Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Julius Streicher

Julius Streicher (nacido el 12 de febrero de 1885 en Fleinhausen, cerca de Augsburgo; fallecido el 16 de octubre de 1946 en Núremberg) fue un publicista y político alemán (DSP, NSDAP).

Julius Streicher fue Gauleiter del NSDAP de la Franconia Media (que luego pasó a llamarse Gau Franconia) desde 1925.

Fue el fundador, propietario y editor del vulgar periodicucho político pornográfico antisemita Der Stürmer. La editorial siguió siendo propiedad de Streicher hasta el final de la guerra y le hizo millonario varias veces.

Además, Streicher fue editor del órgano del partido NS de Nuremberg , Fränkische Tageszeitung, en 1933. Debido a las acusaciones de corrupción en relación con la arianización, perdió todos los cargos del partido en 1940.

Streicher fue uno de los 24 acusados en el juicio de los principales criminales de guerra en el Tribunal Militar Internacional de Nuremberg y fue condenado a muerte en la horca por crímenes contra la humanidad y ejecutado en 1946.

Streicher era uno de los nueve hijos del maestro de escuela primaria Friedrich Streicher y su esposa Anna (de soltera Weiss). Tras cursar ocho años de primaria, también se formó como profesor de primaria.

Trabajó en esta profesión desde 1904 hasta su dimisión en 1923. Incluso como profesor, había llamado la atención por su irascibilidad y su comportamiento dictatorial, según el antiguo alumno y posterior miembro del SPD en el Reichstag y el Bundestag, Josef Felder.

En 1909, Streicher se trasladó a Núremberg, donde se casó en 1913 con Kunigunde Roth, hija de un panadero y cervecero de Bamberg. Con ella tuvo dos hijos, Lothar (* 1915) y Elmar (* 1918). Kunigunde Streicher murió en 1943 y en mayo de 1945 se casó con Adele Tappe, que había sido su secretaria desde mayo de 1940.

En la Primera Guerra Mundial hizo el servicio militar en el 6º Regimiento de Infantería de Reserva de Baviera. Fue ayudante en el destacamento de MG de montaña y, primero, soldado raso y, después, a partir de 1917, teniente de la reserva con las tropas ciclistas, donde fue amonestado por indisciplina.

Desde febrero de 1919, fue miembro de la Deutscher Schutz- und Trutzbund, una organización antisemita y étnica. En enero de 1920 se unió al Partido Socialista Alemán (DSP), que también se había vuelto antisemita, y fue miembro del Reichsvorstand del DSP desde abril de 1920 hasta 1921.

Alrededor de 1921, Streicher vivió durante un tiempo en la casa del guardabosques de Ipsheim, desde donde viajaba a reuniones en la zona de Aischgrund y pronunciaba discursos dirigidos contra los judíos y los socialistas.

Tras un discurso de Streicher el 26 de marzo de 1922 en Neustadt an der Aisch, se fundó allí un grupo local de la Deutsche Werkgemeinschaft, del que surgió el grupo local del NSDAP el 16 de marzo de 1923, cuya crónica también documenta el antisemitismo de Streicher.

Tras la disolución del DSP en otoño de 1922, Streicher fundó el 20 de octubre de 1922 el grupo local del NSDAP en Núremberg, en presencia de Adolf Hitler, y en 1923 participó en el putsch Hitler-Ludendorff.

Después de haber sido siempre amparado por la burocracia escolar en sus actividades políticas, así como antisemitas, hasta entonces, ahora se había vuelto insostenible y fue suspendido de la enseñanza.

En 1928 fue despedido formalmente como maestro de escuela primaria y desde 1923 se dedicó exclusivamente a la actividad política. Junto con Hermann Esser y Max Amann, destituyó a Alfred Rosenberg de la dirección de la Großdeutsche Volksgemeinschaft, una organización de fachada que llevaba a cabo los negocios del prohibido NSDAP en Baviera.

El 12 de enero de 1924, debido a las “actividades nacional-comunistas”, el comisario estatal Gustav von Kahr emitió una orden de custodia protectora contra Streicher, que fue detenido una semana después y encarcelado en Landsberg hasta finales de febrero.

Streicher fue miembro del consejo de la ciudad de Nuremberg, y de 1924 a 1932 también miembro del Bloque Völkischer en el parlamento bávaro. Un temprano confidente de Streicher, que era considerado por los camaradas del partido como el “líder espiritual de la Gau de Nuremberg”, era Ludwig Franz Gengler.

El 16 de diciembre de 1925, Streicher fue condenado por el jurado del tribunal regional de Nuremberg a dos meses de prisión por “delito continuado de injurias en combinación con un delito continuado de difamación”.

