Karl Dönitz

Introducción

Karl Dönitz (Berlín, 16 de septiembre de 1891 – Aumühle, 24 de diciembre de 1980) fue un militar y político alemán, comandante de la Kriegsmarine, la marina alemana, miembro del partido nazi y presidente de su país durante 23 días tras la muerte de Adolf Hitler, conocido principalmente por firmar la rendición incondicional de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Dönitz comenzó su carrera militar en la Marina Imperial Alemana antes de la Primera Guerra Mundial. En 1918, comandó el submarino UB-68 hasta que fue hundido por la armada británica, siendo Dönitz hecho prisionero. Mientras estaba en el campo de prisioneros de guerra, comenzó a formular la táctica que llegaría a conocerse como Rudeltaktik (popularmente llamada “jauría”).

En el periodo de entreguerras, sirvió en la Reichsmarine, donde siguió defendiendo la guerra submarina como alternativa para enfrentarse a las potencias occidentales y sus poderosas marinas de superficie. Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, fue uno de los principales comandantes de la Kriegsmarine y de su flota de submarinos, el Befehlshaber der U-Boote (BdU).

En enero de 1943, Dönitz fue ascendido al rango de Großadmiral y sustituyó al almirante Erich Raeder como comandante en jefe de la marina alemana. Dönitz fue quizás el principal comandante nazi que luchó contra los aliados en la Batalla del Atlántico.

De 1939 a 1943, los submarinos alemanes lucharon con eficacia y eficiencia, librando la llamada guerra submarina sin restricciones, pero la iniciativa se perdió durante el llamado “Mayo Negro” (1943).

Dönitz siguió ordenando a sus submarinos que entraran en combate hasta principios de 1945 para tratar de aliviar la presión sobre las otras ramas de la Wehrmacht. Durante la guerra se perdieron unos 648 submarinos y 429 no tuvieron supervivientes. Otros 215 se perdieron en sus primeras patrullas. Entre 30.000 y 40.000 hombres que sirvieron en los submarinos murieron.

El 30 de abril de 1945, tras el suicidio de Adolf Hitler y de acuerdo con la voluntad política del Führer, Karl Dönitz fue nombrado sucesor de Hitler como Jefe de Estado, con el título de Presidente del Reich alemán y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas. Formó el llamado Gobierno de Flensburg y pasó sus pocos días como presidente intentando ganar tiempo para que el mayor número posible de tropas alemanas se desplazara del este al oeste para rendirse a los aliados occidentales y no a la Unión Soviética.

El 7 de mayo de 1945, ordenó al general Alfred Jodl, jefe de operaciones del OKW, que firmara el instrumento de rendición alemana en Reims, Francia. Dönitz permaneció al frente del gobierno alemán hasta el 23 de mayo, cuando fue arrestado por los británicos en Flensburg y luego su cargo fue disuelto oficialmente por las autoridades aliadas.

Según sus propias palabras, Dönitz era un nazi entregado y partidario de Adolf Hitler; no ocultaba sus opiniones antisemitas y afirmaba que la guerra estaba justificada. Tras el conflicto, Dönitz fue acusado como uno de los principales criminales de guerra nazis en los Juicios de Núremberg, siendo acusado de conspiración para cometer crímenes contra la paz y crímenes de guerra y contra la humanidad; de planificar, iniciar y perpetrar una guerra de agresión; y de crímenes contra las leyes de la guerra.

Fue absuelto de los cargos de crímenes de lesa humanidad, pero fue declarado culpable de crímenes de guerra y crímenes contra la paz. Condenado a diez años de prisión, se trasladó a Hamburgo al ser liberado y vivió allí hasta su muerte en 1980, a la edad de 89 años.

Biografía

Pertenecía a una familia prusiana de clase media alta. Al principio de la Primera Guerra Mundial formó parte de la tripulación del crucero Breslau, cuando navegó por el Mediterráneo y el Mar Negro. Cuando empezaron a aparecer las primeras flotillas de submarinos, solicitó voluntariamente un traslado. En 1916, comandó el U-68 y luego el U-25. Durante una batalla uno de sus submarinos fue hundido, él y su tripulación fueron capturados por los británicos y hechos prisioneros hasta 1919.

Durante el periodo de entreguerras comandó varios buques y por sus méritos ascendió en la jerarquía que se formó en la nueva Kriegsmarine. Un hombre de gran visión, siempre vio los submarinos como una gran arma. Todavía durante este periodo viajó por el mundo como comandante del crucero ligero Emden, donde aprendió y mejoró varias técnicas que se utilizarían durante la Segunda Guerra Mundial.

