Georgy Zhukov

Nacido en el pueblo de Strelkovka, a sesenta millas al suroeste de Moscú, Rusia, hijo de un zapatero, Georgy Konstantinovich Zhukov era miembro de una familia pobre. En su adolescencia fue aprendiz de peletero de su tío antes de ser reclutado por la Caballería Imperial Rusa.

Durante la Primera Guerra Mundial, el sargento Georgy Zhukov fue condecorado dos veces con la Cruz de San Jorge por su valentía. Durante la Revolución Bolchevique de 1917, dirigió la caballería del Ejército Rojo.

En marzo de 1919, se unió oficialmente al Partido Comunista y se adoctrinó profundamente en los ideales comunistas. Incluso durante su amistad con Dwight Eisenhower, inmediatamente después del final de la Segunda Guerra Mundial, Eisenhower observó su sincera devoción por los ideales marxistas durante sus discusiones filosóficas.

La rapidez de reacción de Zhukov en el campo de batalla hizo que se fijara en él Iósif Stalin, entonces miembro del Consejo Revolucionario. En las décadas de 1920 y 1930, se le asignaron regularmente funciones codiciadas en el Ejército Rojo, como la de ser uno de los primeros comandantes de tanques de la Unión Soviética.

Durante el conflicto con Japón, el fornido Zhukov, con el pelo muy cortado, dirigió una unidad mixta rusa y mongola en una exitosa defensa contra las tropas japonesas en Khalkin Gol en julio y agosto de 1939.

En las regiones de Mongolia y Manchuria, las unidades de Zhukov infligieron importantes bajas a los japoneses, deteniendo el avance japonés, y podrían haber contribuido al cambio fundamental de filosofía de Japón, que se expandió por el Pacífico en lugar de adentrarse en Asia continental. Al final de la guerra con Japón, Zhukov fue ascendido al rango de general, al mando del Distrito Militar de Kiev.

Zhukov conoció a Stalin en enero de 1941 tras un ejercicio de juego de guerra, en el que ganó una batalla simulada que no debía ganar. La capacidad de liderazgo de Zhukov y su popularidad entre los soldados comunes hicieron que Stalin se sintiera incómodo con él.

Sin embargo, Zhukov mantuvo su rango debido a sus impresionantes habilidades. Era uno de los pocos hombres que podían opinar en contra del primer ministro soviético y vivir para contarlo. Zhukov era un líder decisivo que se tomaba el tiempo necesario para estudiar los detalles de la batalla y era el tipo de líder que exigía una lealtad absoluta e incuestionable a sus tropas.

También era conocido por ser un comandante absolutamente despiadado cuando lo necesitaba; por ejemplo, no se lo pensó dos veces cuando envió a batallones penales enteros a marchar por un campo de minas como método para eliminar las minas enemigas.

Asimismo, era conocido por haber lanzado una vez paracaidistas desde baja altura sin paracaídas en un campo nevado, racionalizando que un número suficiente de ellos debería sobrevivir a la caída para causar una amenaza tras las líneas enemigas.

Después de dirigir unidades en la exitosa defensa de Moscú, Zhukov quiso lanzar una contraofensiva, pero Stalin anuló su recomendación. No tendría su oportunidad de asaltar y derrotar con éxito a los alemanes hasta el invierno de 1942-43, en el que una serie de batallas dieron como resultado la primera rendición de un mariscal de campo alemán.

En el verano de 1943, derrotó a los alemanes en una batalla de tanques en Kursk. Más tarde, Zhukov dirigió una exitosa campaña que llevó a las tropas soviéticas a adentrarse en Alemania y a capturar Berlín. Junto con el mariscal de campo Ivan Koniev, aceptó la rendición alemana en nombre de los soviéticos el 9 de mayo de 1945, dos días después de que Alemania se rindiera a los Aliados occidentales.

Durante toda la guerra, Zhukov mantuvo una novia (en ruso: pokhodno-polevaya zhena, o PPZh, “esposa de campaña”), Lidia Zakharova. Le concedió a ella, oficial subalterna del Ejército Rojo, muchas medallas y honores.

Zhukov permaneció en Berlín después de la guerra como líder de las fuerzas de ocupación soviéticas. Se hizo amigo de Eisenhower y recibió del gobierno estadounidense el grado de Comandante en Jefe de la Legión del Mérito por sus contribuciones contra las fuerzas alemanas.

“El mariscal Zhukov me pareció un individuo afable y con aspecto de soldado”, dijo Eisenhower, que tenía el máximo respeto por Zhukov como soldado.

“Un día seguro que habrá otra orden de la Unión Soviética. Será la Orden de Zhukov, y esa orden será apreciada por todo hombre que admire el valor, la visión, la fortaleza y la determinación en un soldado”.

Su amistad creció durante el resto de 1945, cuando Zhukov invitó a representantes estadounidenses, incluidos Eisenhower y su hijo John, a visitar varios lugares de Rusia, incluido el museo del Kremlin.

En noviembre de 1945, las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética se enfriaron, y Zhukov rechazó la invitación de Eisenhower para que visitara Estados Unidos, ya que el gobierno soviético volvió a su estado de desconfianza hacia Occidente.

Muy pronto, Stalin se cansó de la popularidad de Zhukov y lo exilió a un distrito militar menor. Era “el general favorito de Stalin, y también la materia de la que se componían sus pesadillas”, dijeron los historiadores Anthony Read y David Fisher.

Sin embargo, Zhukov regresó brevemente a un puesto importante tras la muerte de Stalin en 1953, pero su carrera volvió a chocar con un muro durante el reinado de Nikita Jruschov. Jruschov le acusó de deslealtad y le puso prácticamente bajo arresto domiciliario en Moscú.

Zhukov pasó sus últimos años escribiendo sus experiencias en la Segunda Guerra Mundial y la posguerra, pero muchos de sus escritos fueron censurados por el gobierno soviético. Falleció el 18 de junio de 1974 a la edad de 78 años.