Magda Goebbels

Magda Goebbels (nacida el 11 de noviembre de 1901 en Berlín como Johanna Maria Magdalena Behrend, desde 1908 Friedländer, desde 1920 Ritschel, 1921-1931 Quandt; fallecida el 1 de mayo de 1945 en Berlín) fue la esposa del político nacionalsocialista Joseph Goebbels. Fue estilizada propagandísticamente como la madre modelo del Tercer Reich.

Infancia y juventud

Magda Goebbels nació como hija de Auguste Behrend, una criada católica que entonces aún no estaba casada. Su padre era el contratista de obras e ingeniero diplomado Oskar Ritschel, que se casó con Auguste Behrend poco después del nacimiento de su hija.

Su madre se divorció en 1905 y en 1908 se casó con Richard Friedländer, un rico comerciante judío que trabajaba en Bruselas, quien adoptó a Magda y cuyo nombre tomó ella. Ritschel y Friedländer, que se tenían mutua estima personal, competían por criar al hijo único. Magda creció en un ambiente burgués.

En Bélgica, Magda Friedländer asistió a las escuelas del convento católico de Vilvoorde, cerca de Bruselas. Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, madre e hija se trasladan a Berlín; el padrastro les sigue más tarde. Gracias al apoyo de Ritschel, Magda pudo seguir asistiendo a un internado femenino.

Durante numerosas visitas a su padre Ritschel, que vivía en Duisburgo y pertenecía a la logia masónica Eos de Krefeld, éste la introdujo en el budismo.

Durante sus años escolares, se enamoró del hermano de una compañera, Viktor Chaim Arlosoroff. En la familia Arlosoroff se familiarizó con la fe judía. Llevaba la estrella de David en una cadena alrededor del cuello e incluso pensó brevemente en emigrar con Chaim Arlosoroff a lo que entonces era Palestina.

La relación terminó con la emigración de Arlosoroff, que Magda no quiso seguir después de todo. En la noche del 16 de junio de 1933, Arlosoroff fue tiroteado y gravemente herido por un asesino en el paseo marítimo de Tel Aviv. Murió al día siguiente en el hospital. Todavía hoy no está claro quién fue el asesino.

Matrimonio con el industrial Günther Quandt

En un viaje en tren a Goslar, en febrero de 1920, conoce a Günther Quandt, un industrial que le dobla la edad y que estaba sentado en un compartimento reservado de primera clase. Magda se encariña con él y con la perspectiva de ascender a la clase alta mediante el matrimonio.

Se comprometieron el día de su 39 cumpleaños, el 28 de julio de 1920, y se casaron el 4 de enero de 1921. Antes de eso, ella había tenido que adoptar el apellido de su padre biológico (Ritschel) porque Günther Quandt se negaba a aceptar a Magda en su familia protestante con lo que él creía que era su apellido de sonido judío (Friedländer). También se pasó a la fe protestante.

Magda Quandt también se encargó de criar a los dos hijos del primer matrimonio de Günther Quandt, cuya madre había fallecido en 1918. Diez meses después del matrimonio nació su hijo Harald, el 1 de noviembre de 1921. No era feliz en este matrimonio: sus necesidades de vida cultural y social con fiestas fastuosas no encajaban con el estilo de vida del mayor y sobrio Quandt.

Günther y Magda Quandt se fueron distanciando progresivamente. Cuando en mayo de 1928 se enteró de que Magda le engañaba con un estudiante, la echó de su casa. La relación “escandalosa” con un amante podía provocar el divorcio.

La amenaza de Magda de publicar cartas comprometedoras que Quandt había recibido “de mujeres de rango inferior” le sirvió entonces para recibir un fastuoso acuerdo: 50.000 RM para un piso nuevo, 20.000 RM para baja por enfermedad, 4.000 RM de pago mensual y uso gratuito continuado de la finca de Quandt con castillo neorrenacentista (casa solariega) de la década de 1880 en Severin.

