Douglas MacArthur

El general Douglas MacArthur parece haber nacido para la guerra. Su vida fue una sucesión de batallas en varios teatros de guerra: en la Primera Guerra Mundial, como parte de la División Arco Iris, luchó en Europa; en la Segunda Guerra Mundial luchó en el Lejano Oriente y, años después, volvió al Pacífico para luchar en Corea.

Nacido el 26 de enero de 1880 en Little Rock (Arkansas), MacArthur remonta su ascendencia escocesa al Rey Arturo y a los Caballeros de la Mesa Redonda.

Una familia militar

Al igual que el general De Gaulle, es difícil imaginar una carrera para MacArthur que no sea la de las armas. Su padre, un antiguo general, matriculó a Douglas en la Academia Militar de West Point el 13 de junio de 1889, establecimiento al que volvería años después como director.

Tras licenciarse en junio de 1903, fue destinado a Filipinas, archipiélago al que regresó varias veces durante su carrera y que le marcaría de por vida, ya que MacArthur vivió allí los grandes momentos de gloria y los días más trágicos de su vida.

Ascendido a teniente, MacArthur fue trasladado a Washington, y luego nombrado ayudante de campo del presidente Teodore Roosevelt, regresando a Filipinas en 1935 al frente de la misión militar estadounidense. Dos años más tarde, en 1937, dejó el servicio activo y, de no ser porque los japoneses atacaron Pearl Harbor, su carrera habría terminado sin pena ni gloria.

En junio de 1941, volvió al servicio activo para asumir el mando de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos en el Extremo Oriente al estallar el conflicto nipón-estadounidense.

Carrera heroica y gloriosa

Pearl Harbor y la ocupación japonesa de Filipinas marcan un punto de inflexión en la vida de MacArthur, lanzándolo a una carrera heroica y gloriosa en dosis casi suficientes para satisfacer su inmensa vanidad.

Intentó, utilizando las defensas que él mismo había creado, impedir el desembarco japonés en Filipinas. Pero la fuerza japonesa (comandada por un hombre que él mismo acabaría condenando a muerte) estaba formada por 80.000 hombres, el doble que los defensores de Luzón. Incluso en desventaja, y sabiendo que su esfuerzo sería poco glorioso, MacArthur defendió Bataan y Corregidor hasta el final.

Una de sus expresiones más famosas refleja la tenacidad del general estadounidense: Puede que ellos tengan la botella, pero yo tengo el corcho.

Cuando la situación se hizo insostenible, se le ordenó que se retirara del campo y partiera con sus hombres hacia Australia.

Me dolía el corazón al ver a los hombres, desmoralizados, cubiertos de harapos. Estaban sucios, llenos de piojos, apestando, pero los admiraba.

Douglas MacArthur

Cuando Marshall le aconsejó que se llevara a su mujer y a su hijo en uno de los submarinos americanos, no dudó en su respuesta: Ella se quedará conmigo hasta el final. Los dos bebimos de la misma copa.

A las siete y media de la mañana del 11 de marzo le esperaba un destructor para llevarle a Australia. MacArthur, sucio y agotado, había perdido doce kilos, se dirigió a la casa donde vivía su esposa y, en voz baja, le dijo simplemente: Jane, ha llegado el momento de partir.

Las probabilidades de llegar a Australia sanos y salvos eran de siete a una. Esa misma mañana, en la radio japonesa, Rosa de Tokio declaró que si MacArthur era capturado vivo sería ahorcado en la Plaza Imperial de Tokio.

Una frase histórica: ¡Volveré!

Nada más desembarcar en territorio australiano pronunció la más conocida de sus frases. De la frase completa, para la Historia, sólo pasaría la parte final: ¡Volveré! Y vaya si lo hizo.

El 6 de agosto de 1945, una superfortaleza volante B-29 lanzó la primera bomba atómica de la Historia sobre Hiroshima, obligando a Japón a rendirse. Al día siguiente, no queriendo quedarse al margen de la victoria y de la ocupación del territorio de los vencidos, la Unión Soviética declaró la guerra a Japón.

MacArthur quería que el viaje a Japón, para la firma formal de la rendición japonesa, terminara en el aeropuerto de Yokohama. Los japoneses expresaron su desagrado ante esta idea, argumentando que el aeropuerto había sido una de las bases de los kamikazes, muchos de los cuales aún residían allí. Además, muchos de estos pilotos suicidas habían expresado su descontento, en una manifestación que tuvo lugar en el Palacio Imperial de Tokio, por la rendición japonesa.

