Kurt Gerstein

La biografía de Kurt Gerstein, soldado alemán, oficial de las Waffen-SS y miembro del Instituto de Higiene que intentó oponerse al genocidio nazi.

La biografía de Kurt Gerstein, un soldado alemán, oficial de las Waffen-SS y miembro del Instituto de Higiene de las SS, que intenta oponerse al genocidio nazi del que se entera al presenciar la matanza de prisioneros en los campos de concentración de Belzec y Treblinka.

¿Héroe o cómplice?

Kurt Gerstein nació en Münster el 11 de agosto de 1905, el sexto de una familia de siete hijos. Su padre, Ludwig, es juez y su madre, Clara Schmemann, procede de una familia de empresarios y comerciantes. Una familia burguesa de ascendencia prusiana dominada por la figura paterna. La cultura y la ética del magistrado son típicas de los funcionarios prusianos: orden y disciplina. Escribirá a su hijo en el ejército:

“Eres un soldado, un funcionario, y tienes que obedecer las órdenes de tus superiores. La responsabilidad recae en el que da las órdenes, no en el que las ejecuta. No puede haber desobediencia”.

La educación de Ludwig es autoritaria y punitiva. Kurt no es sumiso, es vivaz, el más difícil de los chicos, y sus relaciones con su familia y su padre son a menudo una fuente de tensión. En la escuela era indisciplinado e irreverente, sus resultados eran pobres, pero a pesar de ello obtuvo el bachillerato y en 1925 se matriculó en ingeniería en la Universidad de Marburgo. Posteriormente, asistió a las escuelas politécnicas de Aix-la-Chapelle y Berlín-Charlottenburg y se graduó como ingeniero de minas en 1931.

La educación de su padre y sus antecedentes familiares dejaron huella en el ardiente nacionalismo que Kurt alimentó desde sus años universitarios, cercano al de los germano-nacionales, partido al que pertenecía su padre, hostil a la República democrática nacida en Weimar y nostálgico del poder imperial alemán. Así, se unió a Teutonia, una de las asociaciones estudiantiles más nacionalistas. Pero la religión ya había intervenido en su educación.

Su relación con Dios no nació en su familia, donde la adhesión a la religión era un hecho formal de disciplina social. Los hábitos goliardos de las asociaciones estudiantiles no le satisfacían, la búsqueda de un sentido a su existencia le llevó a enfrentarse al problema de Dios, autoridad absoluta garante de la disciplina moral. Su Dios será siempre un Dios terrible, amenazante y punitivo, muy parecido al del Antiguo Testamento.

A partir de 1925 fue miembro de asociaciones de estudiantes cristianos en el fragmentado protestantismo alemán. Se convirtió en líder de clubes juveniles y bíblicos. La insatisfacción con el materialismo es una expresión de la inquietud de la juventud alemana de los años 20 y en Kurt encuentra una respuesta en un renacimiento moral, premisa del renacimiento nacional garantizado por la fe religiosa tradicional.

El mundo protestante, impregnado de nacionalismo y desconfianza hacia la república, acogió inicialmente, al igual que gran parte de la sociedad alemana, la afirmación nazi en 1933, vista como un renacimiento patriótico del orden tradicional. No es de extrañar que Kurt se uniera al NSDAP en mayo de 1933.

El partido nazi pronto se quitará la máscara y Kurt lo mirará a la cara. Su adhesión era condicional: Dios y la patria, pero no sacrificaría lo primero por lo segundo. La política antirreligiosa nazi no tardaría en afectar al mundo protestante, gran parte del cual inclinaría la cabeza en señal de disciplina ante la Iglesia Evangélica del Reich, la de los “cristianos de la raza aria”.

Una fracción minoritaria, pero no irrelevante, resistió y dio vida a la Iglesia confesante. Kurt ya conocía la política antirreligiosa nazi en el verano de 1933 y leía y compartía a Karl Barth. Inmediatamente se unió a la Iglesia Confesora dirigida por el pastor Martin Niemöller.

El régimen pretende integrar a los jóvenes en las Juventudes Hitlerianas. En diciembre, Baldur von Schirach, jefe de la Hitler-Jugend, anunció la disolución de los círculos juveniles evangélicos y su integración en las Juventudes Hitlerianas, con el acuerdo del obispo de la Iglesia del Reich nombrado por Hitler, el obispo Ludwig Müller.

Gerstein, un destacado líder de los círculos, escribe con otros a Schirach para expresar su “consternación”; a solas firma otro telegrama más duro a Müller en el que habla de “puñaladas, vergüenza y tristeza”.

La oposición de Gerstein es clara, pero todavía circunstancial, porque va acompañada de su reiterada lealtad a las órdenes del Führer, que prudentemente excluye de la crítica. La oposición sigue limitada a la política religiosa del régimen.

Pero pronto, el lenguaje ambiguo y obsequioso fue seguido por hechos explícitos. En enero de 1935, Gerstein participó en una protesta pública en el teatro Hagen durante una obra anticristiana organizada por las Juventudes Hitlerianas, interrumpiendo la representación desde la primera fila ante los miembros uniformados del partido, que reaccionaron golpeándole e hiriéndole.

En las clases de Biblia que seguía impartiendo, no dudaba en invitar a los jóvenes cristianos a abandonar las Hitler-Jugend y a denunciar el “nuevo paganismo” anticristiano. Pero las protestas ya habían sobrepasado el ámbito religioso, ya había culpado, en los días del asesinato de Engelbert Dollfuss en Austria, a los planes pan-germánicos del nazismo perseguidos con crímenes. La ética de Kurt, basada en una fe inflexible, empezó a cuestionar su adhesión política al nazismo.

Oposición al nazismo

La cita con la Gestapo es inevitable. A finales de septiembre de 1936, durante un registro en su casa, se encontraron panfletos prohibidos de la Iglesia Confesante. Detenido, fue liberado al cabo de seis semanas y expulsado del Partido Nacional Socialista. Sin embargo, en noviembre comenzó a hacer llamamientos para ser readmitido, con una abjuración de lealtad feroz al partido y a Adolf Hitler.

Una contradicción que se explica por la presión familiar, de su padre y de dos de sus hermanos, ardientes nacionalsocialistas, pero también por la persistente ambigüedad de un joven alemán de la época, desgarrado entre su identidad religiosa y su lealtad patriótica, “prusiana”, al Estado.

El peso de las tradiciones familiares autoritarias y sus sentimientos nacionalistas, que no fueron contrarrestados por el protestantismo de la época, seguían haciéndose sentir. Tampoco se pueden excluir las preocupaciones profesionales: tras su detención, perdió el trabajo que había obtenido un año antes en las minas estatales, y cuando estaba a punto de formar una familia, llevaba un año comprometido con la hija de un pastor, Elfriede Bensch, con la que se casó en agosto de 1937, y la familia se enriqueció con tres hijos.

Se trasladó a Tubinga, donde comenzó a estudiar medicina y teología. No abandonó su compromiso religioso, dando conferencias y escribiendo panfletos que, aunque de contenido exclusivamente religioso, volvieron a llamar la atención de la Gestapo, que lo detuvo junto a otros en julio de 1938 bajo la extraña acusación de conspirar para restaurar la monarquía.

Pasó seis semanas en la cárcel de Stuttgart y en el campo de concentración de Welzheim, de donde salió agotado física y espiritualmente. Su situación personal se había vuelto precaria, había gastado muchos recursos personales en la actividad religiosa y estaba desempleado. Confiesa haber pensado en el suicidio.

Para entonces, la posición de la Iglesia confesante era precaria. Las detenciones de adherentes son numerosas, Niemöller está en prisión. La posición de Kurt en 1938, con el régimen en su apogeo internacional y nacional, se explica en una carta de noviembre a un tío en Estados Unidos.

En su espíritu “totalitario” (este es el término literal utilizado), el nacionalsocialismo quiere dominar completamente al hombre y erradicar todo vínculo con Dios. En el ámbito religioso, el régimen “nos lleva de las narices desde 1933” y “Herr Hitler” dirige personalmente esta ofensiva antirreligiosa. Plantea el dilema:

¿Se debe enseñar al pueblo alemán, a la juventud alemana, a creer en Dios, o sólo debe creer en la bandera roja, en la sangre, en las fronteras, en las razas? ¿Hay que enseñarles que los que ejercen la justicia deben estar plenamente autorizados por el juez supremo y responder ante él? ¿O el derecho es “lo que sirve al pueblo”, una mera cuestión de conveniencia, y la propia justicia una prostituta del Estado?

Admite que su resistencia se ha cuidado de no apuntar al nacionalsocialismo político, reconoce los éxitos del gobierno nazi, las obras públicas, la lucha contra el paro, que son apreciados en el extranjero, pero donde no se sienten las “tragedias del lado de la libertad de pensamiento, la libertad religiosa y la justicia”. La carta muestra cómo la lógica de Kurt, con mayor o menor conciencia, es ahora incompatible con la de un régimen “totalitario”.

Kurt le confiesa a su tío que está en el punto de mira del régimen, que una tercera detención significaría “mi muerte” y sondea la voluntad de su tío de acogerle en Estados Unidos en el caso extremo de una huida de Alemania, mientras espera encontrar un trabajo como ingeniero de minas en el extranjero.

Mientras tanto, es su padre Ludwig quien ha estado trabajando con los funcionarios del tribunal del partido para conseguir la rehabilitación de su hijo. No cabe duda de que Ludwig se siente impulsado por su deber paterno de ayudar a su hijo a reintegrarse en la sociedad y en el trabajo, pero también intenta corregir la anomalía de que haya un opositor al nazismo en la familia.

Los esfuerzos de Ludwig tuvieron un éxito parcial y, en junio de 1939, el partido convirtió su expulsión en una “dimisión”. En julio, Kurt, con el apoyo del magnate Hugo Stinnes, encontró un empleo en una mina de potasa en Tübingen, donde trabajó durante dos años. El 1 de septiembre Alemania invade Polonia.

La guerra reaviva el sentimiento patriótico. Kurt también muestra intenciones de cooperación. Su actitud no es diferente a la de muchos alemanes que dejan de lado los sentimientos personales cuando sienten que su país está en peligro. Además, Kurt nunca ha ocultado sus sentimientos nacionalistas, aunque los concilia con su fe religiosa.

Por último, la actitud de la Iglesia Confesante le facilita, sigue la tradición de la Iglesia evangélica alemana de alinearse con el Estado en caso de guerra, además el régimen ha relajado ahora su política antirreligiosa, una tregua funcional a la guerra. La decisión de Kurt de alistarse no es sorprendente. Lo sorprendente es la elección del cuerpo en el que se alista, una elección que cambiará el curso de su vida.

Elección de entrar en las SS

Un drama familiar había golpeado a la familia Gerstein. La cuñada Bertha Ebeling, ingresada por trastornos nerviosos, había muerto en el hospital psiquiátrico de Hadamar, probablemente asesinada como parte del plan de supresión de discapacitados físicos y mentales puesto en marcha por el régimen en 1939: la Aktion T4.

Llevada a cabo en gran secreto, con las muertes diagnosticadas como enfermedades comunes (neumonía, problemas cardíacos, epidemias), en realidad era de dominio público en Alemania, había provocado protestas del clero evangélico y se suspendería tras el sermón de denuncia del obispo católico de Münster von Galen en agosto de 1941.

Bertha Ebeling fue enterrada el 20 de febrero de 1941, la familia había sido informada de que había muerto de una epidemia y sus cenizas fueron entregadas después de una cremación oficial. Fue Kurt quien informó a la familia de que Bertha también había corrido la misma suerte asesina.

Al mismo tiempo, Kurt informó a su familia y a sus amigos pastores evangélicos de su decisión de alistarse en las SS para ver y combatir las cosas desde dentro, una especie de descenso a los infiernos para denunciar su horror, al que ahora añadía el objetivo de desenmascarar a los asesinos de Bertha.

Esta motivación se confirmaría en su informe de 1945 y en sus interrogatorios con las autoridades francesas. Algunos documentos muestran que ya había solicitado el alistamiento en diciembre o incluso en septiembre de 1940. En cualquier caso, Kurt Gerstein se alistó como oficial en las SS el 10 de marzo de 1941.

