Ioannis Metaxas

Ioánnis Metaxás, en alfabeto griego: Ιωάννης Μεταξάς, (12 de abril de 1871 – 29 de enero de 1941) fue un general y dictador de Grecia, que ocupó el cargo de Primer Ministro de Grecia desde 1936 hasta su muerte en 1941. Gobernó según la Constitución griega durante los 4 primeros meses de su mandato, y después de ese periodo como hombre fuerte del Régimen conocido como Régimen del 4 de Agosto.

Carrera militar

Nacido en la ciudad de Ítaca, Metaxás era oficial de carrera, habiendo entrado en acción por primera vez en la guerra greco-turca de 1897. Tras estudiar en el Imperio Alemán, regresó a Grecia para integrarse en el Estado Mayor y formó parte de la modernización del Ejército griego antes de la Guerra de los Balcanes (1912-1913), en la que participó activamente.

Fue nombrado Jefe del Estado Mayor griego en 1913 y ascendido a Teniente General en 1916. Preparó los planes de ataque y dirigió el esfuerzo diplomático en la Primera y Segunda Guerra de los Balcanes, que condujeron a la ocupación del territorio que hoy forman las provincias de Epiro, Macedonia y Tracia, en el norte de Grecia.

Firme partidario de la monarquía griega, Metaxás apoyó a Constantino I y se opuso a la participación griega en la Primera Guerra Mundial. Venizelos, entonces primer ministro de Grecia, dimitió por la negativa de Metaxás a apoyar a los aliados en la malograda Campaña de los Dardanelos, y utilizó la Guerra como causa principal en la campaña electoral que siguió. Cuando Venizelos ganó las elecciones de mayo de 1915, movilizó al ejército griego para apoyar a Serbia, pero fue destituido por el rey.

Esta destitución solidificó y ayudó a crear el llamado Cisma Nacional, que infectó y dañó la vida política griega en las décadas siguientes. En agosto de 1916, los funcionarios que apoyaban a Venizelos lanzaron una revuelta en la ciudad de Tesalónica, al norte de Grecia, que dio lugar a un gobierno separado bajo la dirección de Venizelos, llamado “Gobierno de Defensa Nacional”. El nuevo gobierno, con el apoyo de los Aliados, consiguió extender su poder a la mitad

del país y entró en la Primera Guerra Mundial en el bando aliado. En junio de 1917, de nuevo con el apoyo de los Aliados, el rey Constantino fue depuesto y Venizelos subió al poder, declarando la guerra a las Potencias Centrales en nombre de todo el país el 29 de junio de 1917.

Ejecuciones

Metaxás fue el dictador más sangriento que ha tenido Grecia, el dictador hizo matar a más de 500 personas que se oponían a su poder y a sus ideas, también hizo detener a 612 personas, principalmente periodistas. Además, Metaxás eliminó varios derechos laborales, por ejemplo, no se permitía a los trabajadores descansar los domingos y festivos.

Exilio y carrera política en el periodo de entreguerras

Metaxás siguió al rey Constantino en su exilio en Córcega, y ninguno de los dos regresó a Grecia antes de la derrota electoral de Venizelos en las elecciones de 1920. Metaxás fue uno de los pocos políticos y militares griegos que mostró públicamente su oposición a la Campaña de Asia Menor, aludiendo a consideraciones militares, y se negó a ocupar ningún puesto militar durante la Guerra.

Tras la derrota de las fuerzas griegas en la Guerra, Constantino se vio obligado a partir de nuevo al exilio debido a una revuelta dirigida por el general Nikolaos Plastiras. Metaxás, tras esta revuelta, entró en política y fundó el Partido de los Librepensadores el 12 de octubre de 1922. Sin embargo, su asociación con el (fracasado) golpe monárquico de Leonardopoulos y Gargalidis en octubre de 1923 le obligó a huir del país. Poco después, el rey Jorge II (hijo de Constantino) también se vio obligado a exiliarse. La Monarquía fue abolida y en 1924 se proclamó la Segunda República Helénica.

Metaxás regresó a Grecia poco después, proclamando públicamente su aceptación del cambio de Régimen. A pesar de ser uno de los políticos monárquicos más destacados, y tras unos comienzos prometedores, la incursión de Metaxás en la política no tuvo mucho éxito.