El 30 de agosto, el avión de MacArthur (con el nombre de Bataan) aterrizó en el aeropuerto de Atsugi. Nada más poner el pie en tierra, MacArthur no esperó mucho para pronunciar otra de sus palabras, esta vez dirigida al general Eichelberger: Bob, hay una larga distancia entre Melbourne y Tokio, pero el camino parece haber llegado a su fin.

Rendición a bordo del Missouri

El camino de 25 kilómetros que separaba Atsugi de Yokohama se recorrió a pie, flanqueado por soldados estadounidenses. La ceremonia oficial de la rendición de Japón tuvo lugar el 2 de septiembre de 1945, en la cubierta del acorazado Missouri. Sin indicaciones oficiales sobre qué hacer o decir, MacArthur actuó —él mismo lo dijo— como procónsul de Estados Unidos. Esto fue, sin duda, lo mejor que pudo pasar. Para sí mismo, para Japón y para Estados Unidos. El trabajo realizado no dejaría dudas sobre la actuación del general.

Evitó a los japoneses, en la medida de lo posible, la humillación que normalmente espera a los vencidos. Su vasto conocimiento de la mentalidad oriental y su pasión por Oriente fueron vitales para el equilibrio de sus acciones. El propio emperador japonés, Hirohito, no dejó de advertir a sus conciudadanos: Mirad cómo tratáis al general. No es un enemigo. Es un amigo.

A MacArthur, y a la política de ocupación que desarrolló, Japón le debe su actual régimen democrático y su prosperidad. Una política de equidad y moderación que muchos veían como falta de firmeza hacia los vencidos.

Washington y Moscú exigieron mano dura en el trato con los vencidos, como se había acordado en Potsdam. En lugar de escuchar a los estadounidenses y a los rusos, MacArthur prefirió hacer justicia, condenando a muerte a los oficiales japoneses acusados de crímenes de guerra. Entre estos oficiales estaban los generales Yamashita y Homma, este último responsable de la sangrienta Marcha de la Muerte de Bataan.

Sorprendido por la Guerra de Corea

Estando aún en Tokio le informaron de que había comenzado una nueva guerra, esta vez en Corea. Él mismo cuenta cómo se enteró de este nuevo conflicto: Era muy temprano esa mañana, el 25 de junio de 1950, cuando sonó el teléfono en la Embajada. Reconocí la voz de un ayudante que me dijo: General, un número considerable de norcoreanos ha cruzado el paralelo 38.

El Consejo de Seguridad de la ONU nombra a MacArthur comandante en jefe de las fuerzas de la ONU en Corea. Esta guerra, la última en la que participó, sería la que dejaría los recuerdos más amargos.

La América de 1950 era la misma América de antes. La Guerra Fría, con todos sus temores, reservas y complicidades, condicionó todos los actos políticos y militares, sin que nadie quisiera asumir la responsabilidad de una decisión comprometida. MacArthur recordó entonces una frase que había escuchado de su padre: Hijo mío, las decisiones de guerra generan miedo y derrotismo.

El general no entendía la estrategia trazada por Washington, que no quería victorias sino que un héroe de la Segunda Guerra Mundial no creara situaciones embarazosas, especialmente con los chinos y los rusos al otro lado de la barricada.

Las guerras, como descubrió MacArthur, ya no estaban hechas para ganarlas, sino para no perderlas. Una lógica que iba en contra de todo lo que había aprendido y ejecutado antes. Tampoco entendía las evasivas de Washington a sus peticiones o, en casos extremos, algunas negativas formales, como obligar a Taiwán a participar en el conflicto.

Amargura e indigencia

Cuando anunció su intención de bombardear a las tropas chinas en el Yalu, Washington empezó a verlo como una amenaza. Entonces quiso dimitir, pero algunos de sus amigos se lo impidieron. Un día, uno de sus pilotos le preguntó: General, ¿de qué lado están los Estados Unidos y las Naciones Unidas?

El 11 de abril de 1951, el presidente Truman, que no sentía gran simpatía por el general, anunció la dimisión de MacArthur.

En 1952, algunos de sus amigos del Partido Republicano propusieron —como había hecho en 1948— que MacArthur se presentara a la presidencia. Una vez más, dejó claro que no tenía ambiciones políticas. Truman, que le había interrogado sobre una posible candidatura a la Casa Blanca, escuchó la siguiente respuesta de MacArthur: Si en su camino tropieza con un general, ciertamente no seré yo, sino Eisenhower.

MacArthur murió el 5 de abril de 1964. Tenía 84 años y había luchado en tres guerras que marcaron el siglo XX. Una de las figuras militares más célebres de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial, sin duda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *