Hirohito

El emperador Showa (Tokio, 29 de abril de 1901 – Tokio, 7 de enero de 1989) fue el 124º emperador de Japón según el orden tradicional de sucesión y comandante de Japón en tiempos de la Segunda Guerra Mundial (1941-1945). Su nombre personal era Hirohito y su título honorífico Michi no miya.

Su reinado, que comenzó en 1926 (aunque en realidad reinó desde el 29 de noviembre de 1921 como regente de su padre) y terminó con su muerte en 1989, fue con mucho el más largo de la historia de Japón y el duodécimo más largo de la historia en general.

Desde que en septiembre de 1979 el Imperio Centroafricano volvió a la forma republicana, el Trono del Crisantemo siguió siendo el único que conservó la dignidad imperial.

En los últimos diez años de su reinado, Hirohito fue, por tanto, el único monarca del mundo que ostentó el título de emperador.

Desde la infancia hasta la ascensión al trono

Hirohito nació en el Palacio de Aoyama, en Tokio. Fue el primer hijo del emperador Taishō y la emperatriz Teimei. Se dice que fue nombrado príncipe heredero a la muerte de su abuelo, el emperador Mutsuhito, el 30 de julio de 1912, pero la investidura oficial tuvo lugar el 2 de noviembre de 1916.

De 1908 a 1914 asistió a la escuela aristocrática Gakushuin y posteriormente, de 1914 a 1921, a la Togu-gogakumonsho. El 29 de noviembre de 1921 se convirtió oficialmente en el regente imperial de su padre. Ese mismo año realizó un viaje de seis meses por Europa, visitando el Reino Unido, Francia, Italia, los Países Bajos y Bélgica.

El 26 de enero de 1924 se casó con una prima lejana, la princesa Nagako Kuni (más tarde emperatriz Kojun), hija mayor del príncipe Kuni Kuniyoshi.

Tuvieron dos hijos y cinco hijas:

  • La princesa Teru (6 de diciembre de 1925 – 23 de julio de 1961)
  • La princesa Hisa (1927 – 1928), que murió en la infancia
  • La princesa Taka (30 de septiembre de 1929 – 26 de mayo de 1989)
  • La princesa Yori (7 de marzo de 1931)
  • El príncipe Akihito (23 de diciembre de 1933), que más tarde llegaría a ser emperador de Japón
  • El príncipe Hitachi (28 de noviembre de 1935)
  • La princesa Suga (2 de marzo de 1939)

El 25 de diciembre de 1926, con la muerte de Taisho, Hirohito se convirtió en el nuevo emperador y se proclamó la era Showa (la era de la «paz iluminada»).

Primer periodo del reinado

En la primera parte del reinado de Hirohito (1926-1945), Japón fue testigo de un ascenso gradual a la cima del gobierno por parte de miembros de las fuerzas armadas. Desde 1900, los altos representantes del ejército y la marina tenían derecho de veto sobre la composición del gabinete y, entre 1921 y 1944, se produjeron varios incidentes relacionados con el ala derecha.

En 1932, la vida de Hirohito se vio en peligro en el incidente de Sakuradamon, un intento de asesinato por parte de un independentista coreano, Lee Bong-chang,

También en 1932, uno de los casos más importantes fue el asesinato del primer ministro Inukai Tsuyoshi, que puso fin a la sucesión de gobiernos dirigidos por políticos de extracción civil que había caracterizado el reinado de Taisho.

Entonces, en febrero de 1936, los jóvenes oficiales de la facción Kodoha, con el apoyo de los principales nombres del ejército y de otros rangos (incluido el hermano del emperador, el príncipe Chichibu), intentaron un golpe de Estado, el llamado «incidente del 26 de febrero».

Cuando Shigeru Honjo, un estrecho colaborador del Tenno (título honorífico del emperador de Japón, literalmente «soberano celestial), le informó del incidente, ordenó inmediatamente el fin de los disturbios, refiriéndose a los oficiales implicados como rebeldes.

A continuación, Hirohito ordenó a Yoshiyuki Kawashima, ministro del ejército, que sofocara la revuelta en el plazo de una hora, reservándose el derecho de pedir informes de situación cada treinta minutos.

