Hans Frank

Hans Michael Frank nació en Karlsruhe, Baden-Württemberg, Alemania, como segundo de los tres hijos del abogado Karl Frank y su esposa Magdalena Buchmaier. Se alistó en el ejército alemán en 1917 y sirvió en la Primera Guerra Mundial.

Después de la Primera Guerra Mundial, fue miembro del movimiento paramilitar nacionalista Freikorps, y luego se unió al Partido Obrero Alemán, que finalmente se convirtió en el Partido Nazi, en 1919 como uno de los primeros miembros del partido. El 2 de abril de 1925, en Múnich (Baviera), se casó con la secretaria Brigitte Herbst, de 29 años, de Forst (Brandeburgo); la pareja tuvo cinco hijos.

En 1926, completó sus estudios y se convirtió en abogado, y ascendió a la función de asesor jurídico de Adolf Hitler. Fue elegido miembro del Reichstag en 1930, y en 1933 fue nombrado Ministro de Justicia de Baviera. También en ese año fue nombrado jefe de la Asociación de Juristas Nacional Socialistas y presidente de la Academia de Derecho Alemán.

Se opuso a las ejecuciones extrajudiciales, incluidas las cometidas por los campos de concentración, aunque su idea de una ejecución justa determinada judicialmente era retorcida, ya que su filosofía estaba profundamente arraigada en las ideologías racistas nazis que subrayan que los “elementos peligrosos” deben ser eliminados de Alemania para “salvaguardar el orden concreto de la comunidad racial”.

“La ideología nacionalsocialista, especialmente tal como se expresa en el programa del partido y en los discursos de nuestro líder, es la base para interpretar las fuentes legales”, dijo. Entre 1934 y 1939, fue ministro del Reichstag sin cartera.

En septiembre de 1939, Frank fue enviado a Polonia como administrador jefe civil de Gerd von Rundstedt. A partir del 26 de octubre de 1939, fue nombrado Gobernador General del Gobierno General sobre los territorios polacos ocupados que no habían sido incorporados a las fronteras de Alemania.

Se le otorgó el rango de Obergruppenführer de las SS para darle autoridad sobre las unidades de las SS en Polonia. En este papel, supervisó la segregación de los judíos y otros grupos étnicos en guetos, así como el establecimiento de programas de trabajos forzados.

En 1942, perdió influencia y autoridad política fuera de Polonia, en gran parte porque Hitler estaba molesto por sus luchas políticas internas con otro miembro de las SS, Friedrich Wilhelm Krüger.

Ese mismo año, después de que su matrimonio se volviera infeliz, pidió el divorcio. Brigitte era el miembro infiel del matrimonio, pero luchó mucho contra el divorcio para mantener su elevada posición social como esposa de Frank.

En enero de 1945, con las tropas rusas avanzando por las fronteras orientales de Polonia, Frank huyó del Gobierno General. Fue capturado por las tropas estadounidenses el 3 de mayo de 1945 en Tegernsee, cerca de Berchtesgaden, Baviera, Alemania.

Durante el cautiverio, intentó suicidarse dos veces; ambos intentos fracasaron. Frank fue acusado de crímenes de guerra y de crímenes contra la humanidad por el Tribunal Militar Internacional de Nuremberg, y fue juzgado entre el 20 de noviembre de 1945 y el 1 de octubre de 1946.

Durante los juicios, insistió en que no era consciente de que el Partido Nazi había llegado a realizar asesinatos en masa en los campos de concentración hasta principios de 1944, momento a partir del cual afirmó que se oponía a ello. Además, apoyó su argumento afirmando que, al enterarse de los asesinatos en masa, intentó dimitir en catorce ocasiones, pero Hitler las rechazó todas.

No obstante, admitió algunos de los cargos y dijo que, en caso de ser condenado a muerte, ésta estaría justificada. También cooperó con el proceso, entregando voluntariamente a los Aliados más de cuarenta volúmenes de sus diarios personales, a pesar de que algunas entradas contienen elementos que podrían ser, y fueron, utilizados en su contra.

A pesar de la admisión de culpabilidad, también señaló a los Aliados, en particular a los rusos, por haber cometido su parte de atrocidades en tiempos de guerra. Fue declarado culpable el 1 de octubre de 1946 y fue condenado a morir en la horca. Entre el 1 de octubre y el 16 de octubre, completó sus memorias.

El 16 de octubre, el periodista Howard K. Smith señaló que fue el único que entró en la cámara de ejecución con una sonrisa en la cara. Cuando se le pidió una última declaración, dijo: “Estoy agradecido por el trato amable durante mi cautiverio y pido a Dios que me acepte con misericordia”.