También recibió la custodia de su hijo Harald. El matrimonio se divorció en el verano de 1929. Con los pagos pudo permitirse un prestigioso piso en Reichskanzlerplatz, en Berlín-Westend, así como una niñera y una cocinera.

Entre matrimonios

Cuando el multimillonario estadounidense Herbert Hoover, sobrino del presidente del mismo nombre, se enteró del divorcio, viajó desde Estados Unidos y le propuso matrimonio, que ella rechazó.

Günter Quandt, su marido divorciado, pertenecía a un grupo de grandes industriales que se reunieron con Hitler en el hotel Kaiserhof a mediados de 1931 y le ofrecieron 25 millones de marcos para el NSDAP en caso de un golpe de Estado de izquierdas.

El primer contacto de Magda Quandt con la ideología nacionalsocialista fue en un club político llamado “Anillo Nórdico” (que más tarde pasó a llamarse “Club del Arco de Múnich”). Nobles como Viktoria von Dirksen y la princesa Reuß frecuentaban este círculo de debate racial . Aquí, a finales del verano de 1930, el príncipe “Auwi” de la Casa de Hohenzollern, hijo del emperador abdicado Guillermo II, le recomendó que se inscribiera en un grupo local del NSDAP para realizar trabajo voluntario en el partido como remedio contra el aburrimiento y la depresión.

En primer lugar, el 30 de agosto de 1930, asistió a un acto del NSDAP en el Sportpalast de Berlín, donde habló Joseph Goebbels. Al día siguiente se afilió al grupo local del NSDAP Westend (número de afiliación 297.442), poco después pasó a dirigir la Sociedad de Mujeres del NS local y empezó a leer El mito del siglo XX, de Alfred Rosenberg.

Pero este trabajo en la base del partido no le convenía. Impresionada por Goebbels, se presentó en la sede del NSDAP de Berlín y se ofreció a trabajar allí. Goebbels era entonces el Gauleiter del NSDAP en Berlín y trabajaba para conquistar Berlín para el NSDAP mediante propaganda y matones. La nombró guardiana de su archivo privado. Por ejemplo, recopiló y clasificó artículos periodísticos sobre Goebbels de la prensa nacional y extranjera, utilizando sus conocimientos lingüísticos.

En la entrada del 7 de noviembre de 1930, el diario de Goebbels contiene la primera mención a su futura esposa: Una hermosa mujer llamada Quandt me está haciendo un nuevo archivo privado. A continuación, en las semanas siguientes, se tomaron breves notas sobre las incipientes relaciones íntimas. A principios de 1931, Magda viajó a un acto de partido junto a quien más tarde sería su marido.

Allí conoció el entorno político de Goebbels. Por aquel entonces, Goebbels mantenía una relación infeliz con una novia de la infancia que, según la posterior legislación racial nazi, era “medio judía”. Magda Quandt también mantuvo una relación íntima paralela con un estudiante, su amante desde la época de su matrimonio con Quandt. Según los diarios de Goebbels, esto dio lugar a acaloradas discusiones desde el principio.

En otoño de 1931, Magda Quandt conoció personalmente a Adolf Hitler tomando el té en el Hotel Kaiserhof de Berlín. Esa misma noche, Hitler le dijo a su asesor económico y jefe de personal de las SA, Otto Wagener: “Esta mujer podría desempeñar un papel importante en mi vida, incluso sin estar yo casado con ella”. Ella podría jugar la antítesis femenina a mis instintos masculinos unilaterales en mi trabajo…. Es una pena que no esté casada”.

Matrimonio con Joseph Goebbels

Aunque las tensiones mencionadas entre Magda y Joseph Goebbels nunca se resolvieron definitivamente, su boda se celebró el 19 de diciembre de 1931 en la finca de Severin, cerca de Parchim, en Mecklemburgo. Pertenecía a su ex marido Quandt, quien, sin embargo, no sabía nada de la boda en su finca. Goebbels fue excomulgado de la Iglesia católica por casarse con una protestante (que también estaba divorciada). Su hijo Harald, que ahora tiene diez años, asistió a la ceremonia con uniforme de DJ. Adolf Hitler fue el padrino.

