Kurt Knispel

Introducción

Kurt Knispel (Zlaté Hory, 20 de septiembre de 1921 – Vrbovec, 28 de abril de 1945) fue un soldado alemán que luchó en la Segunda Guerra Mundial como comandante de tanque y artillero. Knispel destruyó 168 tanques del ejército ruso como comandante/artillero de tanques y no 195 como se informó ampliamente.

Vida

Knispel nació como hijo de un granjero en los Sudetes (Checoslovaquia). Sus padres pertenecían a los alemanes de los Sudetes. Tras la anexión de los Sudetes por parte de Alemania en 1938, Knispel dejó la granja de sus padres y se puso a trabajar en una fábrica de coches.

No le gustaba el aburrido trabajo en la fábrica y, para satisfacer sus ansias de aventura, se alistó como voluntario en la Wehrmacht en abril de 1940. De mayo de 1940 a enero de 1941, sirvió como soldado de infantería, pero apenas fue desplegado en el frente. Knispel solicitó un traslado y se formó como cargador de cisternas.

A partir de agosto de 1941, con el inicio de la Operación Barbarroja, Knispel vio por primera vez la acción real. Como cargador de tanques Panzer IV, luchó en los Balcanes y en Stalingrado. Knispel demostró ser muy capaz como cargador y fue ascendido a artillero. Después fue trasladado al Cáucaso, donde participó en varios combates.

De febrero de 1942 a mayo de 1942, siguió un curso de suboficial, tras el cual fue nombrado Unteroffizier (sargento) y se le dio el mando de su propio tanque. Con este tanque fue enviado al frente del Sitio de Leningrado. Durante los combates allí, Knispel obtuvo una victoria tras otra.

Entre enero de 1943 y abril de 1944, Knispel luchó continuamente contra las tropas soviéticas, que eran casi siempre más numerosas pero técnicamente más débiles. Los conductores de tanques rusos no preparados en sus tanques obsoletos a menudo no tenían esperanzas contra los soldados alemanes bien entrenados en sus tanques Tiger altamente blindados.

Durante este periodo, Knispel destruyó 112 tanques, 178 vehículos blindados y 165 vehículos menores. Muchos de sus colegas le veían como un buen estratega y un buen tirador, más que como un valiente soldado. Knispel era conocido por camuflar bien su tanque y esperar hasta que pasara el enemigo desprevenido. A menudo destruía a sus oponentes desde una gran distancia.

En octubre de 1943, se dice que destruyó un tanque a 3.000 metros, el disparo de tanque más largo registrado en la Segunda Guerra Mundial. El propio Knispel dijo sobre sus tácticas: lo último que quiere un soldado es un combate justo.

A partir de 1944, el ejército alemán fue empeorando. Debido a la escasez de combustible y de personal, las tropas alemanas empezaron a perder cada vez más contra las tropas rusas que avanzaban sin cesar. En el verano de 1944, Knispel recibió el mando de un tanque Panther.

Con este vehículo fue destinado a la ciudad húngara de Gyula, donde tuvo que impedir que ésta cayera en manos del ejército ruso. Durante la batalla de Hungría, que duró siete meses, Knispel destruyó unos 23 tanques, aumentando su total de victorias a 145. En agosto de ese año, fue emboscado por tanques rusos. El tanque de Knispel fue alcanzado por 24 proyectiles, pero apenas logró escapar. Poco después, Hungría fue completamente conquistada por los rusos.

Después de la batalla perdida de Hungría, Knispel, entretanto ascendido a Feldwebel, fue entrenado para el tanque pesado Königstiger. Knispel fue destinado a Paderborn en noviembre de 1944.

Desde allí, tuvo que ayudar a impedir que las tropas soviéticas conquistaran el este de Alemania. En los últimos meses de la guerra, destruyó 23 tanques enemigos con sus Königstiger, con lo que alcanzó un total de 168 tanques.

Muerte

Knispel fue gravemente herido cerca de Vlasatice y fue trasladado a un hospital cerca de Morovian Vrbovec, donde murió el 28 de abril de 1945. Fue enterrado cerca de este lugar.

Resulta sorprendente que Knispel, en vida, no fuera tan conocido como sus éxitos podrían hacer creer. Esto se debió supuestamente a que no quería prestarse a actividades de propaganda, a diferencia de otros peces gordos de los tanques, como Michael Wittmann.

Knispel también recibió muy pocas condecoraciones alemanas en comparación con sus logros: recibió la Cruz de Hierro I y II y la Cruz Alemana de Oro, pero no se le concedió la Cruz de Caballero. Sin embargo, Knispel era conocido por su comportamiento poco ortodoxo respecto a las directivas nazis y tuvo varios conflictos con las autoridades.

Según muchos historiadores, Knispel era muy modesto y muchas de sus victorias no fueron reclamadas por él. Algunos historiadores suponen que el número de tanques destruidos fue por tanto de 195 en lugar de los 168 oficiales. Sin embargo, se trata de supuestos no verificables.

Los restos de Knispel fueron exhumados en la ciudad checa de Vrbovec en 2012. Se identificaron positivamente como sus restos el 10 de abril de 2013. Knispel fue enterrado de nuevo en el Cementerio de Guerra de Brno en 2014.

Condecoraciones

  • Cruz de Hierro de 1ª clase (concedida tras acciones cerca de Kursk en julio de 1943. Durante esta batalla destruyó 27 T-34 en 12 días).
  • Cruz de Hierro, 2ª clase
  • Panzerkampfabzeichen en plata
  • Panzerkampfabzeichen, 5º grado con el número “100”.
  • Cruz alemana de oro el 20 de mayo de 1944 como Unteroffizier en el 1./Schwere Panzer-Abteilung 503
  • Insignia de la herida en plata y negro
  • Medalla Winterschlacht im Osten 1941/42
  • Nombramiento en el Wehrmachtbericht del 25 de abril de 1944