En las elecciones de 1926, el Partido de los Librepensadores obtuvo el 15,78% de los votos y 52 diputados en el Parlamento griego, lo que lo situaba casi al mismo nivel que el mayor partido monárquico, el Partido Popular. Como consecuencia, Metaxás se convirtió en ministro de Comunicaciones del gobierno dirigido por Alexandros Zaimis, conocido como el “Gobierno Ecuménico”.

Sin embargo, las luchas intrapartidistas y la deserción de miembros influyentes llevaron al partido a tener sólo el 5,3% de los votos y un solo diputado en las elecciones de 1928. En las elecciones de 1932 y 1933 el partido se hundió aún más, obteniendo sólo el 1,59% de los votos, pero consiguiendo más diputados (3) y Metaxás obtuvo el cargo de ministro del Interior en el gobierno dirigido por Panagis Tsalidaris. En las elecciones de 1935, Metaxás (y su partido) cooperaron en una unión con otros pequeños partidos monárquicos, consiguiendo 7 diputados, repitiendo la misma actuación en las elecciones de 1936.

El Primer Ministro y el Régimen del 4 de Agosto

Tras un plebiscito bastante corrupto, Jorge II volvió a reclamar el trono en 1935. Las elecciones de 1936 produjeron un empate entre una coalición de derechas dirigida por Tsaldaris y un bloque de centro-izquierda dirigido por el sucesor de Venizelos, Themistoklis Sophoulis.

La vida política griega se volvió aún más extrema por los avances del Partido Comunista Griego (KKE), que tenía la clave para resolver la situación. Al ser anticomunista y temer un golpe de Estado, Jorge II nombró a Metaxás, entonces ministro de Guerra, primer ministro interino el 13 de abril de 1936, y el nombramiento fue aprobado por el Parlamento griego.

La revuelta generalizada en el tejido industrial de la nación dio a Metaxás la justificación necesaria para declarar el Estado de Emergencia el 4 de agosto de 1936. Con el apoyo del rey, aplazó indefinidamente el Parlamento y suspendió varios artículos de la Constitución griega que garantizaban los Derechos Civiles.

En un discurso transmitido por radio, Metaxás declaró que, mientras durara el Estado de Emergencia, detentaría “todo el poder necesario para salvar a Grecia de todas las catástrofes que la amenazan”. El Régimen creado tras este golpe de palacio pasó a denominarse “Régimen del 4 de Agosto”, según la fecha de su proclamación.

La propaganda del Régimen presenta a Metaxás como el “Primer Campesino”, el “Primer Proletario” y el “Padre” de todos los griegos. Metaxás adoptó para sí el título de Arkhigos, que en griego significa “líder” o “jefe”, y declaró una “Tercera Civilización Helénica” tras la primera (la Antigua Grecia) y la segunda (el Imperio Bizantino de la Edad Media). La propaganda estatal presentaba a Metaxás como el “Salvador de la Nación”, que traía la unidad a un país dividido.

Políticas internas

Basando su régimen en otros regímenes autoritarios de la Europa de la época (sobre todo, el Régimen Fascista de Italia), prohibió todos los partidos políticos (incluido el suyo propio), prohibió las huelgas e introdujo la censura generalizada de todos los medios de comunicación. La Unidad Nacional debía lograrse aboliendo el régimen parlamentario, al que se acusaba de haber dejado al país sumido en el caos.

Metaxás no veía con buenos ojos a los viejos partidos, incluidos los conservadores más tradicionales. Junto con el antiparlamentarismo, el anticomunismo fue el segundo eje principal del régimen. El ministro de Seguridad, Konstantinos Maniadikis, consiguió rápidamente infiltrarse en el Partido Comunista Griego y prácticamente eliminarlo, confiscando sus artículos y deteniendo al histórico dirigente comunista Nikos Zachariadis. Metaxás se convirtió él mismo en Ministro de Educación, y decretó que todos los libros se escribieran de forma que apoyaran su visión del mundo.

Una vez finalizada la represión del Partido Comunista, siguió una campaña contra la literatura considerada peligrosa para el interés nacional. Las autodefensas contra autores se centraron en personajes como Goethe, Shaw y Freud, así como en varios escritores griegos.

