Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Klaus Barbie

Nikolaus “Klaus” Barbie alias Klaus Altmann (nacido el 25 de octubre de 1913 en Godesberg; fallecido el 25 de septiembre de 1991 en Lyon) fue un criminal de guerra nazi alemán condenado en varias ocasiones. Fue jefe de la Gestapo en Lyon de 1942 a 1944; por su crueldad era conocido como el “Carnicero de Lyon”.

Infancia y juventud

Barbie nació como hijo ilegítimo de Nikolaus Barbie y Anna Hees. Los padres, ambos profesores, se casaron al año siguiente. Su padre regresó malherido del Frente Occidental en la Primera Guerra Mundial.

Según la propia declaración de Barbie, su juventud estuvo marcada por el alcoholismo y los ataques violentos de su amargado padre. Su hermano menor, Kurt, murió en su juventud.

En 1934, Barbie aprobó el Abitur en el Friedrich-Wilhelm-Gymnasium de Tréveris y fue miembro de la asociación deportiva católica “Deutsche Jugendkraft” durante esta época.

La época nacionalsocialista

Después de sus años escolares, fue miembro de las Juventudes Hitlerianas y ayudante personal del líder local del partido. La universidad permaneció cerrada para Barbie porque la familia no podía financiar los estudios tras la muerte de su padre en 1933.

En cambio, se apuntó a un campo voluntario de seis meses del Servicio de Trabajo del Reich en Schleswig-Holstein. Aquí Barbie se dejó llevar por el ambiente ideológicamente caldeado y se convirtió en una partidaria inquebrantable del “Tercer Reich”.

El 26 de septiembre de 1935 se convirtió en miembro de las SS (SS nº 272.284) y trabajó en el cuartel general del SD desde el 29 de septiembre de 1935.

Adquirió su primera experiencia práctica en la Oficina Secreta de la Policía Estatal en Berlín, entre otros lugares. Además, Barbie realizó cursos en la Escuela del Führer del Servicio de Seguridad en Bernau, cerca de Berlín (antigua Escuela Federal de la Federación General de Sindicatos Alemanes) y en la Escuela del Führer de la Policía de Seguridad y el SD en Berlín-Charlottenburg.

En octubre de 1936, se hizo cargo de las Unidades II/122 y II/123 de la Sección Superior del SD en Düsseldorf y, posteriormente, se convirtió en oficial asistente de la Unidad III C de la Sección del SD en Dortmund.

Barbie debía infiltrarse en la resistencia socialdemócrata y comunista. Otra tarea era ocuparse de la Sección III/C “asuntos culturales”, que incluía principalmente asuntos religiosos.

El 1 de mayo de 1937 Barbie se afilió al NSDAP (número de afiliación 4.583.085). El 20 de abril de 1940 fue ascendido a SS-Untersturmführer, y cinco días después se casó con Regine Willis, de 23 años.

En la ocupación en los Países Bajos

Inmediatamente después de la ocupación alemana de los Países Bajos, Barbie llegó a Ámsterdam el 29 de mayo de 1940. Hasta marzo de 1942 estuvo empleado en la Oficina Central de Emigración Judía de Ámsterdam, que estaba subordinada a la oficina de campo de Ámsterdam del Comandante de la Policía de Seguridad y del SD (BdS) de los Países Bajos.

Junto con sus subordinados, Barbie fue responsable de la persecución de los combatientes de la resistencia y de los judíos, especialmente de los exiliados de Alemania.

El 9 de noviembre de 1940 fue ascendido a SS-Obersturmführer. Klaus Barbie contribuyó a la persecución y tortura de masones en Holanda. Dirigió personalmente los ataques a las logias.

En la ocupación en Francia

Tras la invasión de la Wehrmacht en el sur de Francia no ocupado, que hasta entonces había sido administrado por el gobierno de Vichy, en noviembre de 1942, asumió la jefatura del Departamento IV con Erich Bartelmus, que era jefe de asuntos judíos, de la Gestapo en la comandancia de la Policía de Seguridad y el SD (KdS) en Lyon.

En el orden de rango en Lyon, ocupaba el tercer lugar después del jefe del KdS, el SS-Obersturmbannführer Werner Knab, y su adjunto Heinz Hollert.

