Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Edith Stein

Introducción

Edith Stein, de nombre religioso Teresa Benedicta de la Cruz, OCD (nacida el 12 de octubre de 1891 en Breslau; fallecida el 9 de agosto de 1942 en el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau), fue una monja carmelita, filósofa alemana y activista por los derechos de la mujer de origen judío.

Edith Stein fue recibida en la Iglesia católica mediante el bautismo en 1922 y se convirtió en una moja carmelita en 1933. Durante la época nacionalsocialista, fue víctima del Holocausto “como judía y cristiana”.

Es venerada en la Iglesia católica como santa y mártir. En algunas denominaciones de la Iglesia protestante se la considera una testigo de la fe.

El papa Juan Pablo II beatificó a Teresa Benedicta de la Cruz el 1 de mayo de 1987 y la canonizó el 11 de octubre de 1998. Su día de conmemoración católica y protestante es el 9 de agosto. Se la considera una constructora de puentes entre cristianos y judíos.

Infancia, educación, obras filosóficas y religiosas

Edith Stein nació en el seno de una familia judía ortodoxa, siendo la menor de once hijos. Cuatro de los hermanos ya habían muerto antes de que naciera Edith. Su padre, el comerciante Siegfried Stein, murió cuando Edith tenía un año. Su madre Auguste Stein, de soltera Courant, continuó con el comercio de la madera y proporcionó a todos sus niños una sólida educación.

Después de nueve años en la escuela, la alumna, con grandes dotes intelectuales, abandonó el Liceo de Breslavia a principios de 1906 y pasó casi un año ayudando a su hermana mayor Else Gordon en Hamburgo.

La joven Edith Stein desarrolló una relación crítica con la tradición religiosa de su hogar familiar y a veces se consideraba atea.

De vuelta a Breslau, su madre financió clases particulares durante un corto periodo de tiempo, de modo que en 1908, tras un examen, Edith fue admitida en el 11.º curso del Gymnasium (educación secundaria) sin haber completado el 10.º grado, y allí aprobó el Abitur (examen de graduación de la secundaria) en 1911 con muy buenos resultados.

En la Universidad de Wroclaw, empezó a estudiar para ser profesora. Cursó psicología, filosofía, historia y estudios alemanes. Ya por aquel entonces, como escribió en retrospectiva, quería “servir a la humanidad”.

Más tarde estudió en las universidades de Gotinga y Friburgo de Brisgovia, y finalmente de nuevo en Breslavia. Tras su examen estatal y su tesis doctoral en 1916 con el tema Sobre el problema de la empatía, fue asistente de investigación de su director de doctorado, el filósofo Edmund Husserl (fundador de la corriente de la fenomenología trascendental) en Friburgo, hasta 1918. Aunque se doctoró con distinción, no fue admitida en la habilitación.

En la Universidad de Gotinga presentó sin éxito su tesis de habilitación Causalidad psíquica en 1919; en Breslau y Friburgo de Brisgovia se presentó en vano con el tratado filosófico Potencia y acto. Los cuatro intentos de ser admitida en la habilitación fracasaron por ser mujer.

Edith Stein revisó y terminó un tratado durante la época nazi, en 1936, con el título de El ser finito y eterno. Sólo pudo publicarse tras el final de la guerra mundial, en 1950. La obra es un esbozo básico de ontología. En ella, Edith Stein abordó el pensamiento de Tomás de Aquino, Husserl y Heidegger.

En el plano religioso, Edith Stein produjo escritos de una belleza y profundidad sublimes. Destaca La ciencia de la Cruz, obra en la que utiliza su habilidad como filósofa para entrar en una reflexión esclarecedora sobre la diferencia entre los dos símbolos místicos de la cruz y la noche.

Señalando cómo la entrada en la noche es sinónimo de llevar la cruz, ofrece una presentación condensada del pensamiento de San Juan de la Cruz sobre la noche activa y la noche pasiva, tal y como se trata en Subida al Monte Carmelo y Noche oscura.

Conversión y trabajo como profesora

El punto de inflexión en la vida de Edith Stein fue la lectura de la autobiografía de Santa Teresa de Ávila. El 1 de enero de 1922, Edith Stein fue bautizada en la Iglesia Católica Romana en Bad Bergzabern. En la Pascua de 1923, Edith Stein se trasladó al Palatinado, donde, por mediación de su compañero espiritual, el capellán de la catedral Joseph Schwind, aceptó un puesto de profesora en las escuelas de las Hermanas Dominicas de Santa Magdalena en Espira.