Dos de ellos se harían mundialmente conocidos y servirían de referencia en el combate naval contra los U-Boat:

  • Rudeltaktik (táctica de la manada)
  • Tonnageschlacht (batalla de tonelaje)

La primera táctica consistía en agrupar los submarinos para atacar en manadas como los lobos. La segunda táctica consistía en que los submarinos se concentraran en hundir la marina mercante del adversario, de modo que el tonelaje de los barcos hundidos superara el total de los nuevos barcos construidos para sustituir las lagunas de la flota. Esto hizo que el adversario redujera su nivel de reabastecimiento en el teatro de operaciones.

El gran almirante, como se le llamaba, alcanzó un alto rango en la Alemania nazi. Fue comandante en jefe de submarinos durante la Segunda Guerra Mundial, desde el 19 de septiembre de 1939 hasta su finalización. Bajo su dirección, la flota U-Boot luchó en la Batalla del Atlántico, intentando cortar los suministros vitales de Estados Unidos y otros países al Reino Unido.

Antes de la guerra, Dönitz impulsó la conversión de la flota de superficie alemana en una compuesta casi exclusivamente por submarinos. Abogó por una estrategia de ataque dirigida únicamente contra la marina mercante británica, cuyos barcos eran objetivos relativamente seguros para atacar.

Se argumentaba que la destrucción de la flota de petroleros británicos provocaría una escasez de los suministros de combustible necesarios para que la Royal Navy británica mantuviera sus barcos en funcionamiento, lo que sería tan eficaz como hundirlos. Decía que con una flota de trescientos de los últimos U-Boots del tipo VII, Alemania sería capaz de dejar a Gran Bretaña fuera de combate. Para hacer frente a los omnipresentes buques de escolta, propuso agrupar varios submarinos en una “manada”, que abrumaría la defensa.

En aquel momento, muchos consideraron que esas conversaciones significaban un debilitamiento, y así lo hizo el comandante de Dönitz, el almirante Erich Raeder. Ambos se peleaban constantemente por las prioridades de financiación de la Armada, al tiempo que luchaban por la simpatía de los amigos de Adolf Hitler, como Hermann Göring, que recibía mucha atención. Raeder tenía una actitud confusa: en particular, parece que no creía que las fuerzas alemanas de grandes buques fueran de gran utilidad, comentando en ese momento que todo lo que podían esperar era morir valientemente. Dönitz, en cambio, no era tan fatalista.

Primera Guerra Mundial

Dönitz se alistó en la Marina Imperial como cadete el 1 de abril de 1910. Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, Dönitz participó en los combates contra unidades rusas en el Mar Negro a bordo del crucero ligero Breslau, que había sido vendido al Imperio Otomano.

En 1916 fue ascendido a Oberleutnant zur See (teniente). Cuando el Breslau tuvo que ir al astillero para ser reparado, Dönitz fue trasladado al frente de los Dardanelos, sirviendo temporalmente como supervisor de un destacamento de aviación.

A continuación, se presentó como voluntario en el nuevo cañón submarino. Tras la formación básica, sirvió embarcado hasta febrero de 1918 como Wachoffizier (oficial de guardia) en el U 39. Llegó a ser comandante del UC 25 y desde el 5 de septiembre de 1918 del UB 68. Este barco fue hundido en el Mar Mediterráneo por unidades de la marina británica. Dönitz y su tripulación fueron encarcelados.

Como oficial y comandante de submarinos, Dönitz reconoció que la lucha de los submarinos alemanes contra la potencia naval británica había fracasado debido al sistema de convoyes. Por ello, tras su liberación en 1919, se dedicó a estudiar las posibilidades bélicas de los submarinos.

Durante la guerra fue condecorado varias veces, por ejemplo con la Cruz de Hierro de 2ª y 1ª clase, la Königlicher Hausorden von Hohenzollern mit Schwertern, y en el bando turco con la Eiserner Halbmond y la Medjidie-Orden de IV clase.

Período de entreguerras

Dönitz se integró en la armada de la República de Weimar y en julio de 1919 se incorporó al Estado Mayor de la Armada en el Mar Báltico. Desde marzo de 1920 fue comandante de varios torpederos. El 1 de enero de 1921 fue ascendido a Kapitänleutnant (Teniente Capitán).

Desde principios de 1923 fue asistente y relator de la inspección del sector de minas y torpedos. El 3 de noviembre de 1924 fue nombrado relator del departamento de Marinewehr, donde permaneció más de dos años, y luego fue nombrado oficial de navegación en el crucero “Nymphe”.

El 24 de septiembre de 1928, Dönitz fue nombrado Jefe de la 4ª Halbflottille de Torpederos y el 1 de noviembre del mismo año fue ascendido a Capitán de Corbeta. Dos años más tarde fue nombrado 1. Admiralstabsoffizier (Primer Oficial del Estado Mayor del Almirantazgo) de la Estación Naval en el Mar del Norte. En este cargo fue ascendido el 1 de octubre de 1933 a Capitán de Fragata.

Como comandante del crucero “Emden” desde septiembre de 1934, Dönitz recorrió el sudeste asiático durante unos meses en 1935. A su regreso de este viaje, el entonces Generaladmiral Erich Raeder le encargó la creación del nuevo cuerpo de submarinos. Esta estructura fue posible después de que Adolf Hitler denunciara el Tratado de Versalles y declarara la soberanía alemana sobre sus fuerzas armadas. El 22 de septiembre de 1935, Dönitz fue nombrado Jefe de la Flotilla de Submarinos de Weddigen y ascendido a Kapitän zur See el 1 de octubre de 1935. También se le concedió la Ehrenkreuz für Frontkämpfer (Cruz de Honor de los Combatientes del Frente). El 1 de enero de 1936 la función de Dönitz fue revalorizada y cambiada a Führer der Unterseeboote (FdU) (Jefe de los Submarinos). El 28 de enero de 1939 fue nombrado Comodoro.

Segunda Guerra Mundial

Cuando estalló la guerra en 1939, antes de lo que muchos esperaban, la fuerza de submarinos de Dönitz incluía sólo 50 barcos, muchos de ellos de corto alcance. Aun así, hizo lo que pudo con lo que tenía, constantemente amenazado por Raeder, con Hitler solicitando más barcos para acciones militares para operaciones directas contra la flota naval de los británicos. Estas operaciones no solían tener éxito, mientras que otros buques de la flota alemana seguían operando contra las flotas mercantes.

Sin embargo, en 1941, el suministro del Tipo VII había crecido hasta el punto de que las operaciones marítimas estaban teniendo un efecto en la economía del Reino Unido. Aunque la protección de los buques mercantes se había incrementado drásticamente como consecuencia, la mejora de los torpedos y de los planes operativos hizo que aumentaran los buques mercantes destruidos por la armada alemana.

En diciembre de 1941 los Estados Unidos entraron en la guerra y Dönitz planificó inmediatamente la Operación Drumbeat contra la costa este, que se ejecutó al mes siguiente con resultados dramáticos.

Al sospechar que los aliados habían descifrado el código de comunicación alemán Enigma, Dönitz ordenó a su flota de submarinos que utilizara un nuevo código de comunicación el 1 de febrero de 1942. La marina alemana se convenció de que era invencible, mientras que el resto de las fuerzas militares alemanas seguían utilizando el antiguo sistema Enigma.

Durante un tiempo, este cambio en el código de comunicaciones entre submarinos causó una considerable confusión entre los traductores aliados. Finalmente, gracias a un error en un único mensaje, se descubrió que la nueva máquina de Dönitz era en realidad una Enigma modificada, y se descubrió la metodología alemana.

A finales de 1942, el suministro de submarinos del Tipo VII aumentó hasta el punto de que Dönitz fue finalmente capaz de realizar ataques masivos, que se conocieron como “das Rudel” (la jauría).

Las pérdidas en la marina mercante del bando aliado aumentaron drásticamente, creando un grave problema para los británicos, el estado de las reservas de combustible. En 1943, Dönitz sustituyó a Erich Raeder como Comandante en Jefe de la Marina Alemana (Oberbefehlshaber der Kriegsmarine).

En 1943, la guerra en el Atlántico se volvió dramáticamente contra los alemanes, pero Dönitz siguió pidiendo más submarinos y más mejoras tecnológicas. Al final de la guerra, la flota submarina alemana era, con mucho, la más avanzada del mundo, y esos submarinos sirvieron de modelo para los futuros submarinos estadounidenses y soviéticos.

En su último acto, Adolf Hitler eligió a Dönitz como su sucesor, una elección que muestra cómo Hitler se había alejado de Hermann Göring y Heinrich Himmler en los últimos días de la guerra en Europa. Dönitz no se convertiría en Führer, sino en presidente de Alemania, cargo que Hitler había suprimido años antes, y Joseph Goebbels sería jefe de Estado y canciller.