Incluso antes de la boda, Hitler había establecido una relación amistosa con Magda, a la que apreciaba mucho. También era Hitler quien juzgaba un posible matrimonio de forma decisiva para ambos futuros cónyuges. Goebbels declaró que Hitler no quería interponerse en el camino de la felicidad de su antiguo camarada, aunque se dice que él mismo mostró brevemente interés en una relación con Magda.

Hitler había dejado a un lado sus propias ambiciones y finalmente, como un amigo casi paternal, había dado su bendición a la pareja de enamorados. Basándose en las descripciones del asesor de Hitler, Otto Wagener, y en otros indicios, historiadores como el biógrafo de Goebbels, Peter Longerich, suponen en cambio que Hitler no se limitó a tolerar el matrimonio, sino que lo concertó deliberadamente, ya que esperaba obtener beneficios propagandísticos del matrimonio de dos nacionalsocialistas tan leales y de espíritu tan público y, al mismo tiempo, podía calcular que podría seguir en contacto con Magda gracias a su estrecho contacto con Goebbels, que le era completamente fiel.

Ambas cosas se cumplieron. Hitler se hizo íntimo amigo de la familia y visitaba con frecuencia al matrimonio y a sus hijos en Berlín. La familia Goebbels también era invitada con frecuencia a Obersalzberg, la residencia privada de Hitler. Una y otra vez, Magda y Hitler pasaban tiempo juntos sin Joseph Goebbels, a veces durante días. Se desconoce si la relación entre ambos era también de carácter íntimo en ocasiones. Longerich describe la constelación como una “relación triangular”.

Estilizada como una supermadre por la propaganda nazi, Magda Goebbels fue un modelo para la “mujer alemana” durante la era nacionalsocialista. Dado que Hitler permaneció soltero hasta poco antes de su suicidio en abril de 1945, Magda Goebbels asumió la posición propagandísticamente significativa de “Primera Dama”; representaba al Tercer Reich en recepciones, bailes y visitas de Estado.

Sólo hizo una aparición pública como conferenciante: el 14 de mayo de 1933 dio una charla en la radio sobre el tema La madre alemana. Más tarde concedió una entrevista sobre el mismo tema al periódico inglés Daily Mail. Preguntada por la expulsión de la vida pública de la alemana, Magda Goebbels dijo que los rumores difundidos en Inglaterra eran muy exagerados.

De hecho, en aquella época aspiraba a dirigir la oficina de moda. Su marido, sin embargo, se opuso rotundamente, lo que dio lugar a una disputa el 20 de julio de 1933. El Völkischer Beobachter informó de su dimisión de la presidencia honoraria (junto con el presidente Sigmund von Weech) el 25 de julio de 1933.

Magda Goebbels puso a sus hijos al servicio de la propaganda nazi. En 1938, hizo filmar la vida de sus hijos: fueron retratados como niños “arios puros”. Por el contrario, se veían imágenes de niños discapacitados y, por tanto, “inútiles” en el sentido de la ideología nazi.

En 1942, la propaganda familiar alcanzó su punto culminante cuando los hijos de Goebbels aparecieron unas treinta veces en los noticiarios. La familia Goebbels era, pues, la familia modelo del Tercer Reich. Pero, contrariamente a lo que se decía, la propia Magda Goebbels se ocupaba poco de sus hijos. De esta tarea se encargaban sobre todo niñeras e institutrices, mientras que la madre a menudo no estaba en casa durante semanas.

Crisis matrimoniales y Segunda Guerra Mundial

A más tardar en 1935, se enteró de las diversas aventuras fugaces de su marido, sobre todo con jóvenes artistas de la radio y el cine. Al principio Magda intentó tolerarlo, pero ahogó su pena con un consumo de alcohol a veces excesivo. Sólo cuando su marido declaró en el verano de 1938 que amaba a la actriz checa Lída Baarová e instó a su esposa a llevar un matrimonio de tres, ella se quejó a Hitler del comportamiento de su marido. Hitler ordenó a ambos cónyuges que le visitaran en el Berghof.