Entre 1927 y 1933, mantuvo un intenso contacto con la archiabadía de Beuron; se atestiguan quince estancias. El arzobispo de Beuron, Rafael Walzer, la disuadió durante años de su plan de ingresar en el Carmelo y le pidió que continuara y aumentara su labor pública.

Por ello, en 1932, Edith Stein se trasladó al Instituto Alemán de Pedagogía Científica de Münster, una institución católica en la que le gustaba especialmente visitar la iglesia de San Ludgeri. En Münster estudió, entre otras cosas, a Santo Tomás de Aquino. Durante este tiempo conoció al filósofo Peter Wust. Edith Stein dio conferencias sobre la cuestión femenina y sobre los problemas de la educación moderna de las niñas.

Inicio de la persecución y entrada en el Carmelo

Tras la toma del poder de los nazis en enero de 1933, los atropellos cada vez más frecuentes contra los judíos culminaron el 1 de abril de 1933 con el llamamiento al “boicot a los judíos” y el ambiente de pogromos que se creó. A mediados de abril, Edith Stein escribió una carta al entonces Papa Pío XI, pidiéndole que protestara públicamente contra la persecución de los judíos.

Edith Stein no recibió una respuesta directa del Vaticano, pero el cardenal secretario de Estado Eugenio Pacelli (más tarde Papa Pío XII) escribió al arzobispo Walzer que la carta había sido presentada debidamente al Papa.

Las esperanzas de Edith Stein de recibir una declaración pública del Vaticano se vieron defraudadas. Sólo unos días antes habían comenzado las negociaciones sobre el Concordato del Reich, que más tarde fue continuamente roto por Adolf Hitler, pero que también limitó efectivamente las acciones de Hitler contra la Iglesia en Alemania hasta cierto punto.

Bajo la presión del régimen nazi, Edith Stein renunció finalmente a su puesto en Münster a finales de abril de 1933 para proteger al Instituto de los daños que se habrían producido si una mujer judía hubiera seguido trabajando. No recibió una prohibición definitiva de enseñar ni una carta de dimisión.

El 14 de octubre de 1933, en las primeras vísperas de la solemnidad de su tocaya Teresa de Ávila, Edith Stein ingresó en el Carmelo “María de la Paz “de Colonia como postulante a la edad de 42 años y tomó el nombre religioso de Teresa Benedicta de la Cruz para sus votos temporales seis meses después.

Dos años más tarde, en 1936, la hermana mayor de Edith, Rosa Stein, también fue bautizada. Más tarde, Rosa Stein vivió como huésped y terciaria con su hermana en el Carmelo holandés de Echt y se ocupó de la portería.

Traslado a Echt y asesinato

Probablemente fue por una indiscreción de su priora que el origen judío de Edith Stein se conoció oficialmente en Colonia en abril de 1938. Después de la noche del pogromo del 9 de noviembre de 1938, decidió trasladarse a Edith Stein a un monasterio fuera de Alemania y finalmente se trasladó al Carmelo de Echt, en los Países Bajos, donde fue aceptada en la Nochevieja de 1938.

Con la ocupación alemana de los Países Bajos en la primavera de 1940, la amenaza volvió a alcanzar a Edith Stein. En diciembre de 1941, las autoridades de ocupación ordenaron a todos los “no arios” no holandeses que se presentaran para la “emigración voluntaria”, y Edith Stein y su hermana tuvieron que cumplirlo, ya que estaban registradas en la policía de Maastricht desde octubre de 1941.

La medida sirvió a los perseguidores para registrar a los emigrantes judíos que vivían en el país. Poco después, Edith Stein solicitó a las autoridades que volvieran a eliminar a las dos mujeres de las listas de emigrantes y que les permitieran seguir permaneciendo en el convento carmelita de Echt.

De esta manera querían evitar ser deportados a la fuerza por los alemanes. Al mismo tiempo, intentaron obtener un permiso de entrada y residencia en Suiza a través de conocidos para poder huir al Carmelo suizo Le Pâquier, pero a pesar de los intentos de mediación de Hilde Vérène Borsinger, no lo consiguieron a tiempo.

