Dusan Simovic

Dusan Simovic (28 de octubre de 1884, Kragujevac – 26 de septiembre de 1962, Belgrado) fue un general yugoslavo y primer ministro en el exilio.

En su juventud, Dusan Simovic se interesó por el ejército. En 1900 completó sus estudios en la Academia Militar de Belgrado y se alistó en las filas del ejército serbio. Participó en la Primera y Segunda Guerra de los Balcanes.

Durante la Primera Guerra Mundial luchó en el frente de Salónica. En todos estos conflictos prestó gran atención a la emergente aviación militar y especialmente a las técnicas de defensa aérea.

Tras la creación del Estado de eslovenos, croatas y serbios, fue el representante del gobierno serbio para la asamblea local, que tenía su sede en Zagreb. De 1936 a 1938 fue comandante en jefe de las fuerzas armadas del ejército yugoslavo.

Tras el golpe de Estado del 27 de marzo de 1941, el Rey le nombró Primer Ministro del país y de nuevo Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas.

Se oponía firmemente a cualquier alianza con países fascistas e incluso amenazó al rey Pedro II con que, si el gobierno aceptaba la alianza, ordenaría a la fuerza aérea que bombardeara el palacio real.

Aunque el gobierno anterior había firmado un acuerdo con Alemania en Viena y el nuevo gobierno de Dusan Simovic dijo que lo aceptaría, Yugoslavia fue finalmente invadida por Alemania, Bulgaria y Hungría a principios de abril de 1941.

Durante la llamada Guerra de Abril, el ejército yugoslavo fue incapaz de detener, o al menos frenar, a las fuerzas invasoras. Además, la comunicación dentro del ejército se rompió; Simović daba órdenes a unidades inexistentes y ni siquiera tenía información sobre hacia dónde se movía el frente en ese momento.

La última reunión del gobierno a la que asistió Simović se celebró en Niksic el 13 de abril de 1941, el mismo día en que el gobierno abandonó el país.

Por sugerencia de Simovic, Danilo Kalafatovic se convirtió en el nuevo comandante en jefe de las tropas, a quien también se le encargó negociar con Alemania un posible armisticio, que debía establecerse según el modelo francés.

Simovic fue presidente del gobierno yugoslavo en el exilio hasta el 11 de enero de 1942, cuando fue sustituido por Ivan Subasic.

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, Simovic regresó a su patria y fue uno de los testigos en el juicio de Dragoljub Mihajlovic. Tras la toma del poder por parte de los comunistas, se retiró de la vida pública, vivió en Belgrado y se dedicó a escribir libros.