Al día siguiente del incidente, cuando fue informado del modesto progreso de la represión, Hirohito, dirigiéndose a Honjo, dijo: «Yo mismo dirigiré la División Konoe y los someteré”. La rebelión fue completamente aplastada el 29 de febrero.

A partir de la década de 1930, los dirigentes militares siguieron ejerciendo todo el poder político en Japón y aplicaron políticas que contribuyeron al estallido de la Segunda Guerra Sino-Japonesa (1937-1945) y a la participación de Japón en la Segunda Guerra Mundial.

Su papel durante la Segunda Guerra Mundial

Japón intervino junto a Alemania e Italia en la Segunda Guerra Mundial con el ataque a Pearl Harbor, que tuvo lugar el 7 de diciembre de 1941, cuando las fuerzas navales y aéreas japonesas atacaron la base naval de EE. UU. en las islas de Hawai.

Se llevó a cabo sin una declaración de guerra japonesa previa, que sólo se formalizó una vez iniciado el ataque. Tras una serie de altibajos militares, el 6 y el 9 de agosto de 1945 Estados Unidos lanzó dos dispositivos nucleares sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, causando entre 100.000 y 200.000 víctimas.

En la conferencia imperial del 14 de agosto de 1945, el consejo de guerra reunido ante el soberano estaba dividido sobre qué hacer y le correspondió a Hirohito decidir el resultado de la conferencia y aceptar la rendición, a pesar de los que querían continuar la guerra.

El 15 de agosto de 1945, Hirohito comunicó por radio a toda la nación que el Imperio de Japón se había rendido a las Fuerzas Aliadas y aceptaba la declaración de la Conferencia de Potsdam.

La noche anterior al anuncio, miembros del ejército que se oponían a la rendición intentaron sin éxito robar el disco de sonido que contenía la grabación del Emperador en el Palacio Imperial.

Al principio, el anuncio de la rendición no fue comprendido por los súbditos japoneses, tanto por las perturbaciones en las comunicaciones por radio como por el uso del keigo, el elevado registro lingüístico y el refinado vocabulario del Tenno, que era muy diferente del japonés actual.

Por ello, hubo muchos casos de soldados japoneses que continuaron sus acciones hostiles contra los estadounidenses incluso después de la firma del armisticio (así como los que siguieron luchando porque se oponían ideológicamente a la rendición).

El problema de la responsabilidad imperial

Después de la guerra, la cuestión más importante era el poder real que el emperador tenía y ejercía sobre las fuerzas armadas durante los conflictos. Oficialmente, la constitución Meiji estipulaba que el poder de mando de las fuerzas armadas recaía en el Tenno, que estaba al mando.

El artículo 4 decía: «El emperador es el jefe del imperio, ostenta los derechos de soberanía y los ejerce de acuerdo con las formas de esta constitución»; el artículo 6 decía también: «El emperador da la sanción oficial a las leyes y ordena su promulgación y aplicación»; por último, el artículo 11: «El emperador tiene el mando supremo del ejército y la marina».

Sea cual sea la interpretación de estas leyes, la resolución a la que llegaron conjuntamente los funcionarios del palacio imperial y las fuerzas de ocupación estadounidenses dejó claro que el emperador no había tenido ningún poder real y que su figura, según el estricto protocolo, había sido meramente simbólica y alejada de cualquier toma de decisiones.

Sin embargo, algunos historiadores, como Akira Fujiwara y Peter Wetzler, basándose en «fuentes primarias» y en la monumental obra de Shiro Hara, afirman tener pruebas de que el emperador ejercía de hecho un fuerte control sobre las filas militares a través de una red de intermediarios y que su comportamiento, ni pacifista ni belicista, era oportunista.

El historiador estadounidense Herbert Bix afirma que Hirohito puede incluso haber sido el cerebro de muchos episodios de la guerra. Historiadores como Bix, Fujiwara, Wetzler y Akira Yamada hablan también de una serie de reuniones «detrás de la cortina de crisantemos» en las que se tomaban decisiones importantes entre el emperador, sus allegados y el gabinete. Algunas fuentes primarias, como el memorando de Sugiyama y los diarios de Kido y Konoe, detallan las reuniones informales que el emperador Hirohito mantuvo con sus colaboradores y ministros.