Streicher, apoyado por su confidente, el médico, propagandista del NSDAP y editor del “Stürmer”, Fritz Hülf (1899-1972), dirigió un juicio contra el alcalde de Nuremberg, Hermann Luppe (DDP), que atrajo la atención de todo el país, en el que utilizó la táctica de la difamación y la calumnia. Al final se demostró que Luppe tenía razón y pudo mantenerse en el cargo hasta 1933.

De 1932 a 1945, Streicher fue miembro de la facción del NSDAP en el Reichstag. En el NSDAP fue Gauleiter de la Gau de Franconia Central de 1925 a 1940, que luego pasó a llamarse Gau Franconia.

Como tal, se dio a sí mismo el título de “Frankenführer” ya en la década de 1930. En las SA tenía el rango de Obergruppenführer.

Streicher competía en el interior del partido con el alcalde de Nuremberg, Willy Liebel, que siempre trató de mantener una apariencia exteriormente correcta y mantuvo las distancias con Streicher. Streicher reclamó el liderazgo incondicional del partido y de la Gau en Franconia.

Streicher actuó con especial dureza contra los judíos, dando muestras visibles de antisemitismo en una etapa temprana. A instancias suyas, una joven que había sido amiga de un judío de Núremberg fue denunciada públicamente en Núremberg en 1933.

Este procedimiento contra los llamados “maltratadores raciales” y las mujeres “deshonrosas” se practicó en todo el Reich en los meses de verano de 1935 hasta la promulgación de las Leyes de Protección de la Sangre de Nuremberg.

El trasfondo de esto era la llamada teoría de la impregnación, que Streicher había adoptado y radicalizado del escritor völkisch Artur Dinter.

En un discurso pronunciado el 1 de diciembre de 1934, Streicher explicó que el esperma de un judío era una “proteína ajena a la especie” que entraba en su sangre durante las relaciones sexuales con una mujer “aria” y a partir de ahí envenenaba su alma: después de un solo contacto sexual de este tipo ya estaba casi impregnada de judíos y ya no podía tener hijos “arios”, sino sólo “bastardos”.

La Oficina de Política Racial del NSDAP calificó esta teoría de “falsa doctrina” y se propuso evitar la supuesta descendencia mestiza. Las disputas entre estas dos convicciones racistas dentro del NSDAP se prolongaron desde las Leyes de Nuremberg hasta la Conferencia de Wannsee de 1942.

Así, en 1934, la intervención personal de Streicher condujo al desmantelamiento de la Fuente de Neptuno, a la que apodó la “Fuente de los Judíos”. Ya en agosto de 1938, unos meses antes de la Noche del Pogromo del Reich, forzó la demolición de la principal sinagoga de Núremberg, situada en la Hans-Sachs-Platz.

A partir de marzo de 1933, dirigió el Comité Central para la Defensa contra las Atrocidades y los Boicots Judíos, que coordinó las medidas de boicot contra las empresas, los abogados y los médicos judíos a partir del 1 de abril de 1933.

Streicher propagó un antisemitismo eliminatorio e inusualmente vulgar que le valió críticas incluso dentro de su partido. La plataforma esencial para ello era la revista incendiaria Der Stürmer, que fundó, poseía y editaba, y que coloreaba regularmente propaganda atroz pornográfica sobre supuestas agresiones sexuales de judíos a mujeres y niñas no judías.

Publicado desde 1923, el periódico alcanzó su mayor difusión en 1938, con medio millón de ejemplares. El Stürmer era conocido por sus caricaturas antisemitas y por su fusión del antisemitismo con las obsesiones sexuales, lo que lo convertía en un medio de pornografía política. Fue uno de los periodicos más infames de la prensa del Tercer Reich.

Streicher era conocido por sus escapadas sexuales. Funcionarios del NSDAP rivales, como Hermann Göring, difundieron que había violado a presos políticos. A partir de 1927, la portada de Der Stürmer llevaba como lema la cita “Los judíos son nuestra desgracia” del historiador Heinrich von Treitschke, que también se atribuyó erróneamente a Streicher.

Tras los pogromos del 9 y 10 de noviembre de 1938, en los que fueron asesinadas once personas sólo en Núremberg, la dirección de la Gau convocó a los propietarios judíos a las oficinas del Frente Alemán del Trabajo, donde se les obligó, mediante presión psicológica o por la fuerza, a ceder sus propiedades, casas y negocios a la Gau Franconia o a personas designadas por ella.

La indemnización pagada en estos casos de extorsión fue en muchos casos inferior al diez por ciento del valor real. Aunque la Gau Franconia no era una entidad legal, las oficinas del registro de la propiedad de Núremberg y Fürth aceptaron las transferencias de propiedades.

