Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Frank Capra

Frank Russell Capra, nacido Francesco Rosario Capra (Bisacquino, 18 de mayo de 1897 – La Quinta, 3 de septiembre de 1991), fue un director de cine, guionista y productor estadounidense nacionalizado italiano. Tuvo un papel importante en la Segunda Guerra Mundial.

Fue uno de los directores más importantes de la época dorada de Hollywood, entre los años 30 y 40, autor de algunas películas memorables, comedias y apologías morales, caracterizadas por un gran optimismo, capaces de entretener y al mismo tiempo conmover al público.

Ejemplo perfecto del hombre hecho a sí mismo, un humilde emigrante que se convirtió en una celebridad internacional, “una inspiración para los que creen en el sueño americano” (John Ford), fue el mayor cantor del American way of life, pero también un creador de mitos, porque con sus películas no sólo interpretó y representó el espíritu de la época, sino que contribuyó decisivamente a producir y dar forma a una mitología social, a un imaginario colectivo popular: en este sentido, el artista del siglo XX más cercano a él es Walt Disney.

Entre sus inimitables comedias se encuentran la “en la carretera” Sucedió una noche (1934), la “trilogía social” El secreto de vivir (1936), Caballero sin espada (1939), Juan Nadie (1941), Vive como quieras (1938) y Qué bello es vivir (1946), el “cuento de Navidad por excelencia”.

Biografía

Inicios

De todas las películas que hizo, la historia más hermosa es la de su vida. Lleno de altibajos, subiendo y bajando como una montaña rusa. Una vida increíble. Sólo podría ocurrir en Estados Unidos(James Stewart en 1982, en la velada en honor a Frank Capra organizada por el American Film Institute)

Capra nació en Bisacquino, en la provincia de Palermo, el 18 de mayo de 1897, el último de los siete hijos de Salvatore Capra, vendedor de fruta, y Rosaria “Serah” Nicolosi. A los cinco años, emigró con su familia a Estados Unidos, instalándose en el ”West Side” de la ciudad de Los Ángeles (en California), entonces una especie de gueto italiano según el propio Capra, y ahora parte del barrio chino local.

Debido a las precarias condiciones económicas de su familia, el futuro director se vio obligado a trabajar como “strillone” (muchachos que, acechando en las esquinas, vendían periódicos a los transeúntes) en las calles de su barrio desde los diez años.

Sin embargo, al terminar el instituto, en lugar de ponerse a trabajar como hubieran querido sus padres, optó por continuar sus estudios, y consiguió entrar en la facultad de ingeniería química del Instituto Throop (el futuro Instituto Tecnológico de California), mientras se mantenía con numerosos trabajos esporádicos en el mismo instituto (como lavar la ropa del campus, servir mesas en la cafetería y limpiar el equipo científico), graduándose finalmente en la primavera de 1918..

Casi inmediatamente después, fue reclutado por el ejército estadounidense, donde tuvo el rango de segundo teniente tras superar el entrenamiento del Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de la Reserva (ROTC), pero fue dado de baja por motivos de salud (había contraído la gripe española) en 1920.

Cuando regresó a casa, a pesar de tener estudios superiores, era el único de su familia que no encontraba un trabajo estable; su padre había muerto en un accidente de trabajo sólo el año anterior a su permiso y, al habérsele diagnosticado apendicitis, se encontró postrado en la cama, para su frustración, tanto por la enfermedad (frecuente en muchos países del mundo en aquella época) como por el periodo de hospitalización obligatoria debido a la operación.

Tras recuperarse por completo, decidió trasladarse a San Francisco en busca de mejores ofertas de trabajo, pero sólo consiguió trabajos precarios y mal pagados (como peón a destajo, extra, jugador de póker ambulante, vendedor de libros a domicilio, etc.), viéndose obligado a dormir en varias posadas y hoteles de baja categoría de la ciudad, ya que no podía permitirse un alojamiento propio.

1922-1926: el aprendizaje de un oficio

Su encuentro con el cine fue más bien fortuito, teniendo en cuenta todo esto. En 1922, tras una limitada experiencia como ayudante de dirección no acreditado en varias pequeñas producciones locales, se propuso como director a Walter Montague, productor de los Estudios Fireside, para dirigir el cortometraje Fultah Fisher’s Boarding House.