La motivación sigue siendo un tanto inusual: o bien extraordinariamente valiente hasta el peligro suicida o bien ingenuamente utópica como un arrebato más emocional que consciente. Además, en el interrogatorio de junio de 1945 con el investigador francés, Gerstein declaró que había conseguido ingresar en las SS a pesar de sus anteriores detenciones porque “simplemente” había aceptado la propuesta que le hizo la Gestapo durante su segunda detención. El juez no insistió en la aclaración; la respuesta siguió siendo oscura.

Puede ser que la Gestapo le diera una sugerencia para rehabilitarse y ponerse a salvo con el régimen, una especie de chantaje que pendía sobre su cabeza para alistar un elemento calificado. Tal vez, Kurt explotó esa sugerencia, pero para su propio propósito.

Las ambigüedades anteriores hacia el nazismo pueden encontrar una explicación en el sentimiento nacionalista de Kurt, que favorece la incomprensión nazi, los acercamientos posteriores encuentran una explicación en las presiones familiares y las necesidades prácticas de la vida, el mismo alistamiento voluntario en la guerra es típico de tantos jóvenes patriotas que se alistan con su país en la guerra y no con el nazismo.

Precisamente por ello, la elección del cuerpo ideológico del régimen parece difícil de explicar a la luz del pasado de Kurt, así como de la conciencia adquirida sobre el carácter “totalitario” del régimen. Sin embargo, la explicación de asumir la misión de luchar contra “los demonios” desde dentro, que nos parece tan descabellada, quizá pueda encontrar una explicación precisamente en la historia de Kurt y su tiempo histórico.

Los temperamentos inspirados por fuertes tensiones como la religiosa y, al mismo tiempo, insatisfechos con la mezquindad de su tiempo, se ven abocados a la búsqueda de un sentido para sus vidas, que puede encontrarse en una misión, incluso desesperada, en un heroísmo que no excluye el sacrificio de la vida por un fin más elevado que la propia vida.

Esto es aún más cierto en situaciones extremas como la guerra o los momentos históricos de intenso dramatismo. Kurt resuelve la inquietud existencial común a gran parte de la juventud alemana con la misión de dar testimonio contra el mal en nombre de Dios, el viaje al infierno para revelar sus horrores.

Aunque el alistamiento en las SS sigue siendo el momento menos claro de la trayectoria de Gerstein, la historiografía ha confirmado con testimonios y documentos lo que siguió.

Descenso a los infiernos

Debido a su formación química y a sus estudios de medicina fue asignado al servicio sanitario de las Waffen-SS, su tarea consistía en ocuparse de la desinfección y de los filtros de agua para las tropas y los campos de prisioneros. Es ascendido a teniente y jefe del servicio de desinfección. El encuentro con los demonios que pretende desenmascarar está cerca y es peor que cualquier imaginación.

En agosto de 1942, al SS-Obersturmführer Gerstein se le confía una misión secreta, la adquisición de 100 kg de ácido prúsico (ácido cianhídrico). Decide abastecerse en la fábrica de Collin, cerca de Praga. El destino final de la carga sólo lo conoce el conductor del camión.

Así es como se encuentra en Polonia, en su primer y decisivo descenso a los infiernos, en dos campos en los que ya se han instalado las cámaras de exterminio, Belzec y Treblinka, donde le acompaña el capitán Christian Wirth, antiguo responsable del plan de eutanasia de los discapacitados físicos y mentales.

En Belzec, es testigo del asesinato de varios grupos de judíos en la cámara de gas con monóxido de carbono producido por un motor diesel. El organizador del campo, Odilo Globočnik, comandante de las SS en Lublin, le explicó la nueva tarea: Para mejorar el servicio de nuestras cámaras de gas, necesitamos un gas más tóxico y de acción más rápida. Ácido prúsico, de hecho. Utilizado en su estado líquido como desinfectante, en su estado gaseoso es volátil y altamente tóxico. Mientras tanto, Gerstein consigue enterrar el lote que acaba de traer, con el pretexto de que los contenedores se han deteriorado.

El servicio responsable de pedir el ácido prúsico para la desinfección es el servicio sanitario de la Wehrmacht, pero las Waffen-SS pueden de hecho obtener el ácido por sí mismas sin estar sujetas a las prioridades de la Wehrmacht. La Oficina de Higiene de las SS, dirigida por Joachim Mrugoswski, se encarga de ello.

