Hermann Fegelein

Hermann Georg Otto Hermann Fegelein (Ansbach, 30 de octubre de 1906 – Berlín, 29 de abril de 1945) fue un oficial alemán de las SS. Se le concedió la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro con Hoja de Roble y Espadas en reconocimiento a su extrema valentía y/o a su exitoso liderazgo militar.

En los años 20 y 30, Fegelein, un jinete dotado, participó en varios torneos ecuestres europeos.

El 1 de agosto de 1932, Fegelein se afilió al Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP) y a las Sturmabteilung (SA).

En las SA, fue asignado al Reiter-SA, que -tras el ascenso de las SS al poder sobre las SA en 1934- fue cambiado por el Reiter-SS. Dentro de las SS, Fegelein hizo rápidamente carrera y en 1937 se convirtió en director de la Escuela Suprema de Equitación de las SS.

En 1942, Fegelein se convirtió en SS-Oberführer (similar al general de brigada) y se unió a las Waffen-SS. En 1943, se convirtió en SS-Brigadeführer (general de brigada) y Generalmajor de las Waffen-SS.

Tras su matrimonio en junio de 1944 con Gretl Braun, la hermana menor de Eva Braun, fue ascendido a SS-Gruppenführer y a Generalleutnant de las Waffen-SS. También fue incorporado al personal de Heinrich Himmler, el líder de las SS. En esta función actuó como oficial de enlace de Himmler en Berlín (el propio Himmler se quedó en las afueras de Berlín).

Durante los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, permaneció en el Führerbunker clandestino con, entre otros, Adolf Hitler, Eva Braun, Joseph Goebbels y Martin Bormann. Sin embargo, el 29 de abril de 1945, Fegelein desapareció sin dejar rastro. Hitler había enviado a hombres de las SS a buscarlo.

Lo encontraron en su casa vestido de civil. Fue detenido y llevado al búnker. Es probable que Fegelein haya intentado huir. Su huida fue explicada por Hitler como parte del plan de Heinrich Himmler para lograr la paz con los aliados occidentales. Fegelein fue degradado a Schutze (soldado) y ese mismo día fue condenado a muerte por un “consejo de guerra” y ejecutado.

El destino de Hermann Fegelein

Sin embargo, los escritos históricos difieren sobre la certeza de la muerte de Fegelein. En Los últimos días de Hitler, el historiador Hugh Trevor Roper señala que “La situación real de la ejecución de Fegelein es uno de los pocos temas de este libro sobre los que no hay certeza absoluta”

El periodista James O’Donnell ha descubierto en su investigación que existen varias teorías sobre lo que le ocurrió exactamente a Fegelein. Muchas de las teorías se contradicen entre sí.

Existe incluso la teoría de que fue el propio Adolf Hitler quien disparó a Fegelein. Durante mucho tiempo predominó la teoría de que Fegelein fue ejecutado tras ser condenado por un tribunal. El Brigadeführer de las SS Wilhelm Mohnke, que presidió el tribunal, le dijo a O’Donnell (The Bunker, 1978) lo siguiente;

Adolf Hitler me había ordenado crear un tribunal que debía presidir yo mismo. Decidí que el acusado (Fegelein) tenía derecho a ser juzgado por un tribunal compuesto por altos cargos.

Los miembros eran los generales Wilhelm Burgdorf, Hans Krebs, Johann Rattenhuber y yo mismo. En ese momento teníamos la intención de celebrar un juicio. El tribunal tuvo lugar en una sala cercana a mi puesto de mando.

Nosotros, los jueces militares, tomamos asiento en la mesa con el manual alemán para los tribunales militares delante de nosotros. Cuando estábamos a punto de sentarnos, el acusado Fegelein empezó a comportarse de forma tan feroz que el juicio no pudo celebrarse.

Estaba muy borracho y sus ojos parecían extraños. Fegelein impugnó la validez del tribunal y siguió gritando que sólo era responsable ante Heinrich Himmler, y ante nadie más que él. Ni siquiera a Hitler.

Se negó a defenderse, temblando y agitándose mientras gritaba y maldecía constantemente. Incluso se sacó el pene de los pantalones y empezó a orinar en el suelo. La situación era imposible.

Por un lado, estaba claro —basado en las pruebas disponibles, incluida su propia declaración— que este triste oficial había desertado. Por otra parte, estaba claramente prescrito que ningún soldado alemán podía ser juzgado si no estaba lo suficientemente despejado de mente y cuerpo para poder escuchar las pruebas presentadas.

