Lise Meitner

Lise Meitner (Viena , 7 de noviembre de 1878 – Cambridge , 27 de octubre de 1968 ) fue una física austríaca de origen judío, nacionalizada sueca. 

Estudió la radioactividad y la física nuclear y desempeñó un papel clave en el descubrimiento y explicación de la fisión nuclear, junto con su colega Otto Hahn. El elemento 109 de la tabla periódica, descubierto en 1982, se llama «meitneri» en su honor.   

Lise Meitner, fue la tercera de los ocho hijos que tuvieron Philip y Hedwig (nacida Skovran) Meitner, ambos judíos. Su padre era un librepensador que, como abogado, respetaba las leyes, pero era crítico. 

La madre tenía mucha afición a la música y hizo que hijos e hijas aprendieran a tocar el piano desde pequeños. 

El círculo social que frecuentaba la familia lo componían judíos con profesiones liberales que apreciaban la cultura y su comportamiento no venía dictado por las normas del judaísmo; de hecho, los Meitner, como otras familias judías de su entorno, se convirtieron al luteranismo.

En ese ambiente, Lise Meitner desde la infancia tuvo afición por la lectura y las matemáticas y se interesaba por la naturaleza. 

En la escuela era muy buena estudiante, pero en esa época, la educación la obligatoria para las chicas acababa a los catorce años. 

Cuando expresó su interés por estudiar en la Universidad de Viena, sus padres le aconsejaron que primero obtuviera un título que le sirviera, por ejemplo, para enseñar y poder mantenerse y luego ya pensaría en prepararse para la universidad.

A los veinte años, con el título para dedicarse a la enseñanza del francés, empezó a dar clases en una escuela de chicas de Viena, para demostrar que podía mantenerse ella sola, pero sin olvidar su sueño de estudiar en la universidad. 

Las cosas se pusieron a su favor cuando, en 1899, un decreto del Gobierno permitió la admisión de las mujeres en la universidad, aunque no tuvieran el título del Gymnasium (equivalente a bachillerato). 

Debía prepararse para obtener un certificado de Matura, que le permitiría acceder a la universidad. En su familia, su hermana Gisela también se acogió a esta posibilidad y después de dos años de preparación, empezó a estudiar medicina en 1900.

En 1901 empezó a estudiar física en la Universidad de Viena, donde tuvo como profesor en Ludwig Boltzmann. 

En 1905 obtuvo el doctorado, y se trasladó a Berlín en 1907 para estudiar con Max Planck y el químico Otto Hahn, con el que trabajaría los siguientes treinta años, dirigiendo sendos departamentos en el Instituto Kaiser Wilhelm de Berlín. 

El director del Instituto Emil Fischer no permitió que ninguna mujer trabajara en los laboratorios, y Meitner debía trabajar en el sótano. 

Hahn y Meitner colaboraron estrechamente en el estudio de la radioactividad. En 1918, descubrieron el primeroisótopo de larga vida del elemento protactinio.

En 1923, Lise Meitner descubrió el fenómeno de transición no radioactiva que se llamaría efecto Auger por el número del físico francés Pierre Victor Auger , que lo descubriría independientemente dos años después. 

En 1926, se convirtió en profesora titular en la Universidad de Berlín, y fue la primera mujer que alcanzaba este grado en Alemania.

Con el descubrimiento de los neutrones a principios de 1930, y la posibilidad de obtener elementos más pesados ​​que el uranio, el estudio de la física nuclear ganó cada vez más importancia. Meitner y Hahn destacaron en este campo junto a personalidades como Ernest Rutherford, Enrico Fermi o Irène Joliot-Curie.

Con la llegada de Hitler al poder, se inició la persecución de muchos científicos judíos o de izquierdas en el mismo seno del mundo académico alemán. Otto Frisch, Albert Einstein, Leo Szilard, entre otros, fueron despedidos o forzados a dimitir. 

Meitner, entonces directora del Instituto de Química, pudo evitarlo inicialmente por su nacionalidad austríaca. La anexión de Austria en marzo de 1938, el acoso que sufrió, a pesar de haberse convertido al luteranismo y no considerarse a sí misma judía, y el poco apoyo recibido de sus colegas, incluido el mismo Hahn, precipitaron su marcha a Suecia. 

Desde Estocolmo, continuó en contacto con científicos alemanes, sobre todo con Hahn, a pesar de la creciente desconfianza que había entre ellos, por correspondencia o en reuniones clandestinas mantenidas en Copenhague gracias a su relación con el físico danés Niels Bohr.

En estas reuniones, Meitner y Hahn planificaron una serie de experimentos, que se realizarían en el laboratorio de Hahn en Berlín en noviembre de 1938, y que darían lugar a los primeros indicios científicos de la fisión nuclear. 

Sin embargo, los resultados no fueron interpretados por Hahn hasta que, mediante la correspondencia con Meitner, ésta le pudo explicar y demostrar, a partir de las teorías de Einstein, que el átomo de uranio se había roto para formar bario y criptón, expulsando grande cantidad de neutrones y energía.

Hahn publicó el descubrimiento científico en enero de 1939, sin mencionar la colaboración con Meitner. Ella publicó la explicación al mes siguiente con su sobrino, Otto Robert Frisch, que fue quien dio el número de fisión nuclear

Igualmente, Meitner se dio cuenta de la posibilidad de una reacción en cadena de un enorme potencial energético. Este informe despertaría un gran interés, por su potencial armamentístico. En el contexto prebélico del momento, los avances de los físicos alemanes influyeron en los esfuerzos estadounidenses que cristalizarían en el proyecto Manhattan.

En 1944, Otto Hahn recibió el Premio Nobel de Química por el descubrimiento de la fisión nuclear, y Lise Meitner se quedó sin el reconocimiento que, en opinión de muchos científicos, merecía. 

Hahn reclamaba el mérito alegando que el descubrimiento era un trabajo de química. Sin embargo, al largo de su vida, Meitner recibió otros reconocimientos por sus trabajos, como la Medalla Max Planck de la Sociedad Alemania de Física en 1949, o Enrico Fermi Award, en 1966.

Después de la guerra, haciendo autocrítica de su error de haber seguido trabajando en Alemania en el período de 1933 a 1938, fue muy crítica con científicos alemanes como Werner Heisenberg o el propio Hahn, que o bien colaboraron o se limitaron a convivir con el régimen nazi, sin resistirse, fuera por afinidad o para obtener privilegios en su trabajo. 

En 1949, Lise Meitner obtuvo la ciudadanía sueca, y en 1960 se trasladó al Reino Unido.

Lise Meitner murió en Cambridge, el 27 de octubre de 1968. Conforme a sus deseos, fue enterrada en Bramley (Hampshire) junto con su hermano Walter, fallecido en 1964. En la lápida de su tumba, su sobrino Otto Frisch hizo grabar la de la fisión nuclear la inscripción «Una física que nunca perdió su humanidad».