En el acto, Barbie procedió con gran crueldad. Había alquilado la suite 68 del segundo piso del Hotel Terminus de Lyon y celebraba allí “orgías de vulgaridades indecibles” (el biógrafo de Barbie, Tom Bower).

Barbie torturó a los sacerdotes católicos con descargas eléctricas, los colgó de los pies, hizo pasar hambre a los niños y los golpeó.

Las mujeres desnudas fueron golpeadas hasta la inconsciencia y violadas. Barbie fue responsable de la tortura y el asesinato de miembros de la Resistencia -entre ellos Jean Moulin- en el sur de Francia.

Barbie torturó con sopletes, atizadores al rojo vivo, descargas eléctricas, agua hirviendo y toda una colección de látigos, herramientas y garrotes que estaban sobre el escritorio frente a él durante los interrogatorios.

Las torturas, a las que muchas de sus víctimas no sobrevivían, duraban a veces varios días. Uno de sus más fieles ayudantes en esto fue Francis André, también llamado “Gueule Tordue” (boca torcida).

También se le acusó de otros muchos crímenes, como la masacre de Saint-Genis-Laval, la responsabilidad de la deportación de los niños de Izieu, del asalto a la calle Sainte-Catherine y de numerosos tiroteos en la prisión de Fort Montluc.

Al hacerlo, actuó con gran brutalidad y crueldad. La falta de pruebas documentales está relacionada con el regreso de Barbie a Lyon en la semana anterior a la retirada alemana en agosto de 1944, donde “hizo la colada”.

En el proceso, asesinó a 20 colaboradores franceses de la Gestapo y supuestamente también a su novia francesa Antoinette “Mimiche” Murot.

El nombre de Klaus Barbie se hizo público por primera vez cuando la luchadora de la Resistencia Dora Schaul (nombre en clave Renée Fabre) recopiló una lista de la mayoría de los miembros de la Gestapo de Lyon y la difundió repetidamente por la radio de Londres.

El 9 de noviembre de 1944, Barbie fue ascendida a SS-Hauptsturmführer, que correspondía al rango de Hauptmann. Con órdenes del 20 de noviembre de 1944, regresó a la Sección SD Dortmund en el Steinwache, donde ocupó un puesto no especificado. Poco antes del final de la guerra, se escondió en Alemania.

Después de 1945

Barbie creó una red de antiguos colaboradores de las SS y la Gestapo en las zonas de ocupación occidentales tras el final de la guerra. Al mismo tiempo, se dedicó al comercio en el mercado negro y cometió robos para financiar su vida clandestina.

Fue encarcelado brevemente varias veces por el ejército estadounidense y la Sección de Seguridad de Campo británica, pero siempre consiguió escapar. De 1945 a 1955, Barbie disfrutó finalmente de la protección de las autoridades, primero británicas y luego estadounidenses, que lo emplearon como agente.

Desde principios de 1946, vivió en Marburgo bajo el nombre de Klaus Becker y pudo escapar saltando del jeep de los estadounidenses cuando intentaron detenerlo en agosto de 1946. En noviembre de 1946, un médico le quitó el tatuaje del grupo sanguíneo en la Hamburgo ocupada por los británicos.

Debido a sus crímenes, Barbie fue condenado a muerte en ausencia por primera vez en Francia en 1947. Ese mismo año se convirtió en agente del servicio secreto estadounidense CIC y, como tal, fue salvado de la extradición a Francia por el entonces Alto Comisionado John J. McCloy. Utilizó sus conexiones con otros miembros de las SS en la clandestinidad para crear una red de informantes.

Se trataba principalmente de obtener información sobre posibles combatientes y agentes de la resistencia comunista. Barbie también espió las actividades de los servicios secretos franceses en Alemania en nombre del CIC, ya que temían la infiltración del KGB.

A partir de 1950, reclutó miembros en Alemania para la organización de extrema derecha Bund Deutscher Jugend, que posteriormente fue prohibida. Con la ayuda de EEUU, Barbie emigró a Bolivia en 1951 en la llamada línea de las ratas con el nombre de Klaus Altmann, trabajó allí como empresario y más tarde se convirtió en ciudadano boliviano.

En noviembre de 1952, Barbie fue juzgado en Lyon por atrocidades contra la población civil y el movimiento de resistencia en el Jura; fue condenado a muerte en ausencia por segunda vez. Un tercer juicio, celebrado en noviembre, por la matanza de Saint-Genis-Laval y los numerosos tiroteos en la prisión de Montluc también terminó con una condena a muerte.

Tras la aparición de Ernesto Che Guevara en Bolivia en 1966, los conocimientos de Barbie en materia de defensa partisana volvieron a ser demandados, y trabajó para el Ministerio del Interior boliviano con el grado de teniente coronel ad honórem como formador y asesor de las fuerzas de seguridad del dictador Hugo Banzer Suárez.

Barbie trabajó para el Servicio Federal de Inteligencia (BND) de mayo a diciembre de 1966 con el nombre en clave de Adler.

El BND no sabía que el supuesto Klaus Altmann que había reclutado era en realidad Barbie. Recibía una cuota mensual de 500 marcos, y más tarde primas de rendimiento adicionales, y proporcionó al BND al menos 35 informes de Sudamérica.

Sólo unas semanas después de su contratación, actuó como representante de la empresa Merex AG, con sede en Bonn, de Gerhard Mertins, que debía vender el material excedente del Bundeswehr en el mercado mundial en nombre del BND. El agente fue calificado como “inteligente”, “muy receptivo y adaptable”, “discreto y fiable”.

Mediante el pago de una cuota de corte de 1000 DM, el BND puso fin a su cooperación con Barbie después de poco más de medio año.

Beate y Serge Klarsfeld consiguieron localizar a Klaus Barbie en Bolivia a principios de la década de 1970 tras un chivatazo de la fiscalía de Múnich.

En 1972, fracasó un intento de secuestro preparado por el teórico revolucionario francés Régis Debray y la luchadora clandestina alemana Monika Ertl, con el conocimiento de Serge Klarsfeld y el posterior viceministro del Interior Gustavo Sánchez Salazar.

En 1975, el francés Michel Goldberg estuvo a punto de asesinar a Barbie tras una larga preparación, pero se vio incapaz de disparar el arma que había traído consigo en el último momento, tras reunirse y hablar largamente con Barbie en La Paz con el pretexto de una entrevista periodística.

Según su propio relato, Goldberg había planeado vengarse personalmente de la muerte de su padre, que, como judío, había sido deportado de Lyon a Auschwitz en 1943 bajo la responsabilidad de Barbie y asesinado allí.

en 1980, también fracasó un intento del servicio secreto israelí Mossad contra Barbie y Walter Rauff. Ese mismo año, Barbie ayudó al general Luis García Meza Tejada en su golpe de Estado.

Juicio

Tras el cambio de gobierno y la vuelta al régimen democrático del presidente Hernán Siles Zuazo, la policía boliviana detuvo a Barbie el 19 de enero de 1983, acusada de evasión de impuestos.

El 4 de febrero de 1983, Barbie fue extraditada a Francia para ser juzgada. Su defensa por parte de Jacques Vergès fue financiada, entre otros, por el banquero suizo y negacionista del Holocausto François Genoud.

El juicio comenzó el 11 de mayo de 1987 y atrajo la atención de todo el mundo. A Barbie se le acusó de ser responsable del asalto a la sede de la Unión General de Israélites de Francia en Lyon el 9 de febrero de 1943 y de la correspondiente deportación de 85 judíos.

También fue acusado de ser responsable de la deportación de 44 niños judíos de Izieu. En total, Klaus Barbie fue considerado responsable de la deportación de 842 personas.

El 4 de julio de 1987, Barbie fue declarada culpable de crímenes contra la humanidad y condenada a cadena perpetua.

El juicio desencadenó fuertes polémicas en Francia sobre la colaboración con los alemanes, la aparición de una nueva ola de antisemitismo y la posible difuminación del asesinato masivo de judíos por otros crímenes nazis.

Klaus Barbie murió de cáncer bajo custodia francesa en Lyon el 25 de septiembre de 1991, a la edad de 77 años.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