Giorgio Almirante

El líder político de extrema derecha que fue colaborador nazi durante la guerra y al que el ayuntamiento de Verona quiere dedicar una calle.

Hace unas semanas, el ayuntamiento de Verona decidió dar a una calle el nombre del líder histórico de la derecha radical italiana, Giorgio Almirante, fallecido en 1988, antiguo dirigente del régimen fascista y colaborador de los nazis, que tras la guerra se convirtió en el fundador del Movimento Sociale Italiano (MSI).

Ya hay varias calles y plazas Almirante en Italia, pero la noticia causó especial controversia porque el mismo ayuntamiento de Verona votó unos días después a favor de conceder la ciudadanía honoraria a la senadora vitalicia Liliana Segre, superviviente de un campo de exterminio nazi. Segre dijo que las dos opciones de la ciudad de Verona eran incompatibles. ‘La ciudad de Verona, democráticamente, hace una elección y decide lo que quiere, pero no puede hacer dos elecciones que sean antitéticas entre sí’, escribió Segre.

El debate sobre Almirante se ha prolongado durante décadas, en parte por su larguísima carrera política – fue diputado durante cuarenta años, desde 1948 hasta su muerte – pero sobre todo por su extremadamente controvertida historia personal.

Durante el régimen fascista, Almirante fue un importante dirigente del partido y autor de artículos racistas y antisemitas; después de la guerra, nunca renegó de su fe fascista, su hostilidad hacia la democracia y su admiración por Benito Mussolini.

Nacido en Salsomaggiore, en la provincia de Parma, en 1914, Almirante se convirtió en un fascista convencido desde muy joven. Empezó a trabajar como periodista y fue uno de los principales redactores de La difesa della Razza, el periódico que empezó a publicarse en 1938 y que, junto con la aprobación de las llamadas “leyes raciales”, marcó el giro antisemita y racista definitivo del régimen fascista.

Uno de sus artículos más citados se publicó el 5 de mayo de 1942. “El racismo tiene que ser comida de todos y para todos”, escribió Almirante, “de lo contrario acabaremos jugando al juego de los mestizos y los judíos”. Para Almirante, “sólo hay un atestado con el que imponer el altar al mestizaje y al judaísmo: el atestado de sangre”.

Cuando cayó el régimen fascista en 1943, Almirante se unió a la República de Salò, el régimen títere que los nazis establecieron en el norte de Italia. Gracias a sus credenciales como periodista leal al régimen, fue nombrado jefe de gabinete del Ministerio de Cultura Popular.

En ese momento, Almirante firmó un manifiesto distribuido en la provincia de Grosseto en el que ordenaba a los rezagados del ejército italiano (que tras el armisticio del 8 de septiembre se encontraban en un estado de gran confusión) que se rindieran y entregaran sus armas a la milicia fascista o al ejército alemán, so pena de ser fusilados.

Cuando el documento fue publicado por el diario del Partido Comunista L’Unità en 1971, se desencadenó una larguísima batalla legal. Almirante demandó a los periodistas que habían publicado el manifiesto, acusándoles de falsificar un documento, y durante siete años L’Unità, Il Manifesto y el líder neofascista se enfrentaron en los tribunales.

Al final, los procedimientos demostraron que el manifiesto era auténtico y que realmente había sido elaborado por Almirante como jefe de gabinete del Ministerio de Cultura Popular. Sin embargo, Almirante siempre rechazó la etiqueta de “tirador” que le habían atribuido los periodistas de izquierdas, afirmando que nunca había llevado a cabo ni ordenado ningún acto de violencia.

Tras la guerra, Almirante se convirtió en uno de los fundadores y luego secretario del MSI, el partido neofascista italiano más importante, que dirigió hasta su muerte (fue el partido del que más tarde nació Alleanza Nazionale). Durante su larguísima carrera política, nunca negó su pasada pertenencia al régimen ni su fe fascista.

“La palabra fascista está escrita en mi frente”, dijo en una entrevista. Siempre se mostró crítico con la democracia (“Democrática”, dijo en otra ocasión, “es un adjetivo que no me convence”) y, tras el golpe militar en Chile en 1973, en un discurso ante la Cámara de Diputados deseó que algo similar pudiera ocurrir en Italia. Era un anticomunista feroz y nunca ocultó que pensaba que una dictadura militar sería mejor que una victoria en las elecciones.

El único aspecto de su carrera anterior en el que dio marcha atrás fue su apoyo al racismo y al antisemitismo. A lo largo de su carrera política, su trabajo sobre La difesa della razza se le echó en cara, pero en casi todas las ocasiones Almirante se distanció de lo que había escrito a finales de los años treinta y principios de los cuarenta. En un foro electoral en 1967, por ejemplo, Almirante dijo que no tenía “ninguna dificultad” en rechazar el racismo y que, igualmente, no tenía “ninguna dificultad” en incluir el Diario de Ana Frank en la biblioteca de su partido.

Por estas posiciones que consideraba demasiado blandas, Almirante fue criticado, entre otros, por el filósofo y extremista Julius Evola. Pero a pesar de ser percibido como un “revisionista” por los derechistas más extremistas y racistas, Almirante nunca llegó a condenar al régimen fascista por las leyes raciales y la persecución de los judíos y siempre mantuvo que las acciones que se llevaron a cabo entonces eran comprensibles y justificables a la luz del contexto histórico de la época (la condena sólo llegó quince años después de su muerte, cuando su sucesor, Gianfranco Fini, calificó al fascismo de “mal absoluto”).

Almirante acompañó estas actitudes aparentemente moderadas con un comportamiento sobrio y responsable en su actividad política, una táctica que llegó a denominarse “fascismo de doble pechera” para indicar cómo la ideología violenta y radical del fascismo adquiría en Almirante rasgos respetables y aceptables en el debate público de la época.

Entre otros episodios, el más famoso fue probablemente su visita a la cámara funeraria del secretario del PCI, Enrico Berlinguer (visita que fue correspondida por los dirigentes comunistas cuando el cuerpo de Almirante fue expuesto tras su muerte en 1988). A pesar de estas actitudes conciliadoras, Almirante y su partido fueron acusados a menudo de ofrecer colaboración y cobertura a la derecha extraparlamentaria, responsable de la violencia, los asesinatos y los atentados.

Un episodio famoso es el de los enfrentamientos de Valle Giulia, en Roma, en 1968, en los que Almirante (retratado en una famosa foto con jóvenes neofascistas armados con palos) participó y, según muchos testimonios, dirigió un ataque contra la ocupación de la universidad por estudiantes de izquierdas.

Según sus defensores, la estrategia de Almirante condujo a la “constitucionalización” de la extrema derecha, impidiendo que millones de votos y miles de militantes apoyaran a partidos y movimientos aún más extremistas.

Para los críticos, en cambio, Almirante sólo había enmascarado los aspectos externos de una ideología violenta y antidemocrática que, también gracias a él, nunca se ha erradicado del todo del debate público italiano, amparando a menudo directamente las opciones y los actos violentos de los movimientos neofascistas.

En los últimos años, y sobre todo tras su muerte en 1988, el papel de Almirante ha sido absorbido en muchos aspectos por la historia de la Italia democrática, como suele ocurrir con las figuras del pasado. Políticos de todas las tendencias, incluido el Presidente de la República, Giorgio Napolitano, han participado en conmemoraciones de su figura y han elogiado su actividad política.