El oficial encargado de supervisar la adquisición técnica y la distribución de ácido prúsico es el jefe del servicio de desinfección, el SS-Obersturmführer Kurt Gerstein. Por eso Gerstein está en Polonia en esos días, donde comprueba con sus propios ojos que ya no se trata sólo de desinfección, sino de exterminio.

La alternativa es dramática: negarse, desobedecer una orden, ser fusilado, en vano, ya que otros habrían cumplido la tarea… ¿Renunciar, desertar o huir y callar ante el mal? El SS-Obersturmführer Gerstein opta por permanecer en el servicio para sabotear y denunciar el exterminio desde dentro.

Este es el comienzo de la tragedia del hombre Gerstein: cómplice del mal para combatir el mal, testigo acusador de un mal único en la historia de la humanidad. Ya en el momento de su partida hacia Lublin, había adivinado por la cantidad del suministro que no estaba destinado únicamente a la desinfección:

Entendí, a grandes rasgos, la naturaleza de mi misión. Pero lo acepté. Ese mismo día, creo que el azar, que se parece extrañamente a la Providencia, me dio la oportunidad de ver lo que intentaba saber. Podría sabotear el uso de ácido prúsico para el asesinato de seres humanos.

La referencia a la intervención divina parece revelar que Kurt estaba convencido de que ésta era la misión encomendada a su vida terrenal. Gerstein acepta la tarea, conoce el ácido prúsico, sus requisitos de conservación y los riesgos de descomposición, y utilizará estas características para desautorizar el uso de varios lotes y justificar la orden de enterrar algunos suministros o desviarlos a usos exclusivos de desinfección.

Gerstein se encarga de la tarea pidiendo Zyklon B, el nombre comercial del ácido prúsico producido por la empresa Degesch. Hacía que las facturas se dirigieran personalmente a él, oficialmente para guardar el secreto, pero en realidad para gestionar él mismo las partidas; no las pagaba para no dejar rastro en las cuentas de la oficina de las que cancelaba, e incluso para no entregarlas en los campos o enterrarlas. Pero no todas estas acciones tienen éxito.

Los pedidos de Zyklon B realizados por él llegaron a los campos con cámaras de gas, donde se utilizó tanto para la desinfección como para el exterminio. Entre ellos estaba Auschwitz. Son partidas modestas, el grueso se pide directamente a la oficina de Mrugowsky, Gerstein tiene funciones técnicas.

Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos por destinar el uso a fines de desinfección por diversas razones, no se puede descartar que algunas de sus propias órdenes fueran utilizadas con fines de exterminio. Kurt lo sabe, sabe que puede haber sido cómplice del mal. Este es su drama personal diario.

Pero su misión, además del sabotaje, ya se ha convertido en otra: dar la alarma al mundo.

Misión vital

Inmediatamente después de su regreso de Belzec, Gerstein comenzó su acción secreta de denuncia del exterminio. De diferentes maneras, se pone en contacto con funcionarios de las legaciones de los países neutrales.

El barón von Otter, secretario de la legación sueca, aunque se muestra escéptico ante la posibilidad de que un hombre de las SS le haga tales revelaciones, envía un informe a Estocolmo que el gobierno sueco, para no comprometer las relaciones con Alemania, mantiene confidencial hasta 1945, cuando comunica la información obtenida de von Otter en un memorando al gobierno británico (el informe se ha perdido).

El jefe de prensa de la legación suiza, Hochstrasser, fue informado por Gerstein en junio de 1944. Gerstein también informa a un amigo y colega, el ingeniero holandés Ubbink, que transmite la información a Cornelius van der Hooft, miembro de la resistencia holandesa, que en marzo de 1943 la comunica a un agente de enlace en Londres.

Algunos amigos y pastores de la Iglesia Confesante se encuentran entre los primeros en ser informados, debido a su larga relación, costumbre y confianza mutua. Entre ellos se encuentra Otto Dibelius, obispo de la Iglesia Confesante, líder de facto de la oposición evangélica al nazismo.

Gerstein está especialmente comprometido con los contactos con la Iglesia Católica. Acude personalmente a la nunciatura apostólica en Berlín para pedir una reunión con el nuncio Orsenigo, pero cuando declara que es un soldado, la reunión es rechazada y se le despide.

La sospecha de la nunciatura de que podría tratarse de una provocación de las SS es concebible, aunque un tanto extraña en ese sentido abierto, pero es la neutralidad oficial del Vaticano la que pesa a la hora de rechazar el contacto con las partes en conflicto. Sin embargo, Gerstein busca otra vía y se pone en contacto con el coadjutor del obispo católico de Berlín, Preysing, para que informe al Papa.

Todos estos contactos fueron infructuosos, ninguna de las partes contactadas por Gerstein quiso intervenir. Ya estaban informados a través de otras fuentes de lo que les ocurría a los judíos. La información de Gerstein era, en el mejor de los casos, una confirmación, quizá ni siquiera la más relevante a sus ojos, aunque viniera de dentro de la maquinaria genocida nazi o, quizá por ello, no conocían la fuente lo suficientemente bien como para verificar su fiabilidad.

La posición de Gerstein es ahora muy precaria, lo suyo es alta traición, el peligro de ser descubierto es constante, dadas las muchas personas a las que reveló el exterminio. Los numerosos testigos que confirmarán sus contactos con Gerstein en las declaraciones de posguerra describirán a un hombre transfigurado en cuerpo y alma, prematuramente encanecido, atormentado por el sentimiento de culpa, por la angustiosa acción clandestina en soledad, por los temores por su familia, mantenido en todo caso en la oscuridad, con el círculo de amigos reducido por quienes no han comprendido su elección de enrolarse en las SS y lo consideran un renegado.

Pero al mismo tiempo ya estaba inmerso en lo que consideraba su misión en la tierra, “firmemente convencido”, como diría un amigo que le vio en septiembre de 1942, “de que tenía que cumplir una misión en una situación histórica extraordinaria… no conocía otro motivo de preocupación que la causa que había hecho suya”.

Enfermo de diabetes, hospitalizado en Berlín y Helsinki, los amigos que le visitaban en casa le encontraban a menudo en la cama, cansado y deprimido, la idea del suicidio se repetía, le frenaban sus principios religiosos y su deseo de completar su misión. Envejecido por el drama interior, tras años pasados en constante alarma y simulación de nervios, llegó exhausto al final de la guerra.

Muerte

El 26 de marzo de 1945, Gerstein abandona Berlín y se reúne con su familia en Tubinga. El 22 de abril se entregó al comandante francés de Reutlingen, que lo acogió y lo puso en semilibertad, con la única obligación de presentarse ante la gendarmería francesa una vez al día.

Gerstein escribió un informe en francés en el que describía lo que había visto en Belzec y daba la información recopilada en su trabajo. Se lo entrega a dos oficiales, un americano y un inglés, con algunas facturas de la empresa Degesch. Ha llegado el momento de completar la misión de informar al mundo. Kurt es optimista y está convencido de que tendrá éxito.

A principios de junio, un punto de inflexión poco claro. Trasladado primero a Constanza, convencido de que pronto sería liberado como testigo de los crímenes nazis, fue en cambio trasladado a París, a una prisión de la Sûreté, y luego, a principios de julio, a la prisión militar de Cherche-Midi.

Ya no es un testigo, sino un criminal de guerra, los franceses se interesaron por sus actividades en Francia como oficial de las SS “en contacto con muchos SD” (agentes del servicio de seguridad de las SS), y fue investigado por complicidad en asesinato.

Los franceses no entendieron la singularidad del caso Gerstein. Al fin y al cabo, tenían ante sí a un oficial del cuerpo militar alemán más fanáticamente nazi, y sus relatos les parecían inverosímiles, en una época en la que los investigadores no tenían información detallada sobre el exterminio de los judíos.

El 4 de julio, France-Soir publicó un artículo de Geo Kelber sobre las confesiones de Gerstein a los investigadores franceses. Confirmaba el malentendido y se titulaba: Un documento explosivo. Un verdugo del campo confiesa: “Exterminé hasta 11.000 personas al día”.

Para el periódico, y tal vez no sólo para él, no era más que un simulador de verdugo empeñado en su propia defensa. El periodista podría haber sospechado que se había topado con un caso insólito por las propias declaraciones de Gerstein en el artículo: Asumo la responsabilidad de mis confesiones ante Dios y los hombres… Que el cielo me ayude…

Ningún hombre de las SS acompañó nunca el testimonio de sus crímenes, cuando no los negó, con una sentida y desesperada súplica a Dios y a su ayuda. Pero en aquellos tiempos era difícil tener una capacidad de distinción tan sutil.

La cárcel es de por sí dura para un físico tan esforzado como el de Kurt, comida pobre y mala, malas condiciones higiénicas, está solo en su celda, pero son habitaciones sin luz ni ventanas, que recuerdan su encarcelamiento en Welzheim en 1938. Pero el choque para Kurt es diferente: no se le cree, la misión de su vida, llevada a cabo con tanto riesgo y sufrimiento, moral más que físicamente, ha fracasado. El 25 de julio de 1945, Kurt Gerstein fue encontrado muerto en su celda. El forense informó de su muerte como suicidio por ahorcamiento.

Las circunstancias de su muerte no están del todo claras y se mantiene la hipótesis de un asesinato para castigar a un traidor por parte de otros soldados alemanes, posiblemente también de las SS, recluidos en la prisión.

A principios de junio, su nombre fue mencionado como fuente de exterminio en las cámaras de gas de los campos de concentración alemanes. El 4 de julio salió el artículo en France-Soir. Sus revelaciones eran ahora públicas, probablemente conocidas por otros prisioneros. Sin embargo, la hipótesis del suicidio sigue siendo la más probable, coherente con toda una trayectoria, con el estado físico y psíquico de Gerstein en ese mes de julio y sobre todo con la percepción de una vida derrotada.

Destruido física y psíquicamente por años de actividad arriesgada y clandestina en total soledad, a riesgo de su propia vida y la de su familia, destruido por la convicción del fracaso de su misión de redención, con el único bagaje de la culpa que su fe no le ahorra, Kurt encontró la fuerza para superar sus valores religiosos y suicidarse.

La sensación de inutilidad de su misión explica en gran medida su elección del suicidio. Tal vez quería anticipar su encuentro con su Dios, un Dios verdugo, del que buscaba una audiencia que no podía encontrar entre los hombres, para anticipar la sentencia sobre su vida, la misericordia por sus pecados o el castigo por haber llegado a un acuerdo con el diablo, aunque fuera para combatirlo.

Quizás ya no le interesaba la justicia de los hombres, sino que tenía prisa por conocer la justicia divina de su Dios, un Dios severo. Tal vez tenía prisa por saber si ella entendería sus razones y le perdonaría, pues al fin y al cabo sólo Él podía decirle si había hecho bien o mal.

Una figura controvertida

Kurt Gerstein es una figura controvertida. Los críticos negacionistas han cuestionado la veracidad del informe Gerstein de 1945, señalando inexactitudes, improbabilidades y discrepancias entre las distintas versiones (cuatro en francés, dos manuscritas y dos mecanografiadas, una de ellas firmada; dos en alemán, mecanografiadas).

Sin embargo, con la crítica del documento único (el informe de 1945) no dice ni explica nada sobre toda la historia de un oficial alemán que ya en 1942, con Alemania todavía victoriosa en los distintos frentes, difundió la misma información sobre los crímenes nazis que luego se puso en el informe, arriesgando su vida y la de su familia.

La comunidad científica no acepta el salto lógico negacionista entre la inverosimilitud/imprecisión de un detalle y la falsedad de todo un documento, ya que no es consecuente sino tendencioso, basado en el supuesto no probado de error = mentira. Reconoce el informe Gerstein como una de las fuentes del Holocausto y ha encontrado por medio de testimonios y documentos la información “esencial” del informe: el relato de testigos oculares de la matanza en agosto de 1942 en Belzec de numerosas personas en una cámara de gas.

Además, integró la investigación filológica del documento con otras fuentes documentales, con testimonios, con la reconstrucción del contexto, tanto documental (autor y destinatario, época y condiciones de redacción) como histórico, es decir, la trayectoria anterior del autor.