A principios de julio de 1942 comenzaron las deportaciones masivas de judíos de los Países Bajos. Según el relato oficial, fueron llevados supuestamente a “campos de trabajo”. El 11 de julio, las iglesias holandesas protestaron contra estas medidas en un telegrama conjunto dirigido al Comisario del Reich para los Países Bajos, Arthur Seyß-Inquart.

Seyß-Inquart respondió con la sorprendente garantía de que los judíos de todas las confesiones cristianas que hubieran sido bautizados antes de 1941 quedarían exentos de la deportación si las iglesias no hacían pública su protesta.

Sin dejarse impresionar por esta oferta, la Iglesia Estatal Reformada (como mayor confesión cristiana) y los obispos católicos de los Países Bajos publicaron su telegrama de protesta el domingo 26 de julio de 1942.

Para ello, el arzobispo católico de Utrecht, Johannes de Jong, hizo leer en todo el país, el mismo domingo, una carta pastoral fechada el 20 de julio en la que denunciaba las acciones de los alemanes contra los judíos.

En respuesta, 244 antiguos judíos convertidos al catolicismo, entre ellos Rosa y Edith Stein, fueron detenidos por la Gestapo el 2 de agosto de 1942.

Las dos hermanas fueron llevadas primero al campo policial de Amersfoort y luego al campo de tránsito de Westerbork, donde llegaron el 4 de agosto de 1942. Desde aquí fueron deportados por el Reichsbahn al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau el 7 de agosto, donde probablemente fueron asesinados en la cámara de gas el 9 de agosto de 1942.

La última señal de vida de Edith Stein se produjo en la estación de Schifferstadt, cerca de Mannheim, donde el transporte se detuvo brevemente alrededor de la 1 de la tarde del 7 de agosto.

Interpretación de su destino

En su testamento del 9 de junio de 1939, Edith Stein escribió lo siguiente:

Incluso ahora acepto con alegría la muerte que Dios me ha destinado, en perfecta sumisión a su santísima voluntad. Pido al Señor que acepte mi vida y mi muerte para su gloria y glorificación, por todas las intenciones de los Sagrados Corazones de Jesús y de María y de la Santa Iglesia, especialmente por la conservación, santificación y perfección de nuestra santa orden, es decir, de los Carmelos de Colonia y de Echter, por la expiación de la incredulidad del pueblo judío y para que el Señor sea recibido por los suyos y su reino venga en gloria, por la salvación de Alemania y la paz del mundo, finalmente por mis seres queridos, vivos y muertos y todos los que Dios me ha dado: para que ninguno se pierda.

Incluso después de su conversión, Edith Stein sintió que pertenecía al pueblo judío. Su bautismo e ingreso en la orden once años más tarde provocó tensiones en la familia, especialmente con su madre, que entendía su conversión al catolicismo como una apostasía de la fe hebrea.

Edith Stein consideraba que su destino era aceptar en su corazón los sufrimientos de su pueblo para ofrecérselos a Dios como expiación. Así, en otoño de 1938 escribía esto:

No puedo dejar de pensar en la reina Ester, que fue apartada de su pueblo precisamente por esta razón, para presentarse ante el Rey por el pueblo. Soy una pequeña Ester muy pobre e impotente, pero el Rey que me eligió es infinitamente grande y misericordioso.

Lo estrechamente que Edith Stein se sentía vinculada a sus orígenes puede demostrarse con una frase que ella misma transmitió: ¡Ven, vamos por nuestro pueblo!

Se dice que lo dijo cuando ella y su hermana fueron sacadas del Carmelo de Echt por la Gestapo. Sin embargo, esta afirmación no está avalada con seguridad y no aparece ni en la primera biografía de Edith Stein ni en los expedientes del proceso de beatificación.

En resumen, la figura de Edith Stein es impresionante. Una mujer dotada de una agudísima inteligencia y de una gran sensibilidad, que tuvo que vivir unos momentos durísimos y que logró mantener viva la llama del Amor en su corazón incluso en los momentos de abandono más terribles. Sin duda, estamos ante una de las figuras más inspiradoras de toda la Segunda Guerra Mundial.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