Leni Riefenstahl

Berta Helene Amalie (Leni) Riefenstahl (Berlín, 22 de agosto de 1902 – Pöcking, 8 de septiembre de 2003) fue una cineasta y fotógrafa alemana. Comenzó su carrera como bailarina y actriz, pero se hizo más conocida como directora de cine.

Leni Riefenstahl nació en Wedding, un barrio de Berlín conocido en la época como la “colonia de criminales y trabajadores”, hija de un fontanero. En su juventud se quedó corta por él. Desde una edad temprana, disfrutó de su atracción por los hombres.

Su marca en su trabajo se convirtió en la Körperkultur, el deporte y el amor por la naturaleza. La glorificación del cuerpo humano es especialmente evidente en sus películas Der heilige Berg y Die weiße Hölle am Piz Palü.

Directora de cine

Las películas de Riefenstahl son conocidas sobre todo por sus innovaciones cinematográficas (de cámara), como las relativas a las Jornadas del Partido de Núremberg (Der Sieg des Glaubens de 1933 y Triumph des Willens y Tag der Freiheit – Unsere Wehrmacht de 1935). Fueron encargados por el Ministro de Propaganda Joseph Goebbels y propagaron la ideología nazi.

El reportaje de los Juegos Olímpicos de Berlín (Olympia de 1936) también cuenta con innovaciones técnicas como el desplazamiento de la cámara sobre un trípode en un carro sobre raíles por el interior de la pista de carreras. Esta película fue encargada por el Comité Olímpico Internacional.

Otra técnica innovadora: los clavadistas olímpicos fueron filmados sin ningún objeto fijo (como el trampolín) en la imagen. El espectador, que en aquel momento no estaba acostumbrado a ese uso de la cámara, veía una visión completamente diferente y libre del mundo.

Olympia también destaca por su perfección técnica: un avanzado trabajo de cámara, un montaje sorprendente y sugerente, el uso de la cámara lenta y la fotografía submarina activa.

Llama la atención la especial combinación de imagen y música, y en la segunda parte se destaca la estética del deportista, entre otras cosas en la secuencia de la prueba de clavados masculinos.

El triunfo de la voluntad (Triumph des Willens)

La película de 1935 Triumph des Willens (El triunfo de la voluntad), sobre un día de fiesta del NSDAP del año anterior, no es un documental puro porque el cineasta editó escenas escenificadas entre las imágenes reales del día de fiesta para transmitir este mensaje específico: que ya en 1934 toda Alemania estaba preparada para seguir a Adolf Hitler en su aventura, acompañada de las palabras coreadas: “Hier stehen wir, wir sind bereit, wir tragen Deutschland in die neue Zeit”. Deutschland!”. Cerrando con: “Ein Volk, ein Reich, ein Führer”, con un águila, una esvástica y Hitler sucesivamente.

No se trata de una cuestión académica, porque al principio una gran parte de la población tenía muchas dudas sobre los nuevos gobernantes. La popularidad del NSDAP y de las SA alcanzó su punto más bajo poco antes de la Noche de los Cuchillos Largos de 1934.

La secuencia inicial, en la que se muestra durante minutos la sombra del avión con el que aterrizará Hitler, es una verdadera invención. Mensaje: el “Salvador de la Patria” es enviado desde el cielo. También es significativo el ingenioso decoupage de las distintas tomas del estadio de Speer, en las que la “Juventud Alemana” espera ansiosamente la llegada del Führer. Sin embargo, después de la guerra, Riefenstahl dijo en una entrevista sobre esta película: “Ni una sola escena está montada… Es historia, pura historia”.

Esta película se proyectó obligatoriamente en todas las escuelas alemanas en la década de 1930. En otras palabras, Hitler y Goebbels eran muy conscientes del “Poder de las imágenes”.

Olympia

La película Olympia de 1938, sobre los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936, consta de dos partes:

  1. La Fiesta de los Völker
  2. La Fiesta de la Felicidad

Las cualidades artísticas de estas películas no son controvertidas; sin embargo, algunas partes fueron discutidas negativamente después porque podían ser utilizadas como propaganda nazi.

Por ejemplo, las imágenes constantemente recurrentes de banderas con esvásticas y las imágenes constantemente recurrentes del Führer. Ella misma siempre ha mantenido que no se dio cuenta de la verdadera naturaleza del régimen cuando hizo los documentales, y que sólo perseguía objetivos estéticos.

Con respecto a Olympia, ha señalado que incluso llegó a tener cierto conflicto con el régimen al mostrar enfáticamente imágenes de la victoria de los atletas negros.

Se ha señalado que el mundo deportivo de Riefenstahl es de una belleza tranquila y gélida. Con ella, los deportistas no tienen emociones, ni alegrías ni decepciones, ni cansancio. Son sus cuerpos de los que el cineasta está enamorado.

Las poderosas manos de un jugador de baloncesto; el musculoso muslo de un lanzador de jabalina desnudo, los curvados brazos de un gimnasta que se desdobla en la viga sin que se mezcle un solo mechón de pelo encharcado. Esta es la adición a la cinematografía.

Críticas posteriores

Las películas de Riefenstahl recibieron un estigma después de la Segunda Guerra Mundial: polémicas porque los documentales fueron encargados por los nazis y, al igual que el arquitecto Albert Speer, puso su talento al servicio de la glorificación de Hitler y su régimen (1933-1945).

Tras una serie de juicios, fue absuelta de complicidad en la política nazi y se limitó a ser calificada de Mitläuferin. Siguió negando toda responsabilidad hasta el final de sus días y no mostró ningún remordimiento.

Sin embargo, se supo que durante la guerra había traído a gitanos de un campo de concentración para protagonizar su película Tiefland. Incluso fue a ver a estos extras en persona para comprobar su aspecto. Incluso después de que se descubriera que la mayoría de estos “actores” habían muerto en el campo de concentración de Dachau, siguió negándolo.

Tras la guerra, ya no pudo conseguir financiación para proyectos cinematográficos y durante años se ganó la vida a duras penas como fotógrafa.

Más tarde, atraída por las imágenes del fotógrafo británico George Rodger, descubrió a los nubas de Sudán, a los que registró ampliamente (con una primera publicación en 1974). Revistas como Life y National Geographic se interesaron por su trabajo fotográfico.

Esto suscitó una crítica despiadada de Susan Sontag en su ensayo cuando habló del fascinante fascismo de la nueva obra de Riefenstahl. Sontag vio conexiones entre el retrato que Riefenstahl hacía de los africanos y el ideal de belleza nazi entonces imperante, comparando la glorificación de la Körperkultur nubia con la de la raza aria de Hitler. Según Sontag, la visión de Riefenstahl no había cambiado desde entonces.

Interés renovado

En la década de 1970, hubo un renovado interés por Riefenstahl entre las estrellas del pop y las feministas estadounidenses en Estados Unidos. Al mismísimo Mick Jagger le gustaba hacerse fotos con ella.

Más tarde, Leni Riefenstahl se reveló como una ferviente buceadora de aguas profundas y filmó la fauna y los peces submarinos con su cámara subacuática. En este contexto, comentó más tarde: ¡hasta mis peces los encontrarán fascistas! Soy una artista, la política nunca me ha interesado.