Han van Meegeren

Se dice que cuando Hermann Göring, uno de los nazis más infames, descubrió que su preciado cuadro, el Vermeer redescubierto por el que había pagado más de un millón y medio de florines, era falso, puso cara de “haber descubierto por primera vez que había maldad en el mundo”. ¿El cerebro de este engaño? Un falsificador holandés llamado Han van Meegeren.

Descrito por muchos como uno de los falsificadores más famosos de la historia del arte, van Meegeren falsificó principalmente obras del pintor holandés Vermeer, y ganó millones durante la Segunda Guerra Mundial al vender sus obras a codiciosos coleccionistas nazis.

Pero, ¿fue van Meegeren un héroe nacional por engañar a los nazis, o simplemente fue tan codicioso como ellos, buscando financiar su caro gusto por las drogas, las mujeres y el alcohol?

Primeros años

Nacido en el seno de una familia católica de Deventer, Henricus (apodado Han) van Meegeren se apasionó por el arte holandés del Siglo de Oro -y en particular por el de Vermeer- a una edad temprana.

Sus padres despreciaron su pasión, creyendo que nunca haría carrera con ella, por lo que van Meegeren fue enviado a estudiar arquitectura en Delft, aunque nunca se presentó a los exámenes finales.

Se casó con Anna de Voogt, una compañera de estudios de arte, en 1912, y la familia se trasladó a La Haya para que van Meegeren pudiera estudiar y enseñar en la Real Academia de Arte.

¿Una carrera legítima?

Van Meegeren trabajó legítimamente en el arte durante varios años, produciendo diseños comerciales, así como bocetos, dibujos y pinturas que eran populares en Holanda.

Viajó por Europa, ganando buen dinero con los encargos de retratos: muchos de sus mecenas reconocían la influencia de los maestros holandeses en su obra, pero los críticos empezaron a sugerir que su trabajo no era relevante en el mundo contemporáneo, que estaba lleno de cubismo de vanguardia, surrealismo y modernismo.

Su matrimonio con Anna se rompió en torno a 1923, principalmente a causa de sus numerosas infidelidades: mezclarse con la clientela adinerada de algunas de las ciudades más glamurosas de Europa había hecho que van Meegeren sintiera el gusto por la alta sociedad.

Fue también en ese momento cuando van Meegeren comenzó a realizar falsificaciones para complementar sus ingresos. Aparte de las ganancias económicas, parece que van Meegeren también quería demostrar que sus críticos estaban equivocados: también había sido acusado de mera imitación, mostrando poco genio artístico propio.

Las falsificaciones eran una forma de despreciar a quienes habían insinuado que la habilidad de la copia y la imitación era menor: parece que creía que si podía convencer a la gente de que su obra era de auténticos maestros holandeses, habría conseguido una victoria sobre sus críticos.

La falsificación perfecta

El éxito de la falsificación requiere investigación: van Meegeren tuvo que aprender sobre los pigmentos, para poder mezclar sus propias pinturas a partir de pigmentos como habrían hecho artistas como Vermeer, así como el tipo de pincel que se habría utilizado (de pelo de tejón, en el caso de Vermeer).

Trabajó en lienzos reutilizados del siglo XVII y experimentó con diversas técnicas para conseguir el acabado adecuado en sus obras: la pintura se agrieta con el tiempo, por lo que este agrietamiento tuvo que ser desarrollado artificialmente. Se cree que van Meegeren pasó 6 años desarrollando, practicando y perfeccionando su técnica.

En 1936, pintó una obra que llamó La Cena de Emaús , que hizo pasar por un cuadro de Johannes Vermeer no descubierto anteriormente. Vermeer está considerado como uno de los mejores pintores del Siglo de Oro holandés.

Fue “redescubierto” en la década de 1860, pero se le atribuyó una obra relativamente pequeña, lo que le convirtió en un artista relativamente bueno para los intentos de falsificación: los expertos y coleccionistas seguían creyendo que era muy posible que hubiera más obras de Vermeer por ahí. En consecuencia, los eruditos se apresuraron a hacer atribuciones con la esperanza de “rellenar las lagunas” de la carrera y la obra de Vermeer.