Mientras Joseph Goebbels estaba decidido a mantener su relación con Baarová al comienzo de las conversaciones -en las que también participaron Hermann y Emmy Göring-, Hitler decidió que Goebbels debía separarse de Baarová en una llamada telefónica supervisada por Göring. El matrimonio continuó a modo de prueba por instrucciones de Hitler, dejando sólo en manos de Magda Goebbels la decisión de si el matrimonio continuaba o no de forma permanente. Goebbels cumplió.

Cabe señalar que en esta época la propia Magda Goebbels engañaba a su marido con su secretario de Estado Karl Hanke, dos años menor que ella y que más tarde se alistó (o tuvo que alistarse) como soldado al comienzo de la guerra, pues la continuación de su trabajo como secretario de Estado en el Ministerio de Ilustración Popular y Propaganda del Reich ya no se consideraba defendible debido a los enredos privados. Al parecer, Hitler también había presionado considerablemente a Magda para que continuara con el matrimonio a pesar de todas las adversidades.

Cuando los dirigentes nazis iniciaron la Segunda Guerra Mundial, Magda Goebbels y sus hijos volvieron a ponerse al servicio de la propaganda. Se formó como enfermera de la Cruz Roja y atendía a los heridos dos veces por semana con efecto propagandístico.

Aunque el matrimonio parecía volver a ser armonioso, Goebbels se alejaba cada vez más de su familia. Su relación con Magda consistía sólo en visitas ocasionales. Debido a los bombardeos aéreos sobre Berlín, Magda y los niños se trasladaron de Schwanenwerder a una casa de campo en Bogensee, cerca de Lanke, en agosto de 1943, lo que a su vez facilitó que su marido, que seguía manteniendo diversas relaciones, incluso con actrices que dependían de él, viviera sus inclinaciones en sus casas de Berlín.

Los niños iban a la escuela en Wandlitz, que estaba cerca de Lanke. A medida que la situación de guerra se volvía cada vez más desesperada, Magda Goebbels caía enferma con frecuencia y a principios de 1944 fue ingresada en un sanatorio durante varios días. Cuando Magda Goebbels se enteró del atentado contra Hitler el 20 de julio de 1944, se dice que sufrió una crisis nerviosa. Por teléfono, le juró lealtad “eterna” y se declaró dispuesta a morir por él “cuando los rusos estén en Berlín”. Para ello, ahora estaba decidida a llegar al “extremo”.

Asesinato de los niños y suicidio

Magda Goebbels se trasladó al “Führerbunker” con sus hijos la tarde del 22 de abril de 1945.

El 28 de abril de 1945, Magda Goebbels escribió una carta de despedida a su hijo Harald Quandt, que entonces tenía 23 años y se encontraba en un campo de prisioneros de guerra en Bengasi. Esta carta es el único legado escrito de Magda Goebbels.

¡Mi amado hijo! Llevamos ya seis días aquí en el Führerbunker, papá, tus seis hermanitos y yo, para dar a nuestras vidas nacionalsocialistas el único final honorable posible… No sé si recibirás esta carta, pero tal vez haya un alma humana que me permita enviarte mis últimos saludos. Debes saber que me quedé con papá en contra de su voluntad, que incluso el domingo pasado el Führer quería ayudarme a salir de aquí.

Conoces a tu madre, tenemos la misma sangre, no hubo consideración conmigo. Nuestra maravillosa idea se va al garete, y con ella todo lo bello, admirable, noble y bueno que he conocido en mi vida. Ya no merece la pena vivir en el mundo que viene después del Führer y el nacionalsocialismo, y por eso me llevé a los niños aquí conmigo. Son demasiado malos para la vida que viene después de nosotros y un Dios misericordioso me comprenderá si yo mismo les doy la salvación.