Después de que Hitler se suicidara el 30 de abril de 1945, y de que Goebbels hiciera lo mismo al día siguiente, Dönitz se convirtió en el último líder de Alemania, sirviendo en el llamado Gobierno de Flensburg hasta su detención por las tropas británicas el 23 de mayo. Había puesto un enorme empeño en intentar que las tropas alemanas se rindieran ante los estadounidenses y no ante los soviéticos, dado el temor alemán a una posible venganza soviética.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Karl Donitz, informó a Hitler de que una de sus tripulaciones más rebeldes comunicó que no participaría en un viaje a Suez porque había visto al Holandés Errante.

Período de posguerra

El gobierno de Dönitz permaneció en el cargo tras la capitulación de la Wehrmacht, pero ya no tenía ninguna influencia política. El 23 de mayo de 1945, Dönitz y los miembros del gobierno y del personal de Mürwik/Flensburg, que pertenecía a la zona de ocupación militar británica, fueron detenidos en un acto contrario al derecho internacional.

El 5 de junio los aliados declararon que la toma del poder se había hecho necesaria, ya que en Alemania ya no había ninguna autoridad competente. En respuesta a esta declaración, Dönitz escribió en julio de 1945 en Mondorf-les-Bains:

El comandante del campo en el que me encuentro como prisionero de guerra leyó el 7 de julio una determinación que consistía en tres párrafos, que contenía en el § 2, entre otras cosas, la declaración de que el Estado alemán había dejado de existir. En vista de mi objeción, la frase se modificó en el sentido de que el gobierno alemán había dejado de existir. Para evitar malentendidos sobre mi posición, aclaro lo siguiente:

1.La capitulación fue firmada por mis representantes sobre la base de un poder escrito que yo, Jefe de Estado del Reich y por lo tanto Jefe Supremo de la Wehrmacht, les había entregado en la forma requerida por los representantes plenipotenciarios de las Fuerzas Armadas Aliadas, y en la forma en que fue reconocida. Con esto los propios aliados me reconocieron como Jefe de Estado del Reich alemán.
2. la rendición incondicional de las tres armas de la Wehrmacht, firmada con mi autorización el 9 de mayo de 1945, no significó que el Reich alemán dejara de existir, ni que mi función como Jefe de Estado terminara. El gobierno que yo había formado también permaneció en funciones; fue con este gobierno con el que la Comisión Aliada negoció hasta el 23 de mayo de 1945 en Flensburg.
* La ocupación total del Reich que siguió a la capitulación no cambió nada en esta situación legal; sólo impidió efectivamente cualquier actividad gubernamental en Alemania.
* Tampoco el encarcelamiento de mi persona y de los miembros de mi gobierno cambió la situación legal. Sólo ha tenido como consecuencia el cese de cualquier actividad administrativa.
* Con esta visión de las consecuencias legales de la mencionada acción militar, estoy en plena conformidad con los principios ampliamente aceptados del derecho internacional.

Sentencia

Durante los juicios de Nuremberg, a diferencia de muchos de los otros acusados, no se le acusó de crímenes contra la humanidad, y hay consenso en que no participó en el Holocausto. Sin embargo, se le acusó de promover la guerra de agresión, de conspiración para promover la guerra de agresión y de crímenes contra las leyes de la guerra. En concreto, se enfrentó a las acusaciones de uso indiscriminado de submarinos y de ordenar, tras el incidente del Laconia, que no se rescatara a los supervivientes de los barcos atacados por los submarinos.

Actuando en su propia defensa, Dönitz consiguió un documento del almirante Chester W. Nimitz, quien testificó que Estados Unidos había utilizado técnicas de guerra indiscriminada como táctica en el Pacífico, y que los submarinos estadounidenses no rescataron a los supervivientes en situaciones en las que la seguridad del propio buque estaba en juego. Sin embargo, Dönitz fue declarado culpable de los cargos de “crimen contra la paz”, por lo que fue condenado a 10 años de cárcel, en la prisión de Spandau, en Berlín Occidental.

Hasta 1943, vio a Hitler una vez cada dos años. Después de 1943, lo veía dos veces al mes. En sus últimos meses estuvo en contacto frecuente con el Führer. Al ser informado de que Hitler se había suicidado y de que había sido elegido para ser su sucesor como Jefe de Estado, decidió pedir la paz “inmediatamente, y eso es lo que hice”. Comenté que, si mi recuerdo radiofónico de aquella época era correcto, primero se anunció que Alemania se rendiría ante los británicos y los estadounidenses, pero no ante los rusos. Asintió con la cabeza. Fue sólo un gesto simbólico, dijo. Sabía que era imposible. No se consideraba el sucesor de Hitler. Sintió que había sido elegido para pedir la paz y organizar la rendición, porque sólo una figura no política podía hacerlo. Por ello, aceptó la designación del sucesor de Hitler como jefe de Estado.