Durante los años siguientes, Capra fue unhombre de costumbres en el plató, trabajando en una gran variedad de empleos (empleado del laboratorio de revelado e impresión, editor, hombre de atrezzo, etc.), hasta que se convirtió en bromista, y más tarde guionista, de la serie de comedia Simpatiche canaglie(Nuestras pandillas), producida por Hal Roach.

Comenzó su formación como director a las órdenes de Mack Sennett, en Keystone, y luego trabajó en la First National con el cómico Harry Langdon. Langdon pretendía en cambio evolucionar hacia una comedia anárquica en la línea de W.C. Fields y, convencido de que podía competir al mismo nivel que los ya consagrados Chaplin y Keaton, pensó que podía prescindir de Capra y dirigirse a sí mismo. En realidad, para él ya se había alcanzado la cima de su carrera y sólo le esperaban los fracasos y el declive.

1927-1928: La llegada a Columbia y las películas de serie B

Tras rodar una última película para la First National, Por amor a Mike (1927), Capra aterrizó en la Columbia y fue una pareja perfecta, destinada a dejar su huella en la historia del cine.

Ambas partes obtuvieron la máxima satisfacción: Columbia, en busca de afirmación en un mercado dominado por las “Cinco Grandes” (MGM, Warner Bros, Paramount, 20th Century Fox, RKO), concedió a Capra, en busca de legitimidad profesional, una autonomía imposible de obtener en una de las majors.

Consiguió una serie de películas que costaron poco, con la única excepción de la exótica Horizonte perdido (1937), con un presupuesto de más de 2 millones de dólares, que rindió mucho y fue uno de los mayores éxitos cinematográficos de los años 30; Capra pudo alcanzar la plena madurez como director y luego lograr la fama y la consagración definitiva, representada por tres premios de la Academia al mejor director en cinco años (1935, 1937, 1939).

Sin embargo, antes de llegar a ese punto, Capra recorrió su cursus honorum de Hollywood, etapa por etapa. Después de las comedias en serie, llegó el turno de las películas de serie b (en el sentido de producción, no en el cualitativo).

Entre 1927 y 1928 rodó hasta siete películas (desde Aquella cosa cierta hasta El poder de la prensa), a un ritmo muy rápido (seis semanas para cada película: dos para escribirla, dos para rodarla y dos para editarla), adquiriendo así el hábito de respetar absolutamente el tiempo y el presupuesto disponibles:

Trabajar con poco, y la relación con la gente, me hizo crecer. Si lo tienes todo, es fácil. Pero si tienes poco, es una lección de vida. Ninguna de mis películas superó su presupuesto. Porque estaba acostumbrado a poco.

Rodó una trilogía de aventuras centradas en el progreso tecnológico, Hembras del mar (1928), Diablos voladores (1929) y Dirigible (1931), tres variaciones sobre el mismo tema (una amistad masculina puesta en crisis por el elemento femenino, un acontecimiento catastrófico vinculado cada vez a un medio de la modernidad), con la misma pareja de personajes e intérpretes (el joven Ralph Graves y el maduro Jack Holt).

El primer experimento con el sonido fue el híbrido La nueva generación (1929), una saga familiar ambientada en el Lower East Side de Nueva York, con algunas partes mudas, otras con sonido en directo o post-sonido, mientras que la primera película sonora en toda regla fue la modesta historia de detectives El asunto Donovan (1929).

Madurez

Barbara Stanwyck y la entrada en el gran cine

La fase de transición hacia la madurez está representada por las películas protagonizadas por Barbara Stanwyck, la primera verdadera estrella del cine de Capra: Femmine di lusso (1930), La donna del miracolo (1931), Proibito (1932), presentada con éxito en la primera edición del Festival de Venecia, así como la exótica L’amaro tè del generale Yen (1933), un fracaso comercial pero también uno de los títulos más sentidos del director.

Las dos últimas son estilísticamente muy diferentes de las posteriores y más conocidas de Capra, ya que sufren la competencia de Stanwyck con Marlene Dietrich y la imitación del estilo de Josef von Sternberg (especialmente Venus rubia y El expreso de Shanghai). A este periodo también pertenece La mujer de platino (1931), una comedia que consagró a la sexy bomba Jean Harlow como una actriz brillante.

Los años treinta y la consagración

Tras las aclamadas La locura de la metrópoli (1932) y Dama por un día (1933), esta última le valió su primera nominación al Oscar como mejor director, 1934 marcó el punto de inflexión en su carrera: Sucedió una noche.

Fue uno de los prototipos de la screwball comedy, resultó ser un éxito extraordinario e inesperado, la primera película en ganar los cinco principales Oscar (mejor película, mejor director, mejor guión, mejor actor y mejor actriz) y le convirtió en uno de los directores más importantes de Hollywood.

Fue el comienzo de una época dorada para Capra, que en sus películas consiguió retratar como nadie aquella complicada década caracterizada por la Gran Crisis, pero también por el New Deal de Franklin D. Roosevelt.

El New Deal de Roosevelt, vivido por el pueblo con desesperación pero también con esperanza, entre conflictos y solidaridad, consiguió llegar al corazón del público.

Las cinco películas realizadas entre 1936 y 1941, desde La felicidad ha llegado hasta Juan Nadie, recibieron un total de treinta y una nominaciones y seis Oscar, y fueron éxitos comerciales regulares: El señor Smith va a Washington (1939), por ejemplo, fue la segunda película más taquillera del año en Estados Unidos.

La destacada posición que alcanzó en la industria cinematográfica estadounidense también queda atestiguada por el reconocimiento que obtuvo en las asociaciones del sector: fue presidente de la Academia Cinematográfica de 1935 a 1939, y presidente del Gremio de Directores de Cine de 1939 a 1941.

En esta segunda capacidad, lideró las demandas de los directores para que se reconozca su papel central en el proceso de producción. En una carta abierta al New York Times, escribió que “el 90% [de los directores] no tienen voz ni en el tema ni en la edición” y que sólo media docena tienen verdadera autonomía.

La amenaza de huelga de los directores sólo consiguió sancionar de manera informal la existencia de un grupo de directores-productores “privilegiados” limitado a una treintena de nombres ilustres (DeMille, Lubitsch, Vidor, Ford, Hawks, Cukor, etc.).

A principios de la nueva década, la “pequeña” Columbia ya no parecía estar a la altura de las ambiciones de Capra, quien, a partir de John Doe, experimentó con la producción independiente: junto con Robert Riskin, su guionista de confianza, fundó Frank Capra Productions y firmó un acuerdo de distribución de películas con Warner Bros.

La Segunda Guerra Mundial y la serie Por qué luchamos

Los años de la Segunda Guerra Mundial marcaron una clara ruptura en la carrera de Capra, con el único interludio de Arsénico por compasión; (1944), basada en una obra de teatro de Joseph Kesselring, una obra de artesanía, no muy propia de Capra.

Entre 1942 y 1945, se alistó en el ejército estadounidense, por invitación del Jefe del Estado Mayor, el general George C. Marshall, para coordinar la propaganda de guerra a través del cine.

En nombre del Departamento de Defensa, supervisó la producción de la popular serie de documentales Why We Fight (Por qué luchamos), destinada principalmente a informar a los jóvenes reclutas sobre las causas de la guerra en la que estaban llamados a participar:

[…] pensé que mi trabajo era mostrar a nuestros chicos las razones de nuestra guerra. Aquellos chicos tenían 18 años y no sabían nada de las cosas de la guerra. No eran soldados, no tenían disciplina militar. Eran los peores soldados del mundo cuando estalló la guerra. Pero en dos años fueron los mejores del mundo. Y hay una razón para ello: tenían una mente abierta. […] Eso fue lo primero que hicieron, ver mis películas. Y cuando los vieron, supieron qué hacer, porque estaban luchando. Comprendieron que no era un juego. Era real.

Aunque se trata principalmente de un montaje de material de archivo, el primer episodio de la serie, Preludio de la guerra, ganó el Oscar al mejor documental en 1943, empatado con otros tres trabajos similares, entre ellos La batalla de Midway, de John Ford.