Tras pasar su obra para su “verificación”, van Meegeren consiguió su objetivo: el Dr. Abraham Bredius, historiador del arte, escribió un artículo en The Burlington Magazine, en el que declaraba que La cena de Emaús era “la obra maestra de Johannes Vermeer”. La pintura fue comprada por 520.000 florines (unos 4,5 millones de euros actuales) por la Sociedad Rembrandt y donada al Museo Boijmans Van Beuningen de Rotterdam.

Van Meegeren se trasladó a Niza y compró una casa de 12 habitaciones con el producto de la venta: vivió allí cerca de un año, continuando con la experimentación de técnicas para mejorar su capacidad de forja. Regresó a Holanda en 1939, instalándose en un pequeño pueblo llamado Laren.

Herman Göring se interesa por él

A pesar del estallido de la guerra, van Meegeren había seguido obteniendo pingües beneficios con las falsificaciones: la guerra significaba que había muchos menos Vermeers a mano para comparar las falsificaciones y los cuadros legítimos uno al lado del otro, y la procedencia pasó a ser mucho menos importante.

En diciembre de 1943, van Meegeren y su segunda esposa se trasladaron a Ámsterdam, donde llevaron una vida de lujo en la ciudad devastada por la guerra.

Aunque es posible que el propio van Meegeren no fuera nazi, sin duda tenía simpatías fascistas y colaboró con el régimen para obtener beneficios.

Un año antes, otra falsificación de Vermeer, titulada Cristo con la adúltera , había sido vendida a un marchante de arte nazi, Alois Miedl, quien a su vez la vendió al Reichsmarschall Hermann Göring.

El cuadro se convirtió en una de las posesiones más preciadas de Göring, sobre todo por el precio que pagó por él: se calcula que la compra de Cristo con la Adultera por parte de Göring puede haber sido lo máximo que se pagó por una obra de arte en cualquier parte del mundo en aquel momento.

El cuadro fue encontrado en una mina de sal austriaca por un miembro de los llamados “Monuments Men” en mayo de 1945, y no tardó en rastrearse la obra hasta Van Meegeren.

¿Colaborador, defraudador o héroe?

Van Meegeren fue detenido por los aliados, que le acusaron de saquear bienes culturales holandeses y de colaborar con los nazis, delitos que técnicamente conllevaban la pena de muerte.

Había llevado una vida de lujo —en 1946 se jactaba de poseer 57 propiedades— mientras sus conciudadanos comían cuero hervido y gachas. Era, en definitiva, un falsificador y un fraude: un hecho que consiguió hacer valer en su beneficio.

Se declaró culpable de haber falsificado el cuadro, pero afirmó que no sabía que acabaría en manos de los nazis. Hizo girar la verdad para que pareciera que se había esforzado por burlar a los nazis, mostrando su falta de comprensión cultural y presentándose como una especie de figura de héroe “hombre del pueblo”.

Sorprendentemente, los tribunales fueron comprensivos. Van Meegeren sólo recibió una condena de un año por falsificación: en el juicio se realizaron pruebas de laboratorios químicos sobre la pigmentación y los compuestos químicos que demostraron que gran parte de lo que utilizó no habría estado al alcance de los pintores del siglo XVII. De forma un tanto conmovedora, murió un día después de cumplir su condena en prisión tras sufrir un ataque al corazón.

Legado

Van Meegeren sigue siendo un falsificador de categoría legendaria: su obra se encontró en importantes colecciones de arte de todo el mundo occidental, y muchos de los cuadros tardaron años en ser reconocidos como falsos.

Muchas de ellas se exponen ahora como obras por derecho propio; el análisis de cómo exactamente su estilo engañó a los expertos es un tema interesante y pone de relieve los estilos, temas y técnicas utilizados por los artistas holandeses del Siglo de Oro.

En última instancia, la mayor falsificación de van Meegeren fue la historia que contó sobre sí mismo. Los historiadores han sugerido que su principal motivo siempre fue el dinero, y que las falsificaciones eran cada vez más un medio para conseguir un fin, una forma de mantener su fastuoso estilo de vida.

Los holandeses querían creer que tenía la noble intención de querer engañar y embaucar a los nazis, pero la realidad era mucho menos virtuosa y más egoísta. Van Meegeren no sólo era un maestro de la falsificación, sino también un maestro en la elaboración de historias.