Hiroyoshi Nishizawa

Introducción

Hiroyoshi Nishizawa (27 de enero de 1920 – 26 de octubre de 1944) fue un as japonés, piloto de la Fuerza Aérea Imperial Japonesa durante la Segunda Guerra Mundial.

Nishizawa fue probablemente el mejor as japonés de la guerra, con 87 victorias aéreas en el momento de su muerte. Esta estadística no es muy exacta, ya que en la aviación japonesa era habitual llevar estadísticas por escuadrones y no por pilotos individuales, y debido a unos requisitos de contabilidad demasiado estrictos.

Después de la muerte de Nishizawa, los periódicos informaron de 150 victorias aéreas, su familia informó de 147, algunas fuentes mencionan 102, y se supone que son 202.

Inicios

Hiroyoshi Nishizawa nació en un pueblo de montaña de la prefectura de Nagano. Era el quinto hijo de Mikiji y Miyoshi Nishizawa. Su padre era el director de una fábrica de sake. Hiroyoshi se graduó en el instituto y trabajó en una fábrica textil. En junio de 1936, vio un cartel en el que se pedían voluntarios para unirse a Yokaren, una escuela de vuelo de reserva.

Nueva Guinea

Cuando comenzó la guerra en el Pacífico, Nishizawa estaba en un escuadrón del Grupo Titose tripulado por obsoletos aviones Mitsubishi A5M. Fue enviado al aeródromo de Wunakanau en la recién ocupada Nueva Bretaña por los japoneses. Esa misma semana el escuadrón recibió su primer avión Mitsubishi A6M “Zero” (A6M2, Tipo 21).

El 3 de febrero de 1942, volando todavía el obsoleto A5M, Nishizawa consiguió su primera victoria, derribando un hidroavión Catalina. Más tarde se determinó que el hidroavión sólo sufrió daños y logró regresar a la base. El 10 de febrero, el escuadrón de Nishizawa fue reorganizado en el 4º Cuerpo Aéreo. Los nuevos aviones estaban a punto de despegar y Nishizawa recibió un A6M2 Zero con el número de cola F-108.

El 1 de abril, el escuadrón de Hiroyoshi Nishizawa fue trasladado a Lae en Nueva Guinea y asignado al Cuerpo Aéreo de Tainan Kokutai. Allí, Nishizawa voló con los ases Saburo Sakai y Toshio Otoya bajo el mando de Junichi Sasai.

Sakai en sus memorias describe a su amigo Nishizawa como constantemente pálido y demacrado, sufriendo de malaria y enfermedades tropicales de la piel. Sobre sus habilidades, Saburo Sakai, uno de los principales pilotos as del imperio, escribió: “Nunca he visto a un piloto hacer en su avión lo que Hiroyoshi Nishizawa hizo en su Zero. Su pilotaje fue brillante, totalmente imprevisible, imposible, asombroso para todos los que lo vieron”.

Se enfrentaron constantemente a las fuerzas aéreas australianas y estadounidenses, que tenían su base en Port Moresby. La primera victoria confirmada de Nishizawa fue el 11 de abril, cuando derribó un Bell P-39 Airacobra estadounidense. Derribó otros 6 aviones en 72 horas entre el 1 y el 3 de mayo, convirtiéndose en un As del Aire oficialmente reconocido. Nishizawa se convirtió en uno de los tres famosos, junto con Saburo Sakai y Toshio Otoi.

La noche del 16 de mayo, Nishizawa, Sakai y Ota estaban escuchando la radio australiana y Nishizawa reconoció la “Danse Macabre” del compositor, pianista y organista francés Camille Saint-Saëns.

Hiroyoshi Nishizawa tuvo una idea descabellada: “¿Sabe lo del asalto a Port Moresby mañana? ¿Por qué no montamos un pequeño espectáculo: una danza de la muerte interpretada por nosotros? Haga unos cuantos bucles demostrativos sobre su aeródromo, les volverá locos.

El 17 de mayo, Ota dirigió la escuadra en una incursión en Port Moresby, y Sakai y Nishizawa fueron como sus copilotos. En el camino de vuelta, Sakai le indicó a Nishizawa que se acercaba a un aeródromo enemigo.

Un minuto después, los tres se reunieron y realizaron una demostración de acrobacia aérea, haciendo tres bucles en formación cerrada. Hiroyoshi Nishizawa indicó entonces que quería hacerlo de nuevo; descendieron hasta los 1800 metros e hicieron tres bucles más, todavía sin ningún disparo desde el suelo. Luego se dirigieron a su aeródromo y regresaron a Lae, con 20 minutos de retraso.

A las 9:00, el teniente Junichi Sasai le convocó urgentemente al cuartel general. Cuando llegó Nishizawa, Sasai le mostró la carta. “¿Sabes dónde encontré esta cosa?”, gritó. “¿No? Les diré, idiotas, que fue lanzado sobre nuestra base hace unos minutos desde un avión enemigo”. La carta, escrita en inglés, decía:

“Al comandante Lae: nos han impresionado mucho los tres pilotos que nos han visitado hoy, todos hemos disfrutado de los bucles que han mostrado sobre nuestra base. Fue una verdadera actuación. Habríamos agradecido que los mismos pilotos volvieran aquí con pañuelos verdes al cuello. Lamentamos no haber podido darles la atención que merecían, pero intentaremos conocerlos bien la próxima vez”.

Nishizawa, Sakai y Ota se quedaron quietos y contuvieron la risa mientras Sasai les reprendía por su “comportamiento idiota”. Les prohibió que en el futuro montaran un espectáculo semejante frente a las posiciones americanas. Los pilotos decidieron por sí mismos que el espectáculo merecía la pena.

Guadalcanal

A principios de agosto de 1942 el grupo fue trasladado a Rabaul y comenzó a volar en misiones a Guadalcanal. En la primera batalla, el 7 de agosto, Hiroyoshi Nishizawa derribó seis cazas Grumman F4F Wildcat.

El 8 de agosto de 1942, Saburo Sakai, amigo íntimo de Nishizawa, resultó gravemente herido en un combate contra bombarderos torpederos Grumman TBF Avenger. Nishizawa se dio cuenta de la desaparición de Sakai y se apresuró a buscarlo, a Sakai o a los americanos.

Luego se refrescó un poco y regresó a Lukunau. Más tarde, para asombro de todos, Sakai regresó, gravemente herido. Con la cabeza golpeada, cubierto de sangre y ciego de un ojo, regresó a la base en su Zero dañado tras un vuelo de 4 horas y 47 minutos, en el que recorrió 560 millas náuticas (1.040 km).

Nishizawa, Sasai y Ota enviaron a Sakai al hospital. Nishizawa despidió al chófer y condujo personalmente a Sakai (lo más rápido y cuidadosamente posible) hasta el cirujano. Sakai fue evacuado a Japón el 12 de agosto.

Regreso a Japón

Regresó a Rabaul el 7 de mayo de 1943 y siguió participando en las operaciones sobre Nueva Guinea y las Islas Salomón. Generalmente volaba el A6M3 Tipo 22 con número de cola UI-105. El 14 de mayo, 32 cazas escoltaron a 18 bombarderos G4M durante su incursión en la Bahía de Oro en Nueva Guinea.

Se encontraron con cazas P-40 estadounidenses y con nuevos cazas Lightning. Se produjo una batalla en la que los japoneses derribaron algunos de los aviones, pero los estadounidenses consiguieron derribar 11 G4M y 10 Zeros. Sólo consiguió llegar al aeródromo.

En esta batalla, Hiroyoshi Nishizawa y su compañero derribaron el P-38 de Arthur Bauhoff, que saltó en paracaídas sobre el mar pero fue devorado por los tiburones.

Cuando los P-40 atacaron a los bombarderos, el teniente Sheldon Brinson fue atacado por un Zero inusualmente ágil cuyo piloto era claramente un veterano, y Brinson escapó por poco. Probablemente fue Nishizawa, cuyo estilo de pilotaje es reconocible en la descripción de Brinston.

A mediados de junio, Nishizawa había registrado otros seis aviones derribados en su haber. En ese momento, las Fuerzas Aéreas dejaron de llevar estadísticas individuales y, a partir de ese momento, las actividades de Nishizawa son difíciles de rastrear.

El mando de la 11ª Flota Aérea (personalmente, el vicealmirante Junichi Kusaka) condecoró a Nishizawa con una espada de combate con la inscripción buko batsugun (Por su valor).

En febrero de 1944, fue enviado a defender las Kuriles del Norte contra los bombardeos americanos. Sin embargo, no consiguió derribar ningún avión en esa región.

Filipinas

En octubre de 1944, el Grupo 203 fue redistribuido a Luzón. Hiroyoshi Nishizawa y otros cuatro pilotos estaban destinados en un pequeño aeródromo de Cebú.

El 25 de octubre, dirigió cuatro cazas de escolta (A6M5), cubriendo el primer vuelo de pilotos kamikaze en esa guerra. Nisao Sugawa, Shingo Honda y Ryoji Baba volaron con él, el objetivo era la formación Tuffy-3 del vicealmirante Sprague que cubría a las tropas de desembarco estadounidenses durante la batalla del Golfo de Leyte.

Los pilotos kamikaze estaban dirigidos por el teniente Yukio Seki, con un total de A6M5 Tipo 52 equipados con una bomba de 250 kg. Fueron los primeros kamikazes capaces de hundir un barco americano.

El ataque tuvo éxito, ya que 4 de los 5 aviones alcanzaron el objetivo y causaron graves daños. Yukio Seki se estrelló contra la cubierta de vuelo del portaaviones de escolta Saint-Lo, que se hundió media hora después.

Antes de salir volando, Yukio Seki dijo: “Mal asunto para Japón si hace morir a sus mejores pilotos. No voy a por el emperador ni el imperio. Voy porque me lo han ordenado”.

Mientras cubría esta incursión, Hiroyoshi Nishizawa registró sus aviones derribados número 86 y 87: consiguió derribar dos Hellcats. Estos fueron los últimos aviones que derribó en su vida.

Durante todo el vuelo, Nishizawa tuvo recelos: tuvo visiones de su muerte. Escribió un informe sobre el éxito del vuelo y pidió permiso para volar él mismo como kamikaze. Fue rechazado, era demasiado valioso como combatiente.

Muerte

Un día después de la pérdida de su avión, Nishizawa y los demás pilotos del 201º Cuerpo embarcaron en un avión de transporte Nakajima Ki-49 Donryu y volaron desde Mabalakata a Cebú para conseguir nuevos aviones en Clarkfield Airfield.

Frente a Kalapan, en la isla de Mindoro, el Ki-49 fue atacado por dos Hellcats del escuadrón CV-18 Junction VF-14 y se incendió. Nishizawa murió como pasajero. El asesino más probable del piloto as del Japón imperial más prolífico de la Segunda Guerra Mundial fue Harold Neville. El oficial de combate Hiroyoshi Nishizawa, principal as de Japón, murió a los 24 años.

Al enterarse de la muerte de Nishizawa, el almirante Soemu Toyoda, comandante de la Flota Combinada, lo ascendió a título póstumo al rango de teniente junior, ya que en el momento de su muerte sólo era suboficial mayor.

Hiroyoshi Nishizawa también recibió el nombre póstumo de Bukai-in Kohan Giko Kyoshi, que se traduce como “En el océano de la guerra, uno de los aviadores venerados, venerado en el budismo”. Después de la Segunda Guerra Mundial, debido a un malentendido, su nombre desapareció de las listas y no se celebraron ritos funerarios hasta el 2 de diciembre de 1947.