Posguerra, televisión y decadencia

En el cambiante mundo de la posguerra, Capra parecía demasiado apegado a un estilo anticuado. La menguante vena creativa y las dificultades de la independencia productiva, en un sistema hostil a tales experiencias, contribuyeron a su declive profesional.

Liberty Films, fundada en 1945 junto con el antiguo productor jefe de Columbia, Samuel J. Briskin, y sus compañeros directores William Wyler y George Stevens, tuvo una vida muy corta. Ya en 1947 fue vendida a Paramount Pictures debido al fracaso de la película Qué bello es vivir (1946) que, junto con la posterior El estado de la Unión (1948), representa una especie de testamento espiritual para Capra.

Después, mientras en el cine se limitaba a una cansina re-presentación de sí mismo (es uno de esos casos más singulares que raros de un director que hace remakes de sus propias películas, como La alegría de vivir, de 1950, a partir de Estrictamente confidencial, de 1934, y Ángeles con pistola, de 1961, a partir de Señora por un día, de 1933), fue uno de los primeros grandes de Hollywood en experimentar con la televisión.

Entre 1956 y 1958, realizó una serie de documentales educativos científicos para la Bell System(Nuestro Sr. Sol, Hemo el Magnífico, El Extraño Caso de los Rayos Cósmicos, La Diosa Desencadenada).

Fue precisamente el nuevo medio el que “mató” al cine de Capra, absorbiendo sus temas y códigos narrativos, sustituyéndolo y superándolo como nuevo productor principal de un imaginario colectivo.

Por ello, el director decidió despedirse y poner fin prematuramente a su carrera cinematográfica a principios de los sesenta años, todavía en la cima de su vitalidad. Pasó el resto de su vida en el buen retiro californiano de La Quinta, limitándose a dar conferencias en escuelas y festivales de cine.

Proyectos inacabados

En 1934, Capra debía dirigir para la MGM Soviética, con Clark Gable y Joan Crawford como protagonistas, la historia de un ingeniero estadounidense llamado a Rusia para construir una presa, que se enamora de una mujer muy ideológica.

Si esta película se quedó sin realizar, en otros casos fueron otros directores los que tomaron el relevo: William Wyler dirigió Vacaciones en Roma (1953) y La ley del Señor (1957), Franklin J. Schaffner El amargo sabor del poder (1964), Henry Hathaway El circo y su gran aventura (1964), John Sturges Abandonado en el espacio (1969). A principios de los años 50, se declaró dispuesto a dirigir Don Camilo, que en su lugar dirigió Julien Duvivier.

El ingeniero con la cámara

En la relación de Capra con el cine, su formación técnica, más que intelectual, es decisiva.

Es plenamente consciente de que las películas son el resultado de un trabajo colectivo, en el que la contribución de todos los colaboradores es decisiva, y no pretende ser un artista, sino hacer productos de buena factura, bien hechos, pero todavía “mercancía” (de la industria emergente del siglo, la de la imagen).

El nombre sobre el título

En la cúspide de su éxito, a mediados de la década de 1930, Frank Capra fue el primer director que pudo presumir de tener “el nombre por encima del título” (un privilegio concedido anteriormente sólo a dos “padres fundadores” del arte cinematográfico, D.W. Griffith y Cecil B. DeMille, y de forma totalmente episódica) y cuya fama podía garantizar el éxito comercial tanto como una estrella (la Columbia, al carecer de actores de primera fila, estaba bien dispuesta a convertir a su director principal en la primera estrella tras la cámara).

No se trataba de una afirmación de “autoría”, sino de una reivindicación de la autonomía de gestión, del control total del proceso de producción (desde el tema hasta el montaje) y del papel de gestor último, si no único, de la película. Fue una conquista especialmente sentida, y no es casualidad que en 1971 utilizara esta misma expresión como título de su autobiografía.

Aceptó las reglas del sistema de estudios, pero rechazó las majors, porque sólo la “pequeña” Columbia le permitía satisfacer sus necesidades y cuando incluso allí ya no era posible expresar sus ambiciones lo mejor posible, porque eran contrarias a las reglas de la industria, experimentó, incluso dentro del mercado, con diferentes métodos de producción: John Doe Arrives fue producida de forma independiente y luego distribuida por la Warner.