Estos documentos demostrarían que el emperador estaba al tanto de todas las operaciones militares importantes y que a menudo interrogaba a sus intermediarios y les hacía propuestas de cambio.

En tiempos relativamente recientes, en los años 90, se publicaron en Japón unos textos inéditos titulados El monólogo del emperador Hirohito. Estos textos fueron preparados por Hirohito y sus colaboradores cercanos antes del comienzo de la ocupación, en previsión de un posible juicio al que tendría que someterse el Tenno si las fuerzas de ocupación decidían juzgarlo.

En el monólogo, el emperador habla de su papel político, admitiendo que durante su reinado sólo tomó dos decisiones de forma totalmente independiente: la primera para sofocar la revuelta de los jóvenes oficiales en 1936 y la segunda para aceptar la rendición ordenada por los aliados.

En este contexto, también es interesante analizar la figura de la Dieta y el gabinete en la escena política japonesa hasta 1945. La Constitución Meiji garantizaba una gran autoridad a los ministros de Estado y éstos sometían las decisiones tomadas, generalmente por unanimidad o por mayoría, al Tenno, que las ratificaba, confirmándolas en la mayoría de los casos sin modificaciones de ningún tipo.

Cabe destacar que el supuesto veto del soberano no se imponía en estos casos, ya que las decisiones eran siempre discutidas y apoyadas por un amplio consenso antes de la sanción imperial y el emperador se sometía a la mayoría.

Sólo en los casos en que los ministros no estuvieran de acuerdo, el Tenno tendría que tomar decisiones de forma independiente (como en el caso de la rendición). Además, a diferencia de lo que ocurre en un sistema parlamentario, los ministros no eran responsables ante la Dieta, sino ante el soberano, sentando así las bases de una situación que muchos historiadores han denominado «irresponsabilidad total».

Sin embargo, cabe destacar que en septiembre de 1945, Hirohito se presentó personalmente a Douglas MacArthur, comandante supremo de las fuerzas de ocupación, y asumió la responsabilidad exclusiva de todas las acciones realizadas por los japoneses durante la guerra.

El propio MacArthur relata en sus memorias que el emperador se presentó ante él con estas palabras: «Vengo ante usted, General MacArthur, para ofrecerme ante el juicio de las Potencias que usted representa, como el único responsable de cada decisión política y militar tomada y de cada acción realizada por mi pueblo en la conducción de la guerra».

Muchos historiadores critican el trabajo realizado por el general MacArthur y su personal para exonerar al emperador Hirohito y a todos los miembros de la familia imperial implicados en la guerra de ser procesados.

El 26 de noviembre de 1945, MacArthur confirmó al almirante Mitsumasa Yonai que una posible abdicación del emperador era innecesaria. Antes de que se celebrara el juicio por crímenes de guerra, el Mando Supremo de las Fuerzas Aliadas y los funcionarios imperiales trabajaron en secreto, no sólo para evitar que la familia imperial fuera acusada, sino también para garantizar que no se registrara en el juicio ningún testimonio que pudiera implicarles.

Altos funcionarios japoneses colaboraron con los Aliados en la elaboración de listas de posibles criminales de guerra, mientras que los acusados de crímenes de clase A prestaron un juramento solemne de proteger a su soberano contra cualquier posible intento de implicación en responsabilidades de guerra.

El historiador estadounidense Herbert Bix escribió que el general de brigada Bonner Fellers fue enviado a Japón para «trabajar para proteger a Hirohito del papel que había desempeñado durante la guerra» y «permitió que los principales sospechosos coordinaran su testimonio para que el emperador no fuera acusado».

Bix sostiene además que «las extraordinarias medidas tomadas por MacArthur para salvar a Hirohito de ser juzgado como criminal de guerra tuvieron un duradero y profundo impacto distorsionador en la comprensión japonesa de la guerra» y que «en los meses posteriores al inicio del juicio de Tokio, los subordinados de mayor rango de MacArthur se esforzaron por atribuir a Hideki Tojo una responsabilidad sustancial por Pearl Harbor».

Shuichi Mizota, intérprete del almirante Yonai, declaró que Fellers se reunió con el almirante el 6 de marzo de 1946 y le dijo: «Sería más conveniente que la parte japonesa presentara pruebas de que el emperador es completamente inocente. Creo que el juicio inminente ofrece la mejor oportunidad para hacerlo. Sobre Tojo, en particular, debe recaer todo el peso de la responsabilidad en este juicio».