Koestler, de visita en Atenas en 1938, observó que incluso la “República” de Platón estaba en la lista de libros prohibidos de Metaxás, lo que le llevó a afirmar que la dictadura griega no sólo era malvada y peligrosa, sino también estúpida. Durante esta visita, Koestler se reunió en secreto con miembros de la resistencia griega, escuchando de ellos “horribles historias de brutalidad policial, especialmente el caso de una tortura indecible infligida a un joven militante comunista”.

Intentando construir un Estado corporativista y ganarse el apoyo popular, Metaxás copió o adoptó muchas de las instituciones de la Italia fascista: un Servicio Nacional del Trabajo, la jornada laboral de 8 horas, mejoras obligatorias de las condiciones de trabajo, el Instituto de la Seguridad Social (aún hoy existente, llamado en griego Ίδρυμα Κοινωνικών Ασφαλίσεων, IKA).

En cuanto al simbolismo, se introdujeron el saludo fascista y la doble hacha minoica, el labris. A diferencia de Mussolini, Metaxás no contaba con el apoyo de un partido de masas, es más, se posicionó deliberadamente más allá de la política. La única organización de masas del régimen era la Organización Nacional de la Juventud (EON), cuya literatura y revistas se promovían en los centros de enseñanza. Durante su estancia en el poder, su apoyo estuvo siempre en el rey y en el ejército.

La política exterior y la guerra con Italia

En política exterior, Metaxás siguió una política de neutralidad, intentando mantener el equilibrio entre Gran Bretaña y Alemania. A finales de la década de 1930, al igual que con otros países balcánicos, Alemania se convirtió en el principal socio comercial de Grecia. El propio dictador tenía fama de germanófilo, reputación que provenía de sus estudios en el Imperio Alemán y de su papel durante el Cisma Nacional.

La literatura del régimen elogiaba a los estados autoritarios de Europa, especialmente a los de Hitler, Franco y Mussolini. Sin embargo, los acontecimientos posteriores hicieron que Metaxás se volviera cada vez más hacia el Reino Unido y Francia. El rey Jorge y casi todas las élites del país eran fuertemente anglófilos y no podía ignorarse la presencia predominante de la Marina Real en el mar Mediterráneo. Además, la política expansionista de la Italia de Mussolini llevó a Grecia a recurrir cada vez más a la alianza franco-británica.

La idea de Metaxás de mantener a Grecia fuera de la Segunda Guerra Mundial se hizo añicos cuando Mussolini exigió derechos de ocupación sobre varios lugares estratégicos griegos. Cuando el enviado italiano presentó estas exigencias el 28 de octubre de 1940, Metaxás respondió brevemente en francés “Alors, c’est la Guerre” (“entonces, es la Guerra”).

Sin embargo, según la leyenda popular, el dictador sólo respondió “Ohi!” (“¡No!”), un incidente que aún hoy se celebra con el Día del Ohi (“Día del No”) y que se ha arraigado en la cultura y mentalidad colectivas griegas. Unas horas más tarde, Italia invadió Grecia desde el estado satélite de Albania y comenzó la Guerra Greco-Italiana.

Gracias a una preparación meticulosa y a una defensa inspirada, los griegos conseguirían construir una defensa muy exitosa, e incluso una contraofensiva, obligando a los italianos a retroceder hacia Albania y ocupando el sur de ese país.

Muerte y legado

Metaxás no llegó a ver la invasión de Grecia por la Alemania nazi durante la Batalla de Grecia porque murió en Atenas el 29 de enero de 1941 de un problema pulmonar. Fue sustituido por Alexandros Koryzis. Tras la muerte del dictador, la invasión alemana de Grecia tuvo en cuenta la línea de fortificaciones del norte de Grecia, creada por Metaxás, y conocida como Línea Metaxás.

A día de hoy, Metaxás es una figura controvertida de la historia griega. Es odiado por muchos por su poder dictatorial y totalitario, y por matar a cientos de personas, pero es amado por muchos por su nacionalismo, patriotismo, desafío contra la agresión extranjera y por su victoria militar contra Italia.