Después de la Segunda Guerra Mundial fundó Liberty Films, con la que produjo su última gran película, Qué bello es vivir, pero fue una experiencia desafortunada y de corta duración. Aunque era intolerante con el sistema, nunca fue transgresor, sino que una vez que llegó a la cima de la profesión intentó cambiarlo, desde dentro.

Estilo y técnica

Si el nombre sobre el título le confiere una reconocibilidad sin precedentes, no se puede decir lo mismo del estilo, que carece de elementos identificativos: Capra lo centra todo en la acción, no tiene toques de autor, ni de Lubitsch.

Pero esto no es necesariamente un defecto, al contrario, es la elección deliberada de hacerse invisible, de adoptar la máxima sobriedad en el uso de la técnica fílmica, de atenerse a los códigos narrativos y expresivos de los géneros que fue abordando, haciendo prevalecer la búsqueda de la realidad sobre la de la belleza.

El montaje es invisible, basado sólo en las conexiones de movimiento y diálogo, los chistes son ajustados, los planos muestran todos algo sin digresiones, el flujo de la acción y el diálogo es apasionante y límpido.

Hay varios trucos simbólicos de ingenio, como la manta extendida entre los protagonistas la primera noche que tienen que dormir juntos en Accadde una notte: de separación tranquilizadora a medio de comunicación involuntaria cuando Claudette Colbert cuelga su ropa en ella.

La personalidad del director Capra se expresa, pues, no en su estilo visual, sino en los temas que trata y en los personajes que describe.

Temas y personajes

Las principales películas de Capra presentan historias y personajes similares, en una especie de proyecto unificado, aunque no continuo, desde La felicidad ha llegado hasta El estado de la Unión.

El protagonista es un “hombrecillo”, un hombre corriente, un héroe por casualidad, a menudo caracterizado por cierta torpeza y timidez y algunas excentricidades inofensivas (empezando por el “mequetrefe” Longfellow Deeds), que se ve obligado a luchar solo por el bien de toda la comunidad, animado por un ingenuo sentido común, contra las fuerzas preponderantes de un sistema de poder (político y financiero) fundado en los disvalores del oportunismo, la corrupción y la inmoralidad, y que consigue imponerse apoyándose en su propia voluntad y en los afectos que despierta en los demás (la comunidad, pero también una mujer muy concreta) su propio ejemplo.

Una presencia constante es la de los periodistas y el entorno de la redacción. Para Capra, el periodismo es una forma de conocimiento, el periodista es una especie de detective de la sociedad; los periódicos median la realidad y son la realidad misma, pero no se ignora en absoluto su poder difamatorio.

Al contrario, los héroes de Capra chocan regularmente con los periódicos que distorsionan su imagen (es el caso tanto del “nuevo rico”, el Sr. Deeds, como del nuevo senador, el Sr. Smith, que al llegar a la gran ciudad, Nueva York o Washington, pagan muy cara su ingenuidad).

Los periódicos no sólo son un elemento temático fuerte, sino también uno formal recurrente: en su trabajo de montaje, Capra explota los titulares y las cabeceras a pantalla completa como medio eficaz para resumir la información y tener momentos de interrupción y transición de una secuencia a otra.

Mientras que los medios de comunicación y el mundo de las finanzas están en primer plano, el mundo del cine está completamente ausente; Hollywood y sus variados habitantes están muy alejados. En cambio, será Preston Sturges, con Los olvidados (1942), quien reflexione sobre la importancia del cine de aquellos años, incluido el de Capra.

Poética

En una primera lectura, las películas de Capra son apologías optimistas, que encuentran su máxima expresión en Qué bello es vivir, pero no se puede reducir su significado a la retórica “populista” de la comedia con un estricto final feliz. Si se va más allá de una visión obvia y superficial, se ve un mundo más conflictivo y menos tranquilizador. Se escenifican dramas individuales, familiares y sociales, que no pueden ser borrados por la sonrisa o la lágrima final.

El esquema narrativo típico de estas películas implica una progresión ascendente, y luego, a unas tres cuartas partes del camino, un pico dramático negativo, que es necesario para que finalmente se produzca la inversión que lleva a una conclusión positiva.

El dramatismo es completamente funcional a la resolución final, pero no se anula con ella: a pesar de los finales felices, exigidos más por las convenciones narrativas mencionadas que por el censurador código Hays, a menudo se trasluce un pesimismo subyacente.

Al hacer cuentos modernos, incluso con elementos fantásticos, Capra se mueve constantemente por la intención de reproducir la realidad contemporánea, no de crear una fantástica, para permitir que el público se identifique con los personajes y las historias.

Es un realismo espontáneo, no intelectual, que hace crítica social, pero de forma totalmente genérica y superficial, denunciando la corrupción y la maldad de los individuos, pero sin profundizar realmente en las causas.

Para llegar al público, la mejor manera es la comedia, porque “cuando la gente se divierte, está más dispuesta, cree en ti”. No puedes reírte con alguien que no te gusta. Y cuando se ríen, sus defensas bajan, y entonces empiezan a interesarse por lo que tienes que decir, por el “mensaje”” Sin embargo, Capra huye de las ideologías, su mensaje es simple, esencial:

“American Way of Life”

Es difícil decir si nace primero el imaginario colectivo popular o las películas “populistas” de Capra: ¿el director se limita a reproducir y mostrar en la gran pantalla las imágenes y los mitos de la vida cotidiana pequeñoburguesa estadounidense, o da contenido a los deseos y las aspiraciones del hombre común, registra y representa o anticipa y produce la realidad?

En este sentido, es ejemplar la leyenda urbana sobre el hundimiento de las ventas de ropa interior masculina tras la escena de Sucedió una noche en la que Clark Gable se desnuda revelando que no lleva chaleco (probablemente representando una realidad de hecho, no provocándola).

En cualquier caso, lo que es seguro es que el cine de Capra pertenece al patrimonio compartido de la cultura americana y occidental. En su Comedia romántica en Hollywood. De Lubitsch a Sturges, James Harvey escribe que Capra, “en muchos aspectos profundos, está en el pasado de todos”.

Principales contribuyentes de su éxito

Los mejores logros de la carrera de Capra son el resultado del trabajo coordinado de un grupo muy variado de profesionales en la cima de sus respectivos campos de experiencia: el guionista Robert Riskin, el director de fotografía Joseph Walker, los actores Barbara Stanwyck, Gary Cooper, James Stewart, Jean Arthur.

Guión

Si Jo Swerling es el guionista de confianza de Capra en sus primeros años en la Columbia, desde Hembras de Lujo hasta Prohibido, firmar las mejores y más célebres películas de Capra, las de la “edad de oro” de los años 30, es Robert Riskin.

Fue una asociación profesional muy afortunada, que comenzó con La mujer milagro, una adaptación de una de las obras de Riskin, y que continuó durante el resto de su carrera, hasta la muerte del guionista en 1955. Se trata de una colaboración de una armonía intelectual tan absoluta que es imposible comprender hasta qué punto uno influyó en el otro y viceversa.

Los detractores de Capra se han empeñado en destacar la importancia de Riskin; en particular, el crítico Joseph McBride, en una despiadada biografía publicada sólo después de la muerte del director, argumentó que el guionista debía ser considerado el verdadero autor del cine de Capra, quien, en cambio, no reconoció adecuadamente su importancia y, de hecho, la minimizó en su propia autobiografía.

Dirección de fotografía

Si Robert Riskin es el “segundo cerebro” de Capra, Joseph Walker es el “ojo”, la visión del mundo a través del objetivo de la cámara. Se trata de una colaboración que dura dos décadas y veinte películas, desde Aquella cosa a Qué bello es vivir, con una interrupción a finales de los años 30 provocada por la ruptura de Capra con la Columbia.

A partir de los años 50, Walker se dedicó con éxito a la televisión, convirtiéndose en uno de los mejores técnicos del momento (e inventando, entre otras cosas, los primeros objetivos zoom).

Capra no pedía a su fiel colaborador, con el que compartía su formación técnica, efectos y toques artísticos, sino una fotografía discreta, capaz de anularse a sí misma, como la dirección, en favor de la narración: “La fotografía más bella es la que no llama la atención. […] El público nunca debe darse cuenta de que una película ha sido dirigida por un director y fotografiada por un director de fotografía”. Por tanto, el estilo debe sacrificarse a la funcionalidad de la trama.

