Jozef Tiso

Jozef Tiso nació en Veľká Bytča, en el Imperio Austrohúngaro. Se formó como teólogo en 1910 y trabajó como educador para la Iglesia Católica Romana. Durante la Primera Guerra Mundial, fue capellán del ejército.

En 1915 se convirtió en director del Seminario Teológico de Nitra, al tiempo que daba clases en un instituto local. En esta época, se involucró en el Partido Popular Eslovaco, un grupo político formado en gran parte por católicos romanos eslovacos.

Cuando se convirtió en decano y párroco de la ciudad de Bánovce nad Bebravou en 1924, cargo que ocupó hasta 1939, el Partido Popular Eslovaco se convirtió también en el mayor partido político de Eslovaquia. Entre 1927 y 1938, ocupó varios puestos en el gobierno, incluyendo cargos ministeriales. En 1938, al morir el fundador del partido, Andrej Hlinka, Tiso se encontró al frente del partido.

El 5 de octubre de 1938, el presidente Edvard Beneš huyó de Checoslovaquia en protesta por la anexión alemana de los Sudetes, lo que sumió a Checoslovaquia en un breve caos. En medio de la incertidumbre, Tiso declaró a Eslovaquia país independiente, y a él mismo primer ministro.

El Partido Popular Eslovaco pasó a llamarse Partido Popular Eslovaco de Hlinka-Partido de la Unidad Nacional Eslovaca, tras anexionar muchos partidos políticos menores. En enero de 1939 se ilegalizan todos los partidos políticos, excepto el Partido de la Unidad Nacional Eslovaca, el Deutsche Partei y el Partido Húngaro Unificado.

El 9 de marzo de 1939, las tropas checas ocuparon Eslovaquia y Tiso fue destituido de su cargo de Primer Ministro de la recién declarada nación autónoma. Sin embargo, diez días después fue invitado por Adolf Hitler a Berlín.

A primera vista, era un gesto del alemán para mostrar su apoyo a la independencia eslovaca, pero la intención real implicaba más intrigas. Esencialmente, Tiso se enfrentaba a un ultimátum: declarar la independencia eslovaca bajo la protección alemana, o Alemania permitiría que Hungría y Polonia se anexionaran Eslovaquia después de que Alemania se anexionara las regiones checas de Checoslovaquia.

En consecuencia, Tiso declaró la independencia de Eslovaquia el 19 de marzo de 1939. Gobernó Eslovaquia como primer ministro hasta el 26 de octubre de 1939, cuando se convirtió en presidente de Eslovaquia.

Aunque gobernaba una nación nominalmente independiente, Tiso era considerado un títere de Berlín. Bajo la presión alemana se aprobaron leyes antisemitas que impedían a los judíos poseer bienes inmuebles y obtener empleos públicos. Tampoco se permitía a los niños judíos asistir a las escuelas más allá del nivel secundario.

Aunque era antisemita, muchos también sostienen que buscó activamente los compromisos con Berlín que mejor beneficiaban a Eslovaquia, y sostienen que las cosas podrían haber sido peores si hubiera sido otro el que estuviera al frente. La eventual deportación de judíos eslovacos no aclaró la posición de Tiso.

Aunque 58.000 eslovacos fueron deportados a campos de concentración nazis, muchos de los partidarios de Tiso también afirmaron que fue la influencia de Tiso la que detuvo la deportación varias veces durante la Segunda Guerra Mundial. El papel exacto de Tiso en el Holocausto en Eslovaquia todavía no está claro.

En octubre de 1944, la falta de cooperación de Tiso con Berlín y la proximidad de las tropas rusas convencieron a Berlín de ocupar Eslovaquia. La deportación de judíos se puso inmediatamente en marcha; entre octubre de 1944 y el final de la guerra, 13.500 judíos eslovacos más fueron deportados y 5.000 encarcelados.

En abril de 1945, las tropas rusas ocuparon Eslovaquia y Tiso fue destituido. Debido en gran parte a la influencia comunista, fue condenado a morir en la horca por colaborar con Alemania.