La ampliación de la investigación permitió reconstruir la acción de denuncia de los crímenes nazis y de las cámaras de gas llevada a cabo por Gerstein entre 1942 y 1945, confirmada después de la guerra por los testimonios de quienes habían conocido a Gerstein en esos años.

El tribunal de desnazificación de Tübingen reconoció en 1950 la acción clandestina de Gerstein durante la guerra, en la que “actuó con resistencia y asumió graves riesgos”, pero lo declaró, no obstante, culpable de no haber abandonado el servicio y haber tomado conciencia de la inutilidad de su acción en solitario.

Juzgar a Gerstein como “héroe” significaba admitir una posibilidad de oposición al régimen nazi y condenar a todo un pueblo que había renunciado a él; por otra parte, declarar inútil su acción proporcionaba una justificación de la actitud pasiva del pueblo alemán ante el exterminio.

La absolución de Gerstein habría desmontado la típica coartada de los cómplices y el pasivo, “no podía hacerse de otra manera”. Su acción demostró que siempre se puede hacer lo contrario.

Gerstein fue rehabilitado en 1965 por el ministro-presidente de Baden-Württemberg Kurt Kiesinger (futuro canciller). En 1963, la obra El vicario, de Rolf Hochhuth, redescubrió y revalorizó el asunto Gerstein, en el que se inspiró para su denuncia del “silencio” del Vaticano. En 2002, el director Costa Gavras retomó la historia de Gerstein en la película Amen, menos incisiva que la obra de Hochhuth, pero coincidente en sus conclusiones.

En 1997, la Comisión de los Justos de Yad Vashem (la Organización para el Recuerdo del Holocausto en Jerusalén) se negó a discutir el caso Gerstein y la posibilidad de reconocerlo como Justo entre las Naciones.

Es comprensible que Israel no pueda colocar al lado de las víctimas de la Shoah a un hombre que, vistiendo el uniforme de las SS, ha procurado, aunque sólo sea un poco y en parte, el instrumento que las mató. Sin embargo, fueron autores judíos quienes redescubrieron la historia de Gerstein y llegaron a conclusiones de comprensión de su drama personal, si no de reconocimiento moral.

Saul Friedländer, escritor y profesor judío, estudioso del Holocausto, concluyó en su libro sobre el asunto Gerstein, con referencia a la sentencia del tribunal de desnazificación:

La ‘inocencia’ de los que presenciaron pasivamente el crimen se opuso a la ‘culpabilidad’ de los que, para resistir, tuvieron que asumir en cierta medida el crimen. Pero este compromiso es típico de toda oposición dentro de un sistema como el nazismo: para resistir las órdenes criminales del régimen nacionalsocialista, había que actuar “desde dentro” y, a veces, participar en la ejecución de esas órdenes. Que en tales condiciones la distinción entre el bien y el mal se difumine, al menos en parte, y que el que se resiste pueda parecer cercano al verdugo, es la consecuencia ineludible de la condición humana bajo un sistema totalitario.

Pero, ¿es también inocente el espectador pasivo del crimen? […] La verdadera tragedia de Gerstein fue encontrarse solo en su acción. El silencio y la completa pasividad de los alemanes, la ausencia de toda reacción por parte de los aliados y de los Estados neutrales, o por decirlo mejor, de todo el Occidente cristiano ante el exterminio de los judíos, hacen de Gerstein un personaje sumamente trágico, encerrado en un círculo insuperable de soledad e incomprensión: así como sus llamamientos no tuvieron eco, su sacrificio pareció “inútil” y se convirtió en “culpable””.

Estas conclusiones quedan obviamente abiertas a la discusión, el caso de Kurt Gerstein no está exento de claroscuros. Además, vuelve a poner en el centro cuestiones que aún se debaten, la inercia de los aliados, la pasividad, si no la complicidad, del pueblo alemán, etc. Sobre todo, se juzgue como se juzgue, hace que cualquier interpretación sea precaria, porque demuestra la naturaleza problemática de la historia, dominada por el gris y no por el fácil blanco y negro, al igual que la naturaleza de su protagonista, el hombre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.