Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Ferdinand Porsche

Ferdinand Porsche fue un prolífico inventor y visionario del automóvil que tuvo un profundo impacto en el desarrollo del automóvil moderno. Se le conoce sobre todo por haber creado el Volkswagen Escarabajo, pero su legado va mucho más allá de ese emblemático coche.

Su ingeniería innovadora y sus diseños vanguardistas sentaron las bases de muchas de las características de seguridad y rendimiento que ahora se dan por sentadas en los coches actuales. Ferdinand Porsche fue un verdadero pionero de la industria del automóvil, y su impacto en el diseño de los coches se sigue sintiendo hoy en día.

Pero tuvo un papel dudoso en el nazismo y en la Segunda Guerra Mundial (aquí profundizamos más en este aspecto de su vida).

Primeros años

Ferdinand Porsche nació en 1875 en Maffersdorf (hoy Vratislavice nad Nisou, en el norte de Bohemia, en aquella época el Imperio Austrohúngaro) en el seno de una familia católica pero calvinista.

Tras asistir a la Staatsgewerbeschule, una escuela de formación profesional en Liberec, se trasladó a la Viena de la belle époque en 1898. Aquí trabajó primero en la “Compañía Eléctrica Béla Egger” y más tarde en la “k.u.k-Hofwagenfabrik Jakob Lohner & Co.” de Floridsdorf; esta última producía carruajes para la casa imperial, así como para la realeza de Noruega, Suecia y Rumanía.

“El momento es crucial: en el cambio de siglo Europa vive una fase de fuerte modernización y el automóvil está a punto de despegar para convertirse en un instrumento de la vida cotidiana”.

La plataforma de lanzamiento fue la Feria Mundial de París de 1900, donde se presentó el ‘Semper Vivus Lohner-Porsche’, el primer vehículo híbrido además de con tracción a las cuatro ruedas de la historia, equipado con un motor de combustión interna y un motor eléctrico en cada rueda (hay que tener en cuenta que Porsche aún no tenía título universitario en esa época)

Primeros éxitos

En 1906, Porsche fue nombrado director técnico de Austro-Daimler en Wiener Neustadt, donde diseñó un coche con el que ganó una carrera de resistencia para coches de turismo. Ésta sería la primera de una larguísima serie de victorias en todo el mundo para los vehículos diseñados y luego construidos por Porsche. Con su coche, consiguió alcanzar los 140 km/h, una velocidad notable en la época, gracias en parte a su aerodinámica aerodinámica.

Durante este periodo, que también estuvo lleno de avances técnicos debido a los acontecimientos bélicos de la Primera Guerra Mundial, Ferdinand Porsche también diseñó motores para aviones y tractores industriales, entre otras cosas.

En 1917, Ferdinand Porsche fue nombrado director general de Austro-Daimler y en 1922 presentó el “Sascha” (coche de carreras, de 1.100 cm³ de cilindrada y motor de 4 cilindros), con el que corrió ese mismo año en la famosa Targa Florio, ocupando los dos primeros puestos de su clase.

En 1923, fue contratado por la Daimler-Motoren-Gesellschaft de Stuttgart como Director Técnico y miembro del Consejo de Administración; pronto estuvo a cargo del Mercedes sobrealimentado con compresor, coche que consiguió la victoria absoluta en la Targa Florio. Ese mismo año, la Universidad Técnica de Stuttgart le concedió un título honorífico en ingeniería por sus grandes logros en este campo.

En 1929 Porsche regresó a Austria como director técnico de Steyr-Werke AG, donde permaneció sólo dos años. Finalmente, en abril de 1931, Porsche coronó su sueño fundando la oficina de diseño e ingeniería Dr. Ing. h.c. F. Porsche GmbH en Stuttgart, el núcleo original de la empresa Porsche, en la que su hijo Ferry pronto haría una importante contribución.

Los años 30 y la Segunda Guerra Mundial

En 1932, Porsche trabajó en un nuevo y ambicioso proyecto, el Auto Union P-Wagen: un monoplaza de Gran Premio, con monocasco de aleación de aluminio y motor de 16 cilindros en V, un vehículo extremadamente innovador, potente y sofisticado, que ganaría competiciones en toda Europa en los años siguientes, entre otras cosas estableciendo un récord de velocidad, en la autopista Frankfurt-Darmstadt, de más de 400 km/h.

En 1934, Adolf Hitler llegó al poder en Alemania; uno de los proyectos más importantes del Führer fue la creación de un “coche del pueblo” (en alemán Volks Wagen) que no costara más de 1.000 marcos, para que estuviera al alcance del salario de un trabajador. Fue el inicio de la motorización masiva del país, a imitación de lo que ya había sucedido en los Estados Unidos de América con el Ford T. Hitler presentó este proyecto a Porsche, al parecer miembro del partido nazi.

En 1938, Porsche diseñó el célebre modelo conocido como el Escarabajo, cuya producción en la planta construida expresamente en Wolfsburgo dio lugar al nacimiento del futuro mayor fabricante de automóviles de Europa.

Un año después fabricó un prototipo utilizando el Escarabajo como base, el Porsche Tipo 64, el primer coche que llevó su apellido.

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, los valiosos conocimientos y la perspicacia de Porsche fueron aprovechados por el partido nazi con fines bélicos.

Ferdinand diseñó el tanque VK 3001 (P), del que se encargaron tres prototipos, el único de los cuales se fabricó en octubre de 1941, y el tanque Panzer VI Tiger (P), del que se construyeron 90 cascos, utilizados posteriormente para el tanque Elefant, también llamado Ferdinand en honor a Porsche.

También diseñó una versión militar derivada del Escarabajo, el famoso Volkswagen Kübelwagen, del que se produjeron miles de ejemplares que fueron utilizados por los alemanes en todos los frentes de la guerra, y una versión anfibia del mismo, el Volkswagen Schwimmwagen.

También hay que señalar que en 1944 las oficinas de Porsche se trasladaron a la ciudad austriaca de Gmünd (Carintia) para escapar de los bombardeos aliados sobre Stuttgart.

Últimos años

En noviembre de 1945, Porsche fue atrapado en una estratagema por los militares franceses y encarcelado bajo la acusación de colaboracionismo; entonces cumplió unos 20 meses de prisión en Francia.

Como es sabido, gracias a la intervención de Piero Dusio (que pagó la fianza a cambio del diseño del nuevo coche de Fórmula 1 de Cisitalia), pudo finalmente montar una fábrica de automóviles con su nombre en un antiguo aserradero de Gmünd en junio de 1948.

La producción, estrictamente artesanal, en los primeros tiempos fue de muy pocos vehículos, que se denominaron Porsche 356 (por el número del proyecto): este fue el comienzo de la epopeya industrial y deportiva de la famosa marca Porsche.

A principios de la nueva década, la sede de la empresa se trasladó de nuevo a Alemania, al distrito de Stuttgart llamado Zuffenhausen, donde Porsche AG sigue estando ubicada en la actualidad.

Ferdinand Porsche murió de un ataque al corazón el 30 de enero de 1951 en Stuttgart, según algunos como consecuencia de las secuelas del encarcelamiento bajo los franceses.

En 1987, Ferdinand Porsche fue incluido en el Salón de la Fama del Automóvil por sus destacados logros en el campo de la automoción.

Vida personal

De su esposa Aloisia Johanna Kaes tuvo dos hijos, Louise (1904 – 1999) y Ferdinand Anton Ernst (1909 – 1998), conocido como “Ferry”, que le acompañó desde los años 30 y le sustituyó al frente de la empresa familiar tras su muerte.

A su muerte, Ferdinand dividió el patrimonio a partes iguales entre los dos herederos, una elección que fue comentada por su hijo: “Habría sido más justo que mi padre hubiera seguido el ejemplo de los Rothschild: uno asume la responsabilidad, el otro ejecuta las decisiones”.

Del matrimonio de su hija Louise con el abogado vienés Anton Piëch nacieron cuatro hijos, Ernst, Louise, Ferdinand, que fue nombrado gestor automovilístico del siglo en 1999, y Hans-Michel.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