Marc Mitscher

Marc Andrew Mitscher nació en Hillsboro, Wisconsin, Estados Unidos, pero se trasladó a Washington DC cuando era bastante joven. Se graduó en la Academia Naval de Estados Unidos en Annapolis, Maryland, en 1910.

En los años siguientes sirvió a bordo de cruceros, cañoneras y destructores, además de ocupar puestos en tierra. En septiembre de 1915 fue asignado a la formación de aviación a bordo del acorazado North Carolina y se convirtió oficialmente en aviador en junio de 1916 y fue trasladado a Pensacola, Florida.

En mayo de 1919, participó en el intento de vuelo transatlántico; su avión, el NC-3, aterrizó en medio de una espesa niebla cerca de las Azores, por lo que no pudo realizar el vuelo como el NC-4. No obstante, recibió la Cruz de la Marina por su intento.

En la década de 1920, sirvió en varios puestos, entre ellos el de velar por que el portaaviones Saratoga recibiera la financiación adecuada. También sirvió como oficial a bordo de los portaaviones Langley y Saratoga, comandó el hidroavión Wright y dirigió el Ala de Patrulla 1 de la Marina.

Inmediatamente antes de que Estados Unidos entrara en la Segunda Guerra Mundial, fue jefe adjunto de la Oficina de Aeronáutica.

En octubre de 1941 Mitscher se convirtió en el oficial al mando del USS Hornet. En abril de 1942, unos cinco meses después de que Estados Unidos entrara en la Segunda Guerra Mundial, el portaaviones Hornet fue encargado de lanzar los aviones de asalto de James Doolittle contra Tokio y otros objetivos.

Dos meses después, el Hornet participó en la Batalla de Midway, aunque el historial de combate de sus pilotos en este evento fue menos que el deseado. El 30 de junio de 1942 fue apartado del portaaviones, y se le asignó la dirección del Ala de Patrulla 2 y de otras unidades aeronavales en el Pacífico Sur como contralmirante.

En este puesto, dirigió unidades aeronavales durante las campañas de Guadalcanal y Salomón. Tras comandar la División de Portaaviones 3 durante la campaña de las Islas Marshall, Mitscher fue ascendido a vicealmirante el 21 de marzo de 1944 y comandó los portaaviones rápidos de la Fuerza de Tarea 58 (también conocida como TF 38).

Con el aplastante poder aéreo en la mano, fue responsable de los ataques a las defensas japonesas restantes en todo el Pacífico, incluyendo el ataque a las islas interiores japonesas cerca del final de la guerra.

La guerra terminó con Mitscher en el papel de Jefe Adjunto de Operaciones Navales para el Aire. Recibió dos Estrellas de Oro a su Cruz de la Marina y la Medalla al Servicio Distinguido con dos Estrellas de Oro.

Después de la guerra, primero fue comandante de la 8ª Flota y luego sirvió como Comandante en Jefe de la Flota Atlántica de los Estados Unidos. Falleció de un ataque al corazón en febrero de 1947 en Norfolk, Virginia, Estados Unidos, cuando aún llevaba el uniforme. Arleigh Burke, que sirvió a las órdenes de Mitscher durante la Segunda Guerra Mundial, recordaba lo siguiente:

“Hablaba en voz baja y utilizaba pocas palabras. Sin embargo, era tan grande su preocupación por su gente —por su entrenamiento y bienestar en tiempos de paz y su rescate en combate— que fue capaz de obtener su última pizca de esfuerzo y lealtad, sin la cual no habría podido convertirse en el comandante de la fuerza de portaaviones más preeminente del mundo.

Un luchador como un bulldog, un estratega dotado de una asombrosa capacidad para prever el próximo movimiento de su enemigo, y un buscador de la verdad y de las corrientes truchas durante toda su vida, fue por encima de todo —quizá por encima de todo— un aviador naval”.