Volví a mirar el reglamento y lo consulté con los demás jueces. En nuestra opinión, Hermann Fegelein no estaba en condiciones de presentarse ante el tribunal, literalmente no podía ni siquiera mantenerse en pie. A continuación, cerré el procedimiento. Entregué a Fegelein al general de las SS Rattenhuber y a su servicio de seguridad. No he vuelto a ver a ese hombre.

Otras personas presentes en el búnker declararon que Wilhelm Mohnke mentía y que fue el propio Mohnke quien había asesinado a Fegelein y que con su declaración había intentado exonerarse.

La situación se complicó por el hecho de que Mohnke era el único miembro del supuesto tribunal que sobrevivió a la guerra. Hans Krebs y Wilhelm Burgdorf se suicidaron el 2 de mayo.

Aunque Johann Rattenhuber sobrevivió a la guerra —estuvo cautivo en el Ejército Rojo hasta los años 50—, murió poco después de su liberación y, por tanto, no pudo ser interrogado sobre Fegelein.

Aunque O’Donnell señala que nadie presenció realmente la ejecución de Fegelein (o si lo hicieron, se callaron), él y muchos otros historiadores concluyen que Fegelein fue víctima de la traición de su jefe, Himmler, así como de los rumores de que su amante había sido una espía.

Por tanto, Fegelein fue ejecutado por orden de Hitler sin haber comparecido ante un tribunal. Probablemente fue ahorcado por miembros de las SS en un sótano cercano. O’Donnell señaló además que Hitler había pospuesto su boda con Eva Braun hasta saber que Fegelein había sido asesinado. Esto fue para evitar que Hitler tuviera un traidor como cuñado.

Un superviviente del búnker dice que Eva Braun rogó a Hitler que perdonara a su cuñado. Otros dicen que no habló en absoluto por él.

Sin embargo, hay acuerdo en que Eva Braun, poco después de la detención de Fegelein, le dijo a Hitler que su hermana estaba embarazada de Fegelein y que, por lo tanto, Hitler consideró inicialmente la posibilidad de liberarlo sin castigo.

Hay desacuerdo en cuanto a si Braun trató de conseguir la liberación de Fegelein después de que Hitler lo hubiera condenado a muerte.

Es llamativo que los padres de Fegelein —que sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial— hayan afirmado haber recibido mensajes de una tercera persona en los que se decía que su hijo se había escondido después de la guerra.

En 2006, Rochus Misch concedió una entrevista sobre el caso Fegelein. Misch fue el último testigo que sobrevivió a los acontecimientos en el Führerbunker poco antes del final de la Segunda Guerra Mundial. Cuando se le preguntó qué pasó cuando se hizo evidente que Fegelein había salido del búnker sin permiso, dijo:

Fegelein no estaba en el búnker. Intenté llamarle a casa, pero no pude localizarle. Entonces entró en acción el Reichssicherheitskommando. Lo encontraron en su casa. Fegelein se preguntó con indiferencia qué hacía en el búnker.

Entonces el comando se fue de nuevo. Alguien me dijo que Fegelein tenía una mujer que lo visitaba cuando el comando vino a verlo. Habría sido un presentador de la radio alemana.

No sé si esto es cierto, pero es lo que he oído. En cuanto a lo demás que le ocurrió a Fegelein, sólo puedo decirte lo que la gente me contó al respecto. Cuando Bormann se enteró, gritó: “¡Ve allí, de inmediato, arréstalo! Más tarde fue interrogado por el general Krebs y el general Burgdorf.

No sé si había otras personas presentes en ese interrogatorio. En cualquier caso, Fegelein fue condenado a muerte por haber desertado. Personas del Reichssicherheitsdienst me dijeron que el Kriminalrat Hogl, miembro del Reichssicherheitsdienst, dio la orden de disparar a Fegelein.

Sucedió en alguna parte del búnker. El hombre de la RSD le disparó por la espalda. También me dijeron el nombre de la persona que le disparó, pero no voy a mencionar ese nombre.

Aunque Rochus Misch hizo una declaración que difería en detalles de otras declaraciones, también él parecía suponer que Hermann Fegelein había sido ejecutado. Sin embargo, Misch subrayó claramente que tenía esta información de oídas.

Aparte de las afirmaciones de los padres de Fegelein, todo indica que Hermann Fegelein murió el 29 de abril de 1945. Ninguno de los testigos del búnker ha sugerido lo contrario.

La esposa de Fegelein, que heredó valiosas joyas de Eva Braun, sobrevivió a la guerra y el 5 de mayo de 1945, seis días después de la muerte de su marido, dio a luz a una hija que recibió el nombre de su tía: Eva Barbara Fegelein. Eva Fegelein se suicidó en 1971.