Édith Piaf

Édith Piaf, nacida Édith Giovanna Gassion el 19 de diciembre de 1915 en París, y fallecida el 10 de octubre de 1963 en Plascassier, cerca de Grasse, fue una cantante francesa. Está considerada como la mayor artista de música popular de Francia.

Piaf era la heredera de una fuerte tradición de la chanson (canción y canto) parisina y la sucesora lógica de las “chanteuses réalistes” de los años 20, Yvonne George, Damia y Fréhel. También fue una de las cantantes que contribuyó a crear una nueva tradición musical parisina de carácter más internacional y exportador.

Sus primeras canciones, como Mon légionnaire (1937) de Marguerite Monnot y L’Accordéoniste (1940) de Michel Emers, pertenecen a la vieja tradición de las variedades. La interpretación dramática de las letras que cantaba Piaf y su característica voz se adaptaban bien a las complicadas circunstancias de su vida, con problemas de alcohol y drogas.

Logró un gran éxito con canciones como La vie en rose (1946; letra propia), Milord (1959) y Non, je ne regrette rien (1960). Fue la principal representante de la tradición de la chanson francesa en los años 50 y 60. Piaf también apareció en películas. Biografía

Aunque se han publicado numerosas biografías, gran parte de la vida de Piaf sigue siendo oscura. Nació en el barrio parisino de Belleville, donde abundan los inmigrantes. Se dice que nació en la acera del número 72 de la calle Belleville, pero en su partida de nacimiento figura el Hôpital Tenon, el hospital del distrito 20 donde se encuentra Belleville.

La llamaron Édith en honor a Edith Cavell, una enfermera británica de la Primera Guerra Mundial que fue ejecutada por ayudar a los soldados franceses a escapar del cautiverio alemán. “Piaf” -palabra del argot parisino que significa gorrión- fue un apodo que se ganaría veinte años después.

Su madre, Annetta Giovanna Maillard (1895-1945), era de ascendencia franco-italiana por parte de su padre y de origen marroquí-bereber por parte de su madre. Nació en Livorno, en la costa occidental de la Toscana, en Italia. Allí trabajó como cantante de café con el nombre artístico de Line Marsa.

El padre de Piaf, Louis-Alphonse Gassion (1881-1944), era un cantante callejero normando con antecedentes en el teatro. Piaf fue abandonada por sus padres y vivió brevemente con su abuela, Emma (Aïcha) Saïd ben Mohammed (1876-1930).

Cuando su padre fue reclutado por el ejército francés en 1916, la llevó a vivir con su madre, que regentaba un burdel en Normandía, donde la cuidaban las mujeres que trabajaban allí.

A los 14 años, actuó con su padre, cantando en público por primera vez. Dejó a su padre y se instaló en el Grand Hôtel de Clermont, en el número 18 de la calle Veron, en el distrito 18 de París. Se mantenía como cantante callejera en Pigalle, Ménilmontant y los suburbios (compara la canción Elle fréquentait la Rue Pigalle).

Se asoció con su amiga y hermanastra Simone Berteaut (“Mômone”), que más tarde escribió una biografía de Piaf. A los 16 años se enamoró de Louis Dupont, y a los 17 dio a luz a su única hija, Marcelle, que murió de meningitis en 1935 a los dos años.

Al igual que su madre, a Piaf le resultaba difícil cuidar de un niño, ya que vivía en la calle, y Dupont fue quien cuidó de la niña hasta su muerte. El siguiente novio de Piaf fue un chulo llamado Albert. Aceptó una comisión sobre las ganancias de Piaf a cambio de no obligarla a prostituirse.

Cuando Piaf rompió la relación, él intentó matarla de un disparo, pero no lo consiguió. Carrera como cantante El propietario de un club nocturno, Louis Leplée, del club Le Gerny, junto a los Campos Elíseos, descubrió a Piaf en la zona de Pigalle.

La convenció para que cantara y su nerviosismo y su escasa estatura (1,47 m) hicieron que la apodara “Piaf”, nombre que se convertiría en su nombre artístico de por vida. “La môme piaf” es parisina y puede traducirse como “el gorrión”.

Leplée le enseñó los fundamentos de la actuación en un escenario y decidió que debía llevar un vestido negro, un atuendo que se convertiría en la marca de sus futuras actuaciones. Promocionó intensamente su estreno, lo que se tradujo en la presencia de muchas celebridades, entre ellas Maurice Chevalier.

Su éxito la llevó a realizar las dos primeras grabaciones para gramófono en enero de 1936, cuando grabó Les Momes de la Cloche y L’Étranger en Polydor. Esta última fue escrita por Marguerite Monnot, que se convertiría en colaboradora durante toda la vida de Piaf.

Compositores como Marguerite Monnot, Michel Emer y Raymond Asso comprendieron su estilo y sus necesidades y escribieron canciones para ella. El 6 de abril de 1936, Leplée fue asesinado y Piaf fue interrogada y acusada de estar implicada en el asesinato, pero fue puesta en libertad.

Leplée fue asesinado por unos mafiosos que tenían vínculos previos con Piaf. Una oleada de atención mediática negativa amenazó entonces su carrera. Para mejorar su imagen, contrató a Raymond Asso, con quien también inició una relación.

Le cambió el nombre artístico por el de “Édith Piaf”, le impidió reunirse con amigos inapropiados y encargó a Monnot que escribiera canciones que describieran o aludieran a su antigua vida en la calle.

En 1940, Piaf tuvo un papel secundario en la aclamada obra de un acto de Jean Cocteau Le Bel Indifférent. Entabló amistad con personalidades como Chevalier y el poeta Jacques Borgeat.

Escribió las letras de muchas de sus canciones y colaboró con compositores. En 1944 descubrió a Yves Montand en París, actuó con él y se convirtió en su mentor y amante. En un año él se había convertido en uno de los cantantes más famosos de Francia y ella rompió la relación cuando él se hizo casi tan popular como ella.

Durante este tiempo estuvo muy solicitada y disfrutó de un gran éxito en París como la animadora más popular de Francia. Después de la guerra, se hizo internacionalmente famosa y recorrió Europa, Estados Unidos y Sudamérica.

En París, colaboró en el escenario con Atahualpa Yupanqui (Héctor Roberto Chavero), el músico folclórico más importante de Argentina, cuando debutó en julio de 1950. Piaf visitó Suecia en 1947 y 1958. Ayudó a lanzar la carrera de Charles Aznavour cuando hizo una gira con él en Francia y Estados Unidos y grabó algunas de sus canciones.

Al principio no tuvo mucho éxito en Estados Unidos, ya que el público la encontró sombría. Pero tras una revisión de uno de los críticos más destacados de Nueva York, su popularidad creció hasta que acabó apareciendo en el Show de Ed Sullivan ocho veces y dos veces en el Carnegie Hall (1956 y 1957).

La melodía emblemática de Édith Piaf, La vie en rose, fue escrita en 1945 y se le concedió un lugar en el Premio del Salón de la Fama de los Grammy en 1998. En L’Olympia, uno de los escenarios más famosos de París, dirigido por Bruno Coquatrix, Piaf dio muchos conciertos y consolidó su grandeza entre enero de 1955 y octubre de 1962.

De estos conciertos, hay material editado de 1955, 1956, 1961 y 1962 en vinilo y CD que todavía está disponible comercialmente. El concierto de 1961 fue un intento de salvar al Olympia de la quiebra y fue entonces cuando interpretó por primera vez Non, je ne regrette rien. En abril de 1963 grabó su última canción, L’homme de Berlin.

Durante la guerra, actuó regularmente para las tropas alemanas en la Francia ocupada y muchos la consideraron una traidora, pero después de la guerra anunció que había estado trabajando para la Resistencia.

No hay pruebas de ello, pero parece probable que fuera decisiva para ayudar a varias personas a escapar de la persecución nazi. Sin embargo, siguió siendo popular tanto a nivel nacional como internacional.