Actores

La primera estrella cinematográfica de Capra es Barbara Stanwyck, la mujer del New Deal, activa, moderna.

Es la protagonista absoluta, gracias a personajes femeninos fuertes, aunque ambiguos, con parejas masculinas que no están a la altura, mientras que después de la muy exitosa Accadde una notte, con la pareja perfectamente equilibrada Clark Gable y Claudette Colbert, los personajes femeninos tienden a ser cada vez más secundarios frente al protagonista masculino, la “máscara” y el personaje clave del universo de Capra, al que en la “época dorada” dan cuerpo y rostro dos estrellas de primera fila, James Stewart (tres veces) y Gary Cooper (dos veces).

La tranquilizadora Jean Arthur es la principal intérprete femenina en tres ocasiones, mientras que Stanwyck vuelve como protagonista en John Doe.

Alrededor de las estrellas, hay todo un universo de actores secundarios y de carácter, necesarios para dar vida a la película. Entre los actores secundarios, un papel importante lo desempeñan los “grandes viejos”, buenos y malos (Lionel Barrymore, Edward Arnold, Walter Connolly, Harry Carey, Claude Rains).

Entre los actores de personajes están Thomas Mitchell, Raymond Walburn, Guy Kibbee y Walter Brennan. Luego hay toda una serie de rostros anónimos y recurrentes, que forman un personaje único y multiforme, el “pueblo llano”.

El optimismo de Capra: consideraciones críticas

Frank Capra, a pesar del éxito popular de sus películas (o precisamente por ello), siempre ha tenido su cuota de detractores, que han criticado su populismo, su optimismo empalagoso, su demagogia paternalista, su democratismo superficial tendente a actitudes reaccionarias y han acuñado el término “capracornio” para su cine, en sentido despectivo. Durante mucho tiempo ha sido despreciado por los teóricos de la llamada “política de autor” y excluido de las filas de los grandes.

No ayudó que el propio Capra acreditara una lectura conservadora de su cine y de su vida, interpretando un papel deliberadamente ingenuo y legitimando una visión cualunquista de sus películas, basada en los buenos sentimientos y la sencillez.

Y no es casualidad que el presidente republicano Ronald Reagan citara el discurso de La felicidad ha llegado para explicar su programa económico al pueblo.

Según otros críticos, el optimismo de Capra, en una lectura más profunda, tiene en cambio un lado más desenfadado y amargo.

Si se observa con detenimiento, sus historias con final feliz tienen siempre una facilidad demasiado obvia, casi banal, hasta el punto de parecer ambiguas y postizas, como si fueran una excusa para encubrir una realidad mucho más amarga.

De hecho, sus historias son pesimistas hasta la última secuencia, cuando de repente y sin ninguna lógica aparente las cosas dan un vuelco, de forma irreal y casi milagrosa.

En Caballero sin espada, por ejemplo, una banda de políticos corruptos, contra la que el protagonista ha estado luchando durante toda la película, parece sacar lo mejor de él hasta que, al final, el líder de los ladrones decide confesar espontáneamente su culpabilidad.

El espectador puede elegir: creerse el final y seguir soñando, o replantearse cómo son las cosas en la realidad, aunque con la esperanza de que ésta pueda cambiar.

Por ello, la consideración crítica de la obra de Capra cambió a partir de principios de los años 80, con una serie de estudios que recuperaron y releyeron su obra y, sobre todo, con el premio especial a la trayectoria del American Film Institute.

Influencias en el cine posterior

El cine de Capra se ha grabado tan profundamente en el imaginario colectivo, no sólo estadounidense, que de hecho es patrimonio compartido de cualquier cineasta. Aquí nos limitamos a mencionar las películas que recuerdan explícitamente sus temas y formas.

La comedia fantástica de los años 80, por ejemplo, muestra no pocos ecos de la poética de Capri, como en el caso de Gremlins (1984), de Joe Dante, o de Regreso al futuro (1985), de Robert Zemeckis, pero sobre todo de aquellas comedias que escenifican el mundo de las finanzas, como Un sillón para dos (1983), de John Landis.

Otra obra de aquellos años “a la que no es ajena la lección de Frank Capra” es Tucker, un hombre y su sueño, de Francis Ford Coppola, que había ofrecido sin éxito a Capra el papel de productor ejecutivo.

Después, entre los años 90 y los primeros años de la década de 2000, se produjo un curioso renacimiento de sus películas: El dinero de los demás (1991) de Norman Jewison, Héroe por casualidad (1992) de Stephen Frears, Dave – Presidente por un día (1993) de Ivan Reitman, Mister Hula Hoop (1994) de los hermanos Coen, Forrest Gump (1994) de Robert Zemeckis, Te puede pasar a ti (1994) de Andrew Bergman, El hombre de familia (2000) de Brett Ratner y Mr. Deeds (2002) de Steven Brill, esta última un remake bastante descarado de una de sus películas más famosas, El secreto de vivir (1936), protagonizada por Adam Sandler y Winona Ryder.

Reconocimientos

Oscars

Sus películas han ganado catorce premios, además de innumerables nominaciones. Sólo John Ford ha ganado más Oscars que él como director (cuatro), mientras que William Wyler es el único, aparte de Capra, que ha ganado tres.

  • 1935Sucedió una noche: mejor película, director, guión no original, actor principal, actriz principal
  • 1937La felicidad llegó: mejor director
  • 1938Horizonte Perdido: mejor montaje, escenografía
  • 1939Vive como quieras: mejor película, director
  • 1940Caballero sin espada: Mejor Guión Original
  • 1943Preludio a la guerra: mejor documental
  • 1952Ha llegado el Novio: Mejor Canción
  • 1960Un hombre para vender: Mejor canción

Globos de Oro

  • 1947 – Una vida maravillosa: Mejor director

Premios de la Junta Nacional de Revisión

  • 1934 – Sucedió una noche: Mejor película
  • 1936 – El secreto de vivir: Mejor película

Premios a la Trayectoria

  • 1982 – León de Oro a la Trayectoria en el Festival de Venecia
  • 1982 – Premio Life Achievement del American Film Institute (con la siguiente motivación: “Su trabajo ha mantenido vivo el significado del sueño americano para generaciones de cinéfilos del pasado y del presente, por lo que el American Film Institute le honra con el Life Achievement”)

Paseo de la Fama de Hollywood – Registro Cinematográfico Nacional

  • 1989 – Caballero sin espada
  • 1990 – Qué bello es vivir
  • 1993 – Sucedió una noche
  • 2000 – Por qué luchamos
  • 2005 – El poder de la prensa
  • 2007 – El Gran Tiroteo
  • 2016 – Horizonte Perdido

AFI 100 años… serie

  • 1998 – Los 100 años de la AFI… 100 películas: Una vida maravillosa (nº 11), El señor Smith va a Washington (nº 29), Sucedió una noche (nº 35)
  • 2000 – Los 100 años de la AFI… 100 Risas: Sucedió una noche (nº 8), Arsénico por compasión (nº 30), El secreto de vivir (nº 70)
  • 2002 – Los 100 años de la AFI… 100 pasiones: Qué bello es vivir (nº 8), Sucedió una noche (nº 38)
  • 2006 – Los 100 años de la AFI… 100 Saludos: Una vida maravillosa (nº 1), Caballero sin espada (nº 5), Juan Nadie (nº 49), La felicidad está aquí (nº 83)
  • 2007 – Los 100 años de la AFI… 100 películas (edición del 10º aniversario): Una vida maravillosa (nº 20), El señor Smith va a Washington (nº 26), Sucedió una noche (nº 46)
  • 2008 – Top 10 de AFI: Érase una vez una noche (nº 3 de comedia romántica), Qué bello es vivir (nº 3 de cine fantástico)

Premios académicos

  • 1981 – Título honorífico de la Universidad Wesleyan de Middletown, Connecticut (en la que se encuentra la Colección Frank Capra, que recoge material de toda una vida y una carrera, desde guiones anotados hasta diarios personales, pasando por cartas de fans y fotos familiares).

Honores militares

  • 1945 – Medalla al Servicio Distinguido

Honores civiles

  • 1986 – Medalla Nacional de las Artes del Congreso de los Estados Unidos

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