.

Maria Altmann tenía nueve años cuando murió su tía Adele. El 9 de diciembre de 1937 se casó con Fritz Altmann, hermano del fabricante textil Bernhard Altmann, en la sinagoga de la Turnergasse de Viena. El regalo de boda de Ferdinand Bloch-Bauer, un collar de diamantes con pendientes de la herencia de Adele Bloch, fue robado posteriormente por los nacionalsocialistas y pasó a manos de la familia de Hermann Göring.

Tras el “Anschluss” de Austria al Reich alemán nacionalsocialista, toda la familia se convirtió en objeto de persecución antisemita. Fritz Altmann fue llevado al campo de concentración de Dachau.

Maria Altmann llegó a Berlín y fue obligada por la Gestapo a aceptar la arianización del negocio de Bernhard Altmann. Fritz Altmann fue liberado después de algún tiempo, pero fue puesto bajo arresto domiciliario, del que escapó con Maria Altmann.

El camino del exilio les llevó a través de Holanda a Gran Bretaña y finalmente a EE.UU. En 1942 llegaron a Los Ángeles, donde Maria Altmann vivió hasta su muerte. En 1945, recibió la ciudadanía estadounidense. Maria Altmann tuvo cuatro hijos y seis nietos. Hasta su jubilación, dirigió una boutique en Beverly Hills.

Restitución de los cuadros de Klimt

El nombre de Maria Altmann está presente en los medios de comunicación debido a la restitución de los tesoros de arte expropiados que eran propiedad de la familia y que tuvieron que dejar atrás cuando huyeron en 1938. Hasta ahora, se han devuelto 36 cuadros a la familia Altmann; 16 de ellos eran obras de Klimt.

En enero de 2006, Maria Altmann, representada por su abogado E. Randol Schoenberg, nieto del compositor Arnold Schönberg, recibió por arbitraje cinco cuadros de Klimt, algunos de ellos muy importantes, que habían sido expropiados a la familia durante la época nazi. Se trata de los cuadros Adele Bloch-Bauer I, Adele Bloch-Bauer II, Apfelbaum, Buchenwald/Birch Forest y Häuser en Unterach am Attersee.

Austria se negó a devolver los cuadros durante mucho tiempo. Sin embargo, en 1998, una serie de artículos del periodista austriaco Hubertus Czernin puso de manifiesto que los supuestos derechos de propiedad de la República de Austria eran falsos.

  • Adele Bloch-Bauer I, 1907
  • Adele Bloch-Bauer II, 1912
  • Bosque de abedules, 1903
  • Manzano I, 1912
  • Casas en Unterach am Attersee, 1916

Otros destinos de los cinco cuadros de Klimt

Antes de la sentencia del Tribunal de Arbitraje, no se llevó a cabo ninguna negociación con Maria Altmann (a pesar de sus cartas y su contacto con el ministerio responsable) sobre los cuadros de Klimt. Según la ministra federal Elisabeth Gehrer, no había ninguna base legal para ello. Esta actitud formalista no favoreció a Austria.

En un principio, según Maria Altmann, su intención era dejar los cuadros en la Österreichische Galerie Belvedere, donde deberían haber ido a parar tras la muerte de su marido, tal y como pidió Adele Bloch-Bauer en su testamento. La obstinada negativa de Austria a negociar hizo que Altmann cambiara su petición.

Tras la devolución de las obras de arte, que causó sensación en todo el mundo, la solicitud austriaca de préstamo recibió una respuesta negativa por parte de su abogado. Por otro lado, Maria Altmann ofreció al Estado austriaco un derecho de tanteo. Las obras iban a tener un precio estimado de 300 millones de dólares, unos 250 millones de euros.

El director de la Galería Austriaca, Gerbert Frodl, buscaba mecenas que compraran los cuadros y los pusieran a disposición del Estado austriaco. Sin embargo, el abogado de Maria Altmann descartó una venta directa a los patrocinadores.

Según el deseo de Altmann, los cuadros debían ser accesibles al público incluso después de la venta, por lo que prefería a los museos o galerías como compradores. El 2 de febrero de 2006, el gobierno federal de Schüssel II decidió no hacer uso del derecho de tanteo que se le había concedido. Por ello, los cuadros fueron trasladados desde el depósito de la Österreichische Galerie a Los Ángeles el 14 de febrero de 2006.

“Golden Adele”

En junio de 2006, el empresario y filántropo estadounidense Ronald S. Lauder adquirió el que probablemente sea el más famoso de los cinco cuadros, Adele Bloch-Bauer I, también conocido como “Golden Adele”, para la New Gallery que fundó en Manhattan, Nueva York.

Según el New York Times, habría pagado a Altmann y a sus coherederos 135 millones de dólares (106,7 millones de euros) (al tratarse de una venta privada no pública, esta cifra no puede verificarse). Este habría sido el mayor precio de compra de un cuadro hasta la fecha.

Subasta en Nueva York

El 8 de noviembre de 2006, los cuatro cuadros restantes de Klimt restituidos fueron vendidos en una de las mayores subastas de arte de Nueva York por la casa de subastas Christie’s en presencia de Maria Altmann.

El cuadro Adele Bloch-Bauer II, pintado por Klimt en 1912, alcanzó los 87,936 millones de dólares (68,8 millones de euros), incluido el precio de martillo. La compró un postor anónimo por teléfono para la estadounidense Oprah Winfrey. Fue el quinto precio más alto jamás pagado por un cuadro. Winfrey vendió la obra en 2016 con un beneficio del 71% a un chino por 150 millones de dólares.

El manzano I, pintado en 1912, por el que se había producido un concurso entre varios licitadores telefónicos; alcanzó un precio de 40,336 millones de dólares (31,6 millones de euros) en la subasta. Buchenwald/Birkenwald, 1903, se vendió en una subasta por 33,056 millones de dólares (25,9 millones de euros).

Häuser en Unterach am Attersee, hacia 1916, fue subastado por una dama de la sala por 31,376 millones de dólares (24,6 millones de euros).

Los compradores permanecieron en el anonimato, y el deseo de Maria Altmann, muy extendido entre el público, de que las obras fueran accesibles al público, fue cumplido por el momento sólo por Ronald Lauder, que expone el cuadro -aunque tampoco de forma permanente- en su Nueva Galería.

Restitución de sus acciones

La familia Altmann había depositado un paquete de acciones de Österreichische Zuckerindustrie AG (ÖZAG) en un banco de Zúrich no identificado, que, bajo la presión de los nacionalsocialistas, tuvo que ser vendido al inversor Clemens Auer por mucho menos de su valor.

Con 21,9 millones de dólares, ellos y otros herederos de las familias de Ferdinand Bloch-Bauer y Otto Pick recibieron la mayor restitución del acuerdo con los bancos suizos por parte del competente juez federal de Nueva York Edward Korman. El llamado “Tribunal de Resolución de Reclamaciones” ha pagado así la friolera de 254 millones de dólares a los titulares de cuentas con derecho.

Película

En 2006 se estrenó el documental Die Affäre Klimt (título original: Stealing Klimt, directora: Jane Chablani, guión: Martin Smith, producción: Films of Record, Gran Bretaña, 89:52 min.), en el que testigos contemporáneos como Maria Altmann, Hubertus Czernin, Tina Walzer, Jonathan Petropoulos, Willi Korte y Randy Schoenberg dan su opinión y dibujan la historia de la restitución.

El drama La dama de oro, que se estrenó en los cines en 2015, cuenta la historia de Altmann y la Restitución no como un documental, sino como una interpretación libre de la historia. Altmann es interpretada en la película por Helen Mirren.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