Seguirás viviendo, y sólo tengo una petición para ti: nunca olvides que eres alemán, nunca hagas nada que vaya contra el honor, y asegúrate de que con tu vida nuestra muerte no haya sido en vano. Los niños son maravillosos …, nunca una palabra de queja o un llanto. Los impactos sacuden el búnker. Los mayores protegen a los aún más pequeños, y su presencia ya es una bendición porque de vez en cuando arrancan una sonrisa al líder.

Dios me conceda la fuerza necesaria para llevar a cabo lo último y más difícil. Sólo tenemos un objetivo: lealtad al Führer hasta la muerte. Harald, querido muchacho – te doy algo más que la vida me ha enseñado: ¡Sé fiel! Leal a ti mismo, leal al pueblo y leal a tu país … Siéntete orgulloso de nosotros, y trata de mantenernos en la memoria alegre.

Rechazó múltiples peticiones para rescatar a los niños del búnker, si no a ella misma. Según testigos, Magda Goebbels rompió a llorar repetidamente al ver a sus hijos.

El 1 de mayo de 1945, los seis hijos del matrimonio Goebbels fueron asesinados con veneno. No se pudo aclarar de forma concluyente cómo y quién mató a los niños. Según Rochus Misch, Magda Goebbels había dado a sus hijos cacao en el que previamente había disuelto un somnífero. Después peinó a sus hijos y les puso camisones blancos. Mientras lo hacía, daba esperanzas a sus hijos de que en unos días estarían de vuelta en casa, en Schwanenwerder. Luego entró en la sala infantil con los niños y uno de los médicos, Ludwig Stumpfegger.

Durante el interrogatorio realizado por los soviéticos el 7 de mayo de 1945, el dentista de las SS Helmut Kunz (1910-1976) declaró que Magda Goebbels había envenenado a los niños y que él sólo había sido testigo del crimen. Magda Goebbels le había pedido a finales de abril que le ayudara a matar a sus seis hijos de entre cuatro y doce años: Helga, Hilde, Holde, Hedda, Heide y Helmut.

Se negó, pero Magda Goebbels le presionó tanto que finalmente accedió a sedar a los niños con inyecciones de morfina para que su madre pudiera administrarles cápsulas de cianuro (ácido prúsico). La noche del 1 de mayo de 1945 -el día después del suicidio de Adolf Hitler- había inyectado morfina a los niños, pero Magda Goebbels no había podido matar a sus hijos. Kunz tuvo entonces que llamar al segundo médico personal de Hitler, Ludwig Stumpfegger, que entró en la habitación de los niños con Magda Goebbels. Al salir de la habitación de los niños, Magda Goebbels dijo que “todo había terminado”.

El 19 de mayo de 1945, Helmut Kunz rectificó su declaración en el sentido de que Stumpfegger había participado en el asesinato de los niños. (Ludwig Stumpfegger se quitó la vida el 2 de mayo de 1945 con una cápsula de veneno de ácido prúsico junto con Martin Bormann y ya no pudo ser interrogado). Kunz repitió esta segunda versión en su posterior juicio en la República Federal. No negó haber inyectado morfina a los niños como preparación.

Los testigos declararon que Magda Goebbels jugó a las cartas en silencio tras el asesinato de sus hijos. Según Rochus Misch, tuvo paciencia. Después, hacia las 21.00 horas, Joseph y Magda Goebbels se suicidaron con cianuro de hidrógeno. Según Misch, Joseph Goebbels no se suicidó junto con Magda, sino a la mañana siguiente de su suicidio. Sus cuerpos fueron quemados esa misma noche por miembros de la tripulación del búnker. Al día siguiente, hacia las 17 horas, soldados soviéticos descubrieron los cadáveres del Sr. y la Sra. Goebbels a pocos metros de la salida de emergencia de la Cancillería del Reich.