En esta época, Piaf se asoció con un pianista judío y escribió una sutil canción de protesta con Monnot. Según una historia, mientras cantaba para oficiales alemanes de alto rango en el Club One Two Two, se le permitió fotografiarse con prisioneros de guerra franceses para levantar su moral.

Los franceses podrían entonces recortar las fotos y utilizarlas como fotos de pasaporte falsas. Privacidad El gran amor de la vida de Édith Piaf, el boxeador casado Marcel Cerdan, murió en un accidente de avión en octubre de 1949 cuando volaba desde París para encontrarse con ella.

El avión se estrelló en las Azores y todos los que iban a bordo murieron. El romance de Piaf y Cerdan fue muy publicitado porque Cerdan era el campeón mundial de peso medio y un legendario boxeador francés. Piaf resultó gravemente herida en un accidente de coche en 1951, junto con Charles Aznavour.

Se rompió un brazo y dos costillas, y después tuvo grandes dificultades para liberarse de la adicción al alcohol y a la morfina. Otros dos accidentes de coche que casi le costaron la vida empeoraron la situación. Jacques Pills la hizo ingresar para su rehabilitación en tres ocasiones distintas, pero sin éxito.

Piaf se casó con el cantante Jacques Pills en 1952 (su dama de honor fue Marlene Dietrich) y se divorció de él en 1956. En 1962 se casó con Théo Sarapo (Theophanis Lamboukas), un peluquero griego convertido en cantante y actor que era veinte años menor que ella. La pareja cantó junta en algunas de sus últimas actuaciones.

Muerte y legado Piaf murió de cáncer de hígado a los 47 años en Plascassier, en la Costa Azul, el 10 de octubre de 1963. (Oficialmente el 11 de octubre en París.) Había estado inconsciente de forma intermitente durante varios meses.

Su cuerpo fue llevado a París en secreto para que sus fans pensaran que había muerto en su ciudad natal. Está enterrada en el cementerio del Père-Lachaise de París junto a su hija Marcelle. Su tumba es una de las más visitadas.

Aunque el arzobispo de París le negó una misa de funeral debido a su estilo de vida, el cortejo fúnebre reunió a decenas de miles de dolientes en las calles de París y a la ceremonia en el cementerio asistieron más de 100.000 personas.

Charles Aznavour dijo que el cortejo fúnebre de Piaf fue lo único que paralizó el tráfico en París desde la Segunda Guerra Mundial. En París hay un pequeño museo con dos salas dedicadas a Piaf, el Museo Édith Piaf, en el número 5 de la calle Crespin du Gast.

Madame Piaf es un genio. No puedes imitarla. Nunca ha habido nadie como Edith Piaf. Nunca más lo habrá. – Jean Cocteau Piaf

La voz de Piaf tiene un sonido característico de contralto y el rango de sus canciones suele estar dentro de una buena octava, normalmente entre el sol y el la1. Su voz ha sido descrita tanto en las críticas contemporáneas como en las posteriores.

Mikael Katz escribió en Expressen durante una de sus visitas a Suecia: Cuando empieza a cantar con su voz dura y algo ronca, mueve las manos con moderación, pero de forma extremadamente expresiva, elaboradamente sensual.

A menudo se describe su capacidad para captar al público y transmitirle emociones. Su voz se caracteriza a menudo por ser cruda pero expresiva. La cantante Christine Zufferey diría en una entrevista:

Es crudo y sale directamente del corazón. La canción describe su vida: Non, je ne regrette rien expresa es todo lo que Piaf representaba. La canción describe exactamente cómo era su vida y puedes oírlo en su voz.

Antes de un concierto de canciones de Piaf en Vancouver en 2008, se describió a Piaf como La voz cruda y gutural de Piaf realza la atmósfera cargada. Su voz, llena de dramatismo compacto, era rara entre las cantantes femeninas de los años 30. Cautivó al público y revitalizó el estilo musical de su época.