Iva Ikuko Toguri D’Aquino “Tokyo Rose” (Rosa de Tokio)

Iva Ikuko Toguri D’Aquino, nacida el 4 de julio de 1916 en Los Ángeles, y fallecida el 26 de septiembre de 2006, fue conocida como la personalidad radiofónica Tokyo Rose (Rosa de Tokio) que emitió propaganda desde Radio Tokio dirigida a los soldados aliados en la Guerra del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. Tras la rendición de Japón, Iva fue condenada por traición. En 1976, los periodistas de investigación demostraron que testigos clave del juicio habían sido obligados a mentir, y en 1977 fue indultada por el presidente Gerald Ford.

Primeros años

Iva nació en Los Ángeles, hija de inmigrantes japoneses. Su padre llegó a Estados Unidos en 1899 y su madre en 1913. Iva Tugori fue niña exploradora y fue educada como metodista. Estudió en la Universidad de UCLA la carrera de zoología. Luego trabajó en la tienda de sus padres.

El 5 de julio de 1941, viajó a Japón para visitar a un pariente y para tener la oportunidad de estudiar ciencias médicas. Una vez en Japón, Iva solicitó un pasaporte, en lugar del documento de identidad que había recibido, para volver a Estados Unidos, pero la solicitud no se tramitó antes del ataque a Pearl Harbor.

Trabajo para la radio japonesa

Cuando Estados Unidos se involucró en la Guerra del Pacífico, el gobierno japonés exigió que Iva Tugori renunciara a su ciudadanía estadounidense, pero ella se negó. Fue declarada extranjera enemiga y se le negaron las cartillas de racionamiento. Para sobrevivir, aceptó un trabajo en una agencia de noticias como mecanógrafa y pronto trabajó en funciones similares en Radio Tokio.

En 1943, los prisioneros de guerra aliados la eligieron para realizar breves segmentos para el programa de radio Zero Hour. Charles Cousens, mayor australiano y prisionero de guerra, había sido obligado bajo tortura a convertirse en el director de las emisiones de propaganda contra los aliados.

Él y su ayudante, el capitán Wallace Ince (del ejército estadounidense), se habían familiarizado con Iva cuando ésta pasaba comida de contrabando a los prisioneros de guerra aliados en un campo de prisioneros. Ella se negó a hacer nada que hablara mal de los Estados Unidos, por lo que Cousens prometió no escribir ningún guión de este tipo para ella. Durante las 370 emisiones en las que apareció Iva Toguri, Cousens cumplió su promesa.

Toguri aparecía en sketches y presentaba música popular estadounidense, pero nunca se llamaba a sí misma Rosa de Tokio, sino Ana Huérfana o Pequeña Ana Huérfana. El apodo de Rosa de Tokio fue algo que los aliados llegaron a dar a todas las mujeres que enviaban propaganda desde Japón. Iva ganaba unos 150 yenes al mes, pero seguía cogiendo una parte para seguir contrabandeando comida a los prisioneros de guerra.

El 19 de abril de 1945, Iva Toguri se casó con el japonés-portugués Felipe D’Aquino y se convirtió al catolicismo. Se casaron en la embajada portuguesa de Tokio, pero Iva se negó a renunciar a su nacionalidad estadounidense en favor de la de su marido.

Tras la rendición

Iva Toguri D’Aquino fue detenida el 5 de septiembre de 1945, pero ni el FBI ni el personal del general Douglas MacArthur pudieron descubrir que Iva hubiera ayudado a las potencias del Eje contra los Aliados. Además, los prisioneros de guerra australianos y estadounidenses escribieron cartas al cuartel general aliado en apoyo de Iva.

Pidió volver a Estados Unidos para dar a luz a su hijo, pero se lo negaron. Su hijo nació en Japón, pero murió poco después. Poco después de la muerte de su hijo, Iva Toguri fue detenida de nuevo por la policía militar estadounidense y enviada a San Francisco.

Iva Toguri D’Aquino, alias “Tokio Rose”, fue acusada de ocho cargos de traición. En el que sería el juicio más largo y costoso de su época, la fiscalía citó a 46 testigos y en la sala se guardaron también cajas de programas de radio grabados.

Sin embargo, ninguna de las grabaciones fue utilizada como prueba ante el jurado por ninguna de las partes. El 29 de septiembre de 1949, Iva Toguri D’Aquino fue declarada culpable de un cargo de la acusación y condenada a diez años de prisión y a una multa de 10 000 dólares. Fue liberada el 28 de enero de 1956 tras seis años y dos meses, y se trasladó a Chicago.

Vida posterior

En Chicago, Iva empezó a trabajar en la tienda de su padre, que abrió en 1943 después de que la familia se trasladara allí. Tras el juicio, su marido, que había acudido a Estados Unidos como testigo de la defensa en el juicio, se vio obligado a regresar a Japón.

Él fue declarado indeseable y, por miedo a no poder regresar a EE.UU., Iva no pudo seguirle. En 1980 Iva Toguri D’Aquino retomó su apellido de soltera y cuando Felipe D’Aquino murió en 1996 nunca se habían reunido. Iva siguió trabajando en la tienda de su padre hasta su muerte en 2006. Está enterrada en el cementerio de Montrose, en Chicago.

El indulto

En 1976, algunos periodistas del Chicago Tribune encontraron pruebas de que Kenkichi Oki y George Mitsushio, dos de los testigos clave de la acusación, habían cometido perjurio durante el juicio de Iva.

Declararon que habían sido amenazados por las fuerzas de ocupación estadounidenses y el FBI y que habían recibido instrucciones sobre lo que debían decir horas antes del juicio. Esto también fue confirmado por Morley Safer en 60 Minutos. Como resultado, el entonces presidente Gerald Ford decidió conceder a Iva Toguri un indulto incondicional.