En la reunión de los principales funcionarios nacionalsocialistas presidida por Göring el 12 de noviembre de 1938, se creó una comisión de investigación. Esto, como dice el historiador Peter Hüttenberger, golpeó un “nido de avispas de la corrupción” y detuvo las arianizaciones de Streicher, que intentó en vano trasladar la responsabilidad a su adjunto Karl Holz.

A la comisión no le molestó el hecho de que los judíos de la Gau Nuremberg hubieran sido efectivamente robados y asesinados, sino que con Streicher se enriqueciera alguien que, desde el punto de vista nazi, no tenía derecho a hacerlo.

Completó su informe con una lista de otros delitos y anormalidades cometidos por el Gauleiter, en la que se hablaba de su avaricia, de su excesiva agresividad incluso con los principales camaradas del partido y de su comportamiento públicamente agresivo con las mujeres.

Streicher fue certificado por el Tribunal Supremo del Partido del NSDAP como no apto para tareas de liderazgo. Un “tribunal de honor del Gauleiter” le despojó de todos sus cargos en febrero de 1940.

Aunque los altos camaradas del partido también lo consideraban “no del todo cuerdo”, gozaba de la protección personal de Hitler. El Stürmer y la editorial asociada, de la que Streicher ganaba mucho, le fueron dejados por orden de Hitler.

A Streicher se le prohibió entrar en Nuremberg. Vivía sin ser molestado fuera de la ciudad, en la finca Pleikershof, cerca de Cadolzburgo. Por orden de Hitler, se permitió a Streicher seguir utilizando el título de “Gauleiter” y también llevar el uniforme correspondiente.

Durante la época nacionalsocialista, Streicher dio su nombre a calles que fueron rebautizadas tras el final de la Segunda Guerra Mundial (por ejemplo, en Fürth y Wassertrüdingen) y fue ciudadano de honor de varias comunidades de Franconia, como Neustadt an der Aisch, Erlangen y Schwabach.

Tras la invasión de Baviera por unidades del ejército estadounidense, Streicher fue detenido el 23 de mayo de 1945 en su lugar de fuga, un pueblo cerca de Waidring, en los Alpes, y posteriormente llevado a Berchtesgaden.

Un oficial de la 101ª División Aerotransportada había seguido un chivatazo de la población local de que un nacionalsocialista de alto rango estaba escondido en una casa.

El propio Streicher se había presentado por primera vez ante los estadounidenses como pintor con el nombre de Sailer. Hasta su traslado a Nuremberg, Streicher estuvo internado junto con un grupo de funcionarios del NSDAP y miembros de alto rango de la Wehrmacht en el Campo de Prisioneros de Guerra nº 32 (Campo Ashcan) en Bad Mondorf, en Luxemburgo.

Durante este tiempo fue interrogado, entre otros, por el que más tarde sería cabaretero, Georg Kreisler, sobre el que causó una impresión mentalmente desquiciada. La periodista británica y observadora del juicio, Rebecca West, lo describió como un “viejo verde de los que dan problemas en los parques”.

En el juicio de Núremberg a los principales criminales de guerra, Streicher afirmó inicialmente no saber nada del Holocausto; era simplemente un “amante de la naturaleza” que sólo quería que los “extranjeros” salieran del país.

Durante el juicio se demostró que se había informado de las noticias sobre el exterminio de seres humanos a través de un periódico judío de Suiza, al que estaba suscrito. Enfrentado a esto, cambió su afirmación en el sentido de que no lo había creído.

En respuesta a la pregunta formulada muchas veces durante el juicio de por qué seguía llamando explícitamente al exterminio de los judíos en el Stürmer después de conocer estos informes, Streicher intentó hacer creer al Tribunal que había querido decir otra cosa con “exterminio”.

El 1 de octubre de 1946 fue condenado a morir en la horca por crímenes contra la humanidad y ejecutado el 16 de octubre de 1946 en la Prisión de Justicia de Nuremberg.

En la justificación de la sentencia, Streicher fue descrito como el “agitador judío número uno”. Su cuerpo fue incinerado un día después en el crematorio municipal del Cementerio del Este de Múnich y sus cenizas fueron esparcidas en el Wenzbach, un afluente del Isar.

En retrospectiva, Telford Taylor, abogado militar e historiador que trabajaba para la fiscalía en Nuremberg, describió la sentencia de muerte contra Streicher como precipitada y mal concebida.

En particular, dijo, la manera descuidada en que los miembros del tribunal lo llevaron a la horca fue esencialmente imperdonable. La sentencia pretendía enviar una señal contra el defensor del odio racial más conocido internacionalmente.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