Leon Goldensohn

De todos los acusados presentes en Nuremberg, el veredicto contra Dönitz fue probablemente el más controvertido; Dönitz siempre mantuvo que nunca hizo uso de ninguna estrategia que no utilizaran los almirantes aliados. Como testigos de la controvertida decisión, numerosos oficiales aliados enviaron cartas a Dönitz expresando su pesar por el veredicto del juicio.

Sus memorias, Diez años y veinte días, aparecieron en la República Federal Alemana en 1958, y se publicaron en inglés al año siguiente. En el transcurso de su vida, su reputación fue ampliamente rehabilitada. Dönitz hizo todo lo posible por responder a la correspondencia y a las tarjetas de autógrafos de los demás. Cuando murió el 24 de diciembre de 1980, muchos de sus antiguos subordinados y otros oficiales navales extranjeros asistieron al funeral el 6 de enero del año siguiente.

Está enterrado en el cementerio de Waldfriedhof, Aumühle, Schleswig-Holstein en Alemania.

Familia

En 1944, cuando la Armada alemana ya estaba en declive, sus dos hijos murieron en batallas navales, uno de ellos en el Atlántico Norte cuando el submarino en el que servía fue hundido. El otro murió a bordo de un torpedero durante una incursión en el Mar del Norte.

Condecoraciones

  • Condecoración ordinaria (Allgemeines Ehrenzeichen) el 7 de marzo de 1913
  • Cruz de Hierro de 2ª clase (Eisernes Kreuz II. Klasse) el 7 de noviembre de 1914
  • Medalla turca con espadas (Türkische Medaille mit Schwertern) el 7 de noviembre de 1914
  • Media Luna de Hierro Turca (Türkischer Eiserner Halbmond) el 7 de noviembre de 1914
  • Cruz de Anhalt (Anhaltisches Friedrich-Kreuz) el 17 de enero de 1916
  • Cruz de Hierro de 2ª clase (Eisernes Kreuz I. Klasse) el 5 de mayo de 1916
  • Medalla de la Medjidie de 4ª clase (Medjidie-Orden IV. Klasse) el 13 de marzo de 1917
  • Cruz del Mérito Militar de Austria de 3ª clase (Österreichisches Militär-Verdienstkreuz III. Klasse) el 24 de diciembre de 1917
  • Condecoración real de la Casa de Hohenzollern con espadas (Königlicher Hausorden von Hohenzollern mit Schwertern, Ritterkreuz) el 10 de junio de 1918
  • U-Boots-Kriegsabzeichen el 4 de octubre de 1918
  • Cruz de Honor para Combatientes (Ehrenkreuz für Frontkämpfer) el 30 de enero de 1935
  • Cruz de Caballero de 1ª Clase (Ritterkreuz I. Klasse des Königlich Schwedischen Schwert-Orden) el 12 de abril de 1936
  • Condecoración al mérito de Ungara (Ungarischer Verdienstorden, Komturkreuz) el 20 de agosto de 1938
  • Distintivo de la Cruz de Hierro de 2ª clase de 1914 (Spange 1939 zum Eisernen Kreuz II. Klasse 1914) el 18 de septiembre de 1939
  • Distintivo de la Cruz de Hierro de 1ª clase de 1914 (Spange 1939 zum Eisernen Kreuz I. Klasse 1914) el 20 de diciembre de 1939
  • Medalla en conmemoración del 1 de octubre de 1938 (Medaille zur Erinnerung an den 1. Oktober 1938) el 20 de diciembre de 1939
  • U-Boots-Kriegsabzeichen el 27 de febrero de 1940
  • Militärorden von Savoyen, Komturkreuz am 20. April 1940
  • Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro (Ritterkreuz des Eisernen Kreuzes) el 21 de abril de 1940, Hojas de Roble (Eichenlaub) el 26 de abril de 1943
  • Cruz del Mérito Naval Español, Blanca (Spanisches Marineverdienstkreuz in Weiß) el 10 de junio de 1940
  • Condecoración militar rumana (Rumänischer Militärorden Michael der Tapfere III. und II. Klasse) el 7 de abril de 1943
  • Japanischer Orden der Aufgehenden Sonne I. Klasse (Orden Japonesa de la Infancia I. Klasse) el 11 de septiembre de 1943
  • Goldenes NSDAP-Parteiabzeichen (1944)
  • Dos menciones en el Informe de la Wehrmacht (Wehrmachtbericht) (14 de marzo de 1942/5 de mayo de 1945)