James Somerville

Sir James Fownes Somerville (17 de julio de 1882 – 19 de marzo de 1949) fue un oficial militar británico, Almirante de la Flota Británica durante la Segunda Guerra Mundial.

Sucedió a Cunningham en 1936 al mando de los destructores del Mediterráneo. En 1940 fue retirado del servicio debido a su mala salud, pero fue llamado a comandar la Fuerza H, formada en Gibraltar para sustituir a los buques franceses tras su rendición.

La flota francesa, según los términos del armisticio anglo-alemán, debía permanecer anclada en un puerto francés no utilizada por los alemanes.

Churchill no estaba nada convencido de que Hitler fuera a cumplir su palabra y pidió al almirante Gensoul que los barcos fueran inmovilizados, pero en un puerto británico. Gensoul rechazó el ultimátum de Somerville y Londres obligó a Somerville, a regañadientes, a abrir fuego contra los franceses. Somerville nunca perdonó a Churchill por inducirlo a realizar una masacre.

Más tarde dirigió su flota en la batalla del Cabo Teulada contra la escuadra italiana, planeando bombardear Génova desde el mar con aviones y la colocación de minas frente a la entrada de La Spezia. Los barcos de Somerville, el Renown, el Malaya y el crucero Sheffield, bajo cobertura aérea, lograron milagrosamente escapar de la búsqueda de la escuadra de Iachino y de la aviación italiana.

Somerville ayudó entonces a cazar y destruir el Bismark y en el Mediterráneo escoltó suministros a Malta, enviando también aviones para defender la isla.

Del 42 al 44 comandó la Flota del Este en la guerra contra Japón.