Para John Dower, otro historiador estadounidense, «la exitosa campaña para absolver al emperador de sus responsabilidades bélicas no tuvo límites. Hirohito no se limitó a presentarse como inocente de cualquier acto formal que pudiera haberle convertido en un criminal de guerra. Se le convirtió en una figura casi santa sin la más mínima responsabilidad moral por la guerra», «con el pleno apoyo del cuartel general de MacArthur, la fiscalía era como un equipo de defensores del emperador».

Reacciones en países que había sufrido la ocupación japonesa durante la guerra

Muchas personas de China, Taiwán y el Sudeste Asiático consideraban al emperador Hirohito como el autor intelectual de las atrocidades cometidas por el ejército japonés en la Segunda Guerra Sino-Japonesa y en la Segunda Guerra Mundial y protestaron contra las decisiones tomadas por las fuerzas de ocupación de no procesar al emperador Hirohito y a algunos de sus familiares.

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, se alzaron muchas voces en contra de los criterios de gestión de la responsabilidad imperial por los crímenes cometidos durante el periodo bélico e incluso hoy, a pesar de la muerte de Hirohito en 1989, siguen existiendo movimientos hostiles contra la familia imperial japonesa en muchas naciones asiáticas que fueron subyugadas por las fuerzas japonesas.

La declaración de la naturaleza humana de Hirohito

Hirohito fue el último emperador de Japón considerado oficialmente de origen o naturaleza divina. En enero de 1946, Hirohito comunicó por radio a la nación la Tenno no ningen sengen (Declaración de la naturaleza humana del emperador), en la que declaraba formalmente que no era de naturaleza divina, negando así la superioridad de los japoneses sobre otras naciones del mundo.

No está claro si su declaración fue espontánea o impuesta por las fuerzas de ocupación, que pretendían socavar las instituciones tradicionales y abolir la religión estatal, el sintoísmo.

Enfermedad, muerte y reacciones

La primera noticia sobre la salud de Hirohito la dio la Agencia de la Casa Imperial en septiembre de 1988, cuando se anunció que el Tenno había decidido no asistir a un acto público por problemas de salud. El heredero al trono, el príncipe Akihito, fue delegado para desempeñar las funciones imperiales en lugar de su padre (incluidas las de carácter religioso), pero aún no se convirtió en regente.

La noticia de la enfermedad del emperador fue inmediatamente difundida por todos los medios de comunicación japoneses y extranjeros. Miles de personas de todas las edades acudieron al palacio imperial para desear al emperador una pronta recuperación.

Los periódicos informaban continuamente sobre el estado físico de Hirohito y los informativos de televisión emitían regularmente boletines médicos, a menudo muy precisos y minuciosos.

Durante la estancia del Tenno en el hospital, se cancelaron en todo el país todos los eventos, festivales, espectáculos y ceremonias, incluso los de carácter privado, lo que provocó considerables problemas económicos. El gobierno trató de bajar el tono de los medios de comunicación, invitando a los japoneses, respetando al emperador, a seguir con su trabajo, porque eso es lo que él quería.

La noticia no tardó en llegar a las páginas de los periódicos extranjeros, que cubrieron la historia de cerca. Hubo incluso tensiones diplomáticas entre Japón y el Reino Unido, cuando la prensa sensacionalista británica, al día siguiente de anunciarse la enfermedad de Hirohito, se refirió al soberano como un «monstruo maligno» y le acusó de crímenes de guerra.

El emperador Hirohito murió el 7 de enero de 1989 a la edad de 87 años, poniendo fin a la era Showa, la más larga de la historia de Japón. Comenzaba entonces el reinado del emperador Akihito y la era Heisei. Sólo después del anuncio de su muerte, la agencia imperial dio a conocer la causa del fallecimiento del rey, que estableció que era un tumor glandular del aparato digestivo.

Para honrar la memoria del emperador, se celebraron funerales de estado en presencia de muchos jefes de estado y de gobierno, al mismo tiempo que ceremonias funerarias sintoístas. Entre los principales representantes de algunos países del mundo estuvieron presentes el rey emérito Juan Carlos I o el presidente estadounidense George Bush.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *