Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Erich Priebke

Erich Priebke (nacido el 29 de julio de 1913 en Hennigsdorf, provincia de Brandeburgo; fallecido el 11 de octubre de 2013 en Roma, Italia) fue un Hauptsturmführer de las SS alemán implicado en los fusilamientos de rehenes de las Fosas Ardeatinas durante la Segunda Guerra Mundial. En 1998 fue condenado a cadena perpetua como criminal de guerra en Italia, pero su pena fue conmutada por la de arresto domiciliario por razones de edad.

Hasta 1944

Priebke creció con un tío tras la muerte de sus padres. Se formó como hotelero y trabajó en varios hoteles de Europa hasta 1935. Era miembro del NSDAP desde 1933 (número de afiliación 3.280.478).

Cuando regresó a Alemania en 1936, se convirtió en intérprete y traductor de italiano en la oficina de prensa de la Gestapo por recomendación de un primo.

Pronto se convirtió en funcionario y fue contratado en el servicio criminal de la Gestapo, donde era responsable del contacto con otros servicios policiales, especialmente con la Italia fascista.

En la Oficina Principal de Seguridad del Reich (RSHA) trabajó posteriormente en la Oficina IV (“Gegnererforschung und -bekämpfung”).

Fue trasladado a Roma por Reinhard Heydrich después de que el comandante de la Policía de Seguridad y del SD de Roma, Herbert Kappler, solicitara un ayudante. Priebke se veía a sí mismo como “número dos” detrás de Kappler.

A partir de febrero de 1941, Priebke trabajó en la embajada alemana en Roma como oficial de enlace con la policía italiana, llegando a tener el rango de SS-Hauptsturmführer.

La masacre de las Fosas Ardeatinas

En la Roma ocupada, un grupo de la Resistenza llevó a cabo el intento de asesinato de soldados alemanes del regimiento de policía “Bolzano” en la Via Rasella el 23 de marzo de 1944.

Una bomba detonada a distancia mató a 33 soldados y a dos transeúntes italianos no implicados. A sugerencia de Kappler, la dirección del ejército alemán en Italia decidió fusilar a 10 rehenes por cada alemán muerto.

El 24 de marzo de 1944, a petición de los alemanes, la comandancia italiana trasladó a 335 civiles que fueron fusilados en las Fosas Ardeatinas (Fosse Ardeatine), una cantera en desuso cerca de Roma.

Uno de los implicados fue Erich Priebke. Los oficiales superiores de las SS, entre ellos Priebke, formaron los pelotones de fusilamiento y fusilaron a las primeras doce víctimas sin ayuda.

Probablemente Priebke conservó entonces la lista de la que se tacharon los “candidatos a la muerte” después de haberlos fusilado. Tras disparar a los rehenes en grupos de cinco, Priebke descubrió que se había disparado a cinco civiles más de lo previsto.

Después de 1945

Priebke pasó 20 meses después de la guerra como prisionero de guerra inglés en suelo italiano.

Tras escapar del campo cerca de Rimini, vivió sin ser molestado con su familia en Sterzing hasta octubre de 1948.

Después, a petición del obispo Alois Hudal, los franciscanos lo escondieron en el monasterio franciscano de Bolzano.

Con la ayuda de las autoridades eclesiásticas, Priebke obtuvo un pasaporte de la Cruz Roja Internacional de Letonia con el nombre falso de “Otto Pape” y escapó a través de la llamada “línea de las ratas” de Génova a Argentina.

Allí pronto volvió a vivir con su nombre real y con papeles argentinos válidos. Inicialmente trabajó como camarero en un restaurante de Buenos Aires, y más tarde en un hotel de Bariloche.

Allí fue más tarde propietario de una carnicería, llegó a ser presidente de la asociación de apoyo del colegio alemán y gozó de una gran reputación, especialmente en la comunidad alemana.

Sus conciudadanos no conocían todos los detalles de su pasado, y la embajada alemana también guardó silencio. Tras la reanudación de las relaciones diplomáticas entre la República Federal de Alemania y Argentina en 1952, Priebke volvió a recibir un pasaporte alemán. También recibió una pensión de guerra.

Su implicación en la masacre de Italia fue mencionada por primera vez en 1991 por Esteban Buch, que denunció a los nazis que vivían en Bariloche desde los años 50.

En 1993, los investigadores alemanes presentaron una solicitud de extradición y posteriormente Priebke fue puesto bajo arresto domiciliario en Argentina.

En 1994, concedió una entrevista a Sam Donaldson, reportero de ABC News, después de que las investigaciones de esa cadena establecieran su paradero. Esto provocó la indignación de la gente que no había olvidado la masacre, e Italia exigió su extradición.

Nueva investigación y juicio en Italia

En 1994, el fiscal militar romano Antonino Intelisano, que era responsable del distrito de Roma y no era miembro de la Autoridad General, descubrió por casualidad grandes cantidades de expedientes amarillentos en un armario de la Fiscalía Militar General de Roma durante las investigaciones del caso Erich Priebke.

Este armario se conoció como el “Armario de la vergüenza”; en él se habían “archivado provisionalmente” nada menos que 2274 casos de crímenes de guerra nazis olvidados en Italia.

En 1995, Priebke fue trasladado a Italia y allí fue absuelto en agosto de 1996 tras un juicio ante un tribunal militar en Roma. La absolución dio lugar a protestas en todo el mundo.

El 15 de octubre de 1996, el Tribunal de Casación declaró la nulidad de la absolución. En un nuevo juicio, se impuso una condena de 15 años. Debido a las leyes de amnistía, la condena se redujo en diez años y al mismo tiempo se acreditó la prisión preventiva.

En la primavera de 1998, Erich Priebke fue finalmente condenado a cadena perpetua por un tribunal militar de apelación de Roma.

A pesar de su condena, se mantuvo intransigente y afirmó en una entrevista con el Süddeutsche Zeitung el 3 de mayo de 2000: “Los autores intelectuales del montaje que se está llevando a cabo contra mí hoy fueron los Centros Wiesenthal”.

Después de la condena

Debido a su estado de salud, Priebke cumplió su condena en arresto domiciliario, pero éste no se cumplió estrictamente. A principios de junio de 2007, su abogado consiguió que a Priebke se le permitiera circular libremente por Roma con restricciones y tras avisar a la policía.

Por ello, Amos Luzzatto, principal representante de la comunidad judía, acusó al tribunal de eludir la pena de prisión de Priebke. El 19 de junio de 2007, se retiró la flexibilización del arresto domiciliario.

Los abogados defensores de Priebke alegaron necesidad de mando en su nombre, lo que la fiscalía y los demandantes negaron. La avanzada edad y la mala salud de Priebke fueron citadas por los críticos del juicio como razones para un indulto o amnistía.

Para el 90º cumpleaños de Priebke, en julio de 2003, su abogado Paolo Giachini organizó una celebración pública.

En junio de 2010, se habló de Erich Priebke como candidato del NPD para el cargo de Presidente Federal.

En octubre de 2010, se le concedió la exención de prisión. El 24 de julio de 2013, el periódico italiano La Repubblica publicó en su edición online un vídeo en el que se veía a Priebke paseando por Roma con una acompañante y dos guardaespaldas.

Con motivo del centenario de Priebke, el alcalde de Roma, Ignazio Marino, abogó por que esta vez no se celebrara el cumpleaños como diez años antes.

“Roma está obligada a preservar la memoria de aquellos que lucharon por la libertad de la ciudad contra la ocupación del fascismo nazi y que fueron víctimas del terror alemán”, dijo Marino.

El alcalde respondía a un llamamiento de la Asociación de Partisanos Italianos de la Segunda Guerra Mundial y de la Comunidad Judía de Roma. Estallaron enfrentamientos frente a la casa de Priebke en Roma y siete neonazis fueron detenidos.

Priebke siguió siendo un nacionalsocialista convencido durante toda su vida y no mostró ningún remordimiento por la masacre.

Muerte

Erich Priebke murió el 11 de octubre de 2013; la última vez que vivió en un piso de su abogado.

Argentina se negó a un entierro en Bariloche, el lugar donde Priebke vivió durante mucho tiempo. El presidente de la comunidad judía de Roma sugirió que el cuerpo fuera trasladado a Alemania y enterrado en su lugar de nacimiento, Hennigsdorf, en Brandeburgo.

Hennigsdorf también se negó, refiriéndose a los estatutos del cementerio en vigor. Priebke no era residente de la ciudad y no se le reconocía un derecho especial a la sepultura, por ejemplo en una tumba familiar.

Al final, la tradicionalista Hermandad Católica de Pío puso a disposición una de sus capillas en Albano Laziale, cerca de Roma, para un servicio fúnebre privado.

La misa fúnebre se celebró el 15 de octubre, pero tuvo que cancelarse tras los enfrentamientos entre unos 500 residentes que protestaban y los neonazis que habían llegado. Las autoridades ordenaron entonces que Priebke fuera enterrado en un lugar secreto.

Florian Abrahamowicz, sacerdote expulsado de la Hermandad de Pío en 2009 por negar el Holocausto, defendió posteriormente el servicio fúnebre en una entrevista radiofónica, diciendo que Priebke había sido “mi amigo, un cristiano, un soldado leal”.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