No se ha podido aclarar con certeza si hubo disparos de gracia antes de la incineración, especialmente en el caso de Magda Goebbels, cuyo cuerpo ya no estaba completo. Se sabe que Joseph Goebbels había ordenado tales disparos piadosos. En caso de que la brigada de incineración no tuviera ninguna duda sobre la muerte de los dos, se podrían haber omitido los tiros de gracia.

Los cuerpos de los niños ya habían sido encontrados en una cámara del Führerbunker. Con fines probatorios, fueron colocados junto a los cuerpos calcinados del Sr. y la Sra. Goebbels para que pudieran ser filmados para el noticiario soviético.

Hijos

Magda Goebbels tuvo seis hijos en 1940 de su matrimonio con Joseph Goebbels, todos cuyos nombres empezaban por H. También tuvo un hijo, Harald, de su primer matrimonio. Además, estaba su hijo Harald de su primer matrimonio:

Harald Quandt

Harald Quandt nació el 1 de noviembre de 1921 y murió en un accidente aéreo el 22 de septiembre de 1967.

Helga Susanne

Helga nació el 1 de septiembre de 1932. El hijo mayor del matrimonio Goebbels fue supuestamente favorecido por Adolf Hitler. En 1935 fue portada de dos revistas. En julio de 1936 la envían de vacaciones con su abuela a Peenemünde. Con su hermana menor Hilde y su padre, fue fotografiada en la regata de primavera de Berlín en 1937. Tuvo que operarse de la garganta en 1939. A los doce años, fue asesinada con veneno.

Hildegard Traudel

Hildegard nació el 13 de abril de 1934. La llamaban comúnmente “Hilde”. En la regata de primavera de 1937 en Berlín, fue fotografiada con su hermana mayor Helga y su padre. A los once años, la mataron con veneno.

Helmut Christian

Helmut nació el 2 de octubre de 1935. Era el único hijo del matrimonio Goebbels. En un diario de 1939, su padre le describe como un payaso. Helmut Christian soñaba con ser conductor de metro. Joseph Goebbels estaba permanentemente insatisfecho con el desarrollo de su hijo, al que percibía como afeminado, blando y llorón, y sospechaba que la razón era que estaba constantemente rodeado sólo de mujeres. Fue asesinado con veneno a la edad de nueve años.

Holdine Kathrin

Holdine -normalmente llamado “Holde” para abreviar- nació el 19 de febrero de 1937. Su padre había anotado en un diario de 1939 que su nacimiento había sido muy complicado. Según Otto Meißner, era la más callada de los hijos y solía quedar “algo marginada” por los cinco hermanos más animados. Por eso se sentía aún más unida a su padre, que le correspondía gustosamente. A los ocho años, la mataron con veneno.

Hedwig Johanna

Hedwig nació el 5 de mayo de 1938. Generalmente la llamaban “Hedda”. En 1944, declaró que quería casarse de mayor con el ayudante de las SS Günther Schwägermann porque le fascinaba su ojo postizo. Fue asesinada con veneno poco antes de cumplir siete años.

Heidrun Elisabeth

Heidrun nació el 29 de octubre de 1940. Era la hija menor de Joseph y Magda Goebbels y solían llamarla “Heide” o “Heidi”. En general, se la consideraba la niña de la reconciliación tras el asunto Baarová. La mataron con veneno a los cuatro años.

Magda Goebbels también sufrió al menos tres abortos.

Magda Goebbels en el arte

La novela de Marcel Beyer Zorros voladores, publicada por Suhrkamp Verlag en 1995, retoma la historia de Magda Goebbels y sus seis hijos y está narrada en gran parte desde la perspectiva de su hija Helga. La escritora y editora alemana afincada en Londres Meike Ziervogel ha escrito una novela de ficción sobre Magda Goebbels. La novela “Magda” fue publicada por Salt en Londres en 2013 y fue nominada a varios premios. En 2015, “Magda” se publicó en polaco. Ese mismo año, la editorial austriaca Edition Atelier publicó la novela en una traducción de Martin Thomas Pesl.