Josef Mengele

El 7 de febrero de 1979 murió en Bertioga (Argentina) el criminal de guerra alemán Josef Mengele, médico del campo de concentración de Auschwitz, más conocido como el Ángel de la Muerte, que exterminó a miles de judíos, utilizándolos como cobayas humanas en experimentos incalificables destinados a establecer, en el delirio nazi, la pureza de la raza aria.

El Dr. Mengele

Se licenció en medicina en 1935 con una tesis sobre morfología racial. En enero de 1937, en el Instituto de Biología Hereditaria e Higiene Racial de Fráncfort del Meno, se convirtió en asistente de Otmar Freiherr von Verschuer, conocido por sus investigaciones en genética, con un interés particular en los gemelos, que influyó en Mengele.

En 1940, después de alistarse en las SS, se alistó como voluntario en las Waffen-SS y fue condecorado dos veces con la Cruz de Hierro de Primera Clase.
En 1942, ligeramente herido, se retiró de los campos de combate porque se le consideró no apto para luchar en el frente. Fue destinado a la Oficina Central de Raza y Colonias en Berlín.

Durante este tiempo se reencontró con su mentor, von Verschuer, que trabajaba en el Instituto Kaiser Wilhelm de Antropología, Genética Humana y Eugenesia de Berlín. Poco antes de ser trasladado a Auschwitz, Mengele fue ascendido al rango de capitán de las SS en abril de 1943.

El ángel de la muerte de Auschwitz

Mengele ingresó en el campo de concentración de Auschwitz en mayo de 1943 para profundizar en sus experimentos con personas con enanismo, judíos y gitanos, considerados infrahumanos, y en particular en sus estudios sobre gemelos, su principal obsesión.

Aquí se le ofrece la posibilidad de seleccionar un gran número de cobayas humanas para su investigación, cobayas que pueden utilizarse a voluntad sin restricciones y que pueden sustituirse con la misma facilidad en caso de muerte.

Su crueldad le valió el nombre de ángel de la muerte. Mengele se ocupaba de los deportados desde que llegaban al campo de concentración, desde la selección de los recién llegados hasta su estado de salud, con poder absoluto de vida y muerte sobre ellos.

Él elige quién va a ser objeto de su investigación, quién va a trabajar y quién está destinado a la cámara de gas. Investiga sobre cualquier tema que le interese, los analiza, opera, disecciona y mata sin exponerse a ninguna responsabilidad.
Dedica toda su energía y tiempo a la investigación y el estudio.

Según la mayoría de los estudiosos, el objetivo de Mengele era utilizar sus experimentos en el campo de concentración para llevar a cabo una investigación (especialmente sobre la transmisión de caracteres y la eugenesia) que lo consagraría para siempre en la historia.

Investigación sobre gemelos

Entre las investigaciones realizadas por Mengele en el campo, la que más energía y atención dedicó (practicada un año antes de entrar en Auschwitz) fue la de los gemelos, especialmente los monocigóticos. Se seleccionan al menos 3.000 gemelos.

Un barracón especial (el número 10, llamado barracón de los niños) está reservado para los niños de Mengele. Después de la ducha, se les tatúa un número según una secuencia especial. No se les afeita inmediatamente el pelo ni se les impone el uniforme del campamento.

Mengele se encarga de que tengan buena salud. Reciben buenas raciones de comida y las condiciones de vida en los barracones son mejores que en otros lugares. Después del ritual de pasar lista por la mañana, los niños pueden jugar y no tienen que hacer ningún trabajo.

Sin embargo, cada día los niños son sometidos a experimentos. Cada detalle de su anatomía se examina, estudia y mide cuidadosamente. Las muestras de sangre continuas o las inyecciones de medicamentos forman parte de la rutina diaria. Estas exploraciones suelen provocar fuertes dolores e infecciones.

A veces, la cirugía se realiza sin anestesia, lo que puede incluir la extirpación de órganos o la amputación de partes del cuerpo. Cuando uno de los gemelos muere, el otro es asesinado por una inyección de fenol en el corazón. Los estudios de Mengele han pasado a la historia por la crueldad con la que se llevaron a cabo y por su total inutilidad para fines científicos. En enero de 1945, cuando las tropas soviéticas liberaron el campo de Auschwitz-Birkenau, sólo quedaban 200 niños de Mengele con vida.

Fuga a Sudamérica

Internado en un campo americano en Weiden, no fue ni detenido ni arrestado, escapando así a los juicios de Nuremberg. Tras asumir identidades falsas, en 1949 fue ayudado por su familia a abandonar el país vía Italia: se embarcó en Génova con destino a Buenos Aires y en la Argentina peronista entró en contacto con grupos nazis expatriados.

En el momento en que se sintió seguro, volvió a adoptar su verdadero nombre. En 1959, Alemania emitió una orden de detención contra él. Obtuvo la ciudadanía en Paraguay y cuando se enteró del juicio a Eichmann en 1961, Mengele se trasladó a São Paulo, Brasil, con una identidad falsa.

Muerte

Josef Mengele murió de un ataque al corazón, a los 67 años, mientras nadaba a pocos metros de la orilla del océano Atlántico bajo la falsa identidad de Wolfgang Gerhard. En 1985, se descubrió su lugar de enterramiento. En 1992 se exhumó su cuerpo y se comparó su ADN con el de su hermano. El examen establece, con una probabilidad del 99,69 %, que la persona allí enterrada es efectivamente Josef